Las Moniciones, Importancia y Funcionalidad


LAS MONICIONES, IMPORTANCIA Y FUNCIONALIDAD

Fecha 1/7/2008 5:40:00 | Tema: Equipo de Liturgia

 

 

¿Qué son las moniciones?

¿Cuáles son sus funciones dentro de las celebraciones?

¿Cuántas clases de moniciones existen?

DIVERSA DENOMINACIÓN DEL COMENTADOR:

Se le llama también monitor, por las moniciones que hace y que constituyen lo propio de su oficio.

MONICIONES:

La palabra monición viene del verbo monere, que significa avisar. Por lo tanto moniciones son: los avisos o invitaciones (antiguamente invitatorios) que los ministros litúrgicos dirigen al pueblo para invitar, suscitar y dirigir su participación en la celebración. Adviértase que siempre van dirigidas al pueblo. El pueblo tiene necesidad de ser guiado en su participación. Hay que indicarle las posturas corporales, dirigirle para el canto y las respuestas, pero sobre todo hacerla penetrar profundamente en la plegaria eclesial y en inteligencia de los ritos.

Los franceses inventaron este nombre de moniciones. Otros las llaman didascalias (mal hecho, porque no son enseñanzas). Otros las llaman invitatorios como en el rezo de los maitines.

La asamblea necesita ser guiada por alguien, como que siempre está esperando que alguien la guíe. El monitor o comentador es también guía. Como que muchas veces la asamblea nada más está esperando que alguien la introduzca en el sentido de la intelección de la plegaria y de los ritos para actuar.

IMPORTANCIA DE LAS MONICIONES EN LA LITURGIA:

Ya antes vimos cómo el comentador desempeña un ministerio auténticamente litúrgico. Por lo tanto, lo que dice (las moniciones) es algo litúrgico y que está dentro de acción. Las moniciones no interrumpen la función litúrgica, todo lo contrario la integran, la perfeccionan y la presentan más claramente al pueblo.

FUNCIONALIDAD DE LAS MONICIONES:.

Sino en cual que cada asamblea necesita sus moniciones, sus avisos propios, y no puede hacer moniciones “fijas” “standar”. Por eso puedo utilizar unas magníficas moniciones para determinado lugar de Europa, pero no para mis feligreses rudos y poco cultos. Ni tampoco puedo evitar mis óptimas moniciones que me han dado resultados magníficos en mi asamblea para alguna comunidad poco culta de Europa o de otra región cercana. La parte funcional de las moniciones es que sean aptas para mi comunidad, que cumplan su misión en mis asambleas, aunque en otro lugar no sirvan para nada. Dependen pues las moniciones del ambiente propio de la asamblea, del tipo de personas que forman la comunidad, etc.

Hay que decir que las moniciones no pueden ser fijas, sino flexibles y muy variadas.

Que nos pueden dar muchas ideas las moniciones usadas en otros lugares, pero no calcar literalmente porque eso no funciona.

¿CUÁNTAS CLASES DE MONICIONES EXISTEN?

1. Fijas: las que ya vienen en los libros litúrgicos. Ejemplos: Podéis ir en paz…arrodillémonos…. y las encontramos en el misal, como en el pontifical, etc.

2. Espontáneas: que no vienen en libros litúrgicos. Ejemplos: escuchemos con atención a Cristo que nos habla por su ministro en la proclamación del Evangelio. O también: nos ponemos de pie para recibir al celebrante, a Cristo, presente entre nosotros, en nuestro presidente.

Las moniciones espontáneas en cuanto al texto y a la oportunidad fueron legisladas en la Instrucción sobre Música Sagrada en 1958. Encontramos que tanto las moniciones espontáneas como las fijas son de igual categoría- los nuevos rituales deberán contener estas – moniciones según se dice en la CL No. 35, pero precisa la Constitución “con palabras prescritas y otras semejantes”.

¿QUIÉN DEBE SER EL MINISTRO COMPETENTE DE LAS MONICIONES?

Al obispo y al presidente de la asamblea les corresponde las moniciones que para ellos indican los libros litúrgicos por ejemplo en la Misa al celebrante, los “oremos”, al obispo las moniciones propias de él para el pueblo, lo mismo la oración introductoria a la oración de los fieles.

El diácono es el ministro a quien propiamente le pertenecen las moniciones por ser el ministro inmediatamente responsable de la asamblea. También tiene algunas moniciones fijas ya señaladas en los libros litúrgicos, por ejemplo: procedamos en paz, podéis ir en paz, arrodillémonos, etc.

Las moniciones libres, no presidenciales se llaman diaconales, aunque las puede hacer un comentador, sacerdote, clérigo o laico.

CARACTERÍSTICAS DE LAS MONICIONES:

* Breves
* Oportunas
* Pocas
* Claras
* Adaptadas
* Escritas

CRITERIOS QUE DEBEN SEGUIR EN CUANTO AL NÚMERO DE LAS MONICIONES:

Si sólo vamos a decir dos: de preferencia saludo y despedida. Si hay oración de los fieles, puede servir de oración introductoria la misma homilía, en la Misa parece corresponder al celebrante las más importantes por ejemplo: comienzo/despedida, pero no hay norma precisa. Hay que advertir que aunque el celebrante no es el ministro ordinario de las moniciones, sin embargo no se le excluye por ser el responsable de la asamblea. Por orden de importancia pueden ordenarse así:

1. Saludo inicial y despedida al final.

2. Antes de la oración colecta. En el momento de silencio después del oremos, mismo antes de la oración sobre las ofrendas y de postcomunión.

3. Antes de las lecturas bíblicas.

4. Antes de la oración de los fieles.

5. antes de la oración eucarística.

6. Ocasionales: de vez en cuando en los cantos del propio delimita, del ordinario de la homilía, del ofertorio, del amén del canon, de la facción de la hostia.

EJEMPLOS DE MONICIONES:

• Para el Evangelio: Escuchemos la Palabra de Cristo en el Evangelio.

• Para la Paz: la paz y la unidad son frutos de la Misa.

• Para la colecta: invoquemos a Dios Nuestro Padre por Cristo.

• Para las distintas lecturas: escuchemos con atención la Palabra de Dios.

¿A QUÉ SE EXPONE EL COMENTADOR O EL CELEBRANTE CUANDO NO SE PREPARA?

Se exponen a sembrar la confusión en la asamblea, por ejemplo: en una misa el comentador magnífico en una monición oportuna dijo: “no hay misa sin comunión”, “ni comunión sin Misa” y el sacerdote a la hora de la comunión no la dio.

Toda la comunión quedó desconcertada el sacerdote ni se enteró. Para evitar esto: tanto el comentador como el lector antes de las celebraciones deben ponerse de acuerdo con el que vaya a presidir, por si tiene que hacer alguna advertencia.

Tomado de: Liturgia Viva # 7 Año II
Por: Pbro. Lic. Juan José Martínez Mireles

 

 



Anuncios

Manual para Monitores


1.- IMPORTANCIA DEL MONITOR.

 

El servicio que un monitor realiza en la celebración es muy antiguo, aunque el nombre sea actual. El monitor guía con sencillez al pueblo en la celebración.

Tres clases de intervención de un monitor.

*.- INDICATIVAS: Señala las posturas corporales, el modo de realizar una procesión.

*.- EXHORTATIVAS: Desde qué actitud espiritual podemos cantar un salmo responsorial.

*.- EXPLICATIVAS: Ambientar una lectura desde su contexto histórico.

Las monisiones la puede realizar un laico preparado.

El monitor ha de iniciar con palabras breves, humanas y espirituales en donde trata de motivar la celebración que comienza, conectarla con la vida, con la fiesta, o las circunstancias específicas del día.

2.- OBSERVACIONES IMPORTANTES.

La monición no se trata de un homilía adelantada, crear la conciencia de que todos formamos una comunidad celebrante y que se prepara para lo que va a ser en común.

3.- MONICIONES ANTES DE LAS LECTURAS.

Antes de las lecturas caben varios modos de realizar las moniciones.

*.- Se puede hacer una en conjunto, si hay unidad entre sí; como en las grandes fiestas o una a cada lectura.

*.- No debe ser una homilía anticipada o un resumen de la lectura misma.

*.- No se trata de adelantar el contenido, sino de preparar la escucha despertar el interés.

*.- A veces es útil presentar el contexto histórico de una lectura, de una época, de un profeta o una circunstancia.

4.- PARA QUE SIRVE EL MONITOR.

Debe coordinar de acuerdo con el presidente los varios momentos de una celebración.

De él depende la belleza, la sencillez y el orden de la celebración.

Lleva el ritmo de la celebración, no se adelante ni se retrase.

Su servicio a la comunidad requiere un lugar adecuado, visible, delante de todos, no voz anónima, sin subirse al ambón, el ambón es el lugar reservado para el anuncio de la palabra.

Que sea un lugar no tan destacado como el ambón o la cede del presidente.

La presencia del monitor ayuda a la comunidad a captar dónde está en cada momento de la celebración.

*.- Se requiere que esté atento a la celebración y no esté distrayendo a la comunidad, buscando hojas de cantos o moniciones.

Lo más importante de su trabajo lo hace antes de la celebración.

*.- Póngase de acuerdo con el presidente antes de la celebración sobre todo lo que se tiene preparado, llevar en orden todo el material.

*.- Reparta con tiempo las lecturas y el salmo para que se preparen los lectores.

*.- El monitor debe tener una buena formación litúrgica.

*.- Un monitor no puede dirigir una celebración si no conoce su estructura.

*.- Debe estar bien preparado y presentado ya que esta a la vista de la asamblea.

*.- Debe recibir de buen modo los comentarios que le hagan después de su participación.

*.- No debe desanimarse por las críticas.

5.- CUALIDADES DE UNA BUENA MONICION.

BREVES: Llevar bien preparados sus comentarios, con una sobriedad que los haga asimilables.

CLARAS: Que las palabras sean eficaces, pensadas de antemano, evitando las exageraciones y que digan solamente lo necesario.

DISCRETAS. No hace falta que se hagan todas las posibles, sino las que parezcan más convenientes y que no siempre sean las mismas.

PEDAGOGICAS: Deben producir el efecto deseado, despertar el interés y suscitar un diálogo interior con Dios.

PREPARADAS: Normalmente por escrito y en coordinación con el presidente.

UNIDAD: Es conveniente que las diga la misma persona, para dar una unidad al conjunto de la celebración.

ADECUADAS: Las moniciones que ofrecen las hojas pastorales o los libros las tiene que considerar el monitor y no como un material que tiene que utilizarse a la fuerza.

APOYO: La monición no esta llamada a utilizarse siempre.

*.- La monición no es un elemento constitutivo de la celebración, sino un subsidio a la misma.

*.- La monición debe hacerse únicamente si lo exige o por lo menos lo aconseja.

APROVADAS: Que la monición tenga su aprovación del que preside dándoles un carácter de oficialidad y eclesialidad.

ORIENTADORAS: Las moniciones deben servir para ubicar el texto que se va a leer.

FIELES AL TEXTO: Cada pasaje tiene su propio tono y cada gesto ritual su finalidad.

SENCILLAS: Evitar que la monición invada excesivamente el ambiente celebrativo y convierta la monición en nuesva homilía.

OPORTUNAS: El monitor debe saber dar los adecuados silencios para una mejor asimilación de la palabra.

BIEN DICHAS: Las moniciones puieden leerse o desirse de memoria.

PUNTUALES: Las moniciones deben estar a tiempo a si como el monitor.

*.- El monitor no tiene que leer las lecturar ni viseversa.

N.B.- Hay que distinguir lo que es palabra nuestra y lo que es palabra de Dios.

**********************************************

Objetivo de las Moniciones Liturgicas

Las moniciones en la Misa son una motivación a participar y vivir el Misterio de Cristo celebrado en la Eucaristía.

No se trata de una introducción, ni resumen de las lecturas o de impartir una profunda catequesis. Simplemente su finalidad es ambientar e invitar, con comentarios breves, concisos y claros.

Momentos de Monición

Entrada –Es una invitación a la Asamblea a participar de manera consciente, activa y fructuosa de la Santa Misa. Se puede hacer mención particular del momento litúrgico, fiesta o solemnidad en referencia al mensaje central del mensaje evangélico.

Eje: Hoy celebramos la Resurrección del Señor. Cristo es nuestra Pascua, pues ha muerto y resucitado, dando ese paso para darnos vida y vida en abundancia. Nos disponemos a Participar llenos de gozo de esta Santa Eucaristía.

(La Monición de entrada puede hacerse antes de la Antífona o Canto de Entrada o después del Saludo del Celebrante).

Antes de las Lecturas y del Evangelio –Se hace un breve comentario del mensaje central de cada lectura y del Evangelio, instando a escuchar atentamente la Palabra de Dios.

Eje: El apóstol Pablo exhorta a la comunidad cristiana de Efeso a desarraigar el hombre viejo y revestirse del hombre nuevo, según Dios.

Eje: En el Evangelio Jesús se muestra como el Buen Pastor que da la vida por sus ovejas.

(Se puede hacer una Monicion antes de cada lectura y del Evangelio, todo de acuerdo con el sacerdote de la Parroquia).

Liturgia Eucarística –Se realiza en el momento de la Presentación de Ofrendas invitando al pueblo a entregarse totalmente junto a la ofrenda del pan y del vino.

Ejem: En cada Misa se realiza el Milagro de la Eucaristía: el pan y el vino se convierten en el cuerpo y la sangre de Cristo. Presentémonos como ofrenda viva junto a estos dones, para ser también transformados en el Señor.

Antes de la Comunión –Es una invitación a participar del Banquete Eucarístico con la debida preparación y disposición.

Eje: Los discípulos de Emaus reconocieron a Jesús en la Fracción del Pan. Al participar de este Banquete Eucarístico podemos también reconocerle, porque El aquí esta.

Despedida –Es una breve exhortación a hacer vida lo que hemos celebrado.

Ejem: Vayamos a anunciarles a todos, que Cristo vive ¡Ha resucitado!

(Se puede hacer antes o después de la Bendicion)

Criterios para monitar

-Redacción de Moniciones. Muchos equipos de Liturgia toman las moniciones de organismos de la Iglesia de Pastoral Litúrgica. Sin embargo también pueden hacerse y ese es el motivo de este pequeño tratado: el de orientar para la redacción de las moniciones bajo el asesoramiento de un sacerdote o de alguna persona experta que ha sido puesta para asesorar la Animación Litúrgica Parroquial.
Las moniciones hechas por el coordinador de Liturgia, o en equipo o por una persona designada, siempre antes de hacerse en Misa deben presentarse al sacerdote para que el las autorice e indique como hacerse.

-Moniciones en tiempos Especiales o Fiestas. Por ejemplo en la Celebración de Sacramentos dentro o fuera de Misa, en tiempos fuertes de la Liturgia como la Semana Santa donde puede haber monicion antes del Gloria el Jueves Santo, en el momento de la Cruz el Viernes Santo o para el Pregón Pascual en la Vigilia del Sábado…

-El Monitor.

Cualidades humanas: Capacidad de animar, que sensibilice lo que esta diciendo de manera equilibrada y de excelente presentación física (bien vestido).

Cualidades técnicas: Arte de tomar el micrófono, saber como estar de pie, que sepa modular la voz.

Cualidades espirituales: Persona que sea enamorada de la Eucaristía, de vida orante capaz de transmitir esa presencia de Dios a los demás y que esté en proceso de conversión (testimonio de vida).
_________________
Fiat mihi secundum verbum tuum LUCAM I.XXXVIII