Liturgia del Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario Ciclo C


Buenas tardes, les dejo el enlace del video con la liturgia correspondiente al Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario Ciclo C.

En el cual se incluye: Moniciones, lecturas y oración universal, en el respectivo orden de la misa.

Espero se de su agrado

Dar Clic en la imagen

liturgia-domingo-xxviii-ordinario-ciclo-c-miniatura

Anuncios

Monición para el Domingo XX del Tiempo Ordinario Ciclo C


Ultima actualización: 12/ags/2016

MONICION DEL DOMINGO XX DEL TIEMPO ORDINARIO CICLO C

Un compromiso libre y gozoso

(Video Sugerencia de Moniciones)

 

MONICION DE ENTRADA

(Saludo) Que la participación en esta santa eucaristía nos llene de entusiasmo para correr con perseverancia la carrera de nuestra propia vocación, fijando siempre la mirada en Jesús, el autor y el consumador de nuestra fe.

 

LITURGIA DE LA PALABRA (Video/Lectura)

Primera Lectura: Jer 38, 4-6 . 8-10

Salmo: 39

Segunda Lectura: Heb 12, 1-4

Evangelio: Lc 12, 49-53

 

MONICION A LAS LECTURAS

El seguir a Jesús es una constante lucha con el mundo, es un combate espiritual que se vive día a día haciendo frente al rechazo. La invitación es perseverar en la fe y en el seguimiento de Cristo que nos da la fuerza para seguir adelante sin desfallecer.

 

 

MONICION A LAS LECTURAS (Individual)

 

Primera Lectura

Jeremías es rechazado por su propia gente así como pasa con los demás profetas.

 

Segunda Lectura

San Pablo nos invita a asumir con gran libertad de espíritu y sin temores el combate de la fe. De esta forma podremos seguir el ejemplo de Cristo, el que derramó su sangre por nosotros

 

Evangelio

El seguimiento de Jesús implica estar dispuestos a abrazar la cruz de la renuncia, del sufrimiento y del conflicto. Como Cristo, el cristiano seguirá siendo siempre “signo de contradicción”

 

MONICION AL OFERTORIO

Al llevar nuestras ofrendas al altar, pidámosle al Señor que nos purifique con el fuego de su Espíritu. Que podamos librarnos de nuestras propias pasiones y logremos seguir así los criterios del Evangelio.

 

MONICION A LA COMUNION

Nos disponemos a entrar en comunión con Jesucristo. Démosle gracias porque nos permite estar de nuevo en su presencia para ofrecerle el regalo de nuestra fe.

 

MONICION DE DESPEDIDA

Dios nos invita a ser dignos discípulos de  Cristo, Vayamos a seguirlo por el camino del amor generoso y de la fidelidad cotidiana

 

 

ORACION DE LOS FIELES / ORACION UNIVERSAL

(Video/lectura)

Presentemos nuestras súplicas al Señor y pidámosle que atienda las necesidades de cada uno de sus hijos:

 

1.- Roguemos al Señor por quienes, a causa de su enfermedad, porque están al servicio de sus hermanos o por cualquier otro motivo, no han podido venir a celebrar con nosotros el día del Señor. Oremos

 

2.- Roguemos por los que hacen obras de misericordia en favor de sus hermanos, para que Dios premie abundantemente el bien que hacen, y les dé en premio la vida eterna. Oremos

 

3.- Roguemos por los que tienen que vivir alejados de sus familiares y amigos, para que Dios los ayude en sus dificultades y les conceda retornar, sanos y salvos a sus hogares. Oremos

 

4.- Roguemos por nosotros mismos, para que el Señor nos ayude a conocer más y más el Evangelio de Cristo, y nos guarde de todo mal. Oremos

 

Dios nuestro, que en la cruz de Cristo nos lo revelas como signo de contradicción, escucha nuestras plegarias y no permitas que por negligencia o por cobardía rechacemos el proyecto de verdad y de gracia que sólo unidos a tu Hijo podemos alcanzar. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Monición para el Domingo IX del tiempo ordinario Ciclo C


acturalizacion mas reciente: 28 mayo 2016

 

MONICION PARA EL NOVENO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO CICLO C

Fe y Humildad: Virtudes Inseparables

M.R. Pág. 237  /  Lec II Pág. 220

Video sugerencia de moniciones 

MONICION DE ENTRADA

(Saludos) Retomamos hoy el tiempo ordinario de la liturgia. En el cual recordamos las obras de   Jesús entre nosotros. Él nos ama y nos convoca en torno al altar para alimentarnos con su Palabra, con su Cuerpo y con su Sangre.

 

 

LITURGIA DE LA PALABRA  (Video  proclamación de las lecturas)

Primera Lectura: Re 8, 41-43

Salmo: 116

Segunda Lectura: Gal 1-2 . 6-10

Evangelio: Lc 7, 1-10

 

MONICION A LAS LECTURAS (UNICA)

El amor de Dios es tan grande que es para toda la humanidad, todo el que lo acepte como Señor y Salvador y tenga Fe en Él verá sus prodigios

 

 

 

 

MONICION A LAS LECTURAS (INDIVIDUAL)

 

Primera Lectura:

Escucharemos la Oración que Salomón dedica al Templo de Jerusalén Casa de Oración a la que podrán acceder los gentiles si reconocen como Señor al Dios de Israel

 

Segunda Lectura:

San Pablo nos habla de la presencia de algunos perturbadores en el seno de la comunidad. A ellos se enfrenta con firmeza, defendiendo el verdadero Evangelio de Jesucristo

 

Evangelio

Escucharemos la narración de un milagro que muestra a Jesús como salvador universal. La curación a distancia del criado del centurión es tan portentosa como la fe de aquel extranjero que sombra a Jesús

 

 

MONICION DE OFERTORIO

La oración y la vida cristiana son inseparables porque proceden del mismo amor. Que la entrega generosa de nuestras ofrendas acreciente en nosotros la actitud filial, siempre en conformidad con los designios del Padre

 

MONICION A LA COMUNION

El pan consagrado en nuestros altares, en cada Eucaristía, es realmente el Cuerpo y la Sangre de nuestro Señor Jesucristo. Acerquémonos a recibirlo con devoción en este día en que hacemos memoria gozosa de su sacrificio redentor

o

MONICION A LA COMUNION

El banquete celestial el Cuerpo y la Sangre nos espera. Acerquémonos a recibirlo con devoción y agradecimiento por este sacrificio redentor

MONICION DE DESPEDIDA

La Eucaristía nos ha unido, nos ha fortalecido, pero además nos debe comprometer. Imitando la fe del Centurión hagamos de nuestra vida una continua acción de gracias

o

MONICION DE DESPEDIDA

La Eucaristía es unidad y nos impulsa a ser buen testimonio.  Imitando la fe del Centurión hagamos de nuestra vida una continua acción de gracias

ORACION DE LOS FIELES/ORACION UNIVERSAL

(Video lectura de la oracion de los fieles)

Oremos a Jesucristo, el Señor y pidámosle que recordando su promesa, escuche la oración de este pueblo reunido en su nombre

 

1.- Para que el Señor se acuerde del Santo Padre, el Papa Francisco, de todos los obispos que predican la Palabra de Dios, d los presbíteros y diáconos y de todos los que en el mundo aman a Jesucristo, Roguemos al Señor

 

2.- Para que el Señor se acuerde de los responsables de las naciones, los asista en su misión y dé fortaleza a quienes trabajan por la paz y el bien común, roguemos al Señor

 

3.- Para que el Señor se acuerde de los ancianos y minusválidos, de los enfermos y de los que sufren, de los necesitados que esperan su ayuda y de los que son perseguidos por su nombre, roguemos al Señor

 

4.- Para que el Señor, en su infinita misericordia, se acuerde de todos  nosotros, nos conceda un tiempo favorable, nos otorgue el trabajo que necesitamos, abra su mano y nos sacie con sus bienes, roguemos al Señor

 

Dios todopoderoso y eterno, que en tu palabra has manifestado el poder y la fuerza que nos salva, haz que tu palabra se anuncie en todas lenguas y en toda las culturas, que todos los hombres la acojan y que en ella encuentren su salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor

 

 

Monicion para el Segundo Domingo de Pascua Ciclo C


MONICION PARA EL SEGUNDO DOMINGO DE PASCUA CICLO C

DOMINGO DE LA DIVINA MISERICORDIA

M.R. Pág. 180  /  Lecc. I Pág. 329

 

Video de sugerencia de moniciones

MONICION DE ENTRADA

(Saludo) La Iglesia surge renovada de la resurrección del Señor, ella vive unida por un amor lleno de misericordia especialmente con los pobres, los débiles y los pecadores.  Llenos de gratitud por el don de la fe y de la misericordia, participemos unidos en esta santa Eucaristía.

LITURGIA DE LA PALABRA   (Video)

Primera Lectura: Hc 5, 12-16

Salmo: 117

Segunda Lectura: Ap 1, 9-11 . 12-13 . 17-19

Evangelio: Jn 20, 19-31

MONICION A LAS LECTURAS (Única)

Escucharemos en estas lecturas el mensaje de Cristo resucitado que nos invita a vivir en el amor fraterno, a preocuparnos por nuestro prójimo y nos recuerda que la fe es un gran don de amor que se ha de manifestar en cada uno de nuestros actos.

MONICION A LAS LECTURAS (Individual)

 

Primera Lectura

El testimonio de Pedro y de los demás testigos de la resurrección es decidido y convincente. Por ello la primitiva comunidad va creciendo en número y la estima y el aprecio entre sus miembros es cada día mayor.

Segunda Lectura

Juan recibe la instrucción de transmitir a sus hermanos en la fe el mensaje de aquel que murió pero que hoy vive por los siglos de los siglos

Evangelio

Escucharemos una doble escena de las apariciones del Resucitado a sus discípulos. Tomás que cambia su actitud es un ejemplo sorprendente de la fuerza transformadora de la fe en Cristo.

MONICION AL OFERTORIO

Los dones del pan y del vino son signos de la Pascua victoriosa de Cristo. Ellos serán muy pronto el Cuerpo y la Sangre del Señor, Entregados como memorial del sacrificio que nos libera de nuestras dudas y temores.

MONICION A LA COMUNION

Como pueblo rescatado por Dios, acerquémonos a recibir a Cristo en la comunión. Y en un momento de oración alabémoslo y démosle gracias por su divina misericordia.

MONICION DE DESPEDIDA

En cualquier lugar en donde nos encontremos, nuestra celebración debe continuar. Vayamos a proclamar con actos nuestra fe en Jesucristo vivo y presente entre nosotros.

ORACION DE LOS FIELES  /  ORACION UNIVERSAL

Llenos de goso por la santa resurrección del Señor –purificados nuestros sentimientos y renovado nuestro espíritu-, supliquemos al Señor, diciendo: R. Rey vencedor, escúchanos

1.- A Cristo, que ha vencido la muerte y ha destruido el pecado, pidámosle que todos los cristianos sean siempre fieles a las promesas del Bautismo que renovaron en la noche santa de Pascua.

2.- A Cristo, que ha otorgado el perdón y la paz a los pecadores, supliquémosle que quienes han regresado al camino de la vida, conserven los dones que la misericordia del Padre les ha restituido

3.- A Cristo, que ha dado al mundo la vida verdadera y ha renovado toda la creación, pidámosle por los que, por no creer en su triunfo, viven sin esperanza.

4.- A Cristo, que ha colmado de alegría a los pueblos y los ha enriquecido con sus dones, pidámosle que renueve la esperanza de los que sufren y lloran.

5.- A Cristo,  que anunció la alegría a las mujeres, y por medio de las mujeres a los apóstoles, pidámosle por los que nos hemos reunido para celebrar su triunfo.

Dios nuestro, que cada domingo reúnes a tu pueblo para que celebre el triunfo de tu Hijo –el primero y el último, el que estaba muerto y ahora vive por los siglos de los siglos-, danos la fuerza de tu Espíritu, para que, destruidas las fuerzas del mal, te ofrezcamos el obsequio de nuestra obediencia libre. Por Jesucristo, nuestro Señor, que vive y reina por los siglos de los siglos.

A la luz de la gloria por la sombra de la cruz


Autor: P. Sergio Córdova LC | Fuente: Catholic.net
A la luz de la gloria por la sombra de la cruz
Lucas 9, 28-36. 2o. Domingo de Cuaresma. Nuestro Señor concede a sus apóstoles la gracia de contemplar su rostro transfigurado, para confirmarlos en su fe y que no desfallezcan.
A la luz de la gloria por la sombra de la cruz

Del santo Evangelio según san Lucas 9, 28-36 

En aquel tiempo, Jesús se llevó a Pedro, Juan y Santiago, y subió al monte a orar. Y sucedió que, mientras oraba, el aspecto de su rostro se mudó, y sus vestidos eran de una blancura fulgurante, y he aquí que conversaban con él dos hombres, que eran Moisés y Elías; los cuales aparecían en gloria, y hablaban de su partida, que iba a cumplir en Jerusalén. Pedro y sus compañeros estaban cargados de sueño, pero permanecían despiertos, y vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con él. Y sucedió que, al separarse ellos de él, dijo Pedro a Jesús: Maestro, bueno es estarnos aquí. Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías, sin saber lo que decía. Estaba diciendo estas cosas cuando se formó una nube y los cubrió con su sombra; y al entrar en la nube, se llenaron de temor. Y vino una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo, mi Elegido; escuchadle. Y cuando la voz hubo sonado, se encontró Jesús solo. Ellos callaron y, por aquellos días, no dijeron a nadie nada de lo que habían visto. 

Oración introductoria

Señor, me acerco a Ti con fe, una gran confianza y mucho amor. Quiero subir contigo a la montaña de la oración para contemplarte e iluminar interiormente mi vida. Pido a la Virgen María, mi guía en el camino de la fe, que me ayude a vivir esta experiencia.

Petición

Jesucristo, dame la gracia de encontrarte íntimamente para dejar atrás, en esta Cuaresma, todo lo que me aparte de Ti.

Meditación del Papa

El misterio de la Transfiguración no se separa del contexto del camino que Jesús está haciendo. Él se ha ya decididamente dirigido hacia el cumplimiento de su misión, a sabiendas de que, para llegar a la resurrección, tendrá que pasar a través de la pasión y la muerte de cruz. De esto les ha hablado abiertamente a sus discípulos, los cuales no han entendido, sino más bien han rechazado esta perspectiva porque no razonan de acuerdo con Dios, sino con los hombres. Por eso Jesús lleva a tres de ellos a la montaña y les revela su gloria divina, el esplendor de la Verdad y del Amor. Jesús quiere que esta luz pueda iluminar sus corazones cuando pasen por la densa oscuridad de su pasión y muerte, cuando el escándalo de la cruz será insoportable para ellos. Dios es luz, y Jesús quiere dar a sus amigos más íntimos la experiencia de esta luz, que habita en Él. Por lo tanto, después de este evento, Él será en ellos una luz interior, capaz de protegerlos de los ataques de las tinieblas. Incluso en la noche más oscura, Jesús es la luz que nunca se apaga. (Benedicto XVI, 4 de marzo de 2012).

Reflexión

Dentro de los Museos vaticanos, en Roma, se encuentra una de las obras maestras del arte universal: La Transfiguración, pintura realizada por Rafael el año 1517, y expuesta actualmente en la Pinacoteca vaticana. En la parte superior de este hermoso cuadro, la luz parece atraer la blanca figura de Cristo hacia el cielo, mientras las nubes son arrastradas por un viento de tempestad; y sobre la cima del monte Tabor los apóstoles Pedro, Santiago y Juan quedan encandilados por la luz fulgurante de Cristo.

¡Qué impresionante debió haber sido aquel momento dichoso en el que Jesús mostró la gloria de su divinidad a sus apóstoles predilectos! Lucas nos dice que Jesús subió a un monte a orar. Y mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió, y sus vestidos se volvieron blancos y resplandecientes. Mateo añade un detalle significativo.

Dice que el rostro de Jesús se volvió brillante, más hermoso que el sol y blanco como la luz. El sol, y sobre todo la luz, aparecen con frecuencia en las Sagradas Escrituras, y siempre en un contexto de revelación y de teofanía. Es decir, son indicio y reflejo de la presencia divina.

Además, Mateo y Marcos, para expresarnos el misterio sorprendente de este momento, usan un verbo muy fuerte y expresivo. Dicen que Jesús se metamorfoseó; y este vocablo griego indica un cambio de forma, de aspecto, de figura. Es el mismo término que emplea san Pablo para describir nuestra futura resurrección, y significa una transformación profunda, un estado superior al de la tierra, una gloria celestial.

Martín Descalzo comenta: fue como si Jesús hubiera desatado al Dios que era y al que tenía velado y contenido en su humanidad. Su alma de hombre, unida a la divinidad, deborda en este momento e ilumina todo su cuerpo. Si a un hombre es capaz de transformarlo una alegría, ¿qué no sería aquella tremenda fuerza interior que Jesús contenía para no cegar a cuantos le rodeaban?. Tiene razón. Era como si nuestro Señor dejara en este momento explotar toda la potencia y el esplendor de su gloria divina para mostrar la verdadera realidad de su Persona. ¡Debió haber sido algo sumamente impresionante!

Podemos hablar no sólo de un éxtasis de Cristo, sino muchísimo más que eso: era la manifestación radiante de su auténtica naturaleza y condición divina, la irradiación de la gloria de Dios como afirma la carta a los Hebreos y la impronta de su sustancia (Hb 1, 3).

¡Cómo habrá impactado esta revelación de Cristo a sus apóstoles! Tanto que los tres evangelios sinópticos nos refieren unánimemente que estaban aterrados, ante la contemplación de esta gloria y belleza sin igual. Y Pedro, fuera de sí o sea, literalmente, extasiado, pues eso significa esta palabra en griegoexclama: ¡Maestro, qué hermoso es estarnos aquí!. ¡Claro! Era como estar en el cielo, ni más ni menos.

Sin embargo, puede resultarnos un poco paradójico que la Iglesia nos presente este pasaje evangélico dentro de la Cuaresma, en un período de penitencia, de sacrificio y de austeridad. Mucho más lógico sería que nos lo ofreciera en el período de Pascua, por ejemplo. Pero no. Y tiene mucho sentido. Me explico brevemente.

En el Tabor aparecieron Moisés y Elías conversando con Jesús. ¿Sabemos, acaso, el tema de sus conversaciones? Por fortuna, Lucas nos lo refiere: hablaban de su muerte de Jesús, por supuesto que había de cumplirse en Jerusalén. Pero, ¿no estaba Cristo revelándose ahora en toda su gloria? Y entonces, ¿por qué tenía que hablar precisamente de su muerte en estos momentos? ¿Por qué no hablaba de cosas más agradables y positivas?

Porque para Cristo, su máxima gloria debía llegar a través de la Cruz. Y cuando habla de su Pasión, constantemente habla de su glorificación (Jn 7,39; 12,23; 13,31-32; 17,1). Su triunfo definitivo vendrá en el Calvario: Yo, cuando sea exaltado de la tierra, atraeré a todos hacia mí (Jn 12,32).

Su muerte en el Gólgota era, para Él, sinónimo de glorificación y exaltación. ¡Otra de esas locuras y paradojas desconcertantes de Jesús! Éste es su lenguaje. Un lenguaje divino que sólo puede ser comprendido y acogido por la fe y el amor. No hay vuelta de hoja. Y si nosotros queremos ser auténticos cristianos cristianos a fondo y no de fachada tenemos que ir por este camino.

Nuestro Señor concede a sus apóstoles la gracia de contemplar su rostro transfigurado en el Tabor para confirmarlos en su fe y para que no desfallezcan ni se escandalicen cuando vean su rostro desfigurado en la Cruz. La pasión y el dolor son camino de gloria y de resurrección.

Propósito

Visitar a Cristo en la Eucaristía y pedirle el don de conocerlo y amarlo mejor.

Diálogo con Cristo

Señor, que no soñemos nosotros con triunfos fáciles, con una vida de placeres y de glorias mundanas. A la luz de la gloria del cielo hemos de llegar a través del camino, muchas veces oscuro y penoso, de la cruz. Pero si vamos por esta senda, ¡vamos con paso seguro! Ahora compartimos tus sufrimientos en la cruz. Pero, cuando llegue aquel día bendito de nuestra propia transfiguración, nuestra dicha y nuestra gloria será casi infinita. De momento, tenemos que llorar y lamentarnos, pero de nuevo volverás a nosotros y nos llevarás contigo, y nuestra tristeza se convertirá en gozo. Y entonces, en aquel día ya sin noche y sin ocaso, nadie será capaz de quitarnos nuestra alegría

Moniciones Dominicales Ciclo C


Hola amigos. Espero que todos estén bien. Esta entrada es para poner a su disposición todas las moniciones dominicales del ciclo C. Ya estan todas en la página solo es cuestión de saberlas encontrar. Pero para mayor facilidad y comodidad para todos aqui les dejo la lista y así tengan mejor acceso a ellas….

Las voy a ir actualizado conforme vayan pasando los días, pero por lo pronto aqui estan:

TIEMPO DE ADVIENTO

PRIMER DOMINGO     

SEGUNDO DOMINGO 

TERCER DOMINGO         

CUARTO DOMINGO

TIEMPO DE NAVIDAD

LA NATIVIDAD DE JESUS

  LA SAGRADA FAMILIA

MISA DE ACCION DE GRACIAS DE FIN DE AÑO

      MARIA MADRE DE DIOS

     LA EPIFANIA DEL SEÑOR

 EL BAUTISMO DEL SEÑOR

TIEMPO ORDINARIO

DOMINGO II

     DOMINGO III

  DOMINGO IV

    DOMINGO V

     DOMINGO VI

    DOMINGO VII

      DOMINGO VIII

  DOMINGO  IX

DOMINGO X

  DOMINGO XI

     DOMINGO XII

      DOMINGO XIII

   DOMINGO XIV

 DOMINGO XV

  DOMINGO XVI 

   DOMINGO XVII

DOMINGO XVIII

  DOMINGO XIX

 DOMINGO XX

     DOMINGO XXI

    DOMINGO XXII

 DOMINGO XXIII

  DOMINGO XXIV

   DOMINGO XXV 

DOMINGO XXVI

   DOMINGO XXVII

   DOMINGO XXVIII

 DOMINGO XXIX

DOMINGO MUNDIAL DE LAS MISIONES

 DOMINGO XXX

    DOMINGO XXXI

     DOMINGO XXXII

  DOMINGO XXXIII

FIESTAS

CRISTO REY

      DOMINGO DE RAMOS

       RESURRECCION DEL SEÑOR

     ASCENSIÓN DEL SEÑOR

 PENTECOSTES

      SANTISIMA TRINIDAD

     CORPUS CHRISTI

CUARESMA

PRIMER DOMINGO

   SEGUNDO DOMINGO

    TERCER DOMINGO

    CUARTO DOMINGO

    QUINTO DOMINGO

PASCUA

PRIMER DOMINGO

    SEGUNDO DOMINGO

TERCER DOMINGO

   CUATRO DOMINGO

   QUINTO DOMINGO

  SEXTO DOMINGO

ME FALTAN ALGUNOS, CONFORME SE ACERQUE LA FECHA LOS IRE AGREGANDO. GRACIAS POR SU COMPRENSION, POR SU APOYO Y POR SU PREFERENCIA, QUE DIOS LOS SIGA BENDICIENDO.

Monicion para la Fiesta del Bautismo del Señor Ciclo C


MONICION PARA LA FIESTA DE EL BAUTISMO DEL SEÑOR CICLO C

El padre nos manifiesta la misión del Hijo

 

MONICION DE ENTRADA

Hermanos: Celebramos hoy la fiesta del Bautismo del Señor, hecho que Manifiesta la identidad Divina de Jesús y señala su misión. Nosotros también, en virtud de nuestro Bautismo, estamos llamados a continuar la misión de Cristo en el mundo de hoy.

o

(Saludo) Con esta fiesta del Bautismo del Señor, concluimos el tiempo de la Navidad. Con su bautismo Jesús inicia su vida pública  y nuestra salvación. Ésta es una manifestación de su gran amor por nosotros. Con gozo y agradecimiento iniciemos esta misa llenos de fe.

o

(Saludos) Celebramos  la  fiesta del Bautismo del Señor, hecho que Manifiesta la identidad Divina de Jesús y señala su misión. Con esta fiesta concluimos el tiempo de la navidad. Dispongamos nuestro corazón y mente para participar con fe en esta santa misa

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA:  Is 42,1-4 . 6-7    ó   Is 40, 1-5 . 9-11
SALMO   28    ó Salmo 103
SEGUNDA LECTURA  Hc 10, 34-38   ó   Tit 2, 11-14; 3, 4-7
EVANGELIO  Lc 3, 15-16 . 21-22

MONICION A LAS LECTURAS (UNICA)

En las Lecturas escucharemos una revelación más de Jesús como Mesías. Aquel que ha venido a salvarnos inicia su misión de darnos a conocer a Dios como nuestro Padre. Escuchemos

MONICION A LAS LECTURAS (INDIVIDUAL)

PRIMERA LECTURA

Escucharemos el Cantico del Siervo de Yahve, que tendran su cumplimiento en Jesús

SEGUNDA LECTURA

San Pedro nos da una síntesis de la fe en Jesucristo, el Ungido de Dios con la fuerza del ser para todos, sin distinción de personas

EVANGELIO

Jesús se acerca a Juan Bautista que está en el Jordan para ser bautizado. Ahí recibe la confirmación de su misión profética por medio de la voz del Padre y la presencia visible del Espíritu Santo

ORACION DE LOS FIELES  /  ORACION UNIVERSAL

Oremos a nuestro Salvador, que quiso ser bautizado para santificar nuestro bautismo y pidámosle que se compadezca de quienes ha querido que fueran sus hermanos:

1.- Para que Cristo, en quien el Padre se complace, mire con amor a todos los que se preparan para el bautismo o la confirmación o preparan el bautismo de sus hijos, Roguemos al Señor

2.- Para que Cristo ilumine a los que busquen a Dios con sinceridad de corazón y les haga oir la voz del Padre que los llama a escuchar a su Hijo amado, y los conduzca hacia el baño de regeneración, roguemos al Señor

3.- Para que Cristo el enviado del Padre, que no quiebra la caña resquebrajada ni apaga la mecha que aun humea, conceda la salud a los que viven oprimidos por los poderes del enemigo malo, roguemos al Señor

4.- Para que Cristo el Hijo amado, que quiso ser bautizado en el Jordán, nos haga descubrir y amar la grandeza del bautismo cristiano, don del amor de Dios a los hombres, roguemos al Señor

Padre todopoderoso, que haces resonar tu voz magnifica en las aguas del bautismo y en la unción de la confirmación, escucha nuestras oraciones, y concede a los renacidos del agua y del espiritu ser testigos valientes de la fe que profesan, por Jesucristo, nuestro Señor

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

Junto al pan y al vino, ofrezcamos a Dios nuestros deseos de llevar coherentemente nuestra vida cristiana

o

Junto al pan y al vino, ofrezcamos a Dios nuestra vida y todo nuestro ser.  El con su Santo Espíritu nos renueva y nos impulsa a cumplir nuestra misión.

COMUNION

El Cuerpo de Cristo es alimento espiritual que renueva nuestras fuerzas en el camino hacia el Padre. Acerquémonos con fe y respeto a recibirlo

MONICION DE DESPEDIDA

Recordando el día de nuestro bautismo, abramos nuestro espiritu para escuchar siempre al Hijo muy amado del Padre. Gocémonos de vivir en plena comunion con la Trinidad Santa. Escuchemos y dejémonos guiar por Él.