Monición para el Domingo Mundial de las Misiones Ciclo C


Construir la comunión eclesial, clave de la misión…

JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES

Liturgia de este día (Video)

 

MONICION DE ENTRADA

(Saludo) Hoy celebramos la Jornada Mundial de las Misiones. En esta Eucaristía encomendamos a todos los misioneros, que trabajan para el Señor dando a conocer su Evangelio. Dispongámonos a participar con gozo de esta Santa Misa

 LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura: Zac8, 20-23

Salmo 66

Segunda Lectura: Rom 10, 9-18

Evangelio: Mc 16, 15-20

MONICION A LAS LECTURAS

Somos una Iglesia misionera enviada por Cristo a llevar su mensaje de Salvación a todos las naciones; todos los pueblos alabemos a Dios por su gran bondad y misericordia.

 

MONICION AL OFERTORIO

Estos dones de pan y vino que acercamos al altar, están unidos a nuestro ser imperfecto,  y al ser transformados en cuerpo y sangre de Cristo, serán prenda de salvación para todos.

 

MONICION A LA COMUNION

Al participar de la mesa eucarística, tengamos presentes en nuestras oraciones a todos los que no conocen y a los misioneros que les predican el Evangelio.

 

MONICION DE SALIDA

Como miembros de una Iglesia Misionera vayamos a dar testimonio de Cristo en todas partes. La fuerza del Evangelio transforma nuestro mundo.

 

ORACION UNIVERSAL

 

1.- Para que los pastores y los fieles sean para el mundo anuncio claro y Sacramento eficaz de la salvación que Dios prepara a todos los pueblos, roguemos al Señor.

 

2.- Para que los hombres de todos los pueblos, religiones y culturas, en su esfuerzo por encontrar a Dios, descubran con gozo que el Señor no está lejos de cada uno de ellos, roguemos al Señor.

 

3.- Para que los pueblos que sufren por la pobreza, el hambre o las guerras obtengan un mayor desarrollo y gocen de la paz, y así puedan recibir con mayor facilidad el anuncio del Evangelio, roguemos al Señor.

 

4.- Para que nosotros y los fieles de nuestra comunidad seamos luz del mundo y sal de la tierra, y así la gente que nos rodea al ver nuestras buenas obras dé gloria también al Padre del Cielo, roguemos al Señor.

Día Mundial de las Misiones


Autor: Ma Esther De Ariño | Fuente: Catholic.net
Día Mundial de las Misiones
A vivir este día con plenitud el mandato misionero de Jesús: “Vayan… vayan, prediquen mi Evangelio…”
Día Mundial de las Misiones

No nos podemos quedar indiferentes al saber que millones de hombres redimidos, como nosotros, por la Sangre de Cristo, viven aún sin conocer a fondo el amor de Dios. Es el mandato de Cristo cuando vino a la Tierra.

La Iglesia católica es misionera por naturaleza y por lo tanto la evangelización constituye un deber, un derecho y una obligación de cada uno de sus miembros que somos nosotros, los fieles.

El Señor nos llama a compartir con otros los bienes que poseemos, en primer lugar el tesoro de la fe, que no podemos considerar un privilegio privado sino un Don que hemos de repartir con aquellos que no lo han recibido todavía. De esto se beneficiará también la fe misma, ya que esta se fortalece dándola.

Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros y seréis mis testigos en Jesuralén, en toda Judea y Samaria y hasta los confines de la Tierra (Hech, 1,8).

Las necesidades materiales de las Misiones son muchas y aumentan cada día. Los sacrificios económicos y generosidad de los fieles son indispensables para construir esa Iglesia-Misionera y testimoniar la caridad.

“La esperanza cristiana nos sostiene en nuestro compromiso a fondo para la nueva evangelización, para la misión universal y nos lleva pedir, como Jesús nos ha enseñado: – “Venga tu Reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo” (MATG, 1O) (RM, 86)

Los sacerdotes tienen un arduo y escarpado camino a recorrer para darle a los fieles la enseñanza clara, valiosa y concreta de las verdades de la fe.

Trabajo sin tregua ni descanso nos pide nuestro Papa Benedicto XVI a la Iglesia, la Iglesia que somos nosotros, aunque no seamos sacerdotes, nos corresponde a todos y cada uno extender el Reino de Cristo y llevarlo con nuestro testimonio a donde quiera que vayamos.

Este domingo dedicado a las Misiones vamos a hacer un esfuerzo en nuestra economía y vamos a dar lo más que podamos con el ánimo alegre y generoso, sabiendo que esa aportación servirá para esos misioneros que están en tan lejanas tierras dando su vida, llena de dificultades, necesidades, y gran soledad, con el amor de llevar “hasta los confines del mundo” la palabra de fe y esperanza en el conocimiento de Dios.

Necesitan de nuestras oraciones…. ¡oremos por ellos, no los olvidemos! Pero también ayudemos, con lo que podamos, con mucha generosidad, porque son inmensas sus necesidades materiales cuando están al frente de una misión perdida en lejanas tierras, con personas enfermas y con muy pocos recursos. De esta manera, con todas nuestras comodidades, podemos sentirnos …. “un poco misioneros también “.

A vivir este día con plenitud el mandato misionero de Jesús: “Vayan… vayan, prediquen mi Evangelio… bauticen a las personas… y háganles vivir en el amor…háganles vivir compartiendo sus propios bienes hasta ser comunidades vivas, florecientes, entregadas donde Cristo pueda ser para todos los hombres el PAN DE VIDA, EL PAN QUE SE ENTREGA POR LA SALVACIÒN DE TODOS LOS HOMBRES.

DOMUND: ”Ningún misionero quiere regresar”


DOMUND: ”Ningún misionero quiere regresar”

MADRID, jueves 18 octubre 2012 (ZENIT.org).- Este domingo 21 de octubre se celebra en la Iglesia el Domingo Mundial de las Misiones (DOMUND). Con este motivo, las Obras Misionales Pontificias (OMP) de España organizaron un encuentro con tres misioneros que representan a los catorce mil evangelizadores que han salido de España hacia otros países. Venidos de San Pedro Sula, la ciudad del mundo con mayor índice de criminalidad, en Honduras; Egipto, donde la situación de los cristianos empieza a estar comprometida, y Etiopía, con el aumento de grupos islamistas radicales y la lucha contra la desnutrición.
El padre Elías Royón SJ, presidente de la Confederación de Religiosos de España (CONFER), moderador del acto, subrayó que la historia de las misiones siempre ha coincidido con la historia de la vida consagrada, y que aún hoy las congregaciones siguen enviando a hombres y mujeres a los territorios de misión.

El obispo de San Pedro Sula Ángel Garachana, misionero claretiano, lidera una diócesis en la que seiscientas personas mueren asesinadas cada mes. Señaló a la pobreza como causa de la violencia, así como la desarticulación familiar, la corrupción policial, y el modelo cultural del dinero fácil. El obispo burgalés mostró la acción de la Iglesia, que parte siempre de lo bueno que hay y se acerca misericordiosamente a la gente que para anunciar el evangelio de la vida. Tanto es así, que ningún misionero de su diócesis quiere regresar a su tierra natal.

La hermana Expedita Pérez, misionera comboniana, buena conocedora del islam, que desempeña su misión en Egipto, describió la situación social del país después de la Revolución del 25 de enero del año pasado, la denominada “primavera árabe”. Ha aumentado la pobreza al bajar el turismo, y la intolerancia religiosa se ha extendido incluso a las ciudades. Los refugiados sudaneses, con los que trabaja, son muchas veces rechazados. Desde la Iglesia católica se está realizando una labor de diálogo con el islam y otras confesiones religiosas. En su opinión, con la revolución, los católicos egipcios van tomando más conciencia de su papel en política y en la sociedad civil.

Álvaro Palacio, misionero de La Consolata, ejerce su ministerio en uno de los países más sacudidos por el hambre: Etiopía. Afirmó que hay que huir de las explicaciones reduccionistas de la labor misionera. Respecto a cómo acercar a Cristo a la gente en medio de tanta adversidad, explicó que la atención que él da como misionero es una atención personal, y no sólo social. Según el padre Álvaro, muchos etíopes se preguntan por qué unos españoles están viviendo lejos de su casa y pasando necesidad, para estar cerca de ellos a través de la educación y del sacrificio. “La Iglesia católica tiene en Etiopía un prestigio superior al número de católicos”, concluyó.

El director Nacional de las Obras Misionales Pontificias Anastasio Gil García, clausuró el acto con el agradecimiento a la Universidad Pontificia Comillas por su colaboración. Recordó que “a los misioneros hay que admirarles, pero poco; lo que hay que hacer es ayudarles”, evocando palabras del papa Pio XII en Fidei Donum, 7.

Para saber más: http://ompes.blogspot.com.es/.

Domingo Mundial de las Misiones


Autor: Ma Esther De Ariño | Fuente: Catholic.net
Día Mundial de las Misiones
A vivir este día con plenitud el mandato misionero de Jesús: “Vayan… vayan, prediquen mi Evangelio…”
 
Día Mundial de las Misiones
Día Mundial de las Misiones

No nos podemos quedar indiferentes al saber que millones de hombres redimidos, como nosotros, por la Sangre de Cristo, viven aún sin conocer a fondo el amor de Dios. Es el mandato de Cristo cuando vino a la Tierra.

La Iglesia católica es misionera por naturaleza y por lo tanto la evangelización constituye un deber, un derecho y una obligación de cada uno de sus miembros que somos nosotros, los fieles.

El Señor nos llama a compartir con otros los bienes que poseemos, en primer lugar el tesoro de la fe, que no podemos considerar un privilegio privado sino un Don que hemos de repartir con aquellos que no lo han recibido todavía. De esto se beneficiará también la fe misma, ya que esta se fortalece dándola.

Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros y seréis mis testigos en Jesuralén, en toda Judea y Samaria y hasta los confines de la Tierra (Hech, 1,8).

Las necesidades materiales de las Misiones son muchas y aumentan cada día. Los sacrificios económicos y generosidad de los fieles son indispensables para construir esa Iglesia-Misionera y testimoniar la caridad.

“La esperanza cristiana nos sostiene en nuestro compromiso a fondo para la nueva evangelización, para la misión universal y nos lleva pedir, como Jesús nos ha enseñado: – “Venga tu Reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo” (MATG, 1O) (RM, 86)

Los sacerdotes tienen un arduo y escarpado camino a recorrer para darle a los fieles la enseñanza clara, valiosa y concreta de las verdades de la fe.

Trabajo sin tregua ni descanso nos pide nuestro Papa Benedicto XVI a la Iglesia, la Iglesia que somos nosotros, aunque no seamos sacerdotes, nos corresponde a todos y cada uno extender el Reino de Cristo y llevarlo con nuestro testimonio a donde quiera que vayamos.

Este domingo dedicado a las Misiones vamos a hacer un esfuerzo en nuestra economía y vamos a dar lo más que podamos con el ánimo alegre y generoso, sabiendo que esa aportación servirá para esos misioneros que están en tan lejanas tierras dando su vida, llena de dificultades, necesidades, y gran soledad, con el amor de llevar “hasta los confines del mundo” la palabra de fe y esperanza en el conocimiento de Dios.

Necesitan de nuestras oraciones…. ¡oremos por ellos, no los olvidemos! Pero también ayudemos, con lo que podamos, con mucha generosidad, porque son inmensas sus necesidades materiales cuando están al frente de una misión perdida en lejanas tierras, con personas enfermas y con muy pocos recursos. De esta manera, con todas nuestras comodidades, podemos sentirnos …. “un poco misioneros también “.

A vivir este día con plenitud el mandato misionero de Jesús: “Vayan… vayan, prediquen mi Evangelio… bauticen a las personas… y háganles vivir en el amor…háganles vivir compartiendo sus propios bienes hasta ser comunidades vivas, florecientes, entregadas donde Cristo pueda ser para todos los hombres el PAN DE VIDA, EL PAN QUE SE ENTREGA POR LA SALVACIÒN DE TODOS LOS HOMBRES.

Id por todo el Mundo y Prediquen el Evangelio


Autor: Catholic.net | Fuente: Catholic.net
“Id por todo el mundo y prediquen el Evangelio..”
Mateo 28, 16-20. Día Internacional de las Misiones. Los misionesros anuncian la buena nueva: que Dios nos ama y quiere que todos los hombres se salven.
 
“Id por todo el mundo y prediquen el Evangelio..”

Mateo 28, 16-20.

Por su parte, los once discípulos marcharon a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Y al verle le adoraron; algunos sin embargo dudaron. Jesús se acercó a ellos y les habló así: «Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo».

Reflexión

“ Id por todo el mundo a predicad el Evangelio ”

En todos los países del mundo hoy se hace oración por las misiones y por los misioneros que se encargan de llevar la palabra de Dios a los que no lo conocen o a los que lo han olvidado.

¿Por qué se dedica este día a las misiones?

Se tiene un domingo dedicado a las misiones porque todas las personas necesitamos de Dios para poder llegar al cielo. Los misioneros tienen como tarea enseñarnos el Evangelio para poder alcanzar la vida eterna. Su labor es de capital importancia.

Los misioneros son personas que van a otros lugares para hablar a los hombres de Jesús, para enseñarles a rezar, para decirles que todos debemos amarnos y ayudarnos los unos a los otros, para anunciarles la buena nueva: que Dios nos ama y quiere que todos los hombres se salven.

Atienden leprosarios, hospitales, hogares para huérfanos y ancianos, dispensarios, colegios, universidades. Su labor no es fácil, se les presentan muchas dificultades que tienen que vencer para lograr transmitir la palabra de Dios a los demás.
Necesitan de nuestra ayuda espiritual, humana y material.

Los misioneros son personas que van a otros lugares para hablar a los hombres de Jesús llevándoles el Evangelio. Existen misioneros por todo el mundo que necesitan de nuestra ayuda espiritual, humana y material.
La labor de un misionero es muy valiosa.

Seamos también nosotros misioneros, en nuestra propia casa, con nuestra familia, quien está más cerca de nosotros.