El Mendigo


EL MENDIGO

Calcuta es la ciudad más conflictiva del mundo. En una de sus callejuelas un hombre se pasó toda su vida mendigando. El por­diosero, durante más de cincuenta años, estuvo sentado en una esquina de una abigarrada y tortuosa calle de bazares.

¡Cuántas veces no alargaría sus brazos pidiendo una limosna!

¡Cuántas ve­ces no miraría suplicante a los transeúntes para que se apiadaran de él y le dejasen una rupia en sus temblorosas manos!

¡Cuántos quejidos no brotarían de su escuálida garganta!

Y un día su vida llegó a su término y el pordiosero dio su úl­timo suspiro en la esquina en cuya acera había estado sentado varias décadas.

Días después, accidentalmente, al ir a derruir un edificio, la excavadora encontró un tesoro justo debajo de donde el pordiosero había pasado su ­vida mendigando.

Comentario

Si el tesoro está en uno mismo, en uno mismo hay que buscarlo y encontremos ese tesoro que vive dentro de nosotros, ese tesoro que con seguridad otros ven y nosotros aun no descubrimos.   Podemos colaborar con los demás y ellos pueden colaborar con nosotros, pero en nadie podemos poner la responsabilidad de nuestra felicidad o nuestra desgracia. Recuerda que tu mayor tesoro es Dios, encuentralo dentro de ti, dentro de quienes te rodean y ama profundamente como El nos ama.

Desconozco el Autor