Llamado a los Párrocos


Publicado en web el 8 de agosto, 2013

A los Párrocos:
Hay que salir a la calle, ser visionarios y generosos

Éstas son las recomendaciones que hizo el Arzobispo de Guadalajara a los homenajeados señores Curas, recordando así las exigencias y el estilo del Papa Francisco.

Mónica Livier Alcalá Gómez

IMG 7472El viernes 2 de agosto, dos días antes de la Fiesta de San Juan Bautista María Vianney, el Santo Cura de Ars, se reunieron en el Seminario Diocesano Menor los Párrocos, Cuasipárrocos, Capellanes y Encargados de Templos para festejar a su Santo Patrono, y también para escuchar el mensaje que el Cardenal José Francisco Robles Ortega les tenía preparado, como cada año, según una tradición que ya es muy propia en nuestra Arquidiócesis.
El festejo comenzó con las palabras del señor Cura Guillermo Ricardo Chávez Aguayo, Párroco de San Juan Diego y Decano del Decanato de Zapopan, quien recordó a los Sacerdotes que su finalidad vocacional es “identificarse cada vez más con Cristo y tener sus mismos sentimientos”, tal como lo ha recomendado el Papa Francisco, pues tienen de ejemplo a un Santo, el Cura de Ars, que se configuró de tal manera con el Salvador, que logró la conversión de un pueblo “indiferente” y logró la santidad.
Asimismo, afirmó que lo que se considera valioso se cuida; por lo tanto, su ministerio es algo que debe cuidarse y pulirse: “Tal vez hemos vivido experiencias en nuestra vida que nos han hecho descuidados y malhumorados; tal vez hemos almacenado los dones que Dios nos ha dado, pero ahora yo los invito a que dejemos que nuestra vida se identifique cada vez más con el Señor”.
Igualmente, advirtió que la Nueva Evangelización apremia, por lo que es necesario caminar juntos para lograrla y cambiar así el entorno pastoral, que tantos retos conlleva.

Ir a los más alejados

IMG 7469Por su parte, el Cardenal Francisco Robles, después de escuchar la “Glosa” del Objetivo del VI Plan Diocesano de Pastoral, asentó que el desempeño de cada Párroco para la vida diocesana “es una importante labor, sobre todo por la población tan variada a la que está dirigida, y con tan abundantes problemas”.
Exhortó luego a cada Sacerdote a tomar en cuenta la Glosa recién escuchada y a realizar un ejercicio informativo de este objetivo diocesano en cada una de sus comunidades y en cada Grupo comprometido con la Parroquia. A este respecto, también les recomendó no ir siempre a los mismos Grupos, dejando fuera de esta planeación a los que no participan: “Desde este primer paso de nuestro Plan debemos pensar cómo sensibilizar y comprometer a los bautizados, se acerquen o no a los Sacramentos y a la Pastoral; tenemos que llegar a todos”.
Recalcó que el territorio parroquial tiene una finalidad, no sólo en lo que atañe a su delimitación geográfica, sino que tiene como objetivo el que los Sacerdotes asuman el compromiso de atender a todos los fieles de su jurisdicción: “Todos, subrayó el Arzobispo, deben tener garantizada la atención pastoral”.
Lamentó que muchos Párrocos y Vicarios han venido conformándose con los que ya tienen, sin pensar en los que no se acercan: “Laboramos siempre con y para los mismos Grupos, con las mismas personas de siempre… Mas, la Misión Continental, la Nueva Evangelización, mira preferentemente a estos sectores que hemos hasta hoy descuidado y no tocamos… el Papa fue muy claro en su señalamiento: ¡Debemos salir a la calle!”
Además, indicó que muchas veces se corre el riesgo de preocuparse más por la Institución que por las personas: “La Iglesia no tiene que ser autorreferencial”.
Finalmente, reconoció la labor que cada día llevan a cabo los Párrocos, pero quiso motivarlos a que sean más visionarios y generosos, tal como lo exige la Sociedad actual, involucrando y tomando en cuenta también a los Vicarios que les han sido asignados.

Algunas normativas

Respondiendo a algunos cuestionamientos de los asistentes, el Cardenal Robles Ortega dio algunas normativas que es necesario tomar en cuenta:

Los cohetes
Dado que las quejas van en aumento, y pensando en los enfermos, ancianos o en posibles accidentes, exhortó a los Sacerdotes a tomar conciencia de que deben disminuir el uso de pólvora en la celebración de Fiestas Patronales u otros momentos festivos; de ser posible, deben ir eliminando estos recursos, sobre todo en las Parroquias urbanas.

Mujeres acólitas
También recordó que acólitos y acólitas bien formados son semillero no sólo de vocaciones, sino de buenas familias cristianas: “Una niña acólita puede después ser una mujer que ha crecido con un grande amor a la Eucaristía e inculcará esto a su familia”. Por lo tanto, dado que no se encuentra fundamento para no asumir esta condición, abrió la posibilidad de que en la Arquidiócesis de Guadalajara se preste el servicio al Altar por parte de las niñas, aunque recomendó que, tanto niñas como niños, requieren de una buena y consciente formación.

Celebraciones Sacramentales
En cuanto a las Celebraciones especiales fuera de los Templos, nuestro Pastor Diocesano fue tajante y les recordó que el espacio para la administración de los Sacramentos debe ser siempre un lugar sagrado, por lo que permanece la norma de que la Celebración de cualquier Sacramento sea llevada a efecto dentro de los Templos y no en otros lugares como casinos o jardines de eventos.

Objetivo del VI Plan Diocesano de Pastoral
La Nueva Evangelización, al Servicio del Reino

Aprovechando la afluencia de Sacerdotes en el Festejo por el Día del Párroco, organizado por la Comisión Diocesana de Formación Permanente, la Vicaría de Pastoral presentó la Glosa del Sexto Plan Diocesano, con la finalidad de que vaya tomando forma en las comunidades.

Mónica Livier Alcalá Gómez

El señor Cura Héctor López Alvarado, Párroco de María Madre del Redentor y Vicario Episcopal de Nuestra Señora del Rosario, Toluquilla, dividió la exposición de la Glosa en tres partes, tal como se divide el propio Objetivo:

¿Qué se quiere lograr?
¿Mediante qué lo lograremos?
¿Para qué?

IMG 7517El Qué, es, ante todo, impulsar la Nueva Evangelización: “Nos indica que somos herederos y continuadores de los esfuerzos pastorales realizados desde la primera Evangelización de estas tierras… por ello, impulsar significa darle un nuevo vigor, nuevo entusiasmo y nuevos métodos a una acción eclesial que ya está en movimiento”.
Además, la Nueva Evangelización habla de un nuevo modo de expresar y difundir el Mensaje Evangélico, “que permita hacerlo comprensible para el hombre de hoy y de sus diferentes culturas. Se trata no sólo de injertar la Fe en las culturas, sino también de devolver la vida a un mundo descristianizado…”
Ante este reto, la Glosa presenta diferentes escenarios donde la Nueva Evangelización más urge:
Escenario de la familia.
Los adolescentes y los jóvenes.
El escenario cultural.
El escenario social de la migración a la ciudad y la globalización.
El escenario económico.
El escenario político.
De la investigación científica y tecnológica.
De la Comunicación.
El escenario de la Religión.
De la inseguridad y la violencia.

El Kerigma

Para contestar la pregunta de ¿”Mediante qué se logrará el objetivo?”, debe recordarse “el alegre anuncio del Mensaje Evangélico, la Buena Noticia de las intervenciones salvíficas de Dios en la Historia”.
Los elementos del Kerigma implican el acto de anunciar la Proclamación de un Mensaje o contenido y el Acontecimiento de Salvación vivido por quien encuentra a Jesús; es decir, la conversión.
La Formación Integral Permanente es el medio; esto es, hay que implementar “un proceso continuo, permanente y participativo que logre desarrollar, armónica y coherentemente, todas y cada una de las dimensiones del ser humano…” Es decir, que considere estas dimensiones:
Espiritual.
Humana.
Cultural.
Social.
Comunitaria.
Intelectual.
Pastoral.
Misionera.
Ante esto, es indispensable, sin duda, la conversión personal y pastoral. “La conversión personal es el primer fruto del encuentro con Jesús. Impacta toda la vida y dispone al converso a asimilar y vivir el Evangelio”.
“La conversión pastoral implica escuchar con atención y discernir lo que el Espíritu Santo está diciendo a la Iglesia a través de los signos de los tiempos”. Presupone “recomenzar” desde Cristo, iniciar una verdadera revisión y renovación eclesial, “que implicará reformas espirituales, pastorales y también institucionales”.

¿Para qué?

Todo esto demanda fortalecer las comunidades eclesiales: “Es necesario darles nuevo vigor, infundirles nueva vitalidad, garantizarles mayor eficacia”.
El hablar de “comunidades eclesiales” hace referencia no sólo a la Parroquia, sino también a las comunidades presentes en los Movimientos, en la Vida Consagrada y el Seminario.
La finalidad es que “nuestro pueblo, en Cristo tenga vida”; es decir, impulsados por la conversión personal y pastoral, no sólo hay que aceptar la Buena Noticia y ponerla en práctica de manera individual, sino que, conforme a los signos de los tiempos, debe transmitirse, mediante la palabra y el testimonio, “la vida en Cristo”. El destinatario de esta vida nueva, “fruto de la Formación Integral, del Anuncio del Kerigma y de la Nueva Evangelización” es el pueblo.

Objetivo Esencial del VI Plan Diocesano

Impulsar la Nueva Evangelización mediante el Anuncio del Kerigma a todos, y la Formación Integral Permanente para fortalecer nuestras comunidades eclesiales y que nuestro pueblo, en Cristo, tenga vida.

El instrumento de trabajo para conocer, entender y asumir el Objetivo Diocesano, se encauza en tres momentos que pueden distribuirse en tres Jornadas a nivel parroquial.

Primer momento: Impulsar la Nueva Evangelización. El “Qué”.
Segundo momento: Mediante el Anuncio del Kerigma a todos y la Formación Integral Permanente. El “Cómo”.
Tercer momento. Para fortalecer nuestras comunidades eclesiales y que nuestro pueblo, en Cristo tenga vida. “Para qué”.

A fin de adquirir el texto completo de la Glosa del Objetivo Diocesano, los interesados pueden comunicarse a la Vicaría de Pastoral:
Calle Jarauta No. 520-A, Sector Libertad, entre las Calles Industria y Federación.
Guadalajara, Jal.
Tel. 36 18 60 84.
info@vicariapastoralgdl.org

Fuente:Semanario.com.mx

Distinguir no es discriminar


Publicado en web el 4 de julio, 2013

Distinguir no es discriminar
La Sociedad ha renunciado a la reflexión

Y es por esto que se hace urgente volver a pensar, reflexionar, cuestionar hasta qué punto pueden cambiarse y modificarse estructuras, para no llegar a construir una Sociedad sin espíritu.

Mónica Livier Alcalá Gómez

pituEl pasado 18 de abril, el Diputado perredista Enrique Velázquez presentó ante el Congreso de Jalisco una Iniciativa de Ley que, según dijo, pretende regular un estado de vida en el que se encuentran “muchas” personas, promoviendo la “Ley de Sociedades de Convivencia” para garantizar, aseveró, los derechos de personas del mismo o de distinto sexo que formen un hogar común: “El planteamiento es crear un estado civil para las personas que viven juntas, que no sería un matrimonio, pero sí una unión de convivencia que establezca ante la Ley los derechos y obligaciones derivados de la misma”.
Reiteró que su propuesta de legislar la Libre Convivencia es una iniciativa distinta a la de los “matrimonios” entre personas del mismo sexo: “No estamos pensando en matrimonio, nosotros creemos que esta iniciativa está completa y cubre el tema de igualdad, pues da la posibilidad, a distintas parejas, de elegir entre distintas figuras, no necesariamente el matrimonio. Ahorita, en este momento, el planteamiento fundamental es la Ley de Libre Convivencia, y creemos que tiene muchas ventajas para apoyar a distintos tipos de familias que existen en Jalisco”.
Hasta aquí vista, la Iniciativa pudiera parecer generosa, excepto que en el discurso mediático y en la redacción del documento mismo no está planteada la Iniciativa tal como la “vende” el Diputado del Partido de la Revolución Democrática.
A este respeto, platicó con Semanario el Doctor Rodrigo Soto Morales, Abogado, Filósofo y Catedrático en Derecho por la Universidad Panamericana.

El tema de la igualdad

La batalla jurídica está perdida: “El discurso de la igualdad es necesario, pero si se discute sólo en el ámbito jurídico, pierde su identidad, pues lo que el Derecho ha hecho desde hace siglos, es tratar de eliminar la conflictividad que existe en una comunidad política.
“En este caso, con esta Iniciativa y con las nuevas Leyes que se desea aprobar, es al contrario, pues el Derecho entra en conflicto, afirmó el Doctor Rodrigo Soto, y añadió: “El Derecho establece relaciones del hombre con la Naturaleza. Pero eso es un segundo momento; el primer momento, es la reflexión”.
En el sentido estricto, desde el Derecho, podríamos comprobar que no somos iguales: “Simplemente, usted y yo no nos parecemos; yo tengo barba; nuestro tono de voz es distinto, etc. Basta asomarse por la ventana y ver que la realidad es un conjunto complejo de diferentes seres que perduran. Por eso, el discurso de la igualdad sí es necesario, pues lo que sí es igual no es algo natural solamente, sino algo más profundo, que es lo que llamamos dignidad, que es algo que se manifiesta sólo con la relación con los demás”.

Afirmó el Académico que los homosexuales tienen un legítimo reclamo de igual dignidad, e incluso la Iglesia defiende este derecho: “Son hijos de Dios y merecen ir al Cielo”.
La verdadera pregunta ante todo esto, advirtió el entrevistado, es ver si el Estado tiene que atender los reclamos preferenciales de ciertos grupos, sin ningún tipo de mediación racional y de forma inmediata: “En este sentido, lejos de eliminar el conflicto, lo está generando. Está comprobado en la Historia de la Humanidad que ha habido Leyes inicuas e injustas. Sólo racionalizando logramos entender cuando una Ley no es justa”.

Aunque el Diputado perredista Enrique Velázquez habla (mediáticamente) de proteger a las “distintas familias”, en la “Exposición de motivos” enfatiza claramente el “derecho a la preferencia sexual” y, de hecho, solamente incluye un “consorcio de dos”, por lo que no arropa las otras situaciones familiares que supuestamente la Iniciativa contempla.

El caso de una Ley de Libre Convivencia

Si el objetivo de esta Iniciativa es presentar que unas personas con una determinada preferencia sexual puedan desplegar esta preferencia de una manera más pública y, en el fondo, sin ningún remordimiento de conciencia social, sería entonces una Ley con dedicatoria particular para una minoría; y una característica de las Leyes es que tienen que ser pensadas en la generalidad. De inicio, pues, sería una Ley con un punto de partida no justo, pues atendería a intereses de grupo, aseveró categórico el Doctor Soto.
Las minorías tienen derechos, siempre cuando sean derechos que compartan con las mayorías. Cuando se habla de derechos de minorías es cuando se descuidan los derechos básicos que las mayorías tienen y ellos no. “En este punto es cuando la cosa se pone compleja, pues cuando dicen: ‘Nosotros tenemos derecho al matrimonio’, yo les digo que el Matrimonio no es un título, es un don. Estamos hablando de una institución social que ya goza de naturaleza propia, probada a lo largo de milenios, y que sólo se constituye aportando dos distintas naturalezas, masculina y femenina, y así se ha ido sedimentando a lo largo de los siglos. Tiene un peso específico social y político propio -el Estado no hizo al Matrimonio-. Es este peso que el Derecho ha recogido y arropado con Leyes”
Entonces, cuando se reclama este “derecho”, so pretexto de igual dignidad, “ya hay un choque de autonomías: la propia de la dignidad de la persona, y la de la institución que tiene un corte natural”.

Los límites del Derecho

“El Derecho sirve al fenómeno político y social; por ello, el problema no es jurídico. Como hemos visto en regímenes totalitarios, sirve a quien tiene el poder. ¿La Corte puede equivocarse? Por supuesto. Las interpretaciones de la Corte varían en función del poder en turno. Allí se puede ver cómo el Derecho tiene límites. Sin embargo, existe un basamento humano natural; es decir, el Derecho Natural. El fenómeno de ser personas establece los límites para no caer en injusticias”.

Alteración del lenguaje

(12052011)Breve historia de abuelos y nietosLo hacemos bien manejando el lenguaje, continuó el Doctor Rodrigo: “Cuando tú no puedes alterar el ser de las cosas, lo que debes alterar es cómo referirte a ellas. Porque entonces, al cambiar el significado de las cosas, alteras los conceptos y, por lo tanto, generas nuevas ideas al respecto”.
Ahora, si las Leyes de Convivencia no tocan el Matrimonio y sus atributos como piedra angular para la familia, sería una figura que ayudaría a proteger otras situaciones de convivencia que no se reducen tampoco única y exclusivamente a la situación homosexual.
“Entonces -aclaró el Jurisperito- “sería interesante pensar, por ejemplo, en una fraternidad sacerdotal, en una comunidad religiosa, en un monasterio, donde se pueda administrar un patrimonio y heredarse a otros Superiores y acceder a todos estos beneficios que ellos defienden. Y lo mismo puede decirse de un grupo de hermanos huérfanos que se apoyan entre ellos; en este sentido, sí podrían constituir una Sociedad de Convivencia Temporal”.
Sin embargo, para garantizar esto, no es necesario instituir un nuevo estado civil: “No es necesario crear tal; basta con crear Leyes Administrativas que protejan estas realidades; sólo que la Iniciativa perredista está muy limitada, pues habla de un consorcio de dos, por lo que claramente se refiere solamente a la pareja homosexual y no arropa las otras situaciones de que hablábamos”.

•“Si la Iniciativa prospera tal como está, se tratará de un acto de agresión de esas minorías al intentar imponer a las mayorías su propia conciencia”.

•“La Política está por encima del Derecho, entendida no como Partidos Políticos, sino como la Ciencia de buscar y obtener el Bien Común”.

•“Yo sí quisiera ver esta Ley como un dique que proteja al Matrimonio, pero que no dé pie ni al ‘matrimonio’ homosexual ni a las adopciones por parte de ellos”.

•“Yo creo que muchos homosexuales de buena fe, sin saberlo, son parte de una campaña de mercadotecnia de grandes transnacionales, muy estudiada, que ha de redituar en ventas millonarias”.

•“El poder ahora es ideológico, a través de los Medios de Comunicación, que a su vez están al servicio de empresas que, finalmente, lo que quieren es vender”.

•“Entre menos leamos y menos pensemos, seremos mucho más susceptibles a los argumentos sentimentalistas”.

Toda una estrategia gradual

MP900430788Es verdad que en el lobby gay existe la estrategia de la gradualidad, aunque no tanto jurídica, sino ante todo ideológica. ¿A qué se refiere la gradualidad? Al hecho de comenzar promoviendo realidades, derechos, para después dar paso a otros beneficios: “Los mejores aliados de esto han sido la Televisión y la industria del entretenimiento, porque es por donde se sensibilizan las mentes de los ciudadanos.
“Cuando insistes, en tu exposición de motivos, en el enfoque sexual, aquí mismo se está hablando ya de lo que pretendes. No es, entonces, una Ley que busque proteger la convivencia de personas en diversas situaciones familiares, sino que trae dedicatoria para una minoría muy específica. Eso la hace una propuesta incompleta, por defecto”.
La Iniciativa se presentó en abril; se encuentra en estudio de Comisiones Legislativas y probablemente se resuelva en agosto. “Yo propondría que se estudiara con más calma, pues no veo la urgencia. Yo esperaría una ampliación de la Ley a otros fenómenos y un cambio en la exposición de motivos que sea más clara, que se remita menos a los estatutos internacionales y menos al fenómeno de la convivencia homosexual; que legitime y proteja de forma administrativa otras manifestaciones de convivencia humana, sin que sea un estado civil”.

Desaparecen los límites

“La pregunta es, si entonces cualquier límite que pone el Derecho debe de ser transgredido por un interés de grupo, incluso de mayoría, so pretexto de igualdad”. Haciéndolo así, desaparecen los límites en lo absoluto, aseveró el Abogado entrevistado.
“Si juntamos una mayoría que tenga preferencia por las relaciones incestuosas, porque es una preferencia legítima, porque hemos crecido juntos bajo un mismo techo familiar y ahora con la ciencia biomédica podemos evitar problemas degenerativos, entonces, ¿por qué no dar entrada a estas relaciones? Y si yo tengo la capacidad económica de mantener una familia poligámica, ¿por qué no? Démosle entrada, porque si no, me estarás limitando en mi preferencia”.

Lo importante es volver a pensar

El Jurisconsulto y Catedrático de la Universidad Panamericana recomendó que todos debemos hacer este ejercicio: “Cuando nos propongan algo afirmativamente, tendremos qué pensarlo y confrontarlo con la realidad, y la realidad de las instituciones sociales sólo se demuestra con su historia a lo largo de los años”.
A cambio, lo que hacen muchos loobys es inhibir esa capacidad de reflexión con el sentimiento: “Cuando la discusión va en el sentido de que es el amor lo que los mueve, que es el cariño que hay entre ellos, entonces se pierde el razonamiento. Sobre todo porque en estos tiempos se da mucho énfasis en que cada quien puede y debe hacer lo que quiera, lograr sus sueños, para ser feliz. La reflexión iría en este sentido: ¿Realmente en la vida puedo y debo hacer todo lo que yo quiero? Porque, en todo caso, si no hago lo que quiero, sería infeliz. Darle la vuelta a la pregunta, sería: ¿Puedo ser feliz aun cuando no haga todo lo que quiero? Yo creo que sí. Un papá puede renunciar a su tiempo de ver futbol para atender a su hijo; y esa renuncia, ¿le imposibilita para la felicidad? No, porque hace lo que debe hacer; entonces, obtendrá una felicidad más duradera que lo que el impulso inicial le proponía. El cumplimiento del propio deber también ofrece felicidad, y más duradera.
“Sólo el diálogo y la lectura, la reflexión pausada y reposada, nos ayudarán a escapar de esta vorágine que implica la ‘revolución multimedia’ que nos conduce a un pensamiento ligero que se caracteriza por lo efímero, lo cambiante; en suma, lo inestable”.

Un caso de conveniencia política

“Claro que quien ganará más reflectores por esto será el propio PRD, tiene un claro botín político al proponer esta Iniciativa. Los demás partidos que ya tienen una tendencia clara como Movimiento Ciudadano o hasta el Partido Acción Nacional no tiene tanto interés, pero el PRD no tiene nada, por lo que esto le da una sonoridad que de otra forma no tendría.
“Ya quisiera yo que este Partido gastara ese tiempo en otras iniciativas más coyunturales. Mi propuesta para ellos es que sean más creativos, no ir por los tópicos de moda, sino a los temas concretos de las reales necesidades de Jalisco”.

HABLAR CLARO

Finalmente, el Dr. Soto Morales quiso concluir con un llamado a los cristianos ante este tema que a todos interesa:
“Primero: el cristiano no puede renunciar a la Verdad, pues si lo hace, renuncia al Bien. Por eso, al enemigo lo llamamos el Padre de la Mentira. Por lo tanto, la primera invitación es a pensar, porque el cristiano no puede renunciar a pensar. Implica contemplar la realidad; y en este mundo multimedia, la primera facultad que estamos perdiendo es ésta, y el cristiano no sólo piensa con la cabeza, sino también con el corazón.
“Segundo: no hay que juzgar a las personas, lo cual no quiere decir que hay que complacer a todos. Dijo Aristóteles: ‘Soy amigo de Platón, pero soy más amigo de la verdad’. No podemos pactar con la mentira; tenemos la obligación de decir las cosas como son; por eso, el Papa nos está hablando continuamente de la Verdad, nos está poniendo a San Francisco como modelo; la persona está por encima de las cosas. Además, nos invita a ser humildes, pues la gran mentira en la que solemos caer es la soberbia.
“Tercero: es necesario convencerse de que la mejor empresa que puede hacer un hombre en su vida es formar y conservar su familia, porque para el cristiano la familia es una Iglesia Doméstica; debemos ser familias que no renuncien a la verdad, que no renuncien a la oración y que no pacten con la mentira. Además, es en el hogar donde se habla con claridad de estos temas, pues la familia cristiana está en medio de un mundo hostil al que no puede volverle la espalda; al contrario, tiene que ser como un pequeño bastión, pequeña célula purificadora.
“Cuarto: se requiere hablar con la gente acerca del tema; hay que leer, estudiar, no sólo juzgar. No hay que segregar a los diferentes ni faltarles a la caridad, pero también hay que hablar claro y ser reflexivos. Es menester ejercer nuestro derecho a hablar. Cuando so pretexto de no discriminar, alguien quiere imponerse sobre la conciencia de los demás, hay que levantar la voz y protestar.
“Finalmente: los cristianos en la Política y en los Medios. Las cosas están como están porque hemos renunciado a participar en estos rubros, por lo que no debemos asombrarnos de que todo esto se nos haya venido encima ahora. Que haya apertura, sí; tolerancia, sí; no discriminación, también de acuerdo, pero sin que renunciemos a la defensa de la verdad”.

Rodrigo Soto Morales

Rodrigo SotoEs Abogado y Doctor en Filosofía. Desde hace más de 15 años combina el ejercicio práctico de la profesión con tareas académicas y de investigación.
Sus materias de enfoque son Litigio Civil y Mercantil, Medios Alternativos de Solución de Controversias (Arbitraje, Mediación y Negociación), y más recientemente, Derecho Aeronáutico y de las Comunicaciones. Académicamente se ha enfocado en la Filosofía del Derecho y la Filosofía Política. Ha sido Coordinador General de la Licenciatura en Derecho, de la Universidad Panamericana.

 

Más reflexiones del Doctor Soto:
http://rsotomorales.net

Por el bien de la célula de la Sociedad y de la Iglesia
Preservando el bienestar integral de la familia

En todo momento y bajo cualquier circunstancia, como ciudadanos responsables, tenemos que defender y conservar el valor y la fuerza que la familia tiene en la Sociedad.

Dulce Natalia Romero Cruz

IMG 0929En entrevista con el Presbítero Daniel Guadalupe Jiménez Cortez, Licenciado en Derecho Canónico y Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico de nuestra Arquidiócesis, aseguró que para hablar de una “sociedad de libre convivencia”, primero se debe saber cuál es el hacer y quehacer de la familia, institución que se ve atacada ante ciertas propuestas de Ley que disfrazan el bienestar de la Sociedad.
“La familia es una institución por naturaleza; es la comunidad cuyos lazos son de carácter natural y no meramente convencional. Es una relación natural, cuyos vínculos van a llevar a la realización de la persona.
“Rescatar el valor de la familia como la célula madre, célula de la Sociedad y de la Iglesia, es rescatar no algo que puede manipularse, sino algo que es estable. Cuando queremos equipararla o compararla con sociedades de convivencia, le estamos quitando crédito a la célula de la cual todos hemos nacido, y en la cual vamos a realizarnos”.

Algo para siempre

El Padre Jiménez Cortez explicó que la familia “es una institución natural, no una realidad meramente convencional. Por natural no debe entenderse que sea algo espontáneo, en el sentido meramente naturalista, sino aquello que es conveniente a la dignidad de la persona humana. Mas, cuando se habla de libre convivencia, no hablamos de algo natural, sino de algo provocado, y no se menciona la dignidad de la persona humana.
“Así pues, cuando se propone una Ley de este tenor, lo que se está promoviendo es algo meramente político. ¿Por qué? Porque se está introduciendo el positivismo, dando a entender que la Ley se puede manipular e imponer. Y se está imponiendo ante una institución natural, como lo es la familia”.
Aseguró también que “cuando se habla de libre convivencia, esto no tiene razón de ser porque ese término de ‘libre’ no se refiere a la estabilidad, sino más bien a algo convencional. La familia, siempre y en todas las legislaciones del mundo, ha tenido su valor, y por eso se ha dicho que el estado civil es la condición jurídica que tiene el individuo en relación a la familia, ya sea padre, hermano, hijo, suegro, etc.; siempre en relación a la familia, porque es lo digno para la persona humana. En todas las Constituciones así es; en la Teoría General del Derecho, el estado civil se define como la condición jurídica de la persona en relación a la familia”.

“Que no nos confundan, que por el solo hecho de que sientan una tendencia o una determinada preferencia ya tienen que reconocerse legalmente, no es verdad, porque olvidan que una preferencia es espontánea, por lo cual es también temporal, y la Ley debe ser sólida, pues, de otra manera, se está poniendo en riesgo la estabilidad de la Sociedad”.

Un gran daño

Dejó en claro el Sacerdote Especialista que “cuando se está proponiendo una Ley para elevar una sociedad de convivencia a estado civil, en primer lugar ya no va en relación a la familia, porque no hace referencia en el sentido de que ¿con quién, para qué, por qué?, sino que, simplemente, se vuelve un contrato. No es importante, porque la realidad familia y persona, en su dignidad, ya están por la Ley amparados y se les garantizan sus derechos y deberes”.
Luego hizo un atento llamado a la ciudadanía: “Tenemos que levantar la voz y decir que no es digno que se le dé una facultad legal a esta convivencia, porque si quieren hacer una asociación o un trato, no es necesario que lo equiparen a la familia; basta que hagan un contrato. Es importante entender que se están tratando conceptos ambiguos. No porque una minoría tenga interés en una libre convivencia quiere decir que eso sea lo correcto. Si bien es cierto que se está dando este fenómeno, sí es importante atenderlo y entenderlo, mas no solamente legislarlo”.
Concluyó, el Vicario Judicial, asegurando que para refutar este tipo de propuestas se debe seguir trabajando desde el orden civil y eclesiástico, para que cada persona conozca sus derechos y sus deberes, para que procure que se garanticen, “porque si no los conocen, les van a proponer Leyes nuevas que en verdad ya existen, y van a dejarse deslumbrar, pero sin mejorar la relación entre los que formamos la Sociedad”.
También señaló que la Iglesia trató ampliamente el tema en la pasada Asamblea Diocesana, donde se concluyó que falta formar a la familia; que no basta con informarla, sino que tiene que recibir formación constante y consciente, con elementos suficientes para que valore su ser, su quehacer y su trascendencia como Iglesia Doméstica que es.

¿La Ley discrimina?

El Artículo 4º de la Constitución Mexicana menciona: “El varón y la mujer son iguales ante la Ley. Ésta protegerá la organización y el desarrollo de la familia.
…Toda persona tiene derecho a decidir de manera libre, responsable e informada sobre el número y el esparcimiento de sus hijos… Toda persona tiene derecho a la alimentación nutritiva, suficiente y de calidad; el Estado lo garantizará.
Toda persona tiene derecho a la protección de la salud. La Ley definirá las bases y modalidades para el acceso a los servicios de salud y establecerá la concurrencia de la Federación y las Entidades Federativas en materia de salubridad general, conforme a lo que dispone la Fracción 16ª del Artículo 73 de la Constitución Mexicana”.
“La Ley no discrimina porque estipula que hay varón y hay mujer. Nunca habla de discriminar por preferencias, y si realmente no queremos discriminación, tendríamos que pensar en las personas a las que no se les aplica adecuadamente la Ley. ¿Cuántas personas hay con derecho a la salud, a la alimentación y a la educación y no se les garantiza?”, cuestionó el Vicario Judicial de la Arquidiócesis.

fuente: semanario.com.mx

No te compliqes, maneja los sentimientos a tu favor


Publicado en web el 29 de Noviembre, 2012

Nuevo libro de Lupita Venegas

Años de terapias y de apoyo a las familias, motivaron a la autora a escribir este libro, que tiene la finalidad de ayudar a las personas a manejar sus emociones en su propio beneficio.

Mónica Livier Alcalá Gómez

Después de 27 años de consulta privada, Lupita Venegas Leiva pudo detectar que el origen de todos los conflictos emocionales y de relaciones humanas está en cómo interpreta cada persona la realidad; es decir, cómo maneja sus sentimientos: “La forma en que alguien se cuente su realidad a sí mismo, afecta sus sentimientos. Por ejemplo, puedo tener un hijo enfermo y verlo como un castigo de Dios o verlo como alguien especial, un regalo de Dios. Ambas visiones afectan nuestros sentimientos; uno de forma negativa, y otro, positiva”, compartió para Semanario.

Antes de cada sentimiento hay un pensamiento

Lupita Venegas hizo notar que, como máxima del libro, podrá encontrarse que para sentir algo, primero hay que pensarlo; por lo tanto, ella quiera invitar a las personas a pensar de modo diferente: “El libro presenta siete claves para manejar tus sentimientos a tu favor. Todos vamos por la vida con sentimientos que nos acompañan, y hay que permitirles vivir. Sin embargo, es necesario explicarnos la realidad del modo más positivo posible”.
“Detrás de todo esto, puede adoptarse una visión de Fe, afirmó la autora, pues existe un Dios que ama y que quiere lo mejor para cada uno; Él sabe lo que conviene a cada persona y sabe sacar bienes de los males: Quiero llevar a la mente de todas las personas que todo lo que sucede es para bien de los que aman al Señor. Puede ser que en este momento haya una dificultad en mi vida, pero voy a enfrentarla de tal manera que yo saque frutos, crezca y sea feliz, incluso en medio de mis problemas”.

Gánese el Libro
“¡No te compliques!”,
de Lupita Venegas
Las dos primeras personas que llamen para decirnos los Títulos de los tres últimos temas de la Sección “Desde el corazón”, (ediciones 823 a la 825)
de Semanario, podrán
obtener este libro.
Centro Católico
de Comunicaciones:
30-02-64-70.

El primero de una colección

La también Conferencista aclaró que este libro es el primero de una Colección “de bolsillo” que pretende editar precisamente para ayudar a las personas a superarse en el día a día. Serán ediciones prácticas, sencillas, pero con mucho contenido y sugerencias de superación personal.
“Son ideas muy simples y fáciles de llevar a la acción. Por ejemplo, una de las claves que presento es cómo eliminar ideas tóxicas; tú siempre puedes decidir qué pensamientos se quedan en tu mente y cuáles eliminas. Otra muy interesante es: si ves que alguien hace algo bien, felicítalo; si hace mal, analízate. Es importante, porque no es bueno estar interpretando las acciones de los demás. Muchas veces puedo pensar que el otro tiene malas intenciones”. Lupita deduce que si uno interpreta, va a sufrir mucho, por lo que es mejor analizarse uno mismo cuando note intenciones o actitudes negativas en los demás.
“Yo los invito a ser felices, pues la felicidad no está en las circunstancias. Pongo de ejemplo en mi libro a Jessica Cox, una mujer que no tiene brazos, o gente que podríamos decir que no tiene las circunstancias ideales, pero que es muy feliz”.

Ser positivos no es un autoengaño

En la última parte de su obra, la escritora se hace esta pregunta: Analizar todo de manera positiva, ¿no es autoengañarse? Y es aquí donde plantea la cosmovisión cristiana: “Cuando examinas cada situación en tu vida, te das cuenta de que Dios lo permite y, finalmente, es algo que te conviene, es un peldaño para superarte y ser mejor… Si tenemos problemas, ¡benditos problemas, nacimos para resolverlos!
La clave está en recordar que existe un Dios que ama a cada uno y que es infinitamente más Sabio que yo: Yo no me dirijo a Dios como a alguien lejano, sino como Padre. Nuestra Fe a eso nos invita, a sentirnos hijos de un Padre amoroso que nos cuida y nos protege”.
Finalmente, Venegas Leiva dijo sentirse motivada: “La más grande satisfacción que podemos tener los padres es ver que nuestros hijos son hombres y mujeres de Bien; que pueden ser ciudadanos del Cielo. Mis hijas han aprendido todos estos conceptos a lo largo de nuestra vida y saben manejar sus sentimientos a su favor. Por lo tanto, les pedí escribir el Prólogo de mi libro, y eso es algo muy hermoso, pues permite hacer equipo en familia. Sé que cuento siempre con ellos -mis dos hijas y mi hijo- y, por supuesto, con mi esposo, de quienes recibo tanto cariño, tanto apoyo, que me facilita hacer mucho por los demás”.

El libro de Lupita Venegas puede adquirirse en Librerías de prestigio o en Valora, A.C.:
Isla Sazán # 3164 Col. Villa Vicente Guerrero, Sector Juárez.
Teléfono: 31243929 y 33434992
Lunes a Viernes, de las 8 a las 14 Hrs., y de las 16 a las 19 Hrs.
Sábados, de las 9 a las 14 Hrs.

semanario.com.mx

La Fe es un desafío a la muerte


Publicado en web el 25 de Octubre, 2012

Día de los Fieles Difuntos
Siempre es necesario prepararse para la muerte

Mónica Livier Alcalá Gómez

andrea1Enterrar a los difuntos ha sido considerado siempre un acto de caridad y civilidad humana. Con el paso del tiempo, el hombre dedicó espacios concretos para sepultar a sus muertos.
Con la llegada del Cristianismo, en los pueblos y ciudades se acondicionaron los panteones en el atrio de los templos. En aquella época se tenía la costumbre de enterrar a los muertos en un lugar “santo”; estos sitios eran los atrios e incluso el interior de las iglesias. Tras varias centurias, las Autoridades Eclesiásticas consideraron que sepultar los cadáveres en el interior del templo no era digno, por ser un lugar sagrado y reservado al culto, así como impropio, debido al proceso natural de descomposición.
Fue así que se crearon los primeros cementerios fuera de las poblaciones, aunque hoy en día son prácticamente insuficientes; por esta situación, curiosamente, se ha regresado a los templos como lugar de última morada para muchos difuntos, ya que en algunas comunidades, han venido adaptándose nichos para el alojamiento de restos áridos y cenizas.
Con todo, no es una situación sencilla, pues se trata de todo un procedimiento legal para que un templo logre los permisos correspondientes, aseguró el Padre Daniel Hernández Rosales, Auxiliar de Economía de la Curia Diocesana y Capellán de Santa María de Gracia: “El nombre legal de esos espacios es: ‘Columbarios para Nichos para Depósitos de Huesos Áridos y Cenizas’, aunque en la realidad, en los templos sólo se admiten las cenizas de los fieles difuntos”.
El Sacerdote aclaró que, por ser muchos de los templos Propiedad Federal, se otorga un “Derecho de uso” a quien adquiera un nicho, aunque no es como tal el dueño de la propiedad, pues ésta pertenece al Gobierno: “El mismo caso es en los templos que no son Propiedad Federal, sino de la Iglesia Diocesana. Como tal, la Iglesia no puede vender parte de su propia estructura, así que también proporciona Derechos de Uso, aunque pueden ser a perpetuidad”.

No entorpecer la dignidad del templo

CIMG1083Si bien no se dispone del dato exacto de las comunidades que cuentan con nichos, cada vez son más, por la necesidad de sitios para sepultar a sus difuntos: “Sin embargo, es importante mencionar que todo templo que quiera construir nichos en su espacio, debe tener el aval de la Comisión Diocesana de Arte Sacro, la cual da la garantía de la construcción, pues también se busca la estética del lugar”.
Ante el hecho de que dentro de muchos espacios consagrados se edifican los columbarios, el Padre Daniel dejó en claro que debe buscarse siempre que sea un lugar que no interrumpa ni distraiga la atención de lo central, es decir el Altar: “Los templos están hechos para la celebración litúrgica, no para llenarlos de restos humanos; por ello es importante buscar un espacio que no entorpezca la celebración digna de la Eucaristía”.
Al momento se trabaja ya en un proyecto de reglamentación para estas construcciones desde la Comisión de Arte Sacro y la Curia Diocesana: “Las razones que aduce la gente para desear estos lugares en los templos son, específicamente, para tener más cerca al familiar y porque los panteones ya están saturados o resultan lejanos”.

Preparación a bien morir

Los servicios funerarios son cada vez más caros, y si se adquieren en el último momento, el importe se eleva. El costo aproximado oscila entre los 15 mil pesos y los 25 mil pesos o más. Por tanto, en algunas Parroquias se ha implementado una obra social llamada Mutual Parroquial de Difuntos, que pretende ofrecer estos servicios con calidad y a bajo costo: “En la Arquidiócesis este proyecto tiene ya bastantes años. Conozco, por ejemplo, una Parroquia que tiene más de 60 años proporcionando este servicio”.
El Padre Ecónomo recomendó, finalmente, que la mejor preparación a la muerte es llevar una vida recta en el amor a Dios y al prójimo, y esperar un final digno, lleno de esperanza: “Sabemos que la muerte nos llevará a la vida eterna en paz y tranquilidad con Dios. Una vida de Gracia es una buena preparación para la muerte”.
Por su parte, el Vicario General de la Arquidiócesis, Monseñor José Guadalupe Ramiro Valdés Sánchez, opinó que debe tenerse cuidado con las estructuras propias de los templos a la hora de construir nichos: “En el templo se da culto a la vida, no a la muerte. Hay incluso algunas Parroquias de gran belleza arquitectónica que han desmerecido por la construcción de los columbarios; debemos tener mucho cuidado con eso”.

Un ejemplo para otras mutuales

Estamos viviendo tiempos económicos difíciles y, ante esto, la Iglesia ha tratado de despertar conciencia en el aspecto social; en este caso, promoviendo una acción de caridad que cada día crece y se consolida en algunas comunidades de la Arquidiócesis de Guadalajara: las mencionadas Mutuales de Difuntos.
“Al comenzar el proyecto de la Mutual, quisimos basarnos en experiencias de otras Parroquias, por lo que revisamos muchos proyectos y estructuras. Con todo, nos dimos cuenta de que la mayoría son muy restringidas, tienen muchos ‘peros’. Por lo tanto, planeamos que por 500 pesos al año podríamos cubrir el funeral de una familia. Para ello logramos hacer un convenio con una empresa funeraria que tiene muy buena voluntad de servir, y que nos proporciona los servicios; de hecho, podríamos decir que la ganancia para esa empresa es poca, pero lo hace de todo corazón, como una manera de ayudar”, aseguró para Semanario, el señor Cura Ramón Gutiérrez Flores, Párroco de San Alfonso María de Ligorio, en San Pedro Tlaquepaque, quien a pesar de que apenas comienza este proyecto, ha obtenido buena respuesta y pretende ampliar la cobertura del servicio.
“La Iglesia ha promovido siempre las Mutuales de Difuntos; es una de sus obras sociales, y ojalá todas las Parroquias pudiéramos promoverla”.

Una oportunidad para la caridad

Para lograr un buen servicio, el Párroco ha sugerido algunos requisitos básicos; por ejemplo, que la familia sea católica, formada por personas con buena actitud y buena voluntad; que tenga presente que ellos también, por medio de la Mutual, están haciendo una obra de caridad: “Un aspecto importante es que nos hemos ampliado a toda la ciudad. Habíamos pensado que sólo fuera en el territorio parroquial, pero vemos que la funeraria que nos hace el servicio está abierta a extenderlo. Obviamente, para esto vamos a tener reuniones anuales, y por supuesto, cuentas claras con quienes se asocien”.
El Padre Gutiérrez expresó que desearía que la Mutual de Difuntos de San Alfonso fuera un modelo de cómo promover la acción social en la comunidad, ayudando, sobre todo, a los más pobres:“Incluso en el espacio de columbarios tenemos algunos reservados para difuntos que no tienen quién se haga cargo de ellos. Desde la Mutual, también diseñamos su estructura para que sea una obra de caridad, por lo que dentro de la reglamentación se menciona que a las personas desamparadas que mueran en territorio de la Parroquia, se les proporcionará todo el servicio funerario gratuito”.

La última morada, cerca del templo

“Que los panteones están repletos es una realidad. Desde que yo llegué a San Alfonso, la gente me preguntaba si no haríamos nosotros nichos, ya que los templos de los alrededores los tenían. Además de la insistencia de la gente, vi que era también una necesidad. Y así, con el Equipo Básico, decidimos el mejor lugar para hacer los columbarios.
“Creo que es importante tener este servicio en la Parroquia, y nosotros lo manejamos de una forma sencilla: la familia tiene el derecho sobre ese lugar, pero la administración está a cargo de la Parroquia. Para muchos parroquianos es una oportunidad de venir más seguido a visitar a sus difuntos y, además, tener la gracia de ‘quedar’ en un espacio cerca del templo, donde continuamente se está ofreciendo el Santo Sacrificio del Altar”.

Es mejor prevenir

Finalmente, el Párroco hizo hincapié en la importancia de la prevención: “Quizás los ricos no necesitan de una Mutual de Difuntos ni tienen que preocuparse por los gastos funerarios que sufragará su familia -aunque muchos lo hacen-, pero los pobres o los que no tenemos tanto dinero debemos prever, no dejar estas cargas a la familia tras nuestro fallecimiento.
“Además, quiero invitar a toda la comunidad cristiana a no tener miedo de tratar el tema de la muerte; finalmente, es algo por lo que todos vamos a pasar; estemos, pues, preparados, sobre todo espiritualmente. En mi comunidad siempre insisto en que lo primero es estar en todo momento en gracia de Dios, porque no sabemos si el día de mañana viviremos. Segundo, debemos prevenir algunas cosas terrenales para no dejar problemas en la familia; por ejemplo, el testamento y, por supuesto, el servicio funerario y el lugar de nuestra última morada terrenal”.

El respeto a los muertos
(Catecismo de la Iglesia Católica)

2299 A los moribundos se han de prestar todas las atenciones necesarias para ayudarles a vivir sus últimos momentos en la dignidad y la paz. Serán ayudados por la oración de sus parientes, los cuales velarán para que los enfermos reciban a tiempo los Sacramentos que preparan para el encuentro con el Dios vivo.

2300 Los cuerpos de los difuntos deben ser tratados con respeto y caridad en la fe y la esperanza de la resurrección. Enterrar a los muertos es una obra de misericordia corporal (Cf Tb 1,16-18) que honra a los hijos de Dios, templos del Espíritu Santo.

2301 La autopsia de los cadáveres es admisible moralmente cuando hay razones de orden legal o de investigación científica. El don gratuito de órganos después de la muerte es legítimo y puede ser meritorio.
La Iglesia permite la incineración cuando con ella no se cuestiona la fe en la resurrección del cuerpo (Cf CIC, Can. 1176,3).

Si en Cristo la vida humana es un paso “de este mundo al Padre”, la hora de la muerte es el momento en el que este paso tiene lugar de manera concreta y definitiva… No hay que tener miedo de la muerte del cuerpo, pues es un sueño del que nos despertaremos un día… La auténtica muerte, de la que hay que tener miedo, es la del alma, llamada por el Apocalipsis “segunda muerte”. Quien muere en pecado mortal, sin arrepentimiento, cerrado en el orgulloso rechazo del amor de Dios, se autoexcluye del reino de la vida». -Benedicto XVI, 5 Noviembre, 2006

La dignidad del cuerpo del fallecido

cripta“El cuerpo es sagrado porque es templo del Espíritu Santo, y como tal, se le debe respeto, aun en el momento de su muerte”, afirmó Monseñor Ramiro Valdés Sánchez, Vicario General de la Arquidiócesis.
La Iglesia cree en la resurrección de los muertos y en la santidad del cuerpo humano, y lo demuestra en el cuidado que pone en preparar el cuerpo del fallecido para enterrarlo.
Es recomendación de la Iglesia que, si el cuerpo del difunto va a ser cremado, esto ocurra después de la Misa de Difunto, aunque también admite que, si por alguna causa especial el cuerpo del fenecido fue cremado justamente después de su fallecimiento, sus cenizas puedan ser llevadas al templo para la celebración de la liturgia del funeral.

Disposición final del cuerpo y las cenizas

Seguido de la Misa de Difunto, los restos mortales del fallecido tienen que ser reverentemente enterrados en una tumba o puestos en un mausoleo. La Iglesia enfatiza que lo que queda del cadáver cremado debe ser tratado con el mismo respeto dado al cuerpo; por tanto, las cenizas también tienen que ser enterradas o puestas en un nicho.
Si bien en México no existe una normativa particular sobre el esparcir las cenizas, por ejemplo en el mar, o incluirlas en joyería, pinturas, etc., sí hay recomendaciones al respecto, señalando como uso inapropiado de los restos mortales de un fiel católico esta práctica que podría considerarse más bien pagana, por lo que debe exhortarse a los fieles a no conservar en su casa las cenizas de los familiares, sino darles la sepultura acostumbrada, hasta que Dios haga resurgir de la tierra a aquellos que reposan allí y el mar restituya a los muertos” (Cfr. Ap 20, 13).

Tradición y convicción
Respeto a los restos humanos, en honor a lo que fueron

Cuerpos y cenizas deben ser tratados con dignidad y reposar en un lugar decoroso. Para recordarlos no necesitamos tener las cenizas a nuestro lado. Lo mejor que podemos hacer por nuestros fieles difuntos es orar por ellos.

Sonia Gabriela Ceja Ramírez

3106imagen-6494488-1“Cuando una persona fallece, sus restos mortales deben ser tratados con dignidad, señaló el Padre José Carmen Toriz Rentería, Moralista y Formador del Seminario de Guadalajara, porque, a nivel terrenal, el cuerpo es la manifestación de la persona, y el Concilio Vaticano II nos dice que la persona es una unidad de cuerpo y alma; cuando la persona muere, viene la separación total del alma y el cuerpo. En la tierra queda lo material y el alma se va al Cielo. En el Juicio Final, aun cuando uno haya sido juzgado particularmente, se va a ver claramente que los que ya están salvados van a quedar a la derecha, y los que no, a la izquierda. Así lo señala el Evangelio de San Mateo, en el que Jesús nos ilumina sobre cómo será el día del Juicio Final”.

Vivos y muertos, merecemos respeto

Respecto a la en ocasiones necesaria exhumación de cadáveres, el Padre Toriz señaló que cuando esto se requiere para alguna investigación o estudio, debe hacerse de manera respetuosa: “De igual manera, los cuerpos que no son reclamados, cuya identidad se desconoce y van a parar a la fosa común, también deben ser respetados porque todos somos dignos de ello”.
Una vez que los restos son exhumados, bien sea para un estudio o para colocar los restos áridos o cenizas en una urna, la Iglesia Católica no contempla que se lleve a cabo algún rito específico, pues éste “ya se realizó en el momento en que la persona fue sepultada”.
Incluso hombres y mujeres de Iglesia y que murieron en fama de santidad han tenido que ser exhumados, y en muchos casos, los cuerpos han sido encontrados incorruptos. “Cuando la Iglesia realiza una exhumación, existe todo un rito ante Autoridades Civiles y Eclesiásticas; cuando se encuentra un cuerpo que ha permanecido incorrupto por mucho tiempo y que va a ser exhibido para su veneración, se le debe dar un tratamiento científico especial a fin de que el aire y el medio ambiente no lo descompongan”.

¿Sepultar o incinerar?

IMG 8275“En una época se pensó que era mejor inhumar el cuerpo; es decir, enterrarlo, pero con el tiempo y a través de la reflexión teológica, se ha concluido que no existe un porqué, ya que nosotros mismos, en el Miércoles de Ceniza, cuando se inicia la Cuaresma, afirmamos que polvo somos y en polvo nos convertiremos, y la incineración es precisamente eso, convertir un cuerpo en polvo. Por otra parte, las cenizas ocupan un espacio menor al ser depositadas en columbarios o criptas; sin embargo, también hay que darles el debido cuidado; esto es, darles ‘cristiana sepultura’ y no arrojarlas al mar o esparcirlas sobre la tierra, sino depositarlas en un lugar especial. Tampoco deben permanecer en casa, porque el espíritu no ocupa un espacio y los restos merecen un lugar decoroso.
“En los templos, abundó el Padre Toriz, también Director Espiritual en el Seminario Mayor, se han construido criptas para darles a los difuntos ese lugar digno, y una vez que se depositan, ahí deben permanecer. No deben sacarse, y menos trasladar de un lugar a otro”.
Esto puede ser distinto cuando se trata de un Beato o Santo: “Una vez que se inicia el Proceso de Canonización, los restos son extraídos y colocados en un lugar accesible en el que cada quien, de manera privada, pueda ir a rezarles mientras son Siervos de Dios, y una vez que alcancen el reconocimiento de la santidad, podrán ser venerados públicamente”.
Cabe señalar que mediante la veneración de las reliquias se hace un reconocimiento de la santidad de vida, de la entrega de estos hombres y mujeres al ejercicio de las virtudes: “Esa pequeña parte del cuerpo de la persona debe recordarnos las virtudes, la sinceridad, la honestidad, la congruencia con que esa persona vivió entregada de manera total a Dios”.
Obviamente, no significa que como cristianos “adoremos” a los muertos, pues la Iglesia lo que conmemora el 2 de noviembre es a los Fieles Difuntos; es decir, a los cristianos que ya han fallecido.

El sentido cristiano del Altar de Muertos

Respecto a nuestras tradiciones sobre el culto a los muertos, el Padre Toriz Rentería explicó que es una costumbre prehispánica, pues para los pueblos indígenas, en la Luna Llena de noviembre concluía el ciclo de la cosecha del maíz; por tanto, ellos creían que en esa fecha los difuntos tenían permiso de volver a la Tierra, y por eso se les preparaba un recibimiento “con sus comidas favoritas y las cosas que a ellos les gustaban”.
Pese a ser una costumbre de origen pagano, los primeros evangelizadores en América buscaron darle un sentido cristiano. “Por ejemplo, las velas forman el camino que conduce hacia el encuentro con Dios y lo iluminan para que no se pierda. El agua nos recuerda el Bautismo y la Fe; la sal, es purificación y preservación del mal. Se pueden revisar los signos a la luz de la Fe. No debemos quedarnos con la idea de que vienen los difuntos, sino que debemos orar por su purificación. Podemos ir a Misa, ofrecer Rosarios, oraciones, para pedir que lleguen más pronto a Dios”.

Conmemoración de los Fieles Difuntos
Los elementos constitutivos de su Liturgia

Dr. Alberto Gutiérrez T. Formoso

Misa Exequial“En este día, dos de noviembre (dice el Martirologio Romano), la Conmemoración de Todos los Fieles Difuntos (nótense las mayúsculas), en la cual nuestra común y piadosa Madre, la Iglesia, después de haber honrado, con dignos loores, a todos los hijos suyos que tiene ya gozando en el Cielo, se esfuerza hoy por ayudar, con poderosos Sufragios, cerca de Cristo, su Esposo y Señor, a todos los que gimen en el Purgatorio, a fin de que cuanto antes se sumen a la sociedad de los moradores en la Ciudad Celestial” (Cfr. Dom Gaspar Lefebvre, O.S. B., ‘Misal Diario y Vesperal’, Pág. 1847)
Con motivo de la invitación especial para consignar la Conmemoración de los Fieles Difuntos, fecha que tan a pecho vive nuestro Pueblo de Dios en su piedad y actos cultuales, y con la información litúrgica específica que el Misal Diario y Vesperal del Padre Gaspar Lefebvre, Religioso Benedictino de insigne memoria como liturgista, y su acendrada piedad inmersa en la liturgia eclesial, nos permitimos redactar algunas ideas.
Dividiremos nuestras indicaciones en siete breves apartados que, espero, nutran, por su contenido bíblico y su estructura litúrgica, nuestra celebración.

Secuencia de los apartados

 Misas del Día de Difuntos, 2 de Noviembre: la Primera Misa cita el clásico: ‘Dales, Señor, el eterno descanso, alúmbreles la Luz eterna…’ Y cita al Salmo 64. / Sigue la Primera Epístola de San Pablo a los Corintios (V. 51-57) “Voy a proponeros un Misterio…” sobre la resurrección de los muertos. / Continúa el Evangelio de San Juan, Cap. V., 25-29.
La Segunda Misa se inspira en el Segundo Libro de los Macabeos, Cap. 12, y en el Evangelio de San Juan, en su Cap. VI, sobre el Pan de Vida.
La Tercera Misa nos presenta el texto del Apocalipsis y su visión 24, 13. Y cita también el Cap. VI de San Juan. ¡Luminoso!

 Los Salmos del Oficio de Entierro: Muy aleccionadores y de fuerte hondura teológica y aun lírica: ‘De profundis clamavi ad te, Domine…’ (Desde lo profundo clamé a Ti, Señor). Y el Salmo 50: ‘Miserere mei, Deus…’ (Ten misericordia de mí, Dios), más el Cántico del ‘Benedictus’ en boca de Zacarías, papá de San Juan Bautista.

 La Vigilia por los Difuntos: Se centra en los Salmos de los Nocturnos: el Quinto, el alma suspira por ver a Dios. El Sexto, el alma, turbada, pide perdón. El Séptimo, el alma espera en Dios porque Él es Justo… Las Lecturas son tomadas del Libro de Job: Cap. VII, 16-21 y Cap. X, 1-12.

 La Misa de Entierro: Toma la Primera Lectura de la Primera Epístola de San Pablo a los Tesalonicenses, Cap. IV, 13-18: ‘Respecto a los difuntos, no queremos dejarlos en ignorancia…’ E incluye la fuerte Secuencia del ‘Dies irae, dies illa…’, (Día de ira, día tremendo aquel), que convendría reflexionar con fe, esperanza y santo temor de Dios, don del Espíritu Santo. Y toma el Evangelio de San Juan, Cap. XI, cuando la resurrección de Lázaro. V. 21-27.

 La Misa ‘de Aniversario’: Retoma el Cap. 12 del Segundo Libro de los Macabeos: ‘pues si no esperase que los muertos habían de resucitar…” (Texto primordial en el Antiguo Testamento). Y el Evangelio de San Juan, Cap. VI, 37-40: ‘Todo lo que el Padre me da, vendrá a Mí. Y el que viene a Mí, no lo desecharé…’

 Misa cotidiana sobre difuntos especiales: Papas, Obispos, Sacerdotes; hermanos, parientes y bienhechores difuntos. Por los papás y mamás ya difuntos. Por un difunto citado.

 Los funerales de niños, infantes. (Con ornamento significativamente blanco): Escoge los Salmos 118, 149; el 23 y el 148. Llenos de alegría y esperanza. Se celebra la Misa de los Santos Ángeles, con Gloria.

—–Esperamos haber cumplido nuestra comisión, que se nutre e ilumina con los textos litúrgicos. Ojalá este espíritu de oración impregne nuestras manifestaciones, tan sentidas.

Cartón Exequias

Apariciones religiosas y señales de fe


fuente: semanario.com.mx

Publicado en web el 2 de Agosto, 2012

La Revelación pública es una sola
Prudencia y discernimiento, en caso

Imágenes de la Virgen de Guadalupe en árboles; rostros de Santos en panecillos; mensajes, locuciones, apariciones y otros fenómenos, llaman la atención de mucha gente que, dado el ritmo acelerado de vida y los problemas de la Sociedad, buscan algo “espiritual” en qué creer.

 

Mónica Livier Alcalá Gómez

RTR8H7H-jpg 194951

Es importante señalar, antes que nada, que la Revelación, con mayúscula, es una sola, y está contenida en las Sagradas Escrituras. Comprende todo el período en que Dios se manifestó a su Pueblo de Israel hasta la venida de Jesús y la muerte del último de los Apóstoles. Fue la Iglesia la que, por inspiración del Espíritu Santo, compiló los Libros bajo el criterio de su propia Tradición y de algunas reglas que después dieron origen a la Biblia.
Con todo, en el transcurso de la Historia, Dios, la Virgen María o algunos Santos se han revelado (así, con minúscula) a diferentes personas, en un contexto social específico, bajo circunstancias determinadas, para dar un mensaje no que complete la Revelación pública hecha por Dios, sino que ayude a los hombres a volver a Dios, sobre todo en momentos históricos de grandes crisis.
Esto lo refiere el propio Catecismo de la Iglesia Católica en su Número 67:
“Ayudar a los fieles a distinguir bien la Palabra de Dios, de las revelaciones privadas, cuya función no es la de ‘completar’ la Revelación definitiva de Cristo, sino la de ayudar a vivirla más plenamente en una cierta época de la Historia”.
El criterio de verdad de una revelación privada, como señalaba el Cardenal William Levada, anterior Prefectode la Congregación para la Doctrina de la Fe, será su orientación con respecto a Cristo: “Cuando nos aleja de Él, entonces no procede, ciertamente, del Espíritu Santo”.

Sólo una Revelación para nuestra salvación

“En la Iglesia, la palabra ‘revelación’, significa ‘recorrer un velo’; esto es, descubrir algo oculto. La Iglesia Católica, por tanto, se guía siempre por la Revelación pública que ha hecho Dios a través de la Biblia, la Tradición y el Magisterio”, afirmó Monseñor José Guadalupe Ramiro Valdés Sánchez, Vicario General de la Arquidiócesis de Guadalajara, en entrevista para Semanario.
“La fuente de la Revelación es la Palabra de Dios, manifestada por escrito en autores inspirados o en el Magisterio de la Iglesia, que ratifica los Libros que pertenecen a esta Revelación pública. Así pues, los Libros de la Biblia están autorizados por el reconocimiento que la Iglesia, en su Magisterio, ha expresado”, asentó el también Canónigo y Párroco del Sagrario Metropolitano.
De hecho, la Revelación, en un principio, se transmitió de forma verbal; la predicación de Cristo fue de viva voz a las multitudes, y algunos Apóstoles que la escucharon, transcribieron las palabras de Jesús en el Evangelio: “La Revelación pública de Dios en la Iglesia termina con el Libro del Apocalipsis, escrito por el Apóstol y Evangelista San Juan”.

Las verdaderas revelaciones privadas

Con todo, prosiguió el Vicario General, existen las revelaciones privadas de algunas personas que dicen haber recibido un mensaje o inspiración de Dios para que sea transmitido: “La Revelación pública merece nuestra completa adhesión; las revelaciones privadas, por el contrario, no son necesarias para nuestra salvación, pero pueden aprovechar para nuestra salud espiritual”.
El Vaticano, por medio de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ha emitido un Documento para normar criterios acerca de estas revelaciones privadas que, hoy en día, parecen ser tan constantes: “Estas revelaciones pueden atenderse y recibirse si son acordes y congruentes con la Revelación, pues Dios ya habló lo que era necesario para nuestra salvación. Ya no hay necesidad de preguntarle más a Él, pues contestaría que ya nos ha revelado todo en su Hijo, que es la Palabra Eterna del Padre”.
También resulta obligado y conveniente analizar si las personas que se dicen inspiradas realmente lo son o tienen alguna mala condición de salud mental o física, pues es fácil que alguien se ilusione y comience a expresar cosas que no son reales: “Puede la persona sentir que son verdaderas, pero en realidad no son objetivas”.
Las revelaciones o apariciones de la Santísima Virgen que ya están sancionadas y aprobadas por la Iglesia, como en el caso de Santa María de Guadalupe en El Tepeyac, las de Lourdes en Francia o de Fátima en Portugal, pueden ayudar al cristiano a mejorar su vida de fe, mas no tienen el valor de aquello que está expresado en la Biblia, en la Tradición Apostólica y en el Magisterio de la Iglesia, dejó en claro el entrevistado.

Dios sigue hablando

Monseñor Ramiro Valdés aseguró que Dios sigue hablando hoy en día a cada persona: “Si yo, escuchando o leyendo un pasaje de la Escritura, o meditando lecturas de correcta doctrina, siento que Dios me da un mensaje para mi vida, es una revelación de Dios para mí, para mejorar mi entorno o mi persona. Muchos Santos, de hecho, al escuchar la lectura del Evangelio, han sentido que aquello va dirigido a ellos, pues podría responder a una preocupación o pensamiento que tuvieran en ese momento”.
Admitió que no es fácil la investigación ni la autorización de revelaciones o apariciones privadas como tales: “Hemos llegado a una situación de duda, de inseguridad, que tenemos la necesidad de creer. A veces se le da más importancia a que en el puente de cierto camino ‘se dibujó’ una Virgen de Guadalupe, que a la Palabra de Dios. Eso es lo que demerita estas supuestas apariciones”.

Lo confiable y lo no tan confiable

Actualmente, en la Arquidiócesis de Guadalajara, apariciones, revelaciones, mensajes, que merezcan una aprobación segura y cierta, no existen; no hay ningún hecho que sea comprobable como una auténtica revelación privada o aparición de la Virgen o de algún Santo: “A veces, hay personas que se hacen la ilusión de que un día la Virgen les platica algo; otro día, es la Santísima Trinidad; otro, San Judas Tadeo, etc.; las hay, pero ello no es confiable”.
Con todo, el Canónigo Valdés Sánchez no duda de que determinadas devociones y escritos que pueden los fieles tener en sus manos sean honestos, aunque algunos se encuentran todavía pendientes de aprobación completa por parte del Vaticano; verbigracia, los escritos y mensajes de Luisa Picarreta y los Grupos de la Divina Voluntad o los de María Valtorta, que se han extendido por muchos Grupos y Asociaciones eclesiales.
No obstante, Semanario ha comprobado, por su cuenta, que ninguno de estos documentos ha sido totalmente aprobado por la Iglesia. De hecho, en el año 2003, la Arquidiócesis de Trani, lugar donde Luisa Picarreta vivió y murió, y a cuyo Arzobispo encomendó sus escritos la Congregación para la Doctrina de la Fe, concluyó, después de exhaustiva investigación, que tales escritos contienen material difícil, y que muchos de ellos incluso han sido mal interpretados por sus propios seguidores, lo que ha creado escándalo entre muchos fieles católicos, que atribuyen estos errores a la hoy Sierva de Dios.
Aun así, para algunos doctos teólogos, sus escritos sí contienen material que podría considerarse erróneo en la Doctrina, por lo que, aunque su Causa de Beatificación sigue abierta y está permitido pedir su intercesión y reconocer sus virtudes, los grupos de oración y promoción de sus escritos deben estar regulados siempre por el Ordinario (Obispo) del lugar, el cual proveerá un Asesor Diocesano para tales efectos, como de hecho ocurre en nuestra Arquidiócesis.
En cuanto a otras devociones más populares, como las supuestas apariciones de Medjugorje, todavía no tienen la aprobación de los Obispos de esa región ni del Papa. Tampoco se consideran válidas ni auténticas otras, como la de Nuestra Señora del Rosario del Pozo, alertó el señor Cura Valdés.

El discernimiento corresponde al fiel cristiano

Dado que la Iglesia Diocesana no puede, por prudencia y cantidad de casos, pronunciarse acerca de todas las revelaciones, apariciones, locuciones y mensajes, un fiel cristiano está moralmente obligado a allegarse una herramienta básica para discernir si aquello tiene o no origen divino. Monseñor Ramiro sugirió que, cuando una persona reciba información de alguien que asegure haber experimentado alguno de estos fenómenos sobrenaturales, se cerciore primero de si aquello tiene ya, al menos, la revisión de la Iglesia y, en caso de algún mensaje, si éste cuenta con un Imprimatur, una censura que afirme que aquello no está en contra de la fe: “Mientras no tenga de su Iglesia Diocesana o de la Iglesia Universal un visto bueno aprobatorio, no hay que darle más confianza de la que se merece”.
Además, claramente en algunos casos, puede notarse que esto ha sido provocado para obtener algún beneficio, incluso económico, por lo que dicho aspecto podría ser otra clave de discernimiento.
También, muchas personas pueden defender que aquella aparición o supuesta revelación ha acercado muchas almas a Dios, por más que vaya en franca desobediencia a la Iglesia. Al respecto, resulta obvio que, si están rechazando lo que Cristo estableció, ya van por mal camino: “No hay que emplear medios malos para fines buenos.
“Nuestro Señor Jesucristo, en su Evangelio, es la máxima Revelación de la Verdad, del Amor de Dios y de nuestra Salvación. Si ya tenemos los medios seguros para encaminarnos a Dios, entonces no tenemos por qué buscar nada fuera de este camino señalado por Cristo, pues Él aseguró que, quien lo sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida”. (Cfr. Jn 8,12).

No todo el que dice recibir revelaciones sobrenaturales las recibe realmente, ni todos los mensajes que se anuncian vienen necesariamente de Dios; muchos son producto de la imaginación de tales personas. Por eso hay que “discernir”; es decir, distinguir entre las que son auténticas y las que no lo son.

La tarea de discernir correctamente le corresponde a los fieles (guiados por el Magisterio de la Iglesia). Por lo tanto, no debe esperarse que sobre cada mensaje que circula se pronuncie oficialmente la Jerarquía de la Iglesia, sino que son los laicos quienes deben aprender a diferenciar lo verdadero de lo falso.

Una revelación privada nunca puede contradecir a la Biblia; es decir, a la Revelación pública.

Si algún mensaje de la Virgen, de los Santos o de quien fuere, contradice lo que enseña la Biblia, no puede jamás venir de Dios, porque Dios no puede contradecirse.

 

Normas sobre el modo de proceder en el discernimiento de presuntas apariciones y revelaciones

Hoy, más que en épocas anteriores, debido al auge de los Medios de Comunicación, sobre todo de la Internet, las noticias sobre apariciones se difunden con mayor facilidad y rapidez entre los fieles. Además, la oportunidad de viajar de un sitio a otro favorece que las peregrinaciones a lugares considerados “santos” sean más frecuentes. Así, la Autoridad Eclesiástica se ve precisada a discernir con mayor prontitud estos supuestos hechos sobrenaturales.
Por otra parte, la mentalidad actual exige un mayor rigor científico en estas investigaciones, por lo que es muy difícil emitir con celeridad los juicios con los que en el pasado se concluían las investigaciones sobre estas cuestiones.
Por tales razones, los Padres de la Congregación para la Doctrina de la Fe estimaron que debe ser seguida en esta materia la siguiente práctica: Cuando se tenga certeza de los hechos relativos a una presunta aparición o revelación, le corresponde, por oficio, a la Autoridad eclesiástica:
*Juzgar sobre el hecho según criterios positivos y negativos (que se enuncian a continuación).
*En caso de resultar favorable, permitir algunas manifestaciones públicas de culto o devoción y seguir vigilándolas con toda prudencia.
*Finalmente, a la luz del tiempo transcurrido y de la experiencia adquirida, si fuera el caso, emitir un juicio sobre la verdad y sobre el carácter sobrenatural del hecho.

Los criterios para juzgar, al menos con probabilidad, el carácter de presuntas apariciones o revelaciones, son:

Criterios Positivos:
*La certeza moral o siquiera una gran probabilidad acerca de la existencia del hecho, adquirida gracias a una investigación rigurosa.
*Circunstancias particulares relacionadas con la existencia y la naturaleza del hecho; es decir: Cualidades personales del o de los sujetos. Principalmente, equilibrio psíquico, honestidad, rectitud de vida, sinceridad y docilidad hacia la Autoridad Eclesiástica; capacidad para retornar a un régimen normal de fe, etc.
*Por lo que se refiere a la revelación, doctrina teológica y espiritual libre de error.
*Sana devoción y frutos espirituales abundantes y constantes (espíritu de oración, conversiones, testimonios de caridad, etc.).

Criterios negativos:
*Error manifiesto acerca del hecho.
*Errores doctrinales que se atribuyen al mismo Dios, a la Santísima Virgen María o a algún Santo, teniendo en cuenta, sin embargo, que el sujeto haya añadido -aun de modo inconsciente- elementos meramente humanos e incluso algún error de orden natural, a una verdadera revelación sobrenatural.
*Afán evidente de lucro, vinculado al mismo hecho.
*Actos gravemente inmorales cometidos por el sujeto o sus seguidores durante el hecho o con ocasión del mismo.
*Enfermedades psíquicas o tendencias psicópatas presentes en el sujeto, que hayan influido ciertamente en el presunto hecho sobrenatural; psicosis o histeria colectiva, u otras cosas de este género.

 

923755

 

Documentos iluminadores:

 

– Exhortación Apostólica Postsinodal Verbum Domini.
– Documento sobre la Divina Revelación, del Concilio Vaticano II.
– Normas sobre el modo de proceder en el discernimiento de presuntas apariciones y revelaciones, de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

 

elmilagro

 

Niñas españolas de la región de Garabandal quienes aseguraron que, tanto San Miguel Arcángel como la Virgen María, les revelaron algunos mensajes a partir del 18 de junio de 1961. Dichas apariciones no han sido sancionadas ni aceptadas por la Iglesia Católica.

 

1

 

Para la Salvación basta con la Revelación, tal como lo propone Nuestra Santa Madre Iglesia. No hay obligación alguna de creer u observar nada que en ella no esté contenido. Sin embargo, hay cosas pertenecientes a la religión que, sin ser esenciales, son útiles y recomendables para la vida espiritual, aunque no pertenezcan al ámbito de la Revelación pública y oficial, y es bueno difundirlas. Entre ellas, figuran las revelaciones privadas, que constituyen el género al que pertenecen las apariciones.

 

Sobre el modo de conducirse, de la Autoridad Eclesiástica

 

virgen-2El mismo Documento emitido por la Congregación para la Doctrina de la Fe da luces sobre el modo de proceder de la Autoridad en los casos de revelaciones y apariciones:
Con ocasión del presunto hecho sobrenatural, incumbe a la Autoridad Eclesiástica el grave deber de informarse y de vigilar con diligencia.
Teniendo en cuenta los criterios mencionados (Normas sobre el modo de proceder en el discernimiento de presuntas apariciones y revelaciones), la Autoridad Eclesiástica competente puede permitir o promover algunas formas de culto o devoción cuando los fieles lo soliciten legítimamente (encontrándose con los Pastores, y no movidos por un espíritu sectario).
027En razón de su oficio doctrinal y pastoral, la Autoridad puede intervenir motu proprio e incluso debe hacerlo en circunstancias graves; por ejemplo, corregir o prevenir abusos en el ejercicio del culto, para condenar doctrinar erróneas, evitar el peligro del falso misticismo o inconvenientes…
En los casos dudosos, que no amenacen en modo alguno el bien de la Iglesia, la Autoridad debe abstenerse de todo juicio o actuación directa (puede suceder que, pasado un tiempo, se olvide el hecho presuntamente sobrenatural); sin embargo, no abstenerse de vigilar que, si fuera necesario, pueda intervenirse pronto y prudentemente.

Sobre la Autoridad competente para intervenir:

*El deber de vigilar o intervenir compete, en primer lugar, al Ordinario del lugar.
*La Conferencia Episcopal, Regional o Nacional, puede intervenir en los siguientes casos:
*Cuando el Ordinario de la Diócesis, después de haber realizado lo que le compete, recurre a ella para discernir con mayor seguridad sobre la cuestión.
*Cuando la cuestión ha trascendido ya el ámbito nacional o regional, contando siempre con el consenso del Ordinario del lugar.
*La Sede Apostólica puede intervenir a petición del mismo Ordinario o de un grupo cualificado de fieles, o también directamente, en razón de la jurisdicción universal del Sumo Pontífice

El día que el cielo se tiñó de sangre


Publicado en web el 17 de Noviembre, 2011

VI Aniversario de la Beatificación de los Mártires Mexicanos

A seis años de este acontecimiento, que cimbró de alegría a la Arquidiócesis de Guadalajara por la Beatificación de Anacleto González Flores y Compañeros, rememoramos este evento único.

4bMónica Livier Alcalá Gómez

El Monumental Estadio Jalisco estaba repleto el domingo 20 de noviembre de 2005. Fieles de Guadalajara y de Diócesis vecinas abarrotaron este recinto, pero no para disfrutar de un evento deportivo, sino de un acontecimiento de fe: la Beatificación de diez laicos y tres sacerdotes, la mayor parte de ellos martirizados por odio al catolicismo durante la llamada “Guerra Cristera”.

Cabe mencionar que las visitas del Papa Juan Pablo II a México fueron momentos ideales para promover a los que, en aras de la libertad religiosa y sin intervenir en el conflicto armado, fueron asesinados por su fidelidad a la Iglesia. Fue así como Cristóbal Magallanes Jara y Sacerdotes Compañeros Mártires fueron canonizados por este inolvidable Pontífice en Roma, en mayo de 2000.

Pero también los laicos

La mayor parte de los canonizados fueron sacerdotes que entregaron su vida por sus comunidades y no quisieron abandonarlas, a pesar del peligro. Con todo, también existieron numerosos laicos que, desde sus trincheras profesionales y pastorales, defendieron la fe católica.

Por ello, Guadalajara recibió con gozo la noticia de la Beatificación de Anacleto González Flores y Compañeros Mártires, siendo mayor su alegría por la noticia de realizarla en esta ciudad, con la presencia del Cardenal José Saraiva Martins, Delegado del Papa Benedicto XVI, y entonces Titular de la Congregación para las Causas de los Santos.

Esa inolvidable tarde, en que el cielo se tiñó de rojo, preparado para el evento que se estaba celebrando, fue un momento de aplausos, lágrimas, emoción, y también de oración, para pedir desde ese día la intercesión de los nuevos Beatos.

4aSigue avanzando la causa de canonización

Tras once años de investigación y trabajo, comenzado desde 1994, a cargo del Postulador de esta Causa, Monseñor José Guadalupe Ramiro Valdés Sánchez, Vicario General de la Arquidiócesis de Guadalajara, tuvo finalmente sus frutos, precisamente en ese magno acontecimiento.

Con todo, la Causa para lograr que estos valientes Mártires sean reconocidos por la Iglesia Universal como Santos se encuentra aún estancada: “En estos momentos se están revisando varios casos, pero ninguno se ha aprobado todavía como milagro fehaciente para lograr la Canonización de estos Mártires”, confirmó Monseñor Ramiro Valdés, también Canónigo de la Iglesia Catedral.

El Vicario General exhortó, por lo tanto, a los fieles, a encomendarse a estos Beatos con confianza y devoción: “Pueden invocar a Anacleto González y Compañeros Mártires, o a cualquier otro Beato de ese grupo, pero siempre haciendo mención ´y Compañeros´, para así lograr la Canonización de todos”.

Cabe resaltar que en la Arquidiócesis se estudian, además, las Causas de otros candidatos a la Canonización que no pertenecen a este grupo beatificado el 20 de noviembre de 2005, por lo que es importante señalar, según el Padre Valdés, que se tiene que hacer una clara distinción entre los que tienen Causas aparte y los que están en grupo: “Con el fin de lograr la Canonización de todos, se les debe invocar en grupo. Los que no pertenecen a este grupo beatificado el mismo día, tendrán sus propias oraciones de petición de favores”.

¿Dónde se veneran sus restos?

Anacleto González y Miguel Gómez Loza,
en el Santuario de Guadalupe.
Ezequiel y Salvador Huerta, en la Parroquia del Dulce Nombre de Jesús.
Jorge y Ramón Vargas, en el Templo Parroquial de Ahualulco, su tierra natal.
Luis Padilla, en San José de Analco.
Luis Magaña, en Arandas.
El niño José Sánchez del Río, en Sahuayo,
Michoacán.
Otros más, están en Veracruz y Guanajuato.

¿Qué es un Beato?

El término Beato significa, literalmente, feliz (del latín beatus), o Bienaventurado, en un sentido más amplio, aludiendo a la creencia de que esa persona está ya gozando del Paraíso. La consideración de Beato constituye el tercer paso en el camino de la Canonización. El primero, es Siervo de Dios; el segundo, Venerable; el tercero, Beato, y el cuarto, Santo.
En la Causa de Canonización de un fiel, se desarrollan varios Procesos:
En primer lugar, se debe proceder a la Beatificación, que, a su vez -normalmente-, requiere dos Procesos: uno, de comprobación de virtudes heroicas, y otro por el que se declara probado que Dios ha obrado un milagro por intercesión del fiel que se pretende beatificar.
Una vez beatificado, para proceder a la Canonización ha de declararse probado un nuevo milagro por intercesión del Beato.

(Fuente: http://www.iuscanonicum.org).

Beatos Mártires Mexicanos
Hombres sencillos y de vida difícil

Anacleto GonzJosé Anacleto González Flores, Laico

Nació en Tepatitlán, Jalisco, el 13 de julio de 1888, en un ambiente de extrema pobreza. Hijo de un tejedor de rebozos, Valentín González Sánchez, y de María Flores Navarro. Fue el segundo de doce hermanos. Gracias a su madre, tuvo una buena educación religiosa.

En 1908 ingresó al Seminario Menor Auxiliar de San Juan de los Lagos, y en varias ocasiones suplió las ausencias del catedrático, ganándose el apodo de “Maistro Cleto”. Cuando comprendió que su vocación no era el Sacerdocio Ministerial, ingresó en la Escuela Libre de Leyes. Notable pedagogo, orador, catequista y líder social cristiano, se convirtió en paladín laico de los católicos de Guadalajara.

Escribió algunos libros, así como centenares de artículos periodísticos. En octubre de 1922 contrajo matrimonio con María Concepción Guerrero.

Muy fiel a su Prelado, el Arzobispo Francisco Orozco y Jiménez, propuso a los católicos la resistencia pacífica y civilizada a los ataques del Estado contra la Iglesia, por lo que constituyó la Unión Popular.

Alimentado con la oración y la comunión diaria, fortaleció su espíritu. En la madrugada del 1º de abril de 1927 fue aprehendido; lo trasladaron al Cuartel Colorado, donde le aplicaron torturas; le exigían revelar el paradero del Arzobispo de Guadalajara. Los verdugos, bajo las órdenes del General de División Jesús María Ferreira, descoyuntaron sus extremidades, le levantaron las plantas de los pies y, a golpes, le desencajaron un brazo. Antes de morir, perdonó al General y le aseguró que tendría un intercesor en su juicio ante Dios. El militar ordenó que lo traspasaran con el filo de una bayoneta calada.

Beato Luis Padilla 1José Dionisio Luis Padilla Gómez, Laico

Nació en Guadalajara el 9 de diciembre de 1899. Recibió una esmerada educación cristiana. En 1917 ingresó al Seminario Conciliar de Guadalajara, donde destacó por su conducta intachable; abandonó la institución en 1921.
Se dedicó a impartir clases a los pobres, sin retribución. Fue socio fundador y miembro activo de la Asociación Católica de la Juventud Mexicana, ACJM.

Al estallar la persecución del Estado contra la Iglesia Católica, Luis se afilió a la Unión Popular.
El día 1º de abril de 1927 fue acordonado su domicilio por el Ejército Federal, bajo las órdenes del General Ferreira, quien con lujo de fuerza ordenó el saqueo de la morada y la aprehensión de sus habitantes: además de Luis, su anciana madre y una hermana.

Luis fue remitido al Cuartel Colorado, soportando en el trayecto golpes y vejaciones. Más tarde, expresó su deseo de confesarse sacramentalmente; su compañero, Anacleto González Flores, lo confortó diciéndole: “Ya no es hora de confesarse, sino de pedir perdón y de perdonar. Es un Padre y no un Juez el que te espera. Tu misma sangre te purificará”. Ya en el paredón, mientras Luis, arrodillado, ofrecía su vida a Dios con ferviente oración, los verdugos descargaron sus armas sobre él.

Jorge Vargas Gonzalez7 327x410Jorge Ramón Vargas González, Laico

Nació en Ahualulco de Mercado, Jalisco, el 28 de septiembre de 1899. Fue el quinto de once hermanos. Siendo niño, su familia se trasladó a Guadalajara.

En 1926, ya empleado de la Compañía Hidroeléctrica, su hogar sirvió de refugio a sacerdotes perseguidos, como el Padre Lino Aguirre García, Párroco de Mexicaltzingo y después Obispo de Culiacán, Sinaloa. A finales de marzo de 1927, Anacleto González Flores llegó al hogar de los Vargas González.

En ese lugar los sorprendió la celada del 1º de abril. Todos fueron aprehendidos. Un mismo calabozo sirvió para alojar a tres de los Vargas González: Jorge, Ramón y Florentino, quien, por una orden de último momento, quedó libre.

Jorge se lamentó luego de no poder recibir la Comunión, siendo ese día viernes primero, pero su hermano Ramón le reconvino: “No temas, si morimos, nuestra sangre lavará nuestras culpas”.

Recibió la descarga del pelotón de fusilamiento con un Crucifijo en la mano, y ésta sobre su pecho. Durante el sepelio, cuando la madre de las víctimas estrechó en sus brazos a Florentino, le dijo: “¡Ay, hijo, qué cerca estuvo de ti la corona del martirio!; debes ser más bueno para merecerla”, mientras el papá exclamó: “Ahora sé que no es el pésame lo que deben darme, sino felicitarme porque tengo la dicha de tener dos hijos mártires”.

RamonVargasGonzalez1Ramón Vicente Vargas González, Laico

Nació también en Ahualulco el 22 de enero de 1905. Fue el séptimo de once hermanos. Tres notas lo distinguieron de ellos: el color rojo de su pelo, su elevada estatura y su jovialidad. Siguió los pasos de su padre al ingresar a la Escuela de Medicina, donde destacó por su camaradería y su clara identidad católica.

En cuanto pudo hacerlo, atendió gratuitamente la salud de los pobres. A los 22 años, recibió en su hogar, con responsabilidad subsidiaria, a Anacleto González Flores, quien advirtió sus cualidades.

La madrugada del 1º de abril de 1927, alguien azotó la puerta, y al entreabrirla, un nutrido grupo de policías se apoderó de la casa, la catearon y aprehendieron a sus ocupantes. Ramón mantuvo la calma, pese a su indignación.

Cuando supo que iba a morir, su hombría de bien y su esperanza cristiana le bastaron para unir su sacrificio al de Cristo. Para atenuar la cruel sentencia, el General Jesús María Ferreira ofreció dejar en libertad al menor de los hermanos Vargas González. El indulto correspondía a Ramón, pero cedió su lugar a Florentino. Antes de ser fusilado, flexionó los dedos de su mano diestra formando la señal de la Cruz.

Ezequiel-huerta-gutierrezJosé Luciano Ezequiel Huerta Gutiérrez, Laico

Nació en Magdalena, Jalisco, el 7 de enero de 1876. Esposo y padre ejemplar de numerosa familia; fue poseedor de una bien cultivada voz de tenor dramático. Muy devoto de la Sagrada Eucaristía, comulgaba con frecuencia. Muy caritativo.
Fue aprehendido la mañana del 2 de abril de 1927. Tenía dos hermanos Presbíteros: Eduardo y José Refugio. Cuando fue hecho prisionero, acababa de visitar la capilla ardiente donde era velado el cadáver del líder católico Anacleto González Flores. En los calabozos de la Inspección de Policía lo torturaron hasta hacerle perder el conocimiento.

Cuando volvió en sí, expresó sus lamentos cantando el Himno Eucarístico: “¡Que viva mi Cristo, que viva mi Rey!”
La madrugada del 3 de abril, fue trasladado, junto con su hermano Salvador, al cementerio municipal. Ezequiel dijo a su hermano: “Los perdonamos, ¿verdad?” “Sí, y que nuestra sangre sirva para la salvación de muchos”, repuso el interpelado. Muy cerca de ese lugar, la esposa de Ezequiel escuchó los disparos; ignoraba quiénes eran las víctimas; reunió a su familia y les dijo: “Hijitos, vamos rezando el Rosario, por esos pobres que acaban de fusilar”.

Salvador HuertaJ. Salvador Huerta Gutiérrez, Laico

Nació el 17 de marzo de 1880. Mecánico por vocación. Devoto de Jesús Sacramentado, participaba todos los días de la Eucaristía y adoraba al Santísimo en el sagrario. Su conducta como hijo, esposo y padre fue siempre ejemplar.

El 2 de abril, después de ir al cementerio a despedir los restos de Anacleto González y sus tres compañeros, y de regreso a su taller, lo esperaban agentes de la Policía, quienes, valiéndose de un ardid, lo arrestaron. En la Inspección General comenzó un crudelísimo tormento: lo colgaron de los dedos pulgares, pues querían los verdugos conocer el paradero de los Padres Eduardo y José Refugio, sus hermanos. Exánime ya, lo tiraron en un calabozo.

En las primeras horas del 3 de abril, lo condujeron, junto con su hermano Ezequiel, al Panteón de Mezquitán. Ante el pelotón de fusilamiento, pidió una vela encendida, e iluminando su pecho descubierto, dijo: “¡Viva Cristo Rey y la Virgen de Guadalupe!; disparen; muero por Dios, que lo amo mucho”.

MiguelGomezLoza2Miguel Gómez Loza, Laico

Nació en Tepatitlán de Morelos, Jalisco, el 11 de agosto de 1888. Hijo de campesinos, desde su niñez hasta su juventud cuidó de su madre, viuda, en la aldea de Paredones; sin embargo, nunca abandonó el deseo de superarse en ciencia y en virtud. Desde su juventud fue promotor incansable de la Doctrina Social de la Iglesia. Junto con su amigo Anacleto González, en las filas de la Asociación Católica de la Juventud Mexicana, encontró escuela y cátedra para su formación religiosa y moral.

Con dificultades, ingresó a la Escuela Libre de Derecho, donde concluyó la Carrera. Hombre intrépido, de convicciones, nada le arredraba en sus propósitos. Por defender los derechos de los necesitados, cincuenta y nueve veces fue encarcelado y golpeado.

En 1922 contrajo matrimonio con María Guadalupe Sánchez Barragán, con quien tuvo tres hijas. En 1927, Miguel se unió a la Liga Defensora de la Libertad Religiosa. Para defender la libertad y la justicia, aceptó el nombramiento honorífico de Gobernador de Jalisco, conferido por los católicos de la resistencia. Perseguido por las Fuerzas Federales, fue acribillado por el Ejército, cerca de Atotonilco el Alto, el 21 de marzo de 1928.

LuisMaganaServin4Luis Magaña Servín, Laico

Nació en Arandas, Jalisco, el 24 de agosto de 1902. Fue un cristiano íntegro, esposo responsable y solícito. Fue miembro de la Asociación Católica de la Juventud Mexicana y de la Archicofradía de la Adoración Nocturna.

Contrajo matrimonio con Elvira Camarena Méndez; tuvo dos hijos, que no conoció. El 9 de febrero de 1928, un grupo de soldados del Ejército Federal, capitaneado por el General Miguel Zenón Martínez, tomó Arandas. De inmediato, dispuso fueran capturados los católicos simpatizantes con la resistencia, y uno de ellos fue Luis. Cuando llegaron a su domicilio, no pudieron aprehenderlo, por haberse ocultado, y se llevaron a su hermano menor.

Al enterarse del acto, Luis se presentó ante el mismo General Martínez, solicitando la libertad de su hermano a cambio de la suya. Estas fueron sus palabras: “Yo nunca he sido rebelde cristero como ustedes me titulan, pero si de cristiano se me acusa, sí lo soy, y si por eso debo ser ejecutado, en hora buena. ¡Viva Cristo Rey y Santa María de Guadalupe!” Sin mayores preámbulos, el militar decretó la muerte de Luis. Momentos antes de ejecutarlo, dijo a los integrantes del pelotón que los perdonaba y que pediría por ellos. Eran las tres de la tarde del 9 de febrero de 1928.

Beato José Sánchez del RíoJosé Sánchez del Río, Laico

Nació el 28 de marzo de 1913 en Sahuayo, Michoacán. Al decretarse la suspensión del culto público, su hermano Miguel decidió tomar las armas para defender la Causa de Cristo y de su Iglesia, y él, con la misma intención, pidió permiso a sus padres para alistarse como soldado. Ingresó al campamento cristero y se ganó el cariño de sus compañeros, que lo apodaron “Tarcisio”, por su corta edad.

En combate fue hecho prisionero, y el General callista lo mandó encerrar en la cárcel de Cotija. José escribió una carta a su madre, en la que le decía que lo habían hecho prisionero y que iba a morir. Le pidió su bendición y que se resignara a la voluntad de Dios.

El 10 de febrero de 1928, como a las 6 de la tarde, lo llevaron al Cuartel del Refugio. A las 11 de la noche le desollaron los pies con un cuchillo, lo sacaron del mesón y lo hicieron caminar a golpes hasta el cementerio. En el panteón, preguntó cuál era su sepultura y se puso de pie al borde de la propia fosa, para evitar a los verdugos el trabajo de transportar su cuerpo. Acto seguido, comenzaron a apuñalarlo. A cada puñalada gritaba: “¡Viva Cristo Rey!, ¡Viva la Virgen de Guadalupe!” Mientras salían de su boca estas exclamaciones, el Capitán le disparó a la cabeza.

Beato Ángel Dario Acosta ZuritaÁngel Darío Acosta Zurita, Presbítero

Nació el 13 de diciembre de 1908 en Naolinco, Veracruz. Su padre murió joven, por lo que Ángel Darío ayudó a su madre en el sostén de sus hermanos.

Con el apoyo del Señor Cura Miguel Mesa, ingresó al Seminario del Obispo de Xalapa, Rafael Guízar y Valencia. Recibió la ordenación sacerdotal el 25 de abril de 1931. Su primer destino, como Vicario, fue la Parroquia de La Asunción, en Veracruz. El vendaval de la persecución rugía con gran violencia; sin embargo, los sacerdotes continuaron sus labores.
Pronto entraría en vigor la Ley Tejeda, que hacía referencia a la reducción de los clérigos en todo Veracruz. De parte del Gobernador, fue enviada a cada sacerdote una carta exigiéndole el cumplimiento de esa Ley.

El 25 de julio de 1931, las naves del Templo Parroquial de La Asunción estaban repletas de niños que habían llegado del Catecismo, y también de un gran número de adultos que esperaban confesarse. Eran las 18.10 horas, cuando varios hombres con vestimentas militares entraron al templo y, sin previo aviso, comenzaron a disparar contra los sacerdotes. El Padre Darío, que acababa de salir del bautisterio, cayó acribillado por las balas asesinas, alcanzando a exclamar: “¡Jesús!”

PJosé Trinidad Rangel Montaño, Presbítero

Nació en el Rancho “El Durazno”, cercano a la Ciudad de Dolores Hidalgo, Guanajuato, el sábado 4 de junio de 1887. Siendo muy joven, sintió la vocación al sacerdocio, pero debido a la escasez de recursos económicos, tuvo qué posponer su entrada al Seminario. Ingresó como alumno gratuito y externo en 1909. El 13 de abril de 1919 recibió la Ordenación Sacerdotal.

Su primer destino fue como Adscrito a la Parroquia del Sagrario, de León, como miembro del Centro Catequístico de Lasalle. Se refugió en León, por no cumplir con la Ley de inscribirse como sacerdote en el registro del Gobierno. En esa ciudad, viviendo como asilado en casa de las hermanas Josefina y Jovita Alba, entabló amistad con el Padre Andrés Solá, escondido también. Sabedor de su vocación y opción, rechazó el ofrecimiento de su hermano Agustín de refugiarse en Estados Unidos, prefiriendo ir a celebrar clandestinamente los Oficios de la Semana Santa con las Hermanas Mínimas de San Francisco del Rincón, donde fue detenido y trasladado a la Comandancia antes de sufrir el martirio.

Como sacerdote, destacó por su modestia, humildad, sencillez y celo por la salvación de las almas. Fue fusilado el 25 de abril de 1927.

Leonardo-Pérez-LariosLeonardo Pérez Larios, Laico

Nació el 28 de noviembre de 1883 en Lagos de Moreno, Jalisco. Fue el tercer hijo de los once que tuvieron sus padres. A la muerte de su padre, se trasladó la familia a vivir a León.

Quiso contraer matrimonio, aunque se desistió de hacerlo por la oposición de la familia de la novia. Quiso ser Religioso, pero le resultó imposible, por tener a su cargo a dos hermanas que no poseían medios de subsistencia.

Fue una persona que vivió intensamente su vida cristiana, con una profunda devoción al Santísimo Sacramento y a la Virgen María. Fue detenido en la casa de las hermanas Alba, tras participar en la Eucaristía y en la Hora Santa que el Padre Andrés Solá había organizado. Los soldados, al verlo vestido de negro y con una actitud muy devota, lo confundieron con un sacerdote. Cuando le preguntaron sobre su condición clerical, él la negó, pero afirmó ser católico, apostólico y romano. Fue conducido al cuartel, y de ahí ,con sus dos compañeros, al martirio. Se le fusiló el 25 de abril de 1927.

andres sola molistAndrés Solá y Molist, Presbítero

Nació el 7 de octubre de 1895 en Can Vilarrasa, situada en Taradell, Provincia de Barcelona, España. Fue el tercer hijo, de once.

Al escuchar la predicación de un Misionero Claretiano, él y su hermano Santiago sintieron la vocación religiosa y entraron en el Seminario. Recibió la Ordenación Sacerdotal el 23 de septiembre de 1922.

Terminado el Curso de Preparación para el Ministerio de Predicación, recibió su destino, México, llegando junto con otros cinco Religiosos Claretianos a Veracruz el 20 de agosto de 1923. Ocho días más tarde, arribó a la Capital y visitó el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe. Fue enviado a León, Guanajuato. En diciembre de 1924, recibió la noticia de las leyes anticatólicas y anticlericales del Presidente Calles, optando por refugiarse en la casa de las hermanas Alba.
El 23 de abril de 1927, su Superior le entregó una carta en la que le comunicaba la orden de detención contra él y le invitaba a suspender toda actividad, a huír o a esconderse. No le dio importancia. Al día siguiente, fue detenido en la casa de las Alba. Al principio no fue reconocido, pero confesó su nombre y condición, y lo detuvieron junto con Leonardo Pérez.

Fue asesinado el 25 de abril de 1927. Su Santidad Juan Pablo II aprobó su Beatificación, ocurrida el 20 de noviembre de 2005, en Guadalajara.

Beato Mateo Elías Nieves CastiloMateo Elías del Socorro Nieves del Castillo, Presbítero

Nació el 21 de septiembre de 1882 en Yuriria, Guanajuato. Su infancia y juventud fueron difíciles. Perdió a sus padres. No tuvo oportunidad de estudiar. Maduró su vocación religiosa en una intensa vida cristiana en su Parroquia.

Después de haber ingresado al Seminario Agustino, fue ordenado sacerdote el 9 de abril de 1916, a los 33 años de edad. Ejerció el Ministerio Sacerdotal en Yuriria, en Aguascalientes, Maravatío, Pinícuaro y Cañada de Caracheo, Michoacán, siendo éste su último destino.

El Padre Nieves no quiso acatar la orden del Gobierno, de concentrarse en la capital, por lo que vivió 14 meses refugiado en una cueva, protegido por sus fieles. Fue aprehendido por los federales el 7 de marzo de 1928. El Capitán Márquez lo llevó hacia Cortázar, Guanajuato, junto con dos de sus fieles, José Dolores y José de Jesús Sierra, que decidieron correr la misma suerte.

Al llegar al lugar llamado “El Llano”, los federales se detuvieron y pusieron al Padre Nieves frente a un mezquite. El Padre Elías oró, entregó a su verdugo sus escasos bienes y bendijo y perdonó a los soldados.

El Padre Nieves fue asesinado el 10 de marzo de 1928. El momento de su muerte fue de una extraordinaria grandeza. Durante su ministerio se distinguió por su fidelidad a lo sencillo.

El 12 de octubre de 1997, el Papa Juan Pablo II celebró la Ceremonia de su Beatificación, en Roma.

Adviento, tiempo de sobriedad y de esperanza


Publicado en web el 25 de Noviembre, 2010

Ven, Señor, te estamos esperando

El Reino de Dios está cerca y debemos estar listos, pues juzgará la totalidad de nuestra vida, no sólo los últimos momentos

4Sonia Gabriela Ceja Ramírez

Preparar la Navidad, para muchos cristianos, puede significar decorar la casa, comprar los regalos, anotarse en el intercambio, repartir las responsabilidades para las Posadas y la Cena de la Noche Buena, entre otras actividades que rompen el ritmo cotidiano de la vida familiar y social, y que pueden producir cierta frustración si no se tiene esta posibilidad, pues para muchas personas la Navidad es como el arbolito natural que llega a alumbrar un poco la gris existencia, pero que, al paso de las semanas, termina en la basura, junto con los propósitos de Año Nuevo.
Para la Iglesia, la preparación de la Navidad va en dos sentidos: la Conmemoración del Nacimiento de Dios en la Tierra, y el anuncio de Cristo Resucitado, que vendrá para, en definitiva, juzgar a vivos y muertos, y su Reino no tendrá fin (dimensión escatológica).
El Adviento es una invitación a abrirnos con alegría a la presencia del Señor y conmemorar el hecho inaudito de la Encarnación de Jesucristo en nuestra Historia por obra del Espíritu Santo.
Adviento se traduce “venida”. Para los romanos, significaba la venida de la divinidad y su presencia teofánica en el templo.
La venida histórica de Cristo es el comienzo de una venida continua del Salvador hasta que se realice en toda su plenitud la venida total.
En las Iglesias de Francia y España, del Siglo IV, el Adviento tiene un tinte ascético; es preparación al bautismo de la Navidad-Epifanía.
El Adviento consta de cuatro domingos y se desdobla en dos etapas: del primer domingo hasta el 16 de diciembre (sentido escatológico), y del 17 al 24 de diciembre (preparación para la Navidad).

Figuras del Adviento

Isaías – Esperanza

Durante el Adviento, tiempo de esperanza y preparación, es tradicional la lectura del Libro de Isaías, citado en varios momentos importantes de la vida de Jesús.
Isaías muestra una gran experiencia de la justicia de Dios y de la injusticia cometida por los poderosos. Mantiene la esperanza del pueblo al anunciar que vendrá un reinado de paz, de justicia y felicidad. Su lenguaje es directo, incisivo, lleno de imágenes originales y de interpelaciones personales.

Juan Bautista – Conversión

En los Evangelios de los domingos segundo y tercero, aparece Juan Bautista invitando al cambio de conducta y a la vigilancia de la espera. Fortalecido por el Espíritu, Juan vive en el desierto hasta el día del Adviento de Yahvé a Israel. Continuador del mensaje profético de Isaías, es el “precursor” que prepara los caminos al Señor, anuncia la llegada de la salvación y señala la presencia de Cristo en medio del pueblo.
Su misión es preceder al Señor, dar testimonio de la luz a un mundo en tinieblas. El hecho de ser hijo de un mudo que habla y de una estéril que da a luz, significa que los tiempos mesiánicos han llegado.
Isaías nos dice cómo será el Mesías; Juan Bautista señala quién es.

María – Discípula

El último domingo de Adviento presenta a María, la Madre de Jesús, que vivió intensamente el primer adviento cristiano por los nueve meses de gestación del Salvador en su seno.
Isaías señala, ocho siglos antes, el Nacimiento del Salvador; el Bautista lo señala, pero María lo concibe y lo entrega. Es bendita por ser madre y lo es “entre todas las mujeres” por aceptar plenamente el Espíritu de Dios.
A la luz del Nuevo Testamento, María personifica simbólicamente las características de la nueva Humanidad y del discipulado cristiano. Oye la palabra y la pone en práctica.
Como figura del Adviento nos enseña a escuchar la Palabra de Dios, a ser fecundados por el Espíritu Santo y a vivir con esperanza. La Fiesta de la Inmaculada, celebrada al comienzo del adviento (8 de diciembre), forma parte de este tiempo litúrgico.

 

Actitudes cristianas en Adviento

– Anunciar la llegada del Salvador
El cometido de la vida cristiana es dejarse fecundar por el Espíritu, escuchando la Palabra de Dios, que llega por medio de mensajeros, teniendo en cuenta nuestra situación y nuestras fuerzas, pero respondiendo a Dios con confianza y entereza, como lo hicieron José y María al responder ante el anuncio del Ángel.
– Ejercer el profetismo cristiano
El adviento hace inminente la venida del Salvador. El pueblo, la gente sencilla, los pobres y marginados, continúan viviendo consciente o inconscientemente la esperanza de un Mesías, como lo esperó Israel. El Salvador mesiánico no viene a alienar al pueblo ni a eximirlo de sus responsabilidades, sino a hacerle tomar conciencia de que él mismo puede liberarse de las cadenas de los poderosos, de las guerras fratricidas, de las desigualdades injustas. Lo que importa es que todos confíen en la fuerza que Dios da para la lucha.
– Estar despiertos y vigilantes
Adviento es tiempo propicio para anunciar la liberación de acuerdo con las promesas de libertad y justicia hechas por Dios, pero todavía no cumplidas. Es tiempo, además, de vigilancia ante lo que esperamos, que es la llegada de Dios en la plenitud de su Reino. En sentido figurado, velar es estar preparado o en vigilia para combatir la negligencia o el egoísmo, con el objeto de recibir al Señor, que llega con su reinado.
A veces sólo nos fijamos en la muerte y en el juicio último, sin tener en cuenta que Dios juzga constantemente y que nos juzgará en la plenitud por la totalidad de la vida.
– Soñar con la utopía del Reino de Dios
Utopía significa algo fantástico, pero no realizado. A una persona utópica se le califica equivocadamente de ingenua e irreal. Simbólicamente, utopía anticipa un mundo en estado de justicia, libertad y paz, sin pecado ni muerte.
El mensaje cristiano -el Reino de Dios- es utópico en su raíz. Se concentra en la Persona de Jesús, en su Obra, su Muerte y Resurrección.

 

Agradecemos el material proporcionado por el Padre Daniel Águila Santos, Vicario Parroquial de Jesús Nuestra Pascua y Catedrático de Historia de la Iglesia en la Facultad de Teología del Seminario Diocesano Mayor de Guadalajara.

El origen de la Navidad

Que esta vez no pase en vano

Estamos en el tiempo de preparación para celebrar el Nacimiento de Jesucristo, y especialmente se nos invita a dejarlo entrar en nuestro corazón, escucharlo y hacerlo nuestro. Conozcamos la historia de esta Festividad.

5En el uso corriente de los romanos, dies natalis significaba el día de aniversario del nacimiento de una persona. Pero el término adquiría un sentido peculiar en el lenguaje de la Corte porque designaba el día y aniversario de la glorificación del Emperador, de su elevación a la púrpura y de su apoteosis. Desde el punto de vista cultural, se refería preferentemente a la fiesta del nacimiento del Sol invencible y de su divinidad, con fecha del 25 de diciembre (dies natalis Solis invicti): fecha que se consideraba como la victoria de la luz sobre la noche más larga del año.
Entre los primeros cristianos se aplica el nombre de dies natalis al día en que los bautizados, por su muerte terrena, entran plenamente en la eternidad. De un modo excepcional lo emplearon para indicar el día del nacimiento en el mundo de Jesucristo y, por extensión, el de la Santísima Virgen y de San Juan Bautista. El término aplicado al día y aniversario del Nacimiento de Jesucristo es correlativo a los de Adviento, Aparición, Teofanía, Epifanía y Parusía.

El origen

Los Evangelios nos hablan del año, pero no del día en que nació el Redentor. Siguiendo criterios simbólicos, más que científicos, en la antigüedad se propusieron diversas hipótesis que pretendían determinar ese día. Es lógico que los primeros cristianos quisieran ya celebrar ese día. El primer testimonio que ha llegado hasta nosotros de una Fiesta de Navidad nos lo proporciona el calendario litúrgico filocaliano del año 354. Hasta el momento, los historiadores piensan que la creación de la Fiesta de Navidad es contemporánea a la de la Epifanía; al menos se celebraba litúrgicamente en Roma dentro de la primera mitad del Siglo IV.
La elección de la fecha ha hecho afirmar que la Iglesia Romana quiso sustituir la fiesta pagana que se celebraba en honor del nacimiento del Sol invencible. Corrobora esa conclusión la insistente relación que, tanto la liturgia de Navidad como los Padres de la época, establecen entre el Nacimiento de Jesucristo y las figuras aplicadas a Él de <sol de justicia> (Mal. 4, 2) y de <luz del mundo> (lo 1, 4 y siguientes.)
Quizá también fue una razón de peso para la fijación del día, el resultado obtenido de las consideraciones simbólico-astronómicas, según las cuales lo mismo la creación del mundo que la concepción de Jesucristo y su muerte corresponden con el equinoccio de primavera, y más en concreto con el 25 de marzo: lógicamente, después de nueve meses, tendría lugar su Nacimiento; es decir, el 25 de diciembre.
Durante el Siglo IV hay datos de cómo la Fiesta de Navidad se extiende por Occidente y toma cuerpo en Oriente, aunque no todas las Iglesias la admiten con la misma facilidad. En el Siglo V, los testimonios indican que la Navidad es una festividad casi universal.
Parece ser que los ritos orientales, en general, han conservado en sus liturgias el primer estrato de la formación de la fiesta: en efecto, en este día, junto con la “memoria” del Nacimiento de Jesucristo, se hace presente el hecho de la Adoración de los Magos, de acuerdo con la primitiva tradición occidental. Hasta la admisión de la fiesta oriental de la Epifanía por Occidente, no se trasladó la conmemoración de la Adoración de los Magos al 6 de enero.

La vigilia
El tiempo de preparación a la Festividad de la Navidad llega a su punto culminante en la Vigilia, existente por lo menos desde el Siglo VI. Todos los textos del oficio Divino y de la Misa de ese día están centrados en el anuncio de la inminente venida del Señor, deseada cada vez más ardientemente durante el Adviento. Al mencionar los principales datos cronológicos de la historia humana, se quiere subrayar que Jesucristo vino al mundo en la plenitud de los tiempos.
Esta idea queda completada y muy bien reflejada en las Lecturas de la Misa de la Vigilia de Navidad en el Misal Romano, de San Pío V: la Epístola y el Evangelio se refieren a la genealogía humana del Salvador. San Pablo habla del cumplimiento de las profecías del Antiguo Testamento en la Encarnación del Hijo de Dios, nacido del linaje de David según la carne (Rom 1, 1-6); San Mateo explica que José, hijo de David, recibe el anuncio del ángel, de que María concebiría un hijo por obra del Espíritu Santo, según las predicciones de los Profetas, al que deberá imponerle el nombre de Jesús, de Dios entre nosotros (Mt 1, 18-21). En el nuevo orden de Lecturas del Leccionario publicado a raíz del Misal de 1970, la idea en la vigilia de Navidad no se ha perdido; aparece tanto en el texto de Isaías (Is 62, 1-5) como el de los Hechos de los Apóstoles (Act 13, 16-17. 22-25) y en el del Evangelio de San Mateo (Mt 1, 18-25), que comienza con la genealogía humana de Jesús y concluye con el anuncio del ángel a San José.
Las otras liturgias occidentales proponen para esta vigilia una gran variedad de lecturas. Cabe destacar las que selecciona el Misal de Bobbio (manuscrito del Siglo VII, que representa tradiciones litúrgicas galicano-irlandesas); lo mismo la Epístola que el Evangelio ponen de relieve el sentido escatológico de la Navidad: Alegráos porque el Señor esta próximo (Philp 4, 4-9); sed como siervos que esperan a su amo que regrese de las bodas (Lc 12, 3537).

El Adviento en el Año litúrgico

Preparación para recibir al Mesías

SUMARIO: El Calendario con el que se inicia la Liturgia de la Iglesia Católica da principio con el Adviento, tiempo de preparación para la venida del Señor -escatológica- y la Navidad, que recuerda su venida física

6

Mónica Livier Alcalá Gómez

El Adviento es un período de cuatro semanas antes de la Navidad, en el que los cristianos preparamos nuestro corazón para la venida de Jesús. Adviento significa “venida, llegada”. Y lo que se desea es celebrar la triple venida de Jesús, pues Jesús es el que vino (nacido de la Virgen María), el que viene (hoy, en los signos de los tiempos), el que vendrá (con Gloria, al final de la Historia). Es el Jesús de ayer, de hoy y de siempre.
El Adviento es un tiempo de alegre espera; la espera de la llegada del Señor. Por eso los cristianos escuchamos, en los textos y cantos propios de esta época, palabras alusivas a la venida del Señor.
Las grandes figuras que la Liturgia cristiana presenta en este período son:
” El Profeta Isaías.
” Juan Bautista.
” La Virgen María que espera, prepara y realiza el advenimiento del Señor.
En el Adviento se usa el color morado, pero en el Tercer Domingo de Adviento, llamado “Gaudete”, es decir, Alégrense, se utiliza el color rosado, indicando el gozo que se experimenta con la cercanía del Nacimiento del Señor. (Cf. Flp. 4, 4-5). Y es usado como antífona propia de ese día este texto: “Estad alegres en el señor; os lo repito, estad alegres. Que vuestra mesura la conozca todo el mundo. El Señor está cerca”). Además, durante este tiempo no se dice ni se canta el Gloria in excelsis, pero sigue entonándose el Aleluya antes de la proclamación (“lectura”) del Evangelio.

Tiempo de Navidad

La Navidad es el final y la coronación del Adviento. El tiempo de Navidad da inicio en las vísperas del 25 de diciembre y culmina con la fiesta del Bautismo de Jesucristo. Es un tiempo alegre, durante el cual los cristianos alaban al Señor que ha nacido; se utiliza el color blanco, símbolo de la alegría y gozo de la venida del Salvador.
Durante este tiempo, la Iglesia celebra también la fiesta de la Sagrada Familia de Jesús, María y José (el domingo entre el 25 de diciembre y el 1º de enero, y si no existe, el 30 de diciembre), que es un ejemplo para las familias.
El Día de los Reyes Magos o Fiesta de la Epifanía, que se celebra el 6 de enero, conmemora la manifestación y revelación de Dios: Cristo es la luz de todos los pueblos.
El tiempo de Navidad, como queda dicho, termina con la celebración del Bautismo de Jesús por parte de Juan el Bautista. El Bautismo del Señor se celebra un domingo después de la Epifanía.

Prepara tu corona de Adviento

Actualmente hay inquietud por reavivar una costumbre muy significativa y de gran ayuda para vivir este tiempo: la Corona o Guirnalda de Adviento, que es el primer anuncio de la Navidad.
La corona es un círculo de follaje verde. La forma simboliza la eternidad, y el color la esperanza y la vida. Va enrollada con un listón rojo, símbolo del amor de Dios que nos envuelve, y también de nuestro amor que espera con ansiedad el Nacimiento del Hijo de Dios. En el centro del círculo se colocan las cuatro velas (pueden ser tres moradas y una rosa, o bien todas blancas) para encenderse una en cada domingo de Adviento. La luz de la vela simboliza nuestra fe.
El conjunto se sitúa cerca del altar o del ambón de la Palabra, si es en la Iglesia, o en un lugar adecuado si se utiliza en un ámbito familiar o escolar.
En la Navidad puede añadirse una quinta vela blanca, hasta el final del tiempo de Navidad y, si se quiere, puede colocarse la imagen del Niño Dios para hacer ver que la Navidad es más importante que la espera del Adviento.
La Corona, que procede del Norte (países escandinavos, Alemania), tiene raíces simbólicas universales: la luz como salvación, el verde como vida, la forma redonda como eternidad. Estos simbolismos, originalmente paganos, pero que se vieron muy coherentes con el Misterio de la Navidad cristiana, pasaron fácilmente a los países del Sur y se convirtieron rápidamente en un elemento complementario de pedagogía cristiana para expresar la espera de Cristo Jesús como Luz y Vida, junto a otros elementos ciertamente más importantes, como son las lecturas bíblicas, los textos de oración y el repertorio de cantos propios de esta época de esperanza.

7ESQUEMA SENCILLO PARA ORAR AL ENCENDER LA VELA DE ADVIENTO

PRIMER DOMINGO, LLAMADA A LA VIGILANCIA

Entrada: Se entona algún canto. Saludo.
Guía: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Acto de Contrición.
Guía: Reconozcamos ante Dios que somos pecadores.
Todos: Yo confieso, ante Dios Todopoderoso…

Liturgia de la Palabra. Lectura del Santo Evangelio según San Marcos 13,33: “Estén preparados y vigilando, ya que nos saben cuál será el momento”. Palabra del Señor. (Breve pausa para meditar) Reflexión.
Guía: Vigilar significa estar atentos, salir al encuentro del Señor, que quiere entrar, en este año más que el pasado, en nuestra existencia, para darle sentido total y salvarnos.

Encendido de la vela. Oración.
Guía: Encendemos, Señor, esta luz, como aquél que enciende su lámpara para salir en la noche al encuentro del amigo que ya viene. En esta primera semana de Adviento queremos levantarnos para esperarte preparados, para recibirte con alegría. Muchas sombras nos envuelven. Muchos halagos nos adormecen.
Queremos estar despiertos y vigilantes, porque Tú traes la luz más clara, la paz más profunda y la alegría más verdadera. ¡Ven, Señor Jesús! ¡Ven, Señor Jesús!

Padrenuestro
Guía: Unidos en una sola voz, digamos: Padre Nuestro…

Conclusión
Guía: Ven, Señor, haz resplandecer tu rostro sobre nosotros.
Todos: Y seremos salvos. Amén.

SEGUNDO DOMINGO

Entrada: Se entona algún canto. Saludo.
Guía: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Acto de Contrición.
Guía: Reconozcamos ante Dios que somos pecadores.
Todos: Yo confieso, ante Dios Todopoderoso…

Liturgia de la Palabra. Lectura de la II Carta de San Pedro 3,13-14: “Nosotros esperamos, según la promesa de Dios, cielos nuevos y tierra nueva; un mundo en que reinará la justicia. Por eso, queridos hermanos, durante esta espera, esfuércense para que Dios los halle sin mancha ni culpa, viviendo en paz”. Palabra de Dios.
Breve pausa para meditar.

Reflexión
Guía: ¿Qué va a cambiar en mí, en nosotros durante este Adviento? ¿Se notará que creemos de veras en Cristo?

Encendido de la vela. Oración.
Guía: Los Profetas mantenían encendida la esperanza de Israel. Nosotros, como un símbolo, encendemos estas dos velas. El viejo tronco está rebrotando; se estremece porque Dios se ha sembrado en nuestra carne…
Que cada uno de nosotros, Señor, te abra su vida para que brotes, para que florezcas, para que nazcas y mantengas en nuestro corazón encendida la esperanza. ¡Ven pronto, Señor! ¡Ven, Salvador!

Padrenuestro
Guía: Unidos en una sola voz, digamos: Padre nuestro…

Conclusión
Guía: Ven, Señor, haz resplandecer tu rostro sobre nosotros.
Todos: Y seremos salvos. Amén.

TERCER DOMINGO

Entrada: Se entona algún canto. Saludo.
Guía: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Acto de Contrición.
Guía: Reconozcamos ante Dios que somos pecadores.
Todos: Yo confieso, ante Dios Todopoderoso…

Liturgia de la Palabra. Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Pablo a los Tesalonicenses 5,23: “Que el propio Dios de la paz los santifique, llevándolos a la perfección. Guárdense enteramente, sin mancha, en todo su espíritu, su alma y su cuerpo, hasta la venida de Cristo Jesús, nuestro Señor”. Palabra de Dios.
Breve pausa para meditar. Reflexión.

Guía: Los hombres de hoy no verán en persona a Cristo en esta Navidad; pero sí verán a la Iglesia, nos verán a nosotros. ¿Habrá más luz, más amor, más esperanza reflejada en nuestra vida para que puedan creer en Él?

Encendido de la vela. Oración
Guía: En las tinieblas se encendió una luz, en el desierto clamó una voz. Se anuncia la buena noticia: ¡El Señor va a llegar! ¡Preparen sus caminos, porque ya se acerca! Adornen su alma como una novia se engalana el día de su boda. ¡Ya llega el mensajero! Juan Bautista no es la luz, sino el que nos anuncia la luz.
Cuando encendemos estas tres velas, cada uno de nosotros quiere ser antorcha tuya para que brilles, llama para que calientes. ¡Ven, Señor, a salvarnos, envuélvenos en tu luz, caliéntanos en tu amor!

Padrenuestro
Guía: Unidos en una sola voz, digamos: Padre nuestro…
Conclusión
Guía: Ven, Señor, haz resplandecer tu rostro sobre nosotros.
Todos: Y seremos salvados. Amén

CUARTO DOMINGO

Entrada: Se entona algún canto. Saludo.
Guía: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Acto de Contrición.
Guía: “Nuestro auxilio está en el nombre del Señor”
Todos: “Que hizo el Cielo y la Tierra”

Liturgia de la Palabra. Primera Lectura, de la Carta del Apóstol San Pablo a los Romanos (Rm 13,13-14): “Conduzcámonos como en pleno día, con dignidad. Nada de comilonas y borracheras, nada de lujuria ni desenfreno, nada de riñas ni pendencias. Vestíos del Señor Jesucristo”. “Palabra de Dios”
Todos: “Te alabamos, Señor”.

Segunda Lectura, de la Carta del Apóstol San Pablo a los Tesalonicenses (2 Tes. 1,6-7): “Es justo a los ojos de Dios pagar con alivio a vosotros, los afligidos, y a nosotros, cuando el Señor Jesús se revele, viniendo del Cielo acompañado de sus poderosos ángeles, entre las aclamaciones de su pueblo santo y la admiración de todos los creyentes.” -”Palabra de Dios”.
Todos: “Te alabamos, Señor”.
Guía: “Ven, Señor, y no tardes.
Todos: “Perdona los pecados de tu pueblo”.

Se encienden las cuatro velas
Guía: “Bendigamos al Señor”
Todos hacen la señal de la Cruz, mientras dicen: “Demos gracias a Dios”.

Humildad y Gloria, El Nacimiento de Jesús
Guía: Lectura del Evangelio según San Lucas (2:6-7): “Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su Hijo Primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento.”
“Palabra de Dios”.
Todos: “Te alabamos, Señor”.
Meditación:
La Virgen y San José, con su fe, esperanza y caridad, salen victoriosos en la prueba. No hay rechazo ni frío ni oscuridad ni incomodidad que les pueda separar del amor de Cristo que nace. Ellos son los Benditos de Dios que le reciben. Dios no encuentra lugar mejor que aquel pesebre, porque allí estaba el amor inmaculado que lo recibe.
Nos unimos a La Virgen y a San José con un sincero deseo de renunciar a todo lo que impide que Jesús nazca en nuestro corazón.
Tiempo de silencio / Tiempo de intercesión
Padre Nuestro / Ave María.

Oración final
Derrama, Señor, tu Gracia sobre nosotros, que por el anuncio del Ángel hemos conocido la Encarnación de tu Hijo, para que lleguemos, por su Pasión y su Cruz, a la Gloria de la Resurrección. Por nuestro Señor Jesucristo.
Todos: “Amén”.