Monición para el XII domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B


MONICION PARA EL DOMINGO XII DEL TIEMPO ORDINARIO CICLO B

En la vida, nunca navegamos solos….

 

M.R. Pág. 424   /   Lecc II Pág. 125

MONICION DE ENTRADA

(Saludo) Sean bienvenidos a la casa del Señor. No olvidemos que Jesús siempre está con nosotros y nos acompaña en las tribulaciones de cada día. Solo basta creer en Él y en su palabra para sentir su amor y protección. Con fe y confianza iniciamos esta santa misa.

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura:  Jb 38, 1. 8-11

Salmo: 106

Segunda Lectura: 2 Cor 5, 14-17

Evangelio: Mc 4, 35-41

MONICION A LAS LECTURAS (única)

Tener una fe firme en Dios, es saber que Él es el dueño de la creación y toda ella le obedece. Al permanecer unidos a Jesús viajamos seguros y a salvo, el que vive como Cristo pide, se convierte en una creatura nueva.

MONICION A LAS LECTURAS (individual)

 

Primera Lectura

Dios habla a Job  desde la tempestad y le revela la trascendencia de su ser y de sus proyectos… Sólo Él es el dueño de la creación y al hombre no le queda más que acatar con humilde obediencia sus misteriosos designios

Segunda Lectura

La experiencia del encuentro  con Cristo Resucitado ha hecho que Pablo cambie por completo su forma de pensar y de actuar… Desde que fue llamado por Él, ya no se dejará guiar nunca por simples criterios humanos.

Evangelio

La escena de la tempestad calmada mientras Jesús parece desentenderse de sus discípulos, nos recuerda que Él nunca nos abandona… Él prometió guiar la barca de su Iglesia a buen puerto, no obstante las adversidades

MONICION AL OFERTORIO

Ofrecemos  al Señor este pan y  vino,  junto con ellos ponemos en sus manos nuestras debilidades, para que Él nos llene de fortaleza  y de su mano salir triunfante ante toda adversidad.

MONICION A LA COMUNION

Nuestra fuerza radica en la Sagrada Eucaristía, al unimos a Cristo en la comunión,  Él calma nuestras inseguridades y nos ayuda a enfrentar las pruebas que se nos presentan día a día.

MONICION DE DESPEDIDA

Volvamos a nuestros hogares transformados en creaturas nuevas, gracias al poder redentor de Jesucristo que nos renueva y anima a seguir este viaje unidos a Él.

ORACION UNIVERSAL

Elevemos nuestros ojos al Señor, confiado en recibir su pronta ayuda:

A cada invocación responderemos: R. Escúchanos, Señor

1.- Por el santo Padre, el Papa Francisco, por nuestro Obispo José Francisco y por todos los sacerdotes y diáconos de Jesucristo, roguemos al Señor

2.- Por el buen tiempo, por el fruto de las investigaciones de los estudiosos y por la prosperidad del trabajo de todos, roguemos al Señor

 

3.- Por las vírgenes consagradas al Señor y por los religiosos que trabajan en nuestras comunidades, roguemos al Señor

4.- Por todos los que hacen el bien en nuestras parroquias y por los que cuidad de los pobres y de los enfermos, roguemos al Señor

Fortalece, Señor, la fe del pueblo cristiano, para que nunca se enorgullezca ante la prosperidad ni se desanime ante la adversidad, sino que en todo momento sepa reconocer y experimentar que Tú estás cerca de nosotros y nos acompañas en el camino de la vida. Por Jesucristo, nuestro Señor.

MONICION PARA EL IV DOMINGO DE PASCUA CICLO B


MONICION PARA EL IV DOMINGO DE PASCUA CICLO B

Seguidores generosos y entregados

Jornada Mundial de la Oración por las vocaciones

MONICION DE ENTRADA

(saludo) Hoy recordamos a Jesús el Buen Pastor, y celebramos en toda la Iglesia la Jornada Mundial de Oración por las vocaciones. Pidamos al Señor que siga llamando a muchos jóvenes a ser pastores en medio de su pueblo.

LITURGIA DE LA PALABRA
1º LECTURA  Hechos 4, 8-12
SALMO  Sal 117
2º LECTURA  1Juan 3, 1-2
EVANGELIO  Jn 10,11-18

MONICION A LAS LECTURAS (UNICA)

Las lecturas  de hoy nos muestran a Jesús presente entre nosotros como el Buen Pastor. Él ha dado la vida por sus ovejas y nosotros prolongamos la alegría de su resurrección.

MONICION A LAS LECTURAS (INDIVIDUAL)

Primera Lectura:

Citando un salmo muy conocido, San Pedro renueva ante las autoridades judías el anuncio de Cristo como Salvador universal. Esta Salvación se realiza por medio de la fe y por la confiada invocación de su Nombre

Segunda Lectura

El gran don de Dios a los hombres se resume en la filiación divina. San Juan insiste en que no se trata de una mera declaración formal, sino de una auténtica realidad, que equivale a participar de su misma vida

Evangelio

Jesús se presenta como el Buen Pastor que dispone libremente de su vida en favor de sus ovejas Él contrapone su conducta a la del mercenario que trabaja a sueldo y no se preocupa de ellas.

MONICION AL OFERTORIO

Presentemos ahora al Padre nuestros dones de pan y vino, que son la ofrenda de nuestra vida. Unidos siempre a nuestro buen pastor, encontraremos la felicidad al entregarnos a Él sin reserva.

MONICION A LA COMUNION

Recibamos a Cristo, nuestro cordero pascual.  Él permanece entre nosotros y se nos da como alimento que nos renueva y nos une más  a Él y a nuestros hermanos, acerquémonos con fe.

MONICION DE SALIDA

Vayamos a nuestros hogares con alegría, recordemos que somos ovejas del amado rebaño de Cristo, escuchemos  su voz y de pongamos en práctica sus enseñanzas.

ORACION UNIVERSAL

1.- Para que los obispos, presbíteros y diáconos apacienten sanamente a los pueblos que tienen encomendados, roguemos al Señor.

2.- Para que la paz que Jesucristo concedió  a los discípulos arraigue con fuerza en nuestro mundo, y se alejen de las naciones el odio y las guerras, roguemos al Señor.

3.- Para que los enfermos, los pobres y todos los que sufren encuentren en Cristo resucitado la luz y la esperanza, roguemos al Señor.

4.- Para que Dios derrame en las familias cristianas el espíritu de piedad y de renuncia a lo mundano, de manera que germinen en ellas abundantes vocaciones al ministerio eclesial, roguemos al Señor.

5.- Por nuestra comunidad para que nos esforcemos a permanecer unidos, y  ayudemos a volver a los que han salido del rebaño, roguemos al Señor

6.- Para que Dios en su infinita misericordia y bondad, bendiga y fortalezca a todos los sacerdotes del mundo, para que sean guía y ejemplo de muchos jóvenes que escuchan el llamado de Dios, roguemos al Señor

Monición para el Domingo de Ramos Ciclo B


MONICIONES PARA EL DOMINGO DE RAMOS CICLO B

 

Monición en punto de reunión:

Hermanos, nos hemos reunido éste día para recordar aquella entrada de Jesús a Jerusalén.  Hoy, nosotros aclamaremos a Cristo, nuestro Rey y Redentor, igual que los hebreos, con palmas y ramos, símbolo de vida y de victoria; que nuestra alabanza sea una profesión de fe y un compromiso para seguir al Señor en su camino hacia la cruz a través de ella hacia el triunfo definitivo.

Monición antes de la lectura del Evangelio (En el punto de reunión)

Escucharemos ahora la proclamación solemne del hecho histórico de la entrada de Jesús en Jerusalén. En el entusiasmo de la alegría, no olvidemos que el Reino de Cristo no es de este mundo.

Monición a la bendición de Ramos

Ha llegado el momento de la bendición de las palmas y ramos para conmemorar la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén. Levantemos nuestras palmas y escuchemos atentamente la oración del sacerdote.

Monición a la procesión:

Iniciaremos nuestra procesión acompañando a Jesús en su caminar, Que esta procesión nos haga comprender lo que debe ser nuestra vida de bautizados; aclamar al Señor nuestro Salvador, por una vida dedicada a su servicio, siguiéndolo fielmente, paso a paso.

MONICION PARA EL DOMINGO DE RAMOS CICLO B

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos a esta celebración con la que iniciamos la semana santa. El Domingo de Ramos, venimos a recordar y a renovar la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén. Expresemos  nuestra sincera adhesión al Rey, que nos da la vida eterna.

MONICION A LAS LECTURAS

Escucharemos el anuncio y cumplimiento de la Pasión y muerte de Jesucristo. Nos hablaran de la entrega total de Jesús, de su padecimiento y su destacada obediencia silenciosa y pacífica.

PRESENTACION DE OFRENDAS

Ofrezcamos al Señor el pan y el vino junto un firme propósito de fidelidad, acompañándolo en cada uno de nuestro prójimo.

MONICIÓN A LA COMUNION

Jesús nos invita a la mesa. Celebremos su llegada triunfal agradecidos por el banquete de salvación que Él  mismo nos prepara.

MONICION DE DESPEDIDA

Hemos comenzado la Semana Santa Dispongámonos a vivir estos días con intensidad. No olvidemos que acompañar a Cristo en su Pasión y vivamos plenamente su resurrección en la celebración de la Vigilia Pascual.

ORACION DE LOS FIELES

29 de Marzo del 2015

1.- Para que el Señor tenga piedad de los fieles que han caído en el pecado, les dé valor para recurrir al sacramento de la penitencia y les conceda el gozo del perdón y de la paz, Roguemos al Señor

2.- Para que la Sangre de Jesús que habla más favorablemente que la de Abel, reconcilie con Dios a los que aún están lejos a causa de la ignorancia, la indiferencia o las propias pasiones, Roguemos al Señor

3.- Para que el Señor, que en la cruz experimentó la amargura de sentirse triste y abandonado se apiada de los enfermos y los oprimidos, a fin que los conforte en su aflicción, Roguemos al Señor

4.- Para que el Señor, que recibió en su Reino al ladrón arrepentido, se apiade de nosotros y nos admita, después de la muerte, en su paraíso, Roguemos al Señor

5.- Por todos los sacerdotes del mundo, especialmente  para que esta Semana Santa que hoy inicia, Dios los llene de fortaleza, amor y sabiduría. Roguemos al Señor

6.- Por todas las familias de Nuestra Comunidad, para Dios nos dé la gracia de vivir con fe las celebraciones de esta semana y sean para nosotros medio de conversión. Roguemos al Señor

MONICION PARA LA FESTIVIDAD DE EL BAUTISMO DEL SEÑOR CICLO B


MONICION PARA LA FIESTA DE EL BAUTISMO DEL SEÑOR CICLO B

El padre nos manifiesta la misión del Hijo

M.R. Pág. 188  /  Lecc I Pág. 148

MONICION DE ENTRADA

Hermanos: Celebramos hoy la fiesta del Bautismo del Señor, hecho que Manifiesta la identidad Divina de Jesús y señala su misión. Nosotros también, en virtud de nuestro Bautismo, estamos llamados a continuar la misión de Cristo en el mundo de hoy.

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA:  Is 42,1-4 . 6-7
SALMO   28
SEGUNDA LECTURA  Hc 10, 34-38
EVANGELIO  Lc 3, 15-16 . 21-22

MONICION A LAS LECTURAS (UNICA)

En las Lecturas escucharemos una revelación más de Jesús como Mesías. Aquel que ha venido a salvarnos inicia su misión de darnos a conocer a Dios como nuestro Padre. Escuchemos

MONICION A LAS LECTURAS (INDIVIDUAL)

PRIMERA LECTURA

Escucharemos el Cantico del Siervo de Yahve, que tendran su cumplimiento en Jesús

SEGUNDA LECTURA

San Pedro nos da una síntesis de la fe en Jesucristo, el Ungido de Dios con la fuerza del ser para todos, sin distinción de personas

EVANGELIO

Jesús se acerca a Juan Bautista que está en el Jordan para ser bautizado. Ahí recibe la confirmación de su misión profética por medio de la voz del Padre y la presencia visible del Espíritu Santo

ORACION DE LOS FIELES  /  ORACION UNIVERSAL

Oremos a nuestro Salvador, que quiso ser bautizado para santificar nuestro bautismo y pidámosle que se compadezca de quienes ha querido que fueran sus hermanos:

1.- Para que Cristo, en quien el Padre se complace, mire con amor a todos los que se preparan para el bautismo o la confirmación o preparan el bautismo de sus hijos, Roguemos al Señor

2.- Para que Cristo ilumine a los que busquen a Dios con sinceridad de corazón y les haga oir la voz del Padre que los llama a escuchar a su Hijo amado, y los conduzca hacia el baño de regeneración, roguemos al Señor

3.- Para que Cristo el enviado del Padre, que no quiebra la caña resquebrajada ni apaga la mecha que aun humea, conceda la salud a los que viven oprimidos por los poderes del enemigo malo, roguemos al Señor

4.- Para que Cristo el Hijo amado, que quiso ser bautizado en el Jordán, nos haga descubrir y amar la grandeza del bautismo cristiano, don del amor de Dios a los hombres, roguemos al Señor

Padre todopoderoso, que haces resonar tu voz magnifica en las aguas del bautismo y en la unción de la confirmación, escucha nuestras oraciones, y concede a los renacidos del agua y del espiritu ser testigos valientes de la fe que profesan, por Jesucristo, nuestro Señor

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

Junto al pan y al vino, ofrezcamos a Dios nuestros deseos de llevar coherentemente nuestra vida cristiana

COMUNION

El Cuerpo de Cristo es alimento espiritual que renueva nuestras fuerzas en el camino hacia el Padre.

MONICION DE DESPEDIDA

Recordando el día de nuestro bautismo, abramos nuestro espiritu para escuchar siempre al Hijo muy amado del Padre. Gocémonos de vivir en plena comunion con la Trinidad Santa

Monición para la fiesta de la Sagrada Familia Ciclo B


MONICION PARA LA FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA

CICLO B

MR Pag 165  /  Lec I Pag 141

MONICION DE ENTRADA

(Saludo) En este tiempo de Navidad, ponemos nuestra mirada en la Sagrada Familia.  Jesús, María y José son un claro ejemplo de vida y obediencia a Dios, ellos son modelo a seguir para todas nuestras familias. Nos disponemos a participar dignamente de ésta celebración.

 

MONICION A LAS LECTURAS

Escucharemos en las lecturas que el Señor siempre cumple sus promesas. Solo basta tener fe en Él. Jesús, José y María son guía para  toda familia cristiana. Escuchemos con atención lo que El Señor nos pide en su mensaje.

LITURGIA DE LA PALABRA 

Primera Lectura: Gen 15, 1-6; 21, 1-3

Salmo: 104

Segunda Lectura: Heb 11, 8.11-12.17-19

Evangelio: Lc 2, 22. 39-40

MONICION A LAS LECTURAS (Individual)

Primera Lectura: Abraham es presentado como el gran antepasado del pueblo de Israel y como el padre y modelo de todos los creyentes. Su confianza firme en las promesas de Dios va más allá de todas las envidias

Segunda Lectura: El pasaje de la Carta a los hebreos nos habla de la importancia de la fe en la vida de los creyentes. Un ejemplo acabado de esta virtud lo encontramos en la actuación de Abraham y de su esposa Sara.

Evangelio: nos dice Lucas que Jesus niño iba creciendo  y se llenaba de sabiduria.

MONICION DE OFERTORIO

Ofrecemos al Padre celestial el pan y el vino para que por el sacrificio de Cristo, nuestras familias se edifiquen siempre en las virtudes del amor y de la mutua comprensión.

O

Al presentar los dones de pan y vino pongamos en manos del Señor nuestra familia unida a nuestras intenciones para que Dios nos transforme y fortalezca

O

Ofrezcamos al Padre Celestial nuestras humildes ofrendas. Que por intercesión de María y José, nuestras familias se edifiquen siempre en la mutua comprensión.

MONICION DE COMUNION

Unidos por el amor de Jesús, María y José, recibamos el alimento para nuestra alma, pidiéndole a Dios que llene a todas las familias cristianas de su amor y su paz.

O

Llenos de alegría, nos preparamos ahora para recibir a Cristo. Vayamos a su encuentro en verdadero recogimiento, fe y amor.

MONICION DE DESPEDIDA

Volvamos a nuestros hogares a llevar una verdadera  vida de familia,  bajo la mirada amorosa de nuestro Padre del cielo. Vayamos a cumplir nuestros deberes y ayudarnos unos a otros.

ORACION DE LOS FIELES

Oremos a Jesucristo, el Señor que, para santificar la familia, quiso compartir la vida de un hogar humano:

1.- Para que el Señor que quiso participar de la vida de familia en el hogar de María y José  mantenga en paz y armonía a todas las familias cristianas, roguemos al Señor.

2.- Para que los novios sientan la presencia de Dios en la vivencia de su amor mutuo y se preparen santamente para su matrimonio, roguemos al Señor

3.- Para que Dios ilumine a las familias desunidas, a los esposos que han de vivir separados por causa del trabajo, a los hijos de los divorciados, a los hogares sin hijos, roguemos al Señor

4.- Para que  nos esforcemos por vivir en paz y armonía con los miembros de nuestra comunidad, superando con caridad  fraterna nuestras mutuas desavenencias, roguemos al Señor

Señor, Dios nuestro, que has querido que tu Hijo engendrado antes de todos los siglos, fuer miembro de una familia humana, haz que los padres y madres de familia participen de la fecundidad de tu amor, y que sus hijos crezcan en sabiduría y gracia ante ti y ante los hombres. Por Jesucristo Nuestro Señor.

Monición para la Solemnidad de Cristo Rey del Universo Ciclo B


MONICION PARA LA SOLEMNIDAD DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO REY DEL UNIVERSO CICLO B

Soberanía fincada en la verdad y en el amor

M.R. Pág. 268  /  Lecc. II Pág. 193

 

MONICION DE ENTRADA

Este domingo concluye el año litúrgico con la  fiesta de Cristo Rey que celebramos hoy. El Señor nos invita a abrirle las puestas de nuestro corazón como fieles servidores y testigos de la verdad. Iniciemos esta santa misa con el gozo de compartir este gran misterio.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura: Dn 7,13-14

Segunda Lectura: Ap 1, 5-8

Evangelio: Jn 18,33-37

 

MONICION A LAS LECTURAS (única)

Las lecturas de hoy nos muestran la soberanía santa de Jesucristo. Que ha de venir Glorificado  a rescatarnos de las tinieblas, y mostrar su reinado a toda creatura.

 

MONICION A LAS LECTURAS (Individual)

Primera Lectura

El profeta Daniel nos describe al futuro Mesías que vendrá a rescatarnos del poder de las tinieblas.

 

Segunda Lectura:

En esta lectura San Juan nos relata cómo ha de venir Cristo glorificado entre las nubes.

 

Evangelio

Jesús reafirma su realeza ante Pilato. Su estilo y su naturaleza es muy diferente y suele contraponerse a los poderíos mundanos.

 

MONICION AL OFERTORIO

Junto con nuestros dones de pan y vino ofrezcamos Cristo el testigo fiel nuestro ser entero con defectos y virtudes que Él todo lo transformará en una ofrenda agradable al Padre.

 

MONICION A LA COMUNION

Acerquémonos a recibir a Cristo en la Comunión, a fin de que nos transforme en convencidos difusores de su Mensaje de justicia, de paz y de amor

 

MONICION DE DESPEDIDA

Animados por el Espíritu Santo, Vayamos a dar testimonio fidedigno de la gran obra de Dios en nuestra vida. Que tengan un feliz domingo.

 

ORACION UNIVERSAL  /  ORACION DE LOS FIELES

 

Dirijamos nuestras súplicas a Cristo, supremo Señor de la vida y de la muerte, y Rey de todas las creaturas del cielo y la tierra:

 

1.- Para que los pastores y los fieles de la Iglesia se esfuercen en reconciliar el universo con Dios y en pacificar por la sangre de Cristo a todas las creaturas, roguemos al Señor

 

2.- Para que la semilla evangélica escondida en las diversas religiones y culturas germine y se manifieste, y todos los hombres reconozcan que Cristo es Señor, para gloria de Dios Padre, roguemos al Señor

 

3.- Para que quienes aún viven bajo el dominio de la ignorancia, el pecado o el sufrimiento, sean trasladados al Reino de la luz, roguemos al Señor

 

4.- Para que los que hoy celebramos la solemnidad de Cristo, Señor supremo del universo, participemos un día en la herencia del pueblo santo, en el Reino de la luz, roguemos al Señor

 

Dios todopoderoso y eterno, que has constituido a tu Hijo Rey único y Pastor universal de todos los hombres, escucha nuestras oraciones y afianza en nosotros la certeza de que llegará el día en que aniquilado el último enemigo, la muerte Cristo tu Hijo, someterá a ti su Reino, y tú serás todo en todos, por Jesucristo, nuestro Señor.

 

 

Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo


BENEDICTO XVI

ÁNGELUS

Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo Ciclo B

Domingo 26 de noviembre de 2006

Queridos hermanos y hermanas:

En este último domingo del año litúrgico celebramos la solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo.

El evangelio de hoy nos propone de nuevo una parte del dramático interrogatorio al que Poncio Pilato sometió a Jesús, cuando se lo entregaron con la acusación de que había usurpado el título de “rey de los judíos”. A las preguntas del gobernador romano, Jesús respondió afirmando que sí era rey, pero no de este mundo (cf. Jn 18, 36). No vino a dominar sobre pueblos y territorios, sino a liberar a los hombres de la esclavitud del pecado y a reconciliarlos con Dios. Y añadió: “Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo; para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz” (Jn 18, 37).

Pero ¿cuál es la “verdad” que Cristo vino a testimoniar en el mundo? Toda su existencia revela que Dios es amor: por tanto, esta es la verdad de la que dio pleno testimonio con el sacrificio de su vida en el Calvario. La cruz es el “trono” desde el que manifestó la sublime realeza de Dios Amor: ofreciéndose como expiación por el pecado del mundo, venció el dominio del “príncipe de este mundo” (Jn 12, 31) e instauró definitivamente el reino de Dios. Reino que se manifestará plenamente al final de los tiempos, después de que todos los enemigos, y por último la muerte, sean sometidos (cf. 1 Co 15, 25-26). Entonces el Hijo entregará el Reino al Padre y finalmente Dios será “todo en todos” (1 Co 15, 28). El camino para llegar a esta meta es largo y no admite atajos; en efecto, toda persona debe acoger libremente la verdad del amor de Dios. Él es amor y verdad, y tanto el amor como la verdad no se imponen jamás: llaman a la puerta del corazón y de la mente y, donde pueden entrar, infunden paz y alegría. Este es el modo de reinar de Dios; este es su proyecto de salvación, un “misterio” en el sentido bíblico del término, es decir, un designio que se revela poco a poco en la historia.

A la realeza de Cristo está asociada de modo singularísimo la Virgen María. A ella, humilde joven de Nazaret, Dios le pidió que se convirtiera en la Madre del Mesías, y María correspondió a esta llamada con todo su ser, uniendo su “sí” incondicional al de su Hijo Jesús y haciéndose con él obediente hasta el sacrificio. Por eso Dios la exaltó por encima de toda criatura y Cristo la coronó Reina del cielo y de la tierra. A su intercesión encomendamos la Iglesia y toda la humanidad, para que el amor de Dios reine en todos los corazones y se realice su designio de justicia y de paz.

Después del Ángelus

Queridos hermanos y hermanas, como sabéis, en los próximos días iré de visita a Turquía. Desde ahora deseo enviar un saludo cordial al querido pueblo turco, rico en historia y cultura; a ese pueblo y a sus representantes les expreso sentimientos de estima y sincera amistad. Con viva emoción espero encontrarme con la pequeña comunidad católica, que está siempre presente en mi corazón, y unirme fraternalmente a la Iglesia ortodoxa, con ocasión de la fiesta del apóstol san Andrés. Con confianza quiero seguir las huellas de mis venerados predecesores Pablo VI y Juan Pablo II; e invoco la protección celestial del beato Juan XXIII, que durante diez años fue delegado apostólico en Turquía y sintió por esta nación gran afecto y estima. A todos os pido que me acompañéis con la oración, para que esta peregrinación dé todos los frutos que Dios desea. Gracias por vuestra oración y vuestro afecto.

(Luego, recordó que el día 1 de diciembre se celebraría la Jornada mundial contra el sida)

Deseo vivamente que esta circunstancia favorezca una creciente responsabilidad en la curación de la enfermedad, juntamente con el compromiso de evitar toda discriminación con respecto a cuantos están afectados por ella.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.905 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: