MONICION PARA LA FESTIVIDAD DE EL BAUTISMO DEL SEÑOR CICLO B


MONICION PARA LA FIESTA DE EL BAUTISMO DEL SEÑOR CICLO B

El padre nos manifiesta la misión del Hijo

M.R. Pág. 188  /  Lecc I Pág. 148

MONICION DE ENTRADA

Hermanos: Celebramos hoy la fiesta del Bautismo del Señor, hecho que Manifiesta la identidad Divina de Jesús y señala su misión. Nosotros también, en virtud de nuestro Bautismo, estamos llamados a continuar la misión de Cristo en el mundo de hoy.

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA:  Is 42,1-4 . 6-7
SALMO   28
SEGUNDA LECTURA  Hc 10, 34-38
EVANGELIO  Lc 3, 15-16 . 21-22

MONICION A LAS LECTURAS (UNICA)

En las Lecturas escucharemos una revelación más de Jesús como Mesías. Aquel que ha venido a salvarnos inicia su misión de darnos a conocer a Dios como nuestro Padre. Escuchemos

MONICION A LAS LECTURAS (INDIVIDUAL)

PRIMERA LECTURA

Escucharemos el Cantico del Siervo de Yahve, que tendran su cumplimiento en Jesús

SEGUNDA LECTURA

San Pedro nos da una síntesis de la fe en Jesucristo, el Ungido de Dios con la fuerza del ser para todos, sin distinción de personas

EVANGELIO

Jesús se acerca a Juan Bautista que está en el Jordan para ser bautizado. Ahí recibe la confirmación de su misión profética por medio de la voz del Padre y la presencia visible del Espíritu Santo

ORACION DE LOS FIELES  /  ORACION UNIVERSAL

Oremos a nuestro Salvador, que quiso ser bautizado para santificar nuestro bautismo y pidámosle que se compadezca de quienes ha querido que fueran sus hermanos:

1.- Para que Cristo, en quien el Padre se complace, mire con amor a todos los que se preparan para el bautismo o la confirmación o preparan el bautismo de sus hijos, Roguemos al Señor

2.- Para que Cristo ilumine a los que busquen a Dios con sinceridad de corazón y les haga oir la voz del Padre que los llama a escuchar a su Hijo amado, y los conduzca hacia el baño de regeneración, roguemos al Señor

3.- Para que Cristo el enviado del Padre, que no quiebra la caña resquebrajada ni apaga la mecha que aun humea, conceda la salud a los que viven oprimidos por los poderes del enemigo malo, roguemos al Señor

4.- Para que Cristo el Hijo amado, que quiso ser bautizado en el Jordán, nos haga descubrir y amar la grandeza del bautismo cristiano, don del amor de Dios a los hombres, roguemos al Señor

Padre todopoderoso, que haces resonar tu voz magnifica en las aguas del bautismo y en la unción de la confirmación, escucha nuestras oraciones, y concede a los renacidos del agua y del espiritu ser testigos valientes de la fe que profesan, por Jesucristo, nuestro Señor

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

Junto al pan y al vino, ofrezcamos a Dios nuestros deseos de llevar coherentemente nuestra vida cristiana

COMUNION

El Cuerpo de Cristo es alimento espiritual que renueva nuestras fuerzas en el camino hacia el Padre.

MONICION DE DESPEDIDA

Recordando el día de nuestro bautismo, abramos nuestro espiritu para escuchar siempre al Hijo muy amado del Padre. Gocémonos de vivir en plena comunion con la Trinidad Santa

Monición para la fiesta de la Sagrada Familia Ciclo B


MONICION PARA LA FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA

CICLO B

MR Pag 165  /  Lec I Pag 141

MONICION DE ENTRADA

(Saludo) En este tiempo de Navidad, ponemos nuestra mirada en la Sagrada Familia.  Jesús, María y José son un claro ejemplo de vida y obediencia a Dios, ellos son modelo a seguir para todas nuestras familias. Nos disponemos a participar dignamente de ésta celebración.

 

MONICION A LAS LECTURAS

Escucharemos en las lecturas que el Señor siempre cumple sus promesas. Solo basta tener fe en Él. Jesús, José y María son guía para  toda familia cristiana. Escuchemos con atención lo que El Señor nos pide en su mensaje.

LITURGIA DE LA PALABRA 

Primera Lectura: Gen 15, 1-6; 21, 1-3

Salmo: 104

Segunda Lectura: Heb 11, 8.11-12.17-19

Evangelio: Lc 2, 22. 39-40

MONICION A LAS LECTURAS (Individual)

Primera Lectura: Abraham es presentado como el gran antepasado del pueblo de Israel y como el padre y modelo de todos los creyentes. Su confianza firme en las promesas de Dios va más allá de todas las envidias

Segunda Lectura: El pasaje de la Carta a los hebreos nos habla de la importancia de la fe en la vida de los creyentes. Un ejemplo acabado de esta virtud lo encontramos en la actuación de Abraham y de su esposa Sara.

Evangelio: nos dice Lucas que Jesus niño iba creciendo  y se llenaba de sabiduria.

MONICION DE OFERTORIO

Ofrecemos al Padre celestial el pan y el vino para que por el sacrificio de Cristo, nuestras familias se edifiquen siempre en las virtudes del amor y de la mutua comprensión.

O

Al presentar los dones de pan y vino pongamos en manos del Señor nuestra familia unida a nuestras intenciones para que Dios nos transforme y fortalezca

O

Ofrezcamos al Padre Celestial nuestras humildes ofrendas. Que por intercesión de María y José, nuestras familias se edifiquen siempre en la mutua comprensión.

MONICION DE COMUNION

Unidos por el amor de Jesús, María y José, recibamos el alimento para nuestra alma, pidiéndole a Dios que llene a todas las familias cristianas de su amor y su paz.

O

Llenos de alegría, nos preparamos ahora para recibir a Cristo. Vayamos a su encuentro en verdadero recogimiento, fe y amor.

MONICION DE DESPEDIDA

Volvamos a nuestros hogares a llevar una verdadera  vida de familia,  bajo la mirada amorosa de nuestro Padre del cielo. Vayamos a cumplir nuestros deberes y ayudarnos unos a otros.

ORACION DE LOS FIELES

Oremos a Jesucristo, el Señor que, para santificar la familia, quiso compartir la vida de un hogar humano:

1.- Para que el Señor que quiso participar de la vida de familia en el hogar de María y José  mantenga en paz y armonía a todas las familias cristianas, roguemos al Señor.

2.- Para que los novios sientan la presencia de Dios en la vivencia de su amor mutuo y se preparen santamente para su matrimonio, roguemos al Señor

3.- Para que Dios ilumine a las familias desunidas, a los esposos que han de vivir separados por causa del trabajo, a los hijos de los divorciados, a los hogares sin hijos, roguemos al Señor

4.- Para que  nos esforcemos por vivir en paz y armonía con los miembros de nuestra comunidad, superando con caridad  fraterna nuestras mutuas desavenencias, roguemos al Señor

Señor, Dios nuestro, que has querido que tu Hijo engendrado antes de todos los siglos, fuer miembro de una familia humana, haz que los padres y madres de familia participen de la fecundidad de tu amor, y que sus hijos crezcan en sabiduría y gracia ante ti y ante los hombres. Por Jesucristo Nuestro Señor.

Monición para la Solemnidad de Cristo Rey del Universo Ciclo B


MONICION PARA LA SOLEMNIDAD DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO REY DEL UNIVERSO CICLO B

Soberanía fincada en la verdad y en el amor

M.R. Pág. 268  /  Lecc. II Pág. 193

 

MONICION DE ENTRADA

Este domingo concluye el año litúrgico con la  fiesta de Cristo Rey que celebramos hoy. El Señor nos invita a abrirle las puestas de nuestro corazón como fieles servidores y testigos de la verdad. Iniciemos esta santa misa con el gozo de compartir este gran misterio.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura: Dn 7,13-14

Segunda Lectura: Ap 1, 5-8

Evangelio: Jn 18,33-37

 

MONICION A LAS LECTURAS (única)

Las lecturas de hoy nos muestran la soberanía santa de Jesucristo. Que ha de venir Glorificado  a rescatarnos de las tinieblas, y mostrar su reinado a toda creatura.

 

MONICION A LAS LECTURAS (Individual)

Primera Lectura

El profeta Daniel nos describe al futuro Mesías que vendrá a rescatarnos del poder de las tinieblas.

 

Segunda Lectura:

En esta lectura San Juan nos relata cómo ha de venir Cristo glorificado entre las nubes.

 

Evangelio

Jesús reafirma su realeza ante Pilato. Su estilo y su naturaleza es muy diferente y suele contraponerse a los poderíos mundanos.

 

MONICION AL OFERTORIO

Junto con nuestros dones de pan y vino ofrezcamos Cristo el testigo fiel nuestro ser entero con defectos y virtudes que Él todo lo transformará en una ofrenda agradable al Padre.

 

MONICION A LA COMUNION

Acerquémonos a recibir a Cristo en la Comunión, a fin de que nos transforme en convencidos difusores de su Mensaje de justicia, de paz y de amor

 

MONICION DE DESPEDIDA

Animados por el Espíritu Santo, Vayamos a dar testimonio fidedigno de la gran obra de Dios en nuestra vida. Que tengan un feliz domingo.

 

ORACION UNIVERSAL  /  ORACION DE LOS FIELES

 

Dirijamos nuestras súplicas a Cristo, supremo Señor de la vida y de la muerte, y Rey de todas las creaturas del cielo y la tierra:

 

1.- Para que los pastores y los fieles de la Iglesia se esfuercen en reconciliar el universo con Dios y en pacificar por la sangre de Cristo a todas las creaturas, roguemos al Señor

 

2.- Para que la semilla evangélica escondida en las diversas religiones y culturas germine y se manifieste, y todos los hombres reconozcan que Cristo es Señor, para gloria de Dios Padre, roguemos al Señor

 

3.- Para que quienes aún viven bajo el dominio de la ignorancia, el pecado o el sufrimiento, sean trasladados al Reino de la luz, roguemos al Señor

 

4.- Para que los que hoy celebramos la solemnidad de Cristo, Señor supremo del universo, participemos un día en la herencia del pueblo santo, en el Reino de la luz, roguemos al Señor

 

Dios todopoderoso y eterno, que has constituido a tu Hijo Rey único y Pastor universal de todos los hombres, escucha nuestras oraciones y afianza en nosotros la certeza de que llegará el día en que aniquilado el último enemigo, la muerte Cristo tu Hijo, someterá a ti su Reino, y tú serás todo en todos, por Jesucristo, nuestro Señor.

 

 

Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo


BENEDICTO XVI

ÁNGELUS

Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo Ciclo B

Domingo 26 de noviembre de 2006

Queridos hermanos y hermanas:

En este último domingo del año litúrgico celebramos la solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo.

El evangelio de hoy nos propone de nuevo una parte del dramático interrogatorio al que Poncio Pilato sometió a Jesús, cuando se lo entregaron con la acusación de que había usurpado el título de “rey de los judíos”. A las preguntas del gobernador romano, Jesús respondió afirmando que sí era rey, pero no de este mundo (cf. Jn 18, 36). No vino a dominar sobre pueblos y territorios, sino a liberar a los hombres de la esclavitud del pecado y a reconciliarlos con Dios. Y añadió: “Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo; para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz” (Jn 18, 37).

Pero ¿cuál es la “verdad” que Cristo vino a testimoniar en el mundo? Toda su existencia revela que Dios es amor: por tanto, esta es la verdad de la que dio pleno testimonio con el sacrificio de su vida en el Calvario. La cruz es el “trono” desde el que manifestó la sublime realeza de Dios Amor: ofreciéndose como expiación por el pecado del mundo, venció el dominio del “príncipe de este mundo” (Jn 12, 31) e instauró definitivamente el reino de Dios. Reino que se manifestará plenamente al final de los tiempos, después de que todos los enemigos, y por último la muerte, sean sometidos (cf. 1 Co 15, 25-26). Entonces el Hijo entregará el Reino al Padre y finalmente Dios será “todo en todos” (1 Co 15, 28). El camino para llegar a esta meta es largo y no admite atajos; en efecto, toda persona debe acoger libremente la verdad del amor de Dios. Él es amor y verdad, y tanto el amor como la verdad no se imponen jamás: llaman a la puerta del corazón y de la mente y, donde pueden entrar, infunden paz y alegría. Este es el modo de reinar de Dios; este es su proyecto de salvación, un “misterio” en el sentido bíblico del término, es decir, un designio que se revela poco a poco en la historia.

A la realeza de Cristo está asociada de modo singularísimo la Virgen María. A ella, humilde joven de Nazaret, Dios le pidió que se convirtiera en la Madre del Mesías, y María correspondió a esta llamada con todo su ser, uniendo su “sí” incondicional al de su Hijo Jesús y haciéndose con él obediente hasta el sacrificio. Por eso Dios la exaltó por encima de toda criatura y Cristo la coronó Reina del cielo y de la tierra. A su intercesión encomendamos la Iglesia y toda la humanidad, para que el amor de Dios reine en todos los corazones y se realice su designio de justicia y de paz.

Después del Ángelus

Queridos hermanos y hermanas, como sabéis, en los próximos días iré de visita a Turquía. Desde ahora deseo enviar un saludo cordial al querido pueblo turco, rico en historia y cultura; a ese pueblo y a sus representantes les expreso sentimientos de estima y sincera amistad. Con viva emoción espero encontrarme con la pequeña comunidad católica, que está siempre presente en mi corazón, y unirme fraternalmente a la Iglesia ortodoxa, con ocasión de la fiesta del apóstol san Andrés. Con confianza quiero seguir las huellas de mis venerados predecesores Pablo VI y Juan Pablo II; e invoco la protección celestial del beato Juan XXIII, que durante diez años fue delegado apostólico en Turquía y sintió por esta nación gran afecto y estima. A todos os pido que me acompañéis con la oración, para que esta peregrinación dé todos los frutos que Dios desea. Gracias por vuestra oración y vuestro afecto.

(Luego, recordó que el día 1 de diciembre se celebraría la Jornada mundial contra el sida)

Deseo vivamente que esta circunstancia favorezca una creciente responsabilidad en la curación de la enfermedad, juntamente con el compromiso de evitar toda discriminación con respecto a cuantos están afectados por ella.

Monición para el Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario Ciclo B


MONICION PARA EL DOMINGO XXXIII DEL TIEMPO ORDINARIO CICLO B

Llevando en nosotros una semilla de eternidad.

M.R. Pág. 261  /  Lecc. Pág. 191

 

MONICION DE ENTRADA

(Saludo) Hemos llegado a las últimas semanas del año litúrgico. El Señor nos ha concedido recorrer una vez más, este camino de fe en la gran familia espiritual de la Iglesia. Dios nos conceda crecer en la esperanza de una vida eterna y feliz.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura: Dn 12, 1-3

Salmo 15

Segunda Lectura: Hb 10-11-14.18

Evangelio Mc 13, 24-32

 

MONICION A LAS LECTURAS (Única)

Las lecturas de hoy nos recuerdan que en el final de los tiempos todos seremos congregados para la última venida de Jesucristo que por su sacrificio único y definitivo muchos alcanzarán el triunfo sobre el  reino del mal.

 

MONICION A LAS LECTURAS (Individual)

Primera Lectura

Daniel nos dice que los elegidos, a pesar de las muchas dificultades y sufrimientos, alcanzarán el triunfo sobre el reino del mal y las tinieblas

 

Segunda Lectura

Jesús con su sacrificio único y definitivo nos ha comunicado la vida divina y nos ha abierto el camino hacia Dios.

 

Evangelio

San Marcos nos anuncia el final de los tiempos y la venida última de Cristo y nos exhorta a la espera vigilante.

 

MONICION AL OFERTORIO

Agradecidos con el Señor por los frutos de la tierra y del trabajo del hombre, ofrezcámosle nuestra decisión de hacer su voluntad, mientras aguardamos a su Hijo como Juez benévolo.

 

MONICION A LA COMUNION

Acerquémonos a participar del alimento que nos santifica y que nos salva, pidámosle a nuestro Padre del cielo que nos haga dignos de participar un día en las bodas del Cordero.

 

MONICION DE DESPEDIDA

Ahora que volvemos a nuestros hogares, pidámosle al Señor la gracia de la perseverancia en nuestra fidelidad a Él y a la Iglesia de su Hijo Jesucristo.

 

ORACION UNIVERSAL  /  ORACION DE LOS FIELES

 

Pidamos al Señor que escuche nuestras súplicas y acoja con bondad nuestras peticiones:

 

1.- Para que el Señor multiplique el número de fieles que se consagren exclusivamente a Él en la vida sacerdotal y religiosa, roguemos al Señor

 

2.- Para que Dios conceda a los jefes de las naciones buscar la voluntad divina, temer a Dios en el cumplimiento de su misión y acertar en sus decisiones, roguemos al Señor

 

3.- Para que Dios mire con misericordia a las creaturas que en distintos lugares pasan hambre, y les conceda el alimento necesario, roguemos al Señor

 

4.- Para que el Señor nos dé fuerza para amar incluso a nuestros enemigos y para cumplir su precepto de devolver bien por mal, roguemos al Señor

 

Dios nuestro, que has confiado al hombre los bienes de la creación y de la gracia, haz que siempre estemos atentos y en vela, mientras esperamos el regreso de tu Hijo, de manera que podamos alegrarnos de que en el último día nos llame servidores fieles y cumplidores, y entremos así en el gozo de tu Reino. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Monición para el Domingo XXXII del Tiempo Ordinario Ciclo B


MONICION PARA EL DOMINGO XXXII DEL TIEMPO ORDINARIO CICLO B

El don de una pobreza libre y generosa

M.R. Pág. 260  /  Lecc. II Pág. 187

 

MONICION DE ENTRADA

(Saludo) Reunidos en torno al altar venimos a celebrar la Santa Misa, que es signo de acción de gracias, de unidad y comunión fraterna. Dispongámonos a participar de ella con el gozo de saber que el Señor es generoso con quien en Él confía.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura: 1 Re 17, 10-16

Salmo 145

Segunda Lectura: Hb 9, 24-28

Evangelio: Mc 12, 38-44

 

MONICION A LAS LECTURAS (única)

La liturgia de este día resalta la generosidad de dos mujeres. La viuda de Sarepta que socorre al profeta Elías y la viuda del templo de Jerusalén a la que Jesús pone como ejemplo de entrega sincera.

 

MONICION A LAS LECTURAS (Individual)

 

Primera Lectura

Elías es socorrido por la generosidad de una viuda pobre, Esta mujer sabe confiar en la palabra del profeta, y esto le valió la salvación para ella y para su hijo.

 

Segunda Lectura

El sacerdocio de Cristo es muy superior al del Antiguo Testamento. Con su propia sangre, Él sella el sacrificio que nos da la redención.

 

Evangelio

Jesús desenmascara la hipocresía y la falsedad de los maestros de la ley. Ellos con su conducta voraz y arrogante, habían pervertido las prácticas religiosas de su tiempo.

 

MONICION AL OFERTORIO

Imitando el desprendimiento de la viuda del evangelio, pongamos en el altar lo mejor de lo que somos y tenemos. Que sepamos compartir no lo que nos sobra, sino más bien lo poco  que poseemos para vivir.

 

MONICION A LA COMUNION

Por su muerte y resurrección, Jesús se convierte en el Templo nuevo y definitivo. Al acercarnos a comulgar, pidámosle que éste encuentro sacramental con Él nos transforme en templos vivos de su Santo Espíritu.

 

MONICION DE DESPEDIDA

Con su entrega total, Jesús nos ha liberado del pecado y nos ha abierto las puertas de su gloria. Vayamos ahora a ser testigos de esta firme esperanza entre quienes nos rodean

ORACION DE LOS FIELES  /  ORACION UNIVERSAL

 

Oremos por todos los hombres y por sus necesidades, para que nunca falte a nadie la ayuda de nuestra caridad:

 

1.- Para que la Iglesia viva en paz, se extienda por todo el mundo y persevere en la presencia del Señor, confortada por el Espíritu Santo, roguemos al Señor

 

2.- Para que el Señor conceda, a los que gobiernan, el espíritu de sabiduría y de prudencia, a fin de que rijan a sus pueblos en la paz y en la prosperidad de sus conciudadanos, roguemos al Señor

 

3.- Para que Dios Padre libere al mundo de toda hambre y miseria, y auxilie a los perseguidos, a los encarcelados y a los que son tratados injustamente, roguemos al Señor

 

4.- Para que todos nosotros realicemos nuestro trabajo en espíritu cristiano y consigamos frutos abundantes por nuestras obras, roguemos al Señor

 

Señor Dios, que sustentas al huérfano y a la viuda, haces justicia a los oprimidos y das pan a los hambrientos, haz que todos aprendamos a ayudar a los necesitados, a ejemplo de tu Hijo, que se entregó libremente para salvarlos a todos. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Monición para el Domingo XXXI del Tiempo Ordinario Ciclo B


MONICION PARA EL DOMINGO XXXI DEL TIEMPO ORDINARIO CICLO B

El cristianismo es la religión de “sí”

M.R. Pág. 259  /  Lecc. II Pág. 185

 

MONICION DE ENTRADA

(Saludo) Este domingo recordamos que nuestro mayor amor es Dios el cual se manifiesta en nuestro testimonio en el amor al prójimo. Al participar de ésta Eucaristía pidamos a Dios que nos ayude a vivir como verdaderos hermanos.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura: Dt 6, 2-6

Salmo: 17

Segunda Lectura: Hb 7, 23-28

Evangelio: Mc 12, 28-34

 

MONICION A LAS LECTURAS (única)

El amor de Dios por nosotros es infinito, de la misma manera nosotros hemos de amarle cumpliendo sus mandamientos, Jesús quiere nuestra salvación por eso intercede por nosotros para nuestro perdón.

 

 

MONICION A LAS LECTURAS (Individual)

 

Primera Lectura

La plegaria que escucharemos resume toda la Ley en el amor total y absoluto a su único Dios y Creación.

 

Segunda Lectura

San Pablo nos recuerda que Jesús no conoció el pecado y sin embargo siempre intercede ante el Padre en favor nuestro.

 

Evangelio

Jesús nos recuerda el primer y más grande de los mandamientos de la ley.

 

MONICION AL OFERTORIO

Al llevar nuestros dones de pan y vino al altar nos compromete a hacer vida el mandamiento nuevo que Jesús nos dejó como signo visible de querer ser sus discípulos.

 

MONICION DE COMUNION

Acerquémonos a recibir el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Sólo Él puede hacernos crecer en nuestra entrega, comprometida y solidaria.

 

MONICION DE DESPEDIDA

El Señor nos ha insistido en la necesidad de escuchar en profundidad. Abrámonos a la buena nueva del Evangelio para poder así transformar nuestro mundo en el Reino de Dios.

 

ORACION UNIVERSAL  /  ORACION DE LOS FIELES

 

Pidamos al Señor que escuche nuestras oraciones y nos conceda el auxilio que necesitamos:

 

1.- Para que Dios derrame en su Iglesia el Espíritu de piedad y fortaleza, y suscite en ella numerosos y dignos ministros del altar, roguemos al Señor

 

2.- Para que Dios infunda en el corazón de los gobernantes de la voluntad de promover el bien de sus conciudadanos, a fin de que reinen en el mundo la justicia y la igualdad, roguemos al Señor

 

3.- Para que el Señor fortalezca a los moribundos, los libre de las tentaciones y no permita que nosotros –al llegar la hora de abandonar este mundo- caigamos en manos del enemigo, roguemos al Señor

 

4.- Para que  Dios conceda a nuestros familiares y amigos el perdón de sus pecados, una vida próspera y el don de la caridad, roguemos al Señor

 

Padre santo, el único que eres Señor, concédenos que nuestro corazón, nuestra alma, nuestra mente y nuestro ser se rindan plenamente al Evangelio de t Hijo, el único sacerdote para siempre, que puede salvar definitivamente a los que por medio de Él se acercan a ti. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

 

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.867 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: