Liturgia del Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario Ciclo C


Buenas tardes, les dejo el enlace del video con la liturgia correspondiente al Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario Ciclo C.

En el cual se incluye: Moniciones, lecturas y oración universal, en el respectivo orden de la misa.

Espero se de su agrado

Dar Clic en la imagen

liturgia-domingo-xxviii-ordinario-ciclo-c-miniatura

Cápsula Litúrgica Oración de los fieles


CAPSULA LITURGICA

 

LA ORACION DE LOS FIELES

Qué es la oración de los fieles?

 

En la oración universal u oración de los fieles, el Pueblo, ejercitando su oficio sacerdotal, ruega por todos los hombres (Papa, Iglesia, Estado, necesidades….). La asamblea expresa su súplica con una invocación común, que se pronuncia después de cada intención.

 

 

Con la oración de los fieles, termina la primera parte de la misa

Intercesiones


La misa explicada, continuación….

Ya vimos, al hablar de la oración de los fieles, que la Iglesia en la eucaristía sostiene a la humanidad y al mundo entero en la misericordia de Dios, por la sangre de Cristo Redentor. Pues bien, las mismas plegarias eucarísticas incluyen una serie de oraciones por las que nos unimos a la Iglesia del cielo, de la tierra y del purgatorio. Suelen ser llamadas intercesiones.

 

 

«Con ellas se da a entender que la eucaristía se celebra en comunión con toda la Iglesia celeste y terrena, y que la oblación se hace por ella y por todos sus miembros, vivos y difuntos, miembros que han sido todos llamados a participar de la salvación y redención adquiridas por el cuerpo y la sangre de Cristo» (OGMR 55g).

 

 

En la plegaria eucarística III, por ejemplo, se invoca

 

 

-primero la ayuda del cielo, de la Virgen María y de los santos, «por cuya intercesión confiamos obtener siempre tu ayuda»;

 

 

-en seguida se ruega por la tierra, pidiendo salvación y paz para «el mundo entero» y para «tu Iglesia, peregrina en la tierra», especialmente por el Papa y los Obispos, pero también, con una intención misionera, por «todos tus hijos dispersos por el mundo»;

 

 

-y finalmente se encomienda las almas del purgatorio a la bondad de Dios, es decir, se ofrece la eucaristía por «nuestros hermanos difuntos y cuantos murieron en tu amistad».

 

 

Así, la oración cristiana -que es infinitamente audaz, pues se confía a la misericordia de Dios- alcanza en la eucaristía la máxima dilatación de su caridad: «recíbelos en tu reino, donde esperamos gozar todos juntos de la plenitud eterna de tu gloria».

 

 

Ofrecer misas por los difuntos

 

 

La caridad cristiana, si ha de ser católica, ha de ser universal, ha de interesarse, pues, por los vivos y por los difuntos, no sólo por los vivos. La Iglesia, nuestra Madre, que nos hace recordar diariamente a los difuntos, al menos, en la misa y en la última de las preces de vísperas, nos recomienda ofrecer misas en sufragio de nuestros hermanos difuntos. Es una gran obra de caridad hacia ellos, como lo enseña el Catecismo:

 

 

«El sacrificio eucarístico es también ofrecido por los fieles difuntos, “que han muerto en Cristo y todavía no están plenamente purificados” (Conc. Trento), para que puedan entrar en la luz y la paz de Cristo:

 

 

«”Oramos [en la anáfora] por los santos padres y obispos difuntos, y en general por todos los que han muerto antes que nosotros, creyendo que será de gran provecho para las almas, en favor de las cuales es ofrecida la súplica, mientras se halla presente la santa y adorable víctima… Presentando a Dios nuestras súplicas por los que han muerto, aunque fuesen pecadores…, presentamos a Cristo, inmolado por nuestros pecados, haciendo propicio para ellos y para nosotros al Dios amigo de los hombres” (S. Cirilo de Jerusalén [+386])» (Catecismo 1371; +1032, 1689).

 

 

Doxología final

 

 

La gran plegaria eucarística llega a su fin. El arco formidable, que se inició en el prefacio levantando los corazones hacia el Padre, culmina ahora solemnemente con la doxología final trinitaria. El sacerdote, elevando la Víctima sagrada, y sosteniéndola en alto, por encima de todas las realidades temporales, dice:

 

 

«Por Cristo, con Él y en Él, a ti, Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos».

 

 

Este acto, por sí solo, justifica la existencia de la Iglesia en el mundo: para eso precisamente ha sido congregado en Cristo el pueblo cristiano sacerdotal, para elevar en la eucaristía a Dios la máxima alabanza posible, y para atraer en ella en favor de toda la humanidad innumerable bienes materiales y espirituales. De este modo, es en la eucaristía donde la Iglesia se expresa y manifiesta totalmente.

 

 

El pueblo cristiano congregado hace suya la plegaria eucarística, y completa la gran doxología trinitaria diciendo: Amén. Es el Amén más solemne de la misa.

 

 

(Adviértase aquí, por otra parte, que es el sacerdote, y no el pueblo, quien recita las doxologías que concluyen las oraciones presidenciales. Y esto tanto en la oración colecta -«Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina», etc.-, como en la plegaria eucarística -«Por Cristo, con Él y en Él», etc.-. Y que es el pueblo quien, siguiendo una tradición continua del Antiguo y del Nuevo Testamento, contesta con la aclamación del Amén.).

Monicion para el VI Domingo de Pascua Ciclo C


Nueva actualizacion: 30 abril 2016

 

VI DOMINGO DE PASCUA CICLO C

(Video de sugerencia de moniciones)

MONICION DE ENTRADA

La alegría de la Pascua debe seguir inundando de gozo nuestro corazón para anunciar y proclamar hasta los confines de la tierra que el Señor ha redimido a su pueblo. Como comunidad unida por el Espíritu Santo, demos inicio a esta celebración eucaristica.

o

Al aproximarnos a la gran fiesta de Pentecostés, estamos invitados a valorar más la acción del Espíritu Santo, el único capaz de actualizar en nosotros la presencia de Dios.Al celebrar la pascua del Señor en esta Eucaristía, el nos ayude a crecer en la fe y a saber compartirla con los demás.

o

(Saludo) Jesús está entre nosotros y nos regala su paz. Al celebrar esta Eucaristía, pidámosle que aumente nuestra fe. Demos inicio a esta santa misa.

 

LITURGIA DE LA PALABRA (Video de las Lecturas)

PRIMERA LECTURA HC 15, 1-2 . 22-29

SALMO 66

SEGUNDA LECTURA AP 21, 10-14 . 22-23

EVANGELIO JN 14, 23-29

MONICION A LAS LECTURAS ( Unica)

El Espiritu Santo es quien dirige a la Iglesia naciente y la conduce hacia el amor que supera la limitación de las propias convicciones. Asi los apóstoles se abren a otras costumbres porque solamente la fe en Cristo resucitado es la que determina la pertenencia a la Iglesia.

o

El Espíritu Santo dirige  la Iglesia desde el principio y la conduce hacia el amor y la fe en Dios nos sostiene y determina nuestra pertenencia en la Iglesia.

MONICION A LAS LECTURAS ( Individual)

Primera Lectura

Los apóstoles, reunidos en asamblea, viven pendientes del designio de Dios y toman sus primeras decisiones. A nosotros nos corresponde preservar y transmitir esta tradición a las nuevas generaciones.

o

Escucharemos uno de los momentos de mayor tensión en la vida de la Iglesia primitiva, sólo la fuerza del Espíritu Santo permitirá a los apóstoles mantenerse en la fidelidad a Dios y al Evangelio

Salmo 66

El salmo 66, es un canto de gran alegria y esperanza para todos y refleja el deseo ardiente de que todos alabemos al Señor.

Segunda Lectura

Juan nos describe con detalle a la Jerusalén celestial. La presencia de Dios en medio de su pueblo.

o

Mirando con esperanza la vida futura, vislumbramos ya desde ahora la nueva Jerusalen figura de la Iglesia, Ella irá en peregrinación a través de los siglos, irradiando su luz y su gloria hasta el final de los tiempos

Evangelio

Jesús nos deja su paz y nos recuerda que quien lo ama cumple su palabra. Anuncia a los apóstoles que tendra que irse muy pronto pero no nos dejara solos, ya que nos promete la venida del Espíritu Santo consolador.

o

Nuestra Iglesia goza de una paz que no procede de los hombres. Ella se goza de la certeza de que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo estarán siempre a su lado

ORACIÓN UNIVERSAL

Unidos a Cristo, que intercede siempre por nosotros, elevemos, hermanos, nuestras súplicas al Padre

Todos vamos a responder: Te lo pedimos Señor

1.- Para que el que estaba muerto y ahora vive por los siglos de los siglos conceda a la Iglesia ser, con firmeza y valentía, testimonio perseverante de su resurrección, Roguemos al Señor

2.- Para que el resucitado, que dio a los apóstoles su paz, quiera concederla también en abundancia a todos los pueblos, Roguemos al Señor

3.- Para que el vencedor de la muerte transforme los sufrimientos de los enfermos, de los moribundos y de todos los que sufren en aquella alegría que nunca nadie les podrá quitar, Roguemos al Señor

4.- Para que el que tiene las llaves de la muerte y de su reino, nos conceda celebrar un día su resurrección con los ángeles y los santos en su reino, Roguemos al Señor.

Dios nuestro, que has prometido hacer morada en aquel que escucha tu palabra y la guarda, escucha nuestra oración y envíanos el Espíritu Santo, para que nos recuerde constantemente todo lo que Cristo ha dicho y enseñado y nos haga capaces de dar testimonio de ello con nuestras obras y palabras.

Por Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina, inmortal y glorioso, por los siglos de los siglos

MONICION DE OFERTORIO
Con alegría acercamos al altar los dones eucarísticos. Junto a ellos presentamos también, los gozos y las fatigas de cada día, para que se transformen en ofrendas agradables a Dios Padre.

o

El Espíritu prometido por Jesús está presente y actúa eficazmente en nosotros. El transformará los dones que presentamos en el Cuerpo y la Sangre del Señor

O

Acercamos al altar el pan y el vino. Junto a ellos ofrecemos los gozos y las fatigas de cada día, Dios los transformará en  ofrenda de fe y amor.

MONICION A LA COMUNION

Recibir la eucaristía es la fuerza que nos mantiene unidos. Llenos del amor que solo Dios nos puede dar, acerquémonos a recibirle y compartamos la alegría de ser hijos suyos.

o

Acerquémonos a recibir el Pan del Cielo, prenda de nuestra salvación, Al tomar en alimento al mismo Cristo, unámonos a El, a fin de que podamos dar los frutos que Él espera de cada uno de nosotros

o

Recibir la eucaristía nos mantiene unidos. Acerquémonos a recibir a Cristo y compartamos la alegría de sabernos amados por Él.

MONICIÓN PARA DESPUES DE COMULGAR

Hermanos: en estos momentos de paz y serenidad, demos gracias a Dios por su infinita misericordia, por el amor fiel e interminable que tiene por cada uno de nosotros.  Y digamosle todos juntos: Quiero estar contigo, Señor.

QUIERO ESTAR CONTIGO, SEÑOR

En las horas de luz, cuando a las claras te veo

y en las noches oscuras, al sentir que te pierdo

En las pruebas amargas, cuando eres mi bálsamo

Y en los instantes de soledad cuando avanzo sólo

Aquí me tienes, Señor, torpe y débil

pero recordando que, cumplir y amar tu Palabra,

es la mejor autopista para llegarme hasta el cielo

Amén.

MONICION DE DESPEDIDA

Jesús, nuestro Maestro, nos impregna con su paz y con su amor. La verdadera señal de que escuchado su palabra y le hemos recibido en la eucaristía, es que nuestros hermanos vean nos amamos como hermanos en Cristo que manifestamos ser.

o

Hemos experimentado el amor de Dios y la fuerza transformadora de su Santo Espíritu. Vayamos a compartir en todo tiempo y lugar el gozo de sabernos llamados a una vida eterna

o

Hemos experimentado el amor de Dios y la fuerza transformadora de su Santo Espíritu. Vayamos a compartir en todo momento el gozo de sabernos hijos de Dios

actualización: 30-abr-2013

Monicion para la celebracion de la Vigilia Pascual: Sabado Santo


MONICION PARA LA VIGILIA  PASCUAL
en la Noche Santa

Se apagan todas las luces del templo.

En un lugar adecuado, fuera de la Iglesia, se enciende el fuego. Congregado alli el pueblo, llega el sacerdote con los ministros. Uno de los ministros lleva el cirio pascual. Si las circunstancias no permiten encender el fuego fuera del templo, todo este rito se desarrolla en un lugar adecuado.

**Monición Inicial:

Nos hemos reunido para vivir junto con Jesús su paso de la muerte a la vida, venciendo así a la muerte y al pecado, ganando para nosotros un lugar con Él en el reino de los cielos.

o bien:

MONICION DE ENTRADA:

Hermanos nos hemos reunido en esta noche Santa, expectante nuestro corazón aun entristecido tras la muerte de Jesús, esboza una luz de esperanza, no podemos quedarnos ahí, Cristo Resucito, por eso hoy con toda la Iglesia en el mundo vitoreamos a aquel que vive y habita en medio de nosotros, Cristo el Señor, dispongámonos ahora a  vivir esta celebración Litúrgica

El sacerdote saluda, como de costumbre, al pueblo congregado y le hace una breve exhortacion, con estas palabras u otras semejantes.

Hermanos: En esta noche santa, en que nuestro Señor Jesucristo pasó de la muerte a la vida, la Iglesia invita a todos sus hijos, a reunirse para velar en oración. Conmemoremos juntos La pascua del Señor, escuchando su palabra y participando en sus sacramentos, con la esperanza cierta de participar también en su triunfo sobre la muerte y de vivir con Él para siempre en Dios.

**Monición a la Bendición del fuego:

Ha llegado el momento de la bendición a este fuego que representa la vida de Dios manifestada a los hombres en una luz plena en medio de nuestra noche de pecado y muerte. Por medio de Cristo, Dios nos ha comunicado la claridad de su vida.

o bien:

BENDICION DEL FUEGO:

El fuego, representa a Dios, su fuerza y su grandeza; este fuego nuevo encendido hoy en nuestra celebración, llena de luz, este Cirio que representa a Cristo vivo y resucitado cuya luz inextinguible brilla en las tinieblas e ilumina nuestra vida

Con el fuego nuevo se enciende el cirio pascual. Si, por razones pastorales, parece oportuno hacer resaltar con algunos símbolos la dignidad y la significación del cirio pascual, puede hacerse de este modo: una vez bendecido el fuego nuevo, un acolito o uno de los ministros lleva el cirio pascual ante el celebrante. Este, con un punzon, graba una cruz en el cirio. Bespues, traza sobre el la letra griega Alfa y debajo la letra Omega; entre los brazos de la cruz traza los cuatro numeros del año en curso, mientras dice:

1.- Cristo ayer y hoy (traza la linea vertical)

2.- principio y fin, (traza la linea horizontal

3.- alfa, (traza la letra alfa arriba de la linea vertical)

4.- y Omega (traza la letra Omega, debajo de la linea vertical)

5.- Suyo es el tiempo (traza el primer numero del año en el angulo superior izquierdo)

6.- y la eternidad (traza el segundo numero del año, en el angulo superior derecho)

7.- A Él la gloria y el poder (traza el tercer numero del año en el angulo inferior izquierdo)

8.- por los siglos de los siglos. Amen (traza el cuarto numero del año en el angulo inferior derecho)

Después de haber trazado la cruz y los demas signos, el sacerdote puede incrustar en el cirio cinco granos de incienso, en forma de cruz, diciendo:

1.- por sus santas llagas

2.- gloriosas,

3.- nos proteja

4.- y nos guarde

5.- Jesucristo nuestro Señor. Amen

El celebrante enciende el cirio pasucal con el fuego nuevo, diciendo:

Que la luz de Cristo, resucitado y glorioso, disipe las tinieblas de nuestro corazón y de nuestro Espíritu.

**Monición a la Procesion:

Comenzamos la solemne procesión, para recordar que el Señor aleja con su luz las tinieblas de nuestras vidas y del mundo entero. Iluminados por la luz de Cirio Pascual, seguiremos a Cristo que sale resplandeciente del sepulcro y, a la luz de su triunfo, nos disponemos  a inaugurar las fiestas pascuales.

Pregon pascual

** Monición al Pregon Pascual

El corazón de la Iglesia, al verse iluminada por el resplandor de tanta luz, estalla en un himno de alegría y de acción de gracias, pregonando las maravillas que Dios realizó y va a realizar esta noche: llenos de alegría aclamemos a Cristo, nuestra vida.

o bien:

PREGON PASCUAL

Con este cantico nos introducimos ya en la santidad de esta noche augurando ya el aleluya que anuncia la Resurrección del Señor

El sacerdote se dirige a la sede. El diacono pone el cirio pascual en el candelabro, que esta preparado en medio del presbiterio o junto al ambon.

Si se usa el incienso, el diacono o en su defecto el sacerdote, inciensa el libro y el cirio. Luego proclama el Pregon pascual desde el ambon. Todos permanecen de pie, teniendo en sus manos las velas encendidas.

Segunda Parte

Liturgia de la Palabra

En esta vigilia, “madre de todas las vigilias” se proponen nueve lecturas, siete del antiguo testamento y dos del nuevo testamento (la Epistola y el Evangelio)

Si las circunstancias pastorales lo piden, puede reducirse el numero de lecturas, del antiguo testamento; pero tengase siempre en cuenta que la lectura de la palabra de Dios es parte fundamental de esta Vigilia de Pascua.

Deben leerse, por lo menos tres lecturas del antiguo testamento y, en casos muy urgentes por lo menos dos. Pero nunca se omita la tercera lectura, tomada del capitulo 14 del exodo.

Terminando el pregon, todos apagan sus velas y se sientan. Antes de comenzar las lecturas, el sacerdote exhorta a la asamblea con estas palabras o semejantes

Hermanos: Con el pregon solemne de la pascua, hemos entrado ya en la noche santa de la resurraccion del señor….

Siguen las lecturas. Un lector va al ambon y lee la primera lectura. Después el salmista o cantor dice el salmo, alternando con las respuestas del pueblo. Enseguida todos se levantan, el sacerdote dice: Oremos y después de que todos han orado en silencio durante unos momentos, dice la oración colecta. Lo mismo se hace en cada una de las lecturas.

En lugar de decir el salmo responsorial, se puede guardar un breve espacio de silencio para hacer oración. En este caso, se omite la pausa después del Oremos.

**Monición a las lecturas (unica)

Regocijemos  nuestro corazón saboreando las delicias del amor de nuestro Dios, que desde antes de que el tiempo existiera, piensa en nosotros para llevarnos a participar de la gloria de su vida divina; escuchemos a nuestro Dios que ha realizado maravillosamente una historia de salvación, herida por el pecado, pero con la sobreabundancia de la gracia.

o bien:

MONICION A LAS LECTURAS

Tu palabra Señor es Espíritu de Vida. Aquí a través de estos relatos se ponen de relieve los misterios de nuestra salvación, Dios ha caminado en medio de un pueblo y se sigue manifestando hoy. Escuchemos  a Dios que nos habla a nuestro corazón

Monición a las lecturas (individual)

*MONICION A LA PRIMERA LECTURA:

Escuchemos como la mirada amorosa de Dios, que crea el mundo y lo pone en nuestras manos como un gran don de bondad.

*LECTURA: Libro del Génesis 1, 1-2,2

*SALMO RESPONSORIAL. 103

*MONICION A LA SEGUNDA LECTURA:

Abrahán está dispuesto a sacrificar a Dios a su propio hijo. Pero Abrahán será para siempre, para todos, el modelo de la fe y la fidelidad.

*LECTURA: Génesis 22, 1-18.

*SALMO RESPONSORIAL: 15

*MONICION A LA TERCERA LECTURA:

En el relato que vamos a escuchar, Israel, el pueblo esclavo, es arrancado por Dios del poder del faraón. Este es, verdaderamente, nuestro Dios.

*LECTURA: Libro del Exodo 14, 15-15 (no se dice palabra de Dios.

*SALMO RESPONSORIAL: Ex. 15 (lo hace la misma persona que la Lectura.

*MONICION A LA CUARTA LECTURA:

Isaías habla en nombre de Dios y anuncia a su pueblo, a todos nosotros, la ternura del padre del amor.

*LECTURA: Libro de Isaías 54, 5-14.

*SALMO RESPONSORIAL.

*MONICION A LA QUINTA LECTURA:

Las palabras de los profetas son siempre un anuncio del amor de Dios, pero son también una llamada a no olvidar al Señor, a volver a él, a reconocer que sólo en él podemos encontrar vida.

*LECTURA: Lectura de Isaias 55, 1-11.

*SALMO RESPONSORIAL.

*MONICION A LA SEXTA LECTURA:

Con frecuencia nos sentimos sin ánimos para seguir el camino que quizás en otro tiempo habíamos proyectado con una fe y una entrega que hoy quizás encontramos a faltar. ¿No será quizás porque nos hemos dejado cautivar por otras sabidurías, por otros “Evangelios” que no son el de Jesucristo?.

*LECTURA: Libro de Baruc 3,9-15, 32-4, 4.

*SALMO RESPONSORIAL.

*MONICION A LA SEPTIMA LECTURA:

El pueblo está en el exilio y reconoce su culpa. Y Dios les anuncia la gran esperanza: él mismo vendrá a cambiar los corazones, él mismo transformará la vida de los hombres.

*LECTURA: Ezequiel 36, 16-28.

*SALMO RESPONSORIAL

** Monición al Gloria

Antes de escuchar el anuncio de esta vida nueva, cantemos y alabemos a nuestro Dios, y a Jesucristo, el único camino, la única verdad, el único Señor.

Terminada la oración de la ultima lectura del antiguo testamento, con el responsorio y la oración correspondiente, se encienden las velas del altar. El sacerdote entona solemnemente el Gloria, que todos prosiguen. Se tocan las campañas, de acuerdo con las costumbres de cada lugar.

**Monición a la epístola:

San Pablo en la epístola nos indica el significado del Misterio Pascual: Muerte y Resurrección de Cristo; muerte y resurrección de los bautizados que se unen a Cristo.

Terminada la epistola todos se ponen de pie y el sacerdote entona solemnemente el Aleluya, que todos repiten. Luego un salmista o un cantor dice el salmo, al que el pueblo responde: Aleluya. Si hace falta, el mismo salmista canta Aleluya.

**Monición para el Evangelio:
(Antes del aleluya)

Escuchemos la proclamación de la Buena Nueva: ¡¡¡Cristo ha Resucitado!!!, y cantemos ahora el Aleluya con sencillez, manifestando como Iglesia la verdadera alegría pascual.

Tercera parte

Liturgia Bautismal

** MONICIÓN Liturgia Bautismal

En la presencia de Jesús Resucitado la Iglesia se abre a todos para ofrecerles una vida más plena. Nosotros, además, renovaremos nuestras promesas bautismales. Es como una conmemoración individual y comunitaria del bautismo que todos recibimos en su día. El Bautismo se recibe en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo y concentramos, en este Momento Trinitario, toda la fuerza de nuestra fe y de nuestro amor.

o bien:

LITURGIA BAUTISMAL

El Agua, creación maravillosa de Dios, nos hace en el signo del bautismo creaturas nuevas renacidas del costado de Cristo, ahora participamos con el plenamente de su muerte y de su resurrección.

El sacerdote con los ministros se dirige a la fuente bautismal, si es que esta se encuentra a la vista de los fieles. De lo contrario, se pone un recipiente con agua en el presbiterio.

Si hay bautizos se realizan en este momento, conforme al rito correspondiente. Si no hay bautizos ni bendicion de la fuente, omitidas las letanias, se procede inmediatamente a la bendicion del agua, el sacerdote invita al pueblo con unas palabras.

Renovación de las promesas bautismales

Terminada la ceremonia de la bendicion del agua, todos se ponen de pie y teniendo en sus manos las velas encendidas hacen la renovación de las promesas del bautismo. El sacerdote se dirige a la comunidad para invitarlos a renunciar a satanas y profesar nuestra fe.

El sacerdote rocia al pueblo con el agua bendita, mientras todos cantan:

Vi brotar agua del lado derecho del templo, aleluya. Vi que en todos aquellos que recibian el agua, surgia una vida nueva y cantaban con gozo: Aleluya, aleluya.

Hecha la aspersión, el sacerdote vuelve a la sede, en donde dirirge la oración universal.

Oración Universal

Sacerdote: Con un corazón sincero y lleno de alegría, oremos diciendo:
Jesús resucitado, escúchanos.

1.- Por los pastores de nuestras almas, para que puedan apacentar según la voluntad del Supremo Pastor al rebaño que Él mismo, les ha encomendado. Roguemos al Señor.

2.- Por todas las naciones de la tierra, para que puedan gozar de la verdadera paz que Cristo les ha venido a traer. Roguemos al Señor.

3.- Por nuestros hermanos que sufren, para que su tristeza se convierta en un gozo tan grande que nadie sea capaz de quitárselos. Roguemos al Señor.

4.- Por nuestra comunidad cristiana, para que con firmeza y confianza dé en todas partes un vivo testimonio de Cristo Resucitado. Roguemos al Señor.

Sacerdote: Todo esto lo ponemos en tus manos de Padre: atiéndelo y despáchalo favorablemente, por Cristo, nuestro Señor. Amén.

Cuarta parte

Liturgia Eucaristica

**MONICIÓN a la liturgia eucaristica

Llegamos al momento central de nuestra celebración. Jesús resucitado se hace presente entre nosotros con los signos que nos dejó: el pan y el vino. Con alegría celebramos la Eucaristía de Pascua.

**Monición a las ofrendas

Las ofrendas de pan y vino que presentamos al Señor serán el Cuerpo y la Sangre de Jesús Resucitado, nuestro Salvador. La alegría ha de desbordarse ahora pues iniciamos la Eucaristía de la Pascua de Resurrección, momento fundamental de nuestra fe.

o bien:

OFRENDAS

Que podremos ofrecer a Dios que no sea sino nuestra pobreza, pero en medio de ella ofrecemos al Padre esta ofrenda de pan y vino para que por el amor y la infusión del Espíritu Santo, sean transformados en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, sacrificio agradable al Padre.

**Monición a la comunión

Hermanos: hemos resucitado con Cristo.  Vayamos gozosos a recibirlo en la Eucaristía para abrazarnos más a Dios y a los hermanos.

o bien:

COMUNION

Con Cristo hemos muerto y hemos resucitado, comiendo su cuerpo y su sangre tenemos vida en El, acerquémonos a recibir a aquel que en la pobreza del pan y del vino late y vive con toda su divinidad

**Monición de despedida

Porque hemos vivido esta noche la Pascua de Cristo,  nos podemos felicitar llenos de alegría  ¡Felices Pascuas!

o bien:

DESPEDIDA

Llenos de gozo de la Resurrección, vayamos a contar las maravillas que Dios ha hecho en nosotros. Volvamos a nuestra casa anunciando que Cristo a Resucitado.

Monicion para la Celebracion del Domingo de Ramos Ciclo C


ultima actualización: 19-marzo-2016

 

MONICION DEL DOMINGO DE RAMOS CICLO  C

 

La Misa Solemne de la Bendición de Ramos inicia en un lugar distinto a la parroquia, se hace la bendición de ramos e inicia la procesión hacia la parroquia donde continúa la celebración.

MONICIONES  (Video)

Monición en punto de reunión:

Hermanos, nos hemos reunido esta mañana para iniciar la celebración de la Semana Santa recordando aquella entrada de Jesús a Jerusalén.  Hoy, nosotros aclamaremos a Cristo, nuestro Rey y Redentor, igual que los hebreos, con palmas y ramos, símbolo de vida y de victoria; que nuestra alabanza sea una profesión de fe y un compromiso para seguir al Señor en su camino hacia la cruz a través de ella hacia el triunfo definitivo.

El celebrante y los ministros se revisten hoy con ornamentos rojos para la celebración, porque simbolizan la realeza de Cristo conquistada por el testimonio de amor, por el martirio y la entrega de su vida. Comencemos  pues, nuestra Celebración.
Monición antes de la lectura del Evangelio (En el punto de reunión)

Escucharemos ahora la proclamación solemne del hecho histórico de la entrada de Jesús en Jerusalén. En el entusiasmo de la alegría, no olvidemos que el Reino de Cristo no es de este mundo.

Evangelio: Lc 19, 28-40 Dicho esto, caminaba delante de ellos subiendo a Jerusalén.
Y cuando se acercó a Betfagé y Betania, junto al monte llamado de los Olivos, envió a dos discípulos, diciendo:
—Id a la aldea que está enfrente; al entrar en ella encontraréis un borrico atado, en el que todavía no ha montado nadie; desatadlo y traedlo. Y si alguien os pregunta por qué lo desatáis, le responderéis esto: “Porque el Señor lo necesita”.
Los enviados fueron y lo encontraron tal como les había dicho. Al desatar el borrico sus amos les dijeron:
—¿Por qué desatáis el borrico?
—Porque el Señor lo necesita –contestaron ellos.
Se lo llevaron a Jesús. Y echando sus mantos sobre el borrico hicieron montar a Jesús. Según él avanzaba extendían sus mantos por el camino. Al acercarse, ya en la bajada del monte de los Olivos, toda la multitud de los discípulos, llena de alegría, comenzó a alabar a Dios en alta voz por todos los prodigios que habían visto, diciendo:
—¡Bendito el Rey que viene en nombre del Señor!
¡Paz en el cielo y gloria en las alturas!
Algunos fariseos de entre la multitud le dijeron:
—Maestro, reprende a tus discípulos.
Él les respondió:
—Os digo que si éstos callan gritarán las piedras.

Se dice una breve homilia o se puede omitir a juicio del celebrante

Monición a la bendición de Ramos

Ha llegado el momento de la bendición de las palmas y ramos para conmemorar la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén. Levantemos nuestras palmas y escuchemos atentamente la oración del sacerdote.

BENDICIÓN DE LOS RAMOS:

Oremos. Dios y Señor nuestro, bendice (Señal de la Cruz) estos ramos, y a cuantos vamos a acompañar a Cristo aclamándolo con cantos; concédenos entrar en la Jerusalén del cielo guiados por Él. Que vive y reina por los siglos de los siglos. AMEN

o bien:

Oremos. Acrecienta, Señor, la fe de los que en ti espe­ran y escucha las plegarias de los que a ti acuden, para que quienes alzamos hoy los ramos en honor de Cristo victorioso, permanezcamos en él, dando frutos abundantes. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

PROCESION HACIA EL TEMPLO O LUGAR DONDE SERA LA MISA
Monición a la procesión:

Iniciaremos nuestra procesión acompañando a Jesús en su caminar, Que esta procesión nos haga comprender lo que debe ser nuestra vida de bautizados; aclamar al Señor nuestro Salvador, por una vida dedicada a su servicio, siguiéndolo fielmente, paso a paso.
El orden de la procesión será el siguiente:
1. Turiferario
2. Cruz Procesional
3. Dos cirios
4. Naveta y Misal
5. Filas de 4 personas de fondo
6. Sacerdote Presidente al final

YA EN EL TEMPLO

Video de Moniciones

MONICIÓN DE ENTRADA
Bienvenidos a esta celebración con la que iniciamos la semana santa. El Domingo de Ramos, recordamos la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén hoy todos le aclamamos, porque creemos en él, porque queremos seguirle en su camino en estos días santos, porque estamos convencidos de que su pasión, muerte y resurrección nos abre también a nosotros las puertas de la vida.

o

MONICIÓN DE ENTRADA

(Saludo) Hoy recordamos la entrada triunfal de Jesús a  Jerusalén. Todos le aclamamos como rey porque creemos en Él, porque estamos convencidos de que con su pasión, muerte y resurrección nos abre  las puertas de la vida eterna.

**************

Al entrar la procesión en la Iglesia, se canta el siguiente responsorio u otro cántico alusivo a la entrada del Señor a Jerusalén

RESPONSORIO

R. Al entrar el Señor en la ciudad santa, los hijos de Israel, anticipándose a la resurrección del Señor de la vida, con palmas en las manos, clamaban: Hosanna en el cielo.

V. Al enterarse de que Jesús llegaba a Jerusalén, el pueblo salió a su encuentro con las palmas en las manos, clamando: Hosanna en el cielo.

El sacerdote dice la oración colecta y prosigue la misa.

Si no hay procesión ni entrada solemne, se hace la entrada sencilla. Después del canto o la antífona, el celebrante saluda al pueblo con las mismas palabras antes propuestas. Para la bendición de ramos dentro de la misa se puede hacer, en este caso, desde el mismo presbiterio, la bendición de los ramos, pero sin leer el evangelio. Después, se puede repetir el mismo canto de aclamación, y se pasa directamente a la oración colecta.

Video de las Lecturas de misa

 

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura: Isaías 50, 4-7

Salmo 21

Segunda Lectura: Fil 2, 6-11

Evangelio: Lc 22, 14-23,56

MONICION A LAS LECTURAS (UNICA)

Escucharemos en las lecturas como desde el antiguo testamento estaba ya anunciada la Pasión y muerte de Jesucristo. Nos hablaran de la entrega total de Jesús, de su padecimiento y su destacada obediencia silenciosa y pacifica.

 

MONICION A LA PRIMERA LECTURA

El Señor está siempre cerca del que sufre con una palabra de aliento, una mano tendida, una ayuda crucial. Este relato del Antiguo Testamento nos ayudara a entender la Pasión de Cristo.

MONICION A LA SEGUNDA LECTURA

San Pablo nos invita a actuar siempre con humildad tomando el ejemplo de Cristo que lo hizo todo siempre desde su condicion humana, dejando de lado su condicion de hijo de Dios.

MONICION AL EVANGELIO

Dispongámonos ahora a escuchar, en el centro de nuestra celebración de hoy, el relato de la pasión del Señor. Contemplemos el camino de Jesús hacia la muerte, por amor y fidelidad a Dios y a nosotros. Y agradezcamos ese sacrificio, con fe y con esperanza, porque sabemos que de la cruz de Jesús brota nuestra vida.

Hoy la homilía debe ser breve. Después se dice la profesión de fe.

ORACIÓN UNIVERSAL

Imploremos, hermanos, a Jesús, el Sumo Sacerdote de la fe que profesamos, que en la cruz presentó, con lagrimas en los ojos, oraciones y súplicas al Padre, y oremos también nosotros por todos los hombres:

A cada invocación responderemos: Por la Pasion de tu Hijo, Escuchanos Señor

1.- Para que el Señor, que en la cruz excusó a los ignorantes y pidió perdón por ellos, tenga piedad de los fieles que han caído en el pecado, le dé valor para recurrir al sacramento de la penitencia y les conceda  el gozo del perdon y de la paz. Roguemos al Señor

2.- Para que la sangre de Jesús, que habla más favorablemente que la de Abel, reconcilie con Dios a los que aún están lejos a causa de la ignorancia, la indiferencia, la maldad o las propias pasiones. Roguemos al Señor

3.- Para que el Señor, que en la cruz experimentó la amargura de sentirse triste y abandonado, se apiade de los enfermos, los afligidos y los oprimidos y les envíe a su ángel para que los conforte. Roguemos al Señor

4.- Para que el Señor, que recibió en su reino al ladrón arrepentido, se apiade de nosotros, nos dé sentimientos de contrición y nos admita, después de la muerte, en su paraíso. Roguemos al Señor

Dios todopoderoso y eterno, que enviaste a tu Hijo al mundo, para que, con su pasión destruyera el pecado y la muerte y, con su resurrección, nos devolviera la vida y la felicidad, escucha las oraciones de tu pueblo y haz que podamos gozar de los frutos de la cruz gloriosa de Jesucristo. El, que vive y reina por los siglos de los siglos.

PRESENTACION DE OFRENDAS

Ofrezcamos al Señor el pan y el vino junto un firme propósito de fidelidad, acompañándolo en cada uno de nuestro projimo.

o

Ofrezcamos al Señor este pan y vino junto el firme propósito de fidelidad y obediencia, principalmente reconociéndolo en las necesidades de nuestro prójimo.

MONICIÓN A LA COMUNION

Jesús nos invita a la mesa. Celebremos su llegada triunfal unidos por el banquete que Él mismo nos prepara

o

Jesús nos invita a la mesa. Celebremos su llegada triunfal con este  banquete que Él mismo nos prepara. Acerquémonos a recibirlo con fe y agradecimiento.

MONICION DE DESPEDIDA

Hemos comenzado la Semana Santa Dispongámonos a vivir estos días con intensidad. Sintámonos convocados a participar de las celebraciones, tengámoslo en cuenta y sepamos que hay que estar con Cristo acompañándolo en su Pasión y vivamos plenamente su resurrección en la celebración de la Vigilia Pascual.

o

Dispongámonos a vivir estos días santos con intensidad. Participemos de las celebraciones  y acompañemos a Cristo en su Pasión y así  vivir plenamente su resurrección en la celebración de la Vigilia Pascual.

Monicion Para la Solemnidad de San Jose El Esposo de Maria


Solemnidad de San José, esposo de la Virgen María
19 de Marzo de 2010

Monición de Entrada:

Hoy celebramos La Solemnidad de San José, esposo de la Virgen Maria. Hombre fiel y justo a quien Dios eligio para ser guía de su familia en la tierra. Esta fiesta nos ayuda a encontrar en José el modelo de respuesta generosa a la llamada de Dios.

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura: 2 Sam 7,4-5 . 12-14 . 16

Salmo 88

Segunda Lectura: Rom 4,13 . 16-18 . 22

Evangelio: Mt 1,16 . 18-21 . 24

MONICION A LAS LECTURAS (unica)

Este día las lecturas, nos llevan a conocer los sentimientos del corazón puro del padre, y nos muestran la importancia de que el padre sea un hombre justo y de fe.

MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS (individual)

Primera Lectura

Dios promete a David que de su familia nacerá aquel que ha de construir su casa y Él le consolidara un trono para siempre.

Segunda Lectura

Pablo nos recuerda que Abrahán es padre de todos los creyentes, el creyo en Dios y todo se cumplio conforme a lo que Dios le había prometido.

Evangelio

El Evangelio nos revela que, como a José, nunca nos faltará el apoyo de Dios en situaciones difíciles y de difícil valoración para nosotros. El Ángel del Señor explicó a José cual era el Camino.

ORACIÓN DE LOS FIELES

Oremos por los sacerdotes, pastores y padres de los fieles, para que con amor alimenten con  el pan de la palabra a sus hijos y busquen a los alejados.

–  Para que los esposos cristianos, pierdan el miedo a la vida y acepten los planes de Dios sobre su familia, sabiendo que es un Padre providente, roguemos al Señor

–  Para que contemplemos la figura de San José como padre de familia, esposo y, sobre todo fiel servidor de Dios, roguemos al Señor

– Por todos los seminaristas de nuestra diócesis y del mundo entero, que se preparan para el sacerdocio, para que sean testigos de la presencia de Jesús entre los hombres. Roguemos al Señor.

– Para que todos los hogares sean fuente de vida cristiana y los hijos encuentren el ambiente adecuado para el nacimiento y desarrollo de su vocación al sacerdocio. Roguemos al Señor.

– Para que todos nosotros nos sintamos comprometidos con la Iglesia en sus necesidades, especialmente, pidiendo al Señor abundantes vocaciones al sacerdocio. Roguemos al Señor.

ORACIÓN: Dios, Padre nuestro, que nos llamas a seguir a tu Hijo amado, escucha nuestras súplicas, para que, respondiendo a tu llamada, edifiquemos la Iglesia y seamos sal de la tierra y luz del mundo. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén

PRESENTACION DE OFRENDAS

Ofrecemos este pan y este vino, suplicando al Señor  que el Pueblo cristiano tenga  los sacerdotes suficientes  y estos celebren los sacramentos con la dignidad de quien actúa en nombre de Jesucristo.

MONICION A LA COMUNION

El Cuerpo y Sangre de Cristo banquete celestial, es alimento para nuestra alma y fortaleza para nuestro ser. Acerquemonos a recibirlo

MONICION DE DESPEDIDA

Tomemos como ejemplo para nuestra vida diaria, la capacidad de servicio y obediencia de José de Nazaret que  fue auténtico, silencioso y eficaz en el cuidado de su Familia.