Moniciones Correspondientes al Presidente o al Diacono


Algunas de estas intervenciones parecen más propias del presidente de la celebración: aquellas que contienen mas mensaje espiritual y que guían a la comunidad en sus actitudes interiores, dejando para otros las que mas bien se refieren a las posturas o a la explicación concreta de un canto o de una lectura.

Así la monición de entrada se concibe más en boca del mismo presidente. Es su primer contacto con la asamblea, además del saludo inicial. Con palabras breves, humanas y espirituales a la vez, trata de motivar próximamente la celebración que empieza, conectarla con la vida, con la fiesta o las circunstancias especiales del día. No se trata de una homilía adelantada a las lecturas y su mensaje ya les llegará su tiempo más tarde. Se trata de que esta monición (junto con el canto y los otros elementos) ayude a conseguir la finalidad última del rito de entrada: crear la conciencia de que todos forman una comunidad celebrante y que se preparen a lo que van a hacer en común (cfr. IGMR 24)

A lo largo de la Eucaristía se invita varias veces a los fieles a la oración: en el acto penitencial, en las oraciones breves (colecta, ofrendas, postcomunión), la Oración Universal, el Padre Nuestro, etc. Esta monición (la mas breve es “oremos”) quiere motivar, crear ambiente de oración. Es propia del presidente. Las “intenciones” que pueden seguir después, en el acto penitencial, en la oración universal, o en las preces de laudes y vísperas, sí pertenecerían a ser posible a otro ministro. También sería más adecuada en sus labios, si se hace, la monición antes de la Plegaria Eucarística, motivando brevemente la actitud de alabanza o de memorial de la Pascua.

Antes de las lecturas caben varios modos de realizar las moniciones. Se puede hacer una en conjunto para todas ellas, sobre todo si tienen unidad entre sí, como en las grandes fiestas. O bien decir una a cada lectura o a alguna de ellas. Si lo prefiere., estas moniciones las puede hacer el presidente: “corresponde al presidente introducir, de vez en cuando, a los fieles mediante unas moniciones, en la liturgia de la palabra, antes de la proclamación de las lecturas” (OLM 42)

Así se hace por ejemplo antes de la serie de lecturas de la vigilia pascual. Pero en seguida añade: “Esta función puede ejercerla por medio de otros, por ejemplo, del diacono o del comentador”.

En todas las moniciones del presidente (para el acto penitencial, el padre nuestro, el gesto de la paz, la comunión, etc.) cabe siempre la posibilidad, que el misal le recuerda (IGMR 11), que no las diga tal como están en el libro, sino que las adapte a las circunstancias del día o de la comunidad.

Al diácono se le encomiendan tradicionalmente otras moniciones más relacionadas con la marcha externa de la Eucaristía: “dense fraternalmente la paz”, “pueden ir en paz”, “de rodillas”, “de pie”….  También son propias del diácono, en principio, las moniciones de la Oración Universal. Estas intenciones, dirigidas normalmente, no a Dios, como si fueran una oración resumida, sino a los fieles, recordándoles las intenciones por las que vale la pena que ore una comunidad cristiana, son como una monición. La oración propiamente dicha no son las intenciones, sin la respuesta que les da la comunidad, que, ella sí, dirige su oración a Dios.

Que Son Las Moniciones


Objetivo de las Moniciones Liturgicas

Las moniciones en la Misa son una motivación a participar y vivir el Misterio de Cristo celebrado en la Eucaristía.

No se trata de una introducción, ni resumen de las lecturas o de impartir una profunda catequesis. Simplemente su finalidad es ambientar e invitar, con comentarios breves, concisos y claros.

Momentos de Monición

Entrada –Es una invitación a la Asamblea a participar de manera consciente, activa y fructuosa de la Santa Misa. Se puede hacer mención particular del momento litúrgico, fiesta o solemnidad en referencia al mensaje central del mensaje evangélico.

Eje: Hoy celebramos la Resurrección del Señor. Cristo es nuestra Pascua, pues ha muerto y resucitado, dando ese paso para darnos vida y vida en abundancia. Nos disponemos a Participar llenos de gozo de esta Santa Eucaristía.

(La Monición de entrada puede hacerse antes de la Antífona o Canto de Entrada o después del Saludo del Celebrante).

Antes de las Lecturas y del Evangelio –Se hace un breve comentario del mensaje central de cada lectura y del Evangelio, instando a escuchar atentamente la Palabra de Dios.

Eje: El apóstol Pablo exhorta a la comunidad cristiana de Efeso a desarraigar el hombre viejo y revestirse del hombre nuevo, según Dios.

Eje: En el Evangelio Jesús se muestra como el Buen Pastor que da la vida por sus ovejas.

(Se puede hacer una Monicion antes de cada lectura y del Evangelio, todo de acuerdo con el sacerdote de la Parroquia).

Liturgia Eucarística –Se realiza en el momento de la Presentación de Ofrendas invitando al pueblo a entregarse totalmente junto a la ofrenda del pan y del vino.

Ejem: En cada Misa se realiza el Milagro de la Eucaristía: el pan y el vino se convierten en el cuerpo y la sangre de Cristo. Presentémonos como ofrenda viva junto a estos dones, para ser también transformados en el Señor.

Antes de la Comunión –Es una invitación a participar del Banquete Eucarístico con la debida preparación y disposición.

Eje: Los discípulos de Emaus reconocieron a Jesús en la Fracción del Pan. Al participar de este Banquete Eucarístico podemos también reconocerle, porque El aquí esta.

Despedida –Es una breve exhortación a hacer vida lo que hemos celebrado.

Ejem: Vayamos a anunciarles a todos, que Cristo vive ¡Ha resucitado!

(Se puede hacer antes o después de la Bendicion)

Criterios para monitar

-Redacción de Moniciones. Muchos equipos de Liturgia toman las moniciones de organismos de la Iglesia de Pastoral Litúrgica. Sin embargo también pueden hacerse y ese es el motivo de este pequeño tratado: el de orientar para la redacción de las moniciones bajo el asesoramiento de un sacerdote o de alguna persona experta que ha sido puesta para asesorar la Animación Litúrgica Parroquial.

Las moniciones hechas por el coordinador de Liturgia, o en equipo o por una persona designada, siempre antes de hacerse en Misa deben presentarse al sacerdote para que el las autorice e indique como hacerse.

-Moniciones en tiempos Especiales o Fiestas. Por ejemplo en la Celebración de Sacramentos dentro o fuera de Misa, en tiempos fuertes de la Liturgia como la Semana Santa donde puede haber monicion antes del Gloria el Jueves Santo, en el momento de la Cruz el Viernes Santo o para el Pregón Pascual en la Vigilia del Sábado…

-El Monitor.

Cualidades humanas: Capacidad de animar, que sensibilice lo que esta diciendo de manera equilibrada y de excelente presentación física (bien vestido).

Cualidades técnicas: Arte de tomar el micrófono, saber como estar de pie, que sepa modular la voz.

Cualidades espirituales: Persona que sea enamorada de la Eucaristía, de vida orante capaz de transmitir esa presencia de Dios a los demás y que esté en proceso de conversión (testimonio de vida).
_________________
Fiat mihi secundum verbum tuum LUCAM I.XXXVIII