14 de Febrero


 

14 de Febrero

“Día del amor y la amistad y San Valentín”

110

Existen diversas teorías que otorgan a esta fecha el origen del Día de los Enamorados. En los países nórdicos (Dinamarca, Finlandia, Noruega, Suecia) es durante estas fechas cuando se emparejan y aparean los pájaros, de ahí que este periodo se vea como un símbolo de amor, fertilidad y de creación.

Algunos creen que es una fiesta cristianizada del paganismo, ya que en la antigua Roma se realizaba la adoración al dios del amor, cuyo nombre griego era Eros y a quien los romanos llamaban Cupido. En esta celebración se pedían los favores del dios a través de regalos u ofrendas para conseguir así encontrar de una vez por todas a la pareja ideal.

Eros: (Griego) Amor, Deseo. Erótica (el sufijo ika relacionado con” ósea relacionado con el amor o deseo).

Cupidus: (Latín) Deseoso, ansioso, apasionado, el que ama y desea con pasión.

Muchos piensan que San Valentín se celebra desde hace poco y que surgió por el interés de los grandes centros comerciales, pero su origen se remonta a la época del Imperio Romano.

Hacia 1840, la artista y empresaria Esther A. Howland (1828-1904) fue la responsable de la popularización de San Valentín en tarjetas de felicitación conocidas como “valentines”, con símbolos como la forma del corazón o de Cupido. Los estudiantes en los Estados Unidos en secreto intercambiaban poemas en hojas de papel, inspirada en estos actos simplemente lo formalizo con sus tarjetas tan conocidas al día de hoy. También en este día es común la tradición de regalar rosas o chocolates a aquellas personas a las que se tiene un especial afecto.

San Valentín

Era un sacerdote que hacia el siglo III ejercía en Roma. Gobernaba el emperador Claudio II, quien decidió prohibir la celebración de matrimonios para los jóvenes, porque en su opinión los solteros sin familia eran mejores soldados, ya que tenían menos ataduras.

El sacerdote consideró que el decreto era injusto y desafió al emperador. Celebraba en secreto matrimonios para jóvenes enamorados (de ahí se ha popularizado que San Valentín sea el patrón de los enamorados). El emperador Claudio se enteró y como San Valentín gozaba de un gran prestigio en Roma, el emperador lo llamó al Palacio.

San Valentín aprovechó aquella ocasión para hacer proselitismo del cristianismo. No dejaba de interceder en favor de su fe católica y contra el estado de persecución en que a menudo se encontraba sumida la Iglesia.

El soberano, que estaba interesado en granjearse la amistad y la colaboración del inteligente sacerdote cristiano, escuchó con agrado sus razones. Por eso intentó disuadirle del que él creía exagerado fanatismo; a lo que replicó Valentín evangélicamente:

“Si conocierais, señor, el don de Dios, y quién es Aquel a quien yo adoro, os tendríais por feliz en reconocer a tan soberano dueño, y abjurando del culto de los falsos dioses adoraríais conmigo al solo Dios verdadero”.

Aunque en un principio Claudio II mostró interés, el ejército y el Gobernador de Roma, llamado Calpurnio, le persuadieron para quitárselo de la cabeza.

Protestaron enérgicamente de las atrevidas palabras dirigidas contra los dioses romanos, calificándolas de blasfemas. Temeroso Claudio II de que el Gobernador levantara al pueblo y se produjeran tumultos, ordenó que Valentín fuese juzgado con arreglo a las leyes, algo parecido con lo sucedido con Jesús y el temor de Pilato.

Interrogado por Asterio, teniente del Gobernador, San Valentín continuó haciendo profesión de su fe sin ningún temor, afirmando que es Jesucristo:

“La única luz verdadera que ilumina a todo hombre que viene a este mundo”.

El teniente, que tenía una hija ciega, al oír estas palabras, pretendiendo confundirle, le desafió:

“Pues si es cierto que Cristo es la luz verdadera, te ofrezco ocasión de que lo pruebes; devuelve en su nombre la luz a los ojos de mi hija, que desde hace dos años están sumidos en las tinieblas, y entonces seré también cristiano”.

Valentín hizo llamar a la joven a su presencia, y elevando a Dios su corazón lleno de fe, hizo sobre sus ojos la señal de la cruz, exclamando:

“Tú que eres, Señor, la luz verdadera, no se la niegues a ésta tu sierva”.

Al pronunciar estas palabras, la muchacha recobró milagrosamente la vista.

Asterio y su esposa, conmovidos, se arrojaron a los pies del Santo, pidiéndole el Bautismo, que recibieron, juntamente con todos los suyos, después de instruidos perfectamente en la por siempre Santa fe católica.
La joven Julia, agradecida al santo, plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba. De ahí que el almendro sea símbolo de amor y amistad duraderos.

El emperador se admiró del prodigio realizado y de la conversión obrada en la familia de Asterio; y aunque deseara salvar de la muerte al presbítero romano, tuvo miedo de aparecer, ante el pueblo, sospechoso de cristianismo.

Y San Valentín, después de ser encarcelado, cargado de cadenas, y apaleado con varas nudosas hasta quebrantarle los huesos, se unió íntima y definitivamente con Cristo, a través de la tortura de su degollación. Lo martirizaron y ejecutaron el 14 de febrero del año 270.

Reflexión

Amor: (Latín) a = de o desde; mori = morir.

Amistad: (Latín) micus = amigo; sufijo dad = cualidad; ¿cual es la cualidad del amigo? = Morir por ti.

Podemos concluir entonces que la celebración del 14 de Febrero es el recordar que el amor se demuestra muriendo por el ser amado y por todos los demás  y solamente así se puede demostrar.

Las tarjetas, rosas y chocolates nunca suplantaran el acto de la entrega mutua, como lo hizo San Valentín que prefirió morir él a que muriera el amor, como murió Jesús por nosotros; él no nos dio tarjetas, rosas o chocolates nos dio su sangre, su vida entera, ¿Por qué?:

“Porque no hay amor más grande que dar la vida por sus amigos y amigo es el que te ama y muere por ti”.

Este es mi mandamiento:

Ámense los unos a los otros,
como yo los he amado.

No hay amor más grande
que dar la vida por los amigos.

Ustedes son mis amigos
si hacen lo que yo les mando.

Ya no los llamo servidores,
porque el servidor ignora lo que hace su señor;
yo los llamo amigos,
porque les he dado a conocer
todo lo que oí de mi Padre.

No son ustedes los que me eligieron a mí,
sino yo el que los elegí a ustedes,
y los destiné para que vayan y den fruto,
y ese fruto sea duradero.

Así todo lo que pidan al Padre en mi Nombre,
él se lo concederá.

Lo que yo les mando
es que se amen los unos a los otros.

(Jn. 15, 12-17)

102

Autor: Sergio González

El Simbolo del Pez


69554_10201928075658177_878415549_n

Símbolo de Jesucristo (Pez)

En el siglo II la Iglesia tomó la palabra “Ichthys”, pez en griego, como símbolo de Cristo. A partir del siglo III la imagen del pez se utilizaba como símbolo de Cristo. En esta simbología, las letras de la palabra “Ichthys” representan las iniciales de la frase:

“Iesous Christos Theou Yios Soter”

 

Ichthus:  I = Iesous (Jesús); Ch = Christos (Cristo); Th = Theou (Dios); U=Uios (Hijo); S=Soter (Salvador)

 

Significado: “Jesús, Cristo, Hijo de Dios, Salvador”

 

El símbolo del pez y el críptico “Ichthus” fueron adoptados por los cristianos de la Iglesia Primitiva para representar a Jesucristo y manifestar su adhesión a la fe. Tanto el pez como el críptico aparecen numerosas veces en las catacumbas. Los cristianos, siendo minoría en un mundo pagano, tenían sus propios símbolos para identificarse y avivar su fe. En el pez (Ichthus), encontraban la profesión de fe, la razón por la que adoraban a Jesús y estaban dispuestos a morir.

 

Los creyentes somos “pequeños peces”, según el conocido pasaje de Tertuliano (160-220) (De baptismo,c.1):

 

“Nosotros, pequeños peces, tras la imagen de nuestro Ichthus, Jesús Cristo, nacemos en el agua”.

 

Una alusión al bautismo. El cristiano no solo murió y nació de nuevo en el bautismo sino que vive de las aguas del bautismo, es decir, en la gracia del Espíritu Santo.  El cristiano que se aparte de la vida de estas aguas muere.  Como un pez muere al salir del agua, el cristiano muere si se deja seducir por la mente del mundo.

 

El símbolo del pez puede que sea inspirado por la multiplicación milagrosa de panes y peces o por los peces que Jesús Resucitado compartió con sus discípulos (Jn. 21: 9).    Al llamar a los discípulos para Jesucristo les dijo:

 

“Venid conmigo, y os haré pescadores de hombres. Y ellos al instante, dejando las redes, le siguieron”. -Mateo 4,19-20; cf Marcos 1,17).

 

La referencia escrita del símbolo cristiano del pez más antigua que se conoce es de Clemente de Alejandría, (nacido en 150), quien recomienda (Paedagogus, III, xi) tener como sello una paloma o un pez. San Clemente no da explicación de estos símbolos, por lo que se puede concluir que ya estos eran ampliamente conocidos.  El pez se encuentra ya en monumentos romanos de las primeras décadas del siglo II, como la Capella Greca y las Capillas del Sacramento de la catacumba de San Calixto. Los primeros cristianos lo utilizaban en numerosos frescos y sarcófagos.

 

La asociación del Ichthys con la Eucaristía es enfatizada en el epitafio de Abercius, obispo de Hieropolis del siglo II, y en el epitafio de Pectorius de Autun. Abercius nos dice que en su viaje a Roma, en todas partes recibió como alimento “el Pez del manantial, el grande, el puro”, como también “vino mezclado con agua junto con pan”. Pectorius también habla del Pez como un delicioso alimento espiritual que nos da el “Salvador de los Santos”.  Misma asociación también es evidente en los frescos de la catacumba de Santa Priscila.

 

Desde el siglo II, el Delfín es, con frecuencia, el pez de preferencia para este símbolo por ser este considerado un amigo del hombre. Después del siglo IV, el simbolismo del pez gradualmente disminuyó. En la actualidad, en medio del mundo pagano y agresivo contra los verdaderos cristianos, los que se deciden a ser fieles al Señor una vez más están recobrando este símbolo para identificar su compromiso de fe hasta la muerte.  Existe un testimonio de unos jóvenes en Cuba que por poner el signo del pez en un vehículo fueron condenados a diez años de cárcel. Si usamos este símbolo, no lo defraudemos, que no sea decoración.  ¡Qué represente al Señor y nuestra total adhesión de fe sin contar el costo!

La virgen María se adora o se venera?


1231243_216575938501664_91740166_n

Pregunta un sectario enardecido y cegado por el odio: ¿Los católicos adoran a la Virgen María?

Respuesta:
Pbro. Modesto Lule Zavala
Sacerdote Misionero del Instituto Servidores de la Palabra

Esta pregunta proviene regularmente de quienes no profesan la fe católica o de quienes no están informados sobre nuestra Doctrina.
Y a ella hay que responder de manera directa: en la Iglesia Católica se adora exclusivamente a un solo Dios en sus Tres Divinas Personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Es verdad que ciertas manifestaciones populares de culto, que seguramente habrán observado los que hacen esa pregunta, podrán parecer exageraciones que se presten a ser mal interpretadas. Por eso mismo, es muy importante conocer más de nuestra fe para no caer en tales excesos.

Yo, como sacerdote, invito a los católicos con los que comparto la Misa o algún tema, a que nunca dejen de evangelizarse sobre ese tema o cualquiera otro correspondiente a nuestra religión. Y con esto no quiero que me mal interpreten esos impugnadores que piensan que hablar de evangelización es regresar a los tiempos de la Conquista. No, me refiero a la Nueva Evangelización que propuso el Beato Juan Pablo II( ahora santo); una evangelización renovada en conocimientos, en ardor, métodos y expresiones, pues nunca vamos a poder conocer cabalmente a Dios, y por eso necesitamos de un constante adoctrinamiento y nueva evangelización.

Recta interpretación

Mas, volviendo al tema inicial, quiero decirles a quienes han visto a algunos católicos caer en exageraciones en sus manifestaciones de fervor, y por lo cual los han juzgado de idólatras, que eso no corresponde a la enseñanza de la Iglesia Católica.

La palabra latina “adoratio” designaba en su origen la simple genuflexión ante un ser considerado como divino, o también ante cualquiera de sus representaciones o imágenes. No obstante, en el sentido estricto que la palabra tomó después, se designó el homenaje tributado a Dios como tal, y que no debía rendirse a nadie más.

Ante esto, tal vez ahora algunos se pregunten: ¿Entonces por qué se arrodillan los católicos ante las imágenes de los santos. Lo explico:
En la Iglesia Católica se adora la Humanidad de Cristo, pero en cuanto que su Persona es también Divina; también se adora al Santísimo Sacramento de la Eucaristía, donde están el Cuerpo y la Sangre de Cristo.
Con esto queda claro que al único que se adora en la Iglesia Católica es a Dios, culto denominado en lenguaje teológico como “latría”, que es superior al culto de “dulía” y que es rendido tanto a la Virgen María como a los Santos, a sus reliquias y a sus imágenes, a todos los cuales se les venera, mas no se adora.

Y el ponerse de rodillas ante estas representaciones no quiere decir adorarlas, sino constituye un signo de humildad ante alguien que tiene el grado de santidad o sabemos que está en el Cielo.

Y, a pesar de todos los privilegios con que Dios la creó y la dotó, la Santísima Virgen María no debe, pues, ser adorada por nadie; ella es sólo una criatura. El lugar que le corresponde a su culto no está al nivel del de la adoración que, repito, se tributa exclusivamente a Dios. Sin embargo, debido a su maternidad divina, y por las Gracias especiales que en Ella lleva implícitas, la Virgen María superó a todas las demás criaturas y, por lo tanto, el culto que los católicos le rinden a la Madre de Dios, tiene que distinguirse del que se tributa a cualquier otro santo, y estar a un nivel más alto que el de cualquiera de éstos. Por eso se le denomina con este nombre especial: “hiperdulía”.

Quienes ignoran o no entienden el significado de estos conceptos o su sentido teológico, pueden pensar lo que quieran. Pero la realidad es que en la Iglesia Católica sólo se adora a Dios, y se venera especialmente a la Virgen María, y luego a los Santos. Y si se dan exageraciones de parte de algunos fieles, éstas no corresponden a la auténtica Doctrina de nuestra fe cristiana.

Con todo esto, invito a los lectores a conocer mejor nuestra religión, a rezar el Rosario y a pedir la intercesión de la Virgen María para poder llegar a la santidad.

http://www.semanario.com.mx/ps/2011/05/¿los-catolicos-adoramos-a-la-virgen-maria/

¿ES VERDAD QUE LOS CATOLICOS ADORAMOS A MARIA?

AUTOR: GUIDO ROJAS. LICENCIADO EN CIENCIAS RELIGIOSAS.

INTRODUCCION: ¡Cuántas veces no hemos escuchado a los evangélicos y demás cristianos acusar a los católicos de adorar a María como si fuera una “Diosa”!. Desobedeciendo así el primer mandamiento de la ley de Dios dado a Moisés en el monte Sinaí, que dice: “No tendrás otros Dioses a parte de mí” (Éxodo 20, 3).

1. QUE ENSEÑA LA IGLESIA CATOLICA.

Existen tres clases de culto sagrado:

ADORACION (LATRIA): Es exclusividad de Dios:

– “Escucha, Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor” (Deuteronomio 6,4).
– “Está escrito: Al Señor tu Dios adorarás, sólo a él darás culto” (Mateo 4,10).

VENERACION ESPECIAL (HIPERDULIA): Se le da a la Virgen María:

– “El ángel entró en el lugar donde ella estaba, y le dijo: -¡Te saludo, favorecida de Dios! El Señor está contigo” (Lucas 1,28).
– “- ¡Dios te ha bendecido más que a todas las mujeres, y ha bendecido a tu hijo!” (Lucas 1,42).
– “Porque Dios ha puesto sus ojos en mí, su humilde esclava, y desde ahora siempre me llamarán bienaventurada todas las generaciones” (Lucas 1,48).

VENERACION (DULIA): A los Santos(as).

– “Al hombre bueno se le recuerda con bendiciones” (Proverbios 10,7).
– “El que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (1 Juan 2,17).

2. QUE RELACION EXISTE ENTRE MARIA Y LAS TRES PERSONAS DE LA TRINIDAD.

María es la única criatura humana que tiene una estrecha unión con las tres personas de la Trinidad (Lucas 1,30-35). Ella es:

– Hija de Dios Padre
– Esposa de Dios Espíritu Santo
– Madre de Dios Hijo.

3. QUE CUALIDADES MENCIONA LA BIBLIA DE MARIA.

– La humildad, al contestar al celestial mensajero, la voluntad del Dios Altísimo: “Entonces María dijo: -Yo soy la esclava del Señor; hágase en mí según su palabra” (Lucas 1,38).

– El privilegio de haber sido la mujer escogida para llevar en su seno al Unigénito de Dios: “Porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas” (Lucas 1,49). De hecho, la primera persona en reconocer tan gran designo fue su prima Santa Isabel, cuando proclama llena del Espíritu Santo: “¿Quién soy yo, para que venga a visitarme la madre de mi Señor? Pues tan pronto como oí tu saludo, mi hijo se movió de alegría en mi vientre. ¡Dichosa tú por haber creído que han de cumplirse las cosas que el Señor te ha dicho!” (Lucas 1,43-45).

– El haber guardado en su corazón durante treinta y tres años, la fatídica profecía que el anciano Simeón predijo, cuando su pequeño Hijo fue presentado por sus padres en el templo de Jerusalén: “Entonces Simeón les dio su bendición, y dijo a María, la madre de Jesús: – Mira, este niño está destinado a hacer que muchos en Israel caigan o se levanten. El será una señal que muchos rechazarán, a fin que las intenciones de muchos corazones queden al descubierto. Pero todo esto va a ser para ti como una espada que atraviese tu propia alma” (Lucas 2,34-35). Presagio que se cumplió en el santo sacrificio en el monte Calvario, cuando “Junto a la cruz de Jesús estaba su madre” (Juan 19, 25).
– La obediencia a Jesucristo, cuando en las bodas de Caná, les dice a los que están sirviendo el vino: “- Hagan todo lo que él les diga” (Juan 2,5).

4. COMO LE ORABAN LOS PRIMEROS CRISTIANOS A MARIA.

Una de las más antiguas oraciones que los fieles católicos le tributan a la Madre de Dios, fue encontrada en un “ostrascon”, es decir, un tiesto de terracota egipcio del siglo III:

“¡Oh Virgen Inmaculada, madre de Dios y llena de gracia,
Aquel a quien tú llevaste es el Emmanuel, el fruto de tu seno.
Tú, Oh María, sobrepasas toda alabanza!
¡Yo te saludo, María, madre de Dios y gloria de los ángeles,
Porque tú sobrepasas en plenitud de gracia
A todos los anuncios de los profetas!
El Señor está contigo: tú has dado a luz al salvador del mundo”.

http://sanjoseenlinea.mex.tl/1243154_-Los-Catolicos-Adoramos-a-Maria-.html

De las drogas a la vida – Hanns Myhulots


No se lo pierdan!!!

http://www.youtube.com/watch?v=LB6bOMJabwM

El milagro diario


Publicado en web el 1 de agosto, 2013

La Iglesia ofrece verdades bien sustentadas

El Milagro Eucarístico ocurre todos los días, y a él no sólo estamos invitados como testigos, sino también como partícipes del Cuerpo y la Sangre de Cristo mediante las especies consagradas, afirman Autoridades Eclesiásticas.

Sonia Gabriela Ceja Ramírez

La doctrina jurídica de la Iglesia Católica manifiesta que cuando haya un hecho extraordinario, fuera de lo común, se tomen las debidas precauciones para conocer si éste puede explicarse con causas naturales o si es necesario investigar más a fondo, a fin de conocer si excede lo natural y se constata como un verdadero hecho milagroso”, afirmó Monseñor Ramiro Valdés Sánchez, Vicario General de la Arquidiócesis de Guadalajara, quien ha sido instruido por el Cardenal José Francisco Robles Ortega, Arzobispo Metropolitano y máxima Autoridad de esta Iglesia local, para que encabece la correspondiente investigación sobre un supuesto milagro Eucarístico.

Qué dice Santo Tomás

Los teólogos medievales profundizaron el tema de los Milagros Eucarísticos (muy frecuentes en aquellos tiempos), de los que han dado diversas interpretaciones. Una de las más fundadas y razonables podría ser la del “Doctor eucarístico” por excelencia, es decir, Santo Tomás de Aquino (Cf. Summa Teologica III, q. 6, a. 8).
Él dice que el Cuerpo y la Sangre que aparecen luego del milagro se deben a la transformación de las especies eucarísticas, es decir, de los accidentes, y no tocan la verdadera sustancia del Cuerpo y de la Sangre de Jesús. Es decir, la especie del pan y del vino vienen transformadas milagrosamente en especie de carne y sangre; sin embargo, el verdadero Cuerpo y la verdadera Sangre no son aquello que aparece, sino aquello que, aun antes del milagro, estaban escondidos bajo la especie del pan y del vino.
Si la carne y la sangre que aparecen fuesen verdaderamente la Carne y la Sangre de Jesús tendríamos que decir que Jesús Resucitado, que reina impasible a la derecha del Padre, pierde una parte de su Carne o de su sangre. Ésta sería una afirmación inadmisible.
(FUENTE: “Los Milagros Eucarísticos”, Padre Roberto Coggi, O.P.).

Una presencia milenaria

Mons“El Evangelio nos dice que el Señor Jesús prometió darnos su Cuerpo y su Sangre como alimento en el Pan consagrado y en el Vino bendecido. Lo dice claramente el Evangelio y también la Carta de San Pablo a los Corintios, en una narración de la Cena del Señor en la que promete dar, hasta el final de los tiempos, su Cuerpo como alimento y su Sangre como bebida.
“Sabemos, por la Fe, que en el Pan consagrado y el Vino bendecido está el Señor Jesús con su Cuerpo, su Sangre, su Alma y su Divinidad. Sin embargo, algunas veces, como ya ha acontecido a lo largo de la Historia, hay hechos portentosos a los que se les ha llamado Milagros Eucarísticos”, señaló el Vicario General.

Lo ocurrido en Guadalajara

“El miércoles 24 de julio, un Sacerdote, el señor Cura José Dolores Castellanos Gudiño, Párroco de la comunidad de María Madre de la Iglesia, señaló haber recibido un mensaje en el que se le ordenaba que abriese el Sagrario (un Sagrario de su devoción personal), en el que encontraría algo extraordinario.
“Él lo abrió, y en un pequeño relicario donde tenía una Hostia Consagrada, vio que en su color, ordinariamente blanco, aparecía una porción en blanco, como tejido humano; otra porción en un color semejante al carmesí, como el color de la carne; y otra porción con un color rojo encendido, como la sangre.
“Según lo dicho por este Padre, la voz que le habló le indicó que publicase este hallazgo y que repicase las campanas a las 3 de la tarde para que la gente concurriera; y que a las 7 de la tarde, en la Misa que habría de celebrar, se lo comunicara a la Asamblea.
“Entonces la gente, al conocer esta noticia, acudió multitudinariamente con curiosidad, y quizá algunos también con devoción, pero más bien atraída por lo extraordinario del acontecimiento”, narró Monseñor Valdés.

¿Qué se hace en estos casos?

“Hasta el momento, la Autoridad Eclesiástica de la Arquidiócesis tapatía, cuyo máximo representante es el Arzobispo, tiene que investigar este fenómeno; es decir, si en realidad se trata de una Hostia sangrante.
“Primero, debe recabar el testimonio de tres personas que estuvieron en el acto; obviamente, en este caso, el Párroco, en primer lugar; quienes deben manifestarlo por escrito.
“Después, se ha de integrar un Equipo Técnico de Peritos: Médicos, Químicos, Biólogos, personas especializadas en técnicas científicas modernas, quienes deben de investigar a qué se debe el colorido de la Hostia, y si es que esto tiene una explicación racional o si es inexplicable.
“Mientras esto ocurre, añadió el Canónigo Ramiro Valdés, la Iglesia de Guadalajara, a través de su Arzobispo Cardenal, ha indicado que no se exponga a la mirada del pueblo esa Hostia y que se reserve en un lugar seguro, en un sagrario”.
Informó, asimismo, que los estudios correspondientes se harán en Guadalajara, dado que nuestra ciudad cuenta con científicos especializados que pueden dar respuestas acertadas y convincentes.

“El Evangelio nos dice que el Señor Jesús prometió darnos su Cuerpo y su Sangre como alimento en el Pan consagrado y en el Vino bendecido.”

La Santa Sede no ha sido notificada

2013-07-24 16.00El Vicario General aclaró que, si bien no está permitido que los Sacerdotes tengan un Sagrario “personal”, sí puede otorgarse el permiso de que el Sagrario esté en un Oratorio o Capilla particular, que puede pertenecer, por ejemplo, a una comunidad religiosa. El Sacerdote también podrá tenerlo, si lo requiere, para Grupos de Retiros Espirituales o alguna otra actividad grupal que requiera distribuir la Sagrada Comunión; pero para eso se necesita previa autorización.
Ante el cuestionamiento de si debe darse conocimiento a la Santa Sede de lo ocurrido en la Parroquia María Madre de la Iglesia, nuestro entrevistado apuntó: “De momento, no. Hasta que se haga la investigación, entonces el Arzobispo sabrá qué reportar. De momento, la Arquidiócesis de Guadalajara tiene la competencia para hacer las investigaciones pertinentes”.
Si bien existen registros de Milagros Eucarísticos ocurridos desde el Siglo II de la Historia de la Iglesia, no son hechos que sucedan de manera frecuente. “Hace como 700 años, en Orvieto, Italia, sucedió algo semejante.

No se sabe cuándo volverá a ser expuesta

Monseñor Valdés Sánchez, también Párroco de El Sagrario Metropolitano, reconoció que estos sucesos son algo muy inusual en la Iglesia, y que él tiene más experiencia sobre milagros referentes a Procesos de Beatificación y Canonización de los Santos.
“En esos casos, se constituye un Tribunal integrado por un Delegado Episcopal, un Promotor de Justicia, un Notario y un grupo de testigos para tomarles sus declaraciones. Una vez hecho eso, se consulta a Médicos peritos para que hagan sus observaciones y proporcionen un dictamen.
“En las Causas de Canonización y de Beatificación sí deben remitirse, los milagros ocurridos, a la Congregación de Causas de los Santos, en Roma, para que allá también hagan las investigaciones necesarias y los certifiquen.
“Igualmente, en lo que respecta a Beatificaciones y Canonizaciones, el Código de Derecho Canónico señala que se deben dejar pasar cinco años después de que la persona fallece, para iniciar el Proceso, pero en el caso como el de esta Hostia que supuestamente sangra, no hay un lapso determinado, sino que las investigaciones tomarán el tiempo que sea necesario”.
El alto dignatario de la Arquidiócesis dejó en claro que, por el momento, la Hostia no se volverá a exponer al público: “Se ha dado la orden de que se guarde, con el debido respeto, mientras se investiga, y así se ha hecho”.

Reavivemos nuestro amor a Jesús Eucaristía

“Si quieren ustedes ver un prodigio y un milagro todos los días, acudan al templo más cercano, porque ahí el Señor se hace presente”, afirmó Monseñor José Leopoldo González González, Obispo Auxiliar de Guadalajara.
Respecto al supuesto Milagro Eucarístico que está siendo analizado y que tuvo lugar en la Parroquia María Madre de la Iglesia, en la Colonia Jardines de la Paz, el Prelado enfatizó que la Iglesia es prudente, escrupulosa y cautelosa, y pretende estudiar muy bien este hecho que, sin duda, nos recuerda que Dios está acompañándonos de modo sacramental, y será una ocasión también para que reavivemos este don de la Fe, particularmente en este Año de la Fe que concluirá el 24 de noviembre.
Monseñor Leopoldo González advirtió: “En Guadalajara tuvimos la fortuna de que en 2004 se celebrara el 48° Congreso Eucarístico Internacional; fueron días de reflexión en torno al Misterio de la Eucaristía, en torno al Misterio de Cristo real, presente y vivo en las especies Eucarísticas.
“También tuvimos la oportunidad de adorar al Señor en distintos templos y luego a través de la Solemne Procesión que, como recordarán, se llevó a cabo del Templo Expiatorio hacia la Catedral. Con estos actos, el Pueblo de Dios mostró su agradecimiento por la Institución de la Eucaristía, del Sacerdocio; y junto con la Eucaristía se nos hizo un llamado a la Caridad. Con todo esto, nos dimos cuenta de que el pueblo católico de México es un pueblo Eucarístico.
A partir de este Congreso se abrieron en nuestros templos varias Capillas para la Adoración Eucarística; actualmente, son numerosas las Parroquias que tienen Adoración Perpetua en nuestra Diócesis. Hay una enorme cantidad de personas que están acompañando al Señor día y noche, pues todos tenemos la certeza y la seguridad de la presencia viva del Señor en las especies Eucarísticas. Tenemos que reconocer que todos los días se realiza el mayor milagro en cada Altar.
“El sacrificio de Jesucristo se actualiza en el Misterio de la Eucaristía, en cada Misa. Y Cristo vivo nos acompaña en nuestro caminar a través de su palabra y a través de los Sacramentos. Por eso tenemos que sorprendernos del Milagro Eucarístico, de la presencia viva, todos los días, en cada lugar en que el Sacerdote, a nombre de Cristo, consagra las especies Eucarísticas; ahí está la presencia viva de Cristo Jesús”, concluyó el Prelado.

La Eucaristía, un milagro cotidiano al alcance de todos

“Los Milagros Eucarísticos son intervenciones prodigiosas de Dios, que tienen como fin confirmar la Fe en la presencia real del Cuerpo y la Sangre del Señor en la Eucaristía”.

Sonia Gabriela Ceja Ramírez

custodia“La Doctrina Católica nos habla de la presencia real de Cristo en la Eucaristía. Con las palabras de la Consagración: ‘Éste es mi Cuerpo, ésta es mi Sangre’, la sustancia del pan se convierte en el Cuerpo de Cristo, y la sustancia del vino en su Sangre.
“Esta maravillosa transformación toma el nombre de Transubstanciación, la cual no puede ser experimentada en absoluto por los sentidos; sólo la Fe nos asegura esta maravillosa transformación”, afirma el Documento difundido por Ediciones San Clemente, ‘Los Milagros Eucarísticos en el Mundo’.
En la presentación que hace el Padre Roberto Coggi, Religioso Dominico de la Orden de Predicadores, explica que “el fin de estos milagros es el demostrar que no debemos buscar la apariencia externa (pan y vino), sino la sustancia, la verdadera realidad, que es la Carne y la Sangre.
“Bajo las apariencias de la Carne y la Sangre de Jesús, añade, está verdadera y sustancialmente contenido como lo era antes del milagro. Por eso mismo, nosotros podemos adorar a Jesús realmente presente bajo las especies de la Carne y de la Sangre”.

1) Para reflexionar detenidamente

• Nuestra Fe no está fundada sobre los Milagros Eucarísticos, sino sobre el Anuncio del Señor Jesucristo, contenido en la Fe, gracias a la acción del Espíritu Santo.
• No existe una obligación, para el cristiano, de creer en los Milagros Eucarísticos. Éstos no comprometen obligatoriamente la Fe de los fieles, así sean reconocidos oficialmente por la Iglesia.
Cada fiel conserva la libertad de opinión: Ningún cristiano está obligado a creer en alguna de las revelaciones privadas.
• Sin embargo, el creyente no debe excluir que Dios puede intervenir en un modo extraordinario en cualquier momento, lugar, acontecimiento o persona. Lo difícil es discernir si en este hecho singular se ha verificado la intervención auténtica extraordinaria de Dios.
• La prudencia de la Iglesia frente a fenómenos extraordinarios (como los Milagros Eucarísticos) está plenamente justificada.
Se puede caer en riesgos como: atribuir excesiva importancia al aspecto milagroso, extraordinario, teniendo como consecuencia la desvalorización de lo cotidiano en la vida del creyente y de la Iglesia.

2) Aspectos positivos

Los Milagros Eucarísticos pueden constituir un útil y fructuoso apoyo en nuestra vida de Fe. Por ejemplo, ellos pueden:
• Ayudar a trascender lo visible, lo sensible. Justamente porque es reconocido como un hecho extraordinario, el Milagro Eucarístico va a la razón humana e interpela al hombre haciéndolo “ir más allá” de lo sensible, de lo visible, de lo humano; es decir, lo hace aceptar que hay alguna cosa que es incomprensible, inexplicable humanamente con la sola razón, científicamente no demostrable.
• Los Milagros Eucarísticos pueden ayudar a conocer y a vivir la Fe, que tiene su centro en Cristo, y en Cristo-Eucaristía. Son realmente útiles porque están íntimamente orientados a Cristo y no son autónomos; pueden fortalecer la Fe personal de los creyentes y también de los no creyentes. Son, entonces, una ayuda para la Fe porque nos conducen a la Eucaristía instituida por Cristo y celebrada en la Iglesia. Ellos deben servir a la Fe. No deben ni pueden añadir nada al único y definitivo don de Cristo-Eucaristía, pero pueden convertirse en un humilde llamado de atención.
• Los Milagros Eucarísticos pueden invitar a conocer, a apreciar y a amar la Eucaristía. Como dice el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, aprobado y publicado en junio de 2005 por el Papa Benedicto XVI: “Es fuente y culmen de toda la vida cristiana. En ella alcanzan su cumbre la acción santificante de Dios sobre nosotros y nuestro culto a Él. La Eucaristía contiene todo el bien espiritual de la Iglesia: el mismo Cristo, nuestra Pascua. Expresa y produce la comunión en la vida divina y la unidad del Pueblo de Dios. Mediante la Celebración Eucarística nos unimos a la Liturgia del Cielo y anticipamos la vida eterna” (No. 274).
• No podemos, jamás, olvidar ni omitir que la Eucaristía es el verdadero y grande Milagro cotidiano inagotable.
Es un Sacramento: los Sacramentos son signos sensibles y eficaces de la Gracia, instituidos por Cristo y confiados a la Iglesia, a través de los cuales se nos otorga la vida divina (…) Son eficaces, porque es Cristo quien actúa en ellos y quien da la Gracia que significan, independientemente de la santidad personal del Ministro. (COMPENDIO del CIC, Números 224-229).
(FUENTE: Monseñor Raffaello Martinelli, Oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe).

Milagros en América Latina
Muestras que fortalecen la Fe

Han sido pocos los casos extraordinarios de Milagros Eucarísticos comprobados en el mundo, y tan sólo en América se encuentran dos; uno de ellos en el Estado de Guerrero, en México.

Dulce Natalia Romero Cruz

Milagro en tixtlaEl 25 de mayo de 2013, Monseñor Alejo Zavala Castro, Obispo de la Diócesis de Chilpancingo-Chilapa, Guerrero, declaró oficialmente que, después de los estudios y análisis científicos realizados a la Hostia Sangrante de la Parroquia de San Martín de Tours, en la Ciudad de Tix-tla, encabezados por un grupo de científicos de diversas partes del mundo, quedó plenamente comprobado y demostrado que la sangre que contiene la Hostia (oblea de trigo) Consagrada, es real y auténtica.
Tal se dio a conocer después de siete años de investigación, ante miles de personas, creyentes y no creyentes, congregadas en el Auditorio “Sentimientos de la Nación”, cuando se inauguró el “Simposio Internacional DIMI, Hacia un Diálogo Entre la Ciencia y la Fe”.
Fueron los Científicos Ricardo Castañón Gómez, de Bolivia, Presidente e Investigador del “Grupo Internacional para la Paz”; Eduardo Sánchez Loza, de México, Director de la División Científica de Medicina Legal y Forense del Corporativo Médico Legal; y Carlos Parellada, de Guatemala, Médico Cirujano Consultante del Hospital Centro Médico de Guatemala, quienes dieron su veredicto.
Aseguraron que la sustancia rojiza que contiene la Hostia de Tixtla corresponde a sangre con presencia de hemoglobina y ADN humano que pertenece al grupo sanguíneo AB, peculiaridad que coincide con la de la Sábana Santa que se encuentra en Turín.

Aquel momento

tixtla guerreroEl 22 de septiembre de 1996, el Padre Leopoldo Roque, Párroco de San Martín de Tours, invitó al Padre Raymundo Reyna Esteban a dirigir un Retiro Espiritual. Durante la Misa, a la hora de la Comunión, una de las Religiosas de la Comunidad “Misioneros de Jesús y de María” se dirigió hacia el Padre con el copón que contenía las Hostias Consagradas y se arrodilló entregándole el copón al ver cómo, por encima de todas, había una Hostia Consagrada, sangrante.
La Hostia Sangrante con líquido rojizo fue conservada y protegida con singular cuidado durante tres años, hasta que el Obispo Zavala Castro invitó al Doctor Ricardo Castañón Gómez a que se hiciera cargo de la investigación científica, la cual comenzó el 27 de octubre de 2009 y concluyó el 25 de febrero de 2013.
La ejecución de estos estudios incluyó una metodología llamada “A ciegas”, porque los Técnicos de Laboratorio no sabían que la materia, objeto del análisis, provenía de una Hostia Consagrada.
En la Historia se habían presentado diez casos similares, pero nunca en México, donde esta Hostia, después de siete años, permanece incorrupta.

Buenos Aires, Argentina

A las 7 de la tarde del 18 de agosto de 1996, el Padre Alejandro Pezet celebraba Misa en la Parroquia de Santa María, de Buenos Aires. Cuando estaba terminando la distribución de la Sagrada Comunión, una mujer se acercó para decirle que había encontrado una Hostia separada en un candelabro en la parte posterior del Templo. Al ir al lugar indicado, el Padre Alejandro vio la Hostia, y puesto que él era incapaz de consumirla, la colocó en un recipiente con agua y la guardó en el Sagrario de la Capilla del Santísimo Sacramento.
El lunes, 26 de agosto, al abrir el Sagrario, contempló con asombro que la Hostia se había convertido en una sustancia sanguinolenta. Inmediatamente informó al Cardenal Jorge Mario Bergoglio, en aquel entonces Arzobispo de Buenos Aires (ahora Papa Francisco), quien dio instrucciones para que la Hostia fuera fotografiada de manera profesional. Las imágenes fueron tomadas el 6 de septiembre, y en ellas se muestra claramente que la Hostia, que se había convertido en un trozo de carne ensangrentada, había aumentado considerablemente de tamaño.

Análisis Clínicos

ARGENTINA MARZO 2010-32Por varios años, la Hostia se mantuvo en el tabernáculo, y todo lo referente al tema se mantuvo en estricto secreto. Dado que la Hostia no sufría descomposición visible, el Cardenal Bergoglio decidió hacerla analizar científicamente.
Una muestra del tejido fue enviada a un Laboratorio en Buenos Aires, el cual reportó el hallazgo de células humanas rojas y blancas de sangre y de tejido de un corazón humano. Además, se informó que la muestra de tejido parecía estar aún con vida, ya que las células se movían o latían como lo harían en un corazón humano vivo.
En 1999, el Doctor Ricardo Castañón Gómez fue solicitado para la realización de algunas pruebas adicionales; tomó una muestra del fragmento ensangrentado y lo envió a Nueva York. El Laboratorio de la ciudad norteamericana informó que la muestra recibida era de tejido muscular de corazón humano vivo.
Cinco años más tarde, en 2004, el Doctor Gómez se puso en contacto con el Doctor Frederick Zugibe y le pidió evaluar la muestra, una vez más sin decirle el origen, y el Cardiólogo determinó que la sustancia analizada era de carne y sangre que contenían el ADN humano.
Los estudios, una vez más, mostraron que era una parte del ventrículo izquierdo del músculo del corazón, de una persona de aproximadamente 30 años, sangre grupo AB, y que había muerto bajo estrés severo.

Fuente:semanario.com.mx

Milagro eucarístico


Las HOSTIAS SANGRANTES ya no están expuesta, se están analizando.
Esto sucedió en el Templo María Madre de la Iglesia en Guadalajara, Julio 24 / 2013.

Aquí porque se va a analizar.
“Esto que hemos escuchado, de un milagro eucarístico (de la hostia sangrante) se está analizando, porque la Iglesia es prudente, la Iglesia en estos casos es escrupulosa, es cautelosa y hay que estudiar muy bien este hecho. Sin duda que nos recuerda que Dios está acompañándonos en su amor sacramental, será una ocasión también, para que nosotros reavivemos ese donde la fe en este año, precisamente de la Fe. Si quieren ver un prodigio y un milagro todos los días, acudan al templo más cercano porque ahí el Señor se hace presente en las especies eucarísticas”, explicó el obispo auxiliar, Leopoldo González.

Agregó que “tenemos que sorprendernos del milagro eucarístico de la presencia viva del Señor en casa misa todos los días en cada pueblo, en cada lugar, donde el sacerdote en nombre de Cristo, consagra las especies eucarísticas, ahí está la presencia viva.

Tenemos que reconocer que el milagro mayor se realiza todos los días en cada altar. El sacrificio de Jesucristo se actualiza en el misterio de la misa, de la eucaristía, porque entonces el Señor nos dijo que no se nos dará más signo que el signo de Jonás, y así como Jonás estuvo en el vientre de la ballena, tres días, así será el hijo del hombre que estará en el vientre de la tierra pero que va a resucitar al tercer día. Cristo vivo nos acompaña en nuestro caminar a través de su palabra y a través de los sacramentos”

El obispo auxiliar, Leopoldo González, recordó que en 2004 Guadalajara tuvo la oportunidad de ser sede del Congreso Eucarístico Internacional, lo que causó “días de reflexión en torno al misterio de la eucaristía, en torno al misterio de Jesucristo presente, vivo, de las especies eucarísticas”.

Bajo este recordatorio, la autoridad eclesiástica agregó que esa experiencia sirvió para darse cuenta de que: “El pueblo católico de México es un pueblo eucarístico y tenemos que reconocer que a partir de este congreso se abrieron varias capillas eucarísticas, parroquias donde se tiene la adoración perpetua al Santísimo Sacramento. Sería interesante hacer un estudio de cuántas parroquias y cuántas personas están acompañando al Señor día y noche”.

 

 

BOLETIN DE PRENSA En torno a una Hostia consagrada


Fuente: http://informacionconcriterio.blogspot.mx

LCC Jairo Cesar Olivo

cristo vivo y presente en la eucaristia
Nos hemos enterado, por diversos medios, que el señor Cura D. J. Dolores Castellanos Gudiño, Párroco en la comunidad de María, Madre de la Iglesia, en esta ciudad de Guadalajara, y dicho por él mismo, ha tenido una manifestación en la que una Hostia consagrada -que para los católicos es el Cuerpo de Cristo-, quedó teñida de una sustancia que, aparentemente, es sangre.
La Iglesia, en estos casos, pide que se juzgue con mucha prudencia y mesura, tal acontecimiento, con la finalidad de dar certeza a lo sucedido. La Iglesia actuará con mucho escrúpulo para llegar a confirmar que, en realidad, se pueda hablar de un milagro Eucarístico.
No es imposible que se manifieste Jesús de esta forma, pero debemos considerar que no se trata de algo ordinario y sencillo de discernir. Son pocos, a lo largo de la Historia y Geografía de la Iglesia, los prodigios en los que se ha comprobado la presencia del Señor de este modo.
Lo que procede en este caso es, en primer lugar, es que se retire del culto público la Hostia consagrada, en la que, efectivamente, para los creyentes católicos, está Jesús Sacramentado, y se deposite en el lugar destinado para ello, que es el Sagrario. Por lo que ya no será posible verLa como cientos de personas lo pudieron hacer el día de ayer miércoles.
El Cardenal J. Francisco Robles Ortega, Arzobispo de Guadalajara, ha pedido a Mons. Ramiro Valdés, Vicario General en esta Arquidiócesis, que haga la investigación que llegue a conclusiones ciertas, para que nadie quede desilusionado, confundido, engañado o algo semejante.
Independientemente de la objetividad de este acontecimiento, tenemos que ver en él la Providencia de Dios, en primer lugar para fortalecer nuestra fe y devoción, para los que somos católicos, en Jesús Eucaristía, que se hace presente en cada Misa, y valorar este prodigio cotidiano. Y, en segundo lugar, para que, delante de esta presencia sacramental del Señor, nos comprometamos a ser mejores cristianos con una caridad ejemplar.
Conforme se vayan haciendo la investigación correspondiente, encomendada a peritos, se darán a conocer las conclusiones.
Ofna. de Prensa y Comunicación Social.
Arzobispado de Guadalajara.
Nota: esto aconteció en Guadalajara el 24 de Julio del 2013
como es de esperarse la autoridad Eclesial no dará su opinión hasta que se hagan las pruebas
necesarias para corroborar y confirmar el suceso.

Decreto de la penitenciaría apostólica


D E C R E T O

DE LA PENITENCIARÍA APOSTÓLICA

con el que se conceden indulgencias especiales
con ocasión de la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud

[Río de Janeiro, 22-29 de julio de 2013]


Río de Janeiro

Decreto

Se concede el don de las Indulgencias con ocasión de la «XXVIII Jornada mundial de la juventud», que se celebrará en Río de Janeiro durante el presente Año de la fe.

El Santo Padre Francisco, deseoso de que los jóvenes, en unión con los fines espirituales del Año de la fe, convocado por el Papa Benedicto XVI, puedan obtener los esperados frutos de santificación de la «XXVIII Jornada mundial de la juventud», que se celebrará del 22 al 29 del próximo mes de julio en Río de Janeiro y que tendrá por tema: «Id y haced discípulos a todas las naciones (cf.Mt 28, 19)», en la audiencia concedida el pasado 3 de junio al infrascrito cardenal penitenciario mayor, manifestando el corazón maternal de la Iglesia, por el Tesoro de la satisfacción de Nuestro Señor Jesucristo, de la Bienaventurada Virgen María y de todos los santos, estableció que los jóvenes y los fieles adecuadamente preparados pudiesen beneficiarse del don de las Indulgencias del siguiente modo:

a. — se concede la Indulgencia plenaria, que se lucra una vez al día con las condiciones acostumbradas (confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Sumo Pontífice) y se aplica también a modo de sufragio a las almas de los fieles difuntos, por los fieles verdaderamente arrepentidos y contritos, que devotamente participarán en los sagrados ritos y prácticas piadosas que tendrán lugar en Río de Janeiro.

Los fieles legítimamente impedidos, podrán obtener la Indulgencia plenariasiempre que, cumpliendo las acostumbradas condiciones espirituales, sacramentales y de oración, con el propósito de filial obediencia al Romano Pontífice, participen espiritualmente en las sagradas funciones en los días determinados, siempre que sigan estos mismos ritos y prácticas piadosas mientras se realizan, a través de la televisión y radio o, siempre con la debida devoción, a través de los nuevos medios de comunicación social;

b. — se concede la Indulgencia parcial a los fieles, dondequiera que se encuentren durante el mencionado encuentro, cada vez que, al menos con corazón contrito, elevaran fervientes oraciones a Dios, concluyendo con la oración oficial de la Jornada mundial de la juventud, e invocaciones piadosas a la Bienaventurada Virgen María, Reina de Brasil, bajo el título de «Nossa Senhora da Conceiçao Aparecida», así como a los demás patronos e intercesores del mismo encuentro, a fin de que ayuden a los jóvenes a arraigarse en la fe y a llevar una vida santa.

Con el fin de que los fieles puedan ser más fácilmente partícipes de estos dones celestiales, los sacerdotes, legítimamente aprobados para oír confesiones sacramentales, con espíritu dispuesto y generoso dispónganse a recibirlas y propongan a los fieles oraciones públicas, por el buen éxito de la misma «Jornada mundial de la juventud».

Este Decreto tiene validez para esta ocasión. No obstante cualquier disposición contraria.

Dado en Roma, en la sede de la Penitenciaría apostólica, el día 24 de junio, año del Señor 2013, en la solemnidad de San Juan Bautista.

Manuel Card. Monteiro de Castro

Penitenciario mayor

Mons. Krzysztof Nykiel

Regente

Porque los Católicos no llevamos Biblia a la Misa?


Fuente: http://lanzadediosblog.wordpress.com

¿PORQUE LOS CATÓLICOS NO LLEVAMOS BIBLIA A LA MISA?

12 junio, 2013 · por  · en Iglesia Catolica
bible-and-candle
Esta es una pregunta que hacen muchos no católicos para inferir que los católicos no leemos la Biblia en la Misa, o que la tenemos en muy baja estima. Pero lo cierto es que los católicos si leemos la Biblia en la Misa, y no solo eso, estamos cumpliendo mas perfectamente el modo bíblico de leer la Biblia en comunidad como se hacia en el Antiguo y Nuevo Testamento, donde había un lector que leía de los libros sagrados a la comunidad.
Encima de esto, si atendemos a Misa todos los domingos habremos leído o mas bien escuchado que se lee, en un periodo de tres años la Biblia entera. Obviamente esto no significa que no debamos leer la Biblia en nuestras casas personalmente.  Cabe aquí añadir que debemos oír la Palabra de Dios con la actitud de quien se interroga ¿qué es lo que Dios me está pidiendo a mí en esta Misa en concreto? ¿qué es lo que Dios me quiere decir a mí en esta liturgia de la Palabra?
Pero la razón principal por la cual los católicos no llevamos Biblia a la Misa porque la misma Misa esta sumergida en la Biblia. Como diría Scott Hahn, teólogo protestante quien e convirtió al catolicismo en su primer Misa a la cual llevo su Biblia, “la Biblia ya no estaba junto a mi estaba frente a mi”. (1) De ahí que todas las partes de la Misa son bíblicas, como veremos a continuación.
Inicio:
Iniciamos invocando a la Santísima Trinidad signándonos en el Nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Esta parte esta tomada de (Mt 28:19) “Vayan y hagan discípulos entre todos los pueblos, bautícenlos consagrándolos al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo”. Por medio de este signo recordamos nuestro bautismo, y que somos pertenencia de Dios, a la vez que invitamos a las Tres divinas personas de que hagan de nosotros su templo durante la celebración y durante nuestra vida.
Saludo del celebrante
“Que el Señor esté con ustedes”  o también: “La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo esté con ustedes” esto esta tomado de:
2ª  Corintios 13, 14: La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros.
2ª Timoteo 4:22  El Señor esté con tu espíritu. Gracia a todos vosotros.
Yo confieso.
Hacemos una confesión pública a Dios de nuestras faltas de modo que podamos iniciar la celebración con humildad, reconociéndonos faltos de la gracia divina y de la intercesión de la comunidad a favor nuestro antes Dios iniciando con las palabras: “Yo confieso ante Dios Todopoderoso y ante ustedes hermanos que he pecado mucho…” Esto esta tomado de:
Salmo 32, Mi pecado te reconocí, y no te oculté mi culpa; dije: «Confesaré a Yahvé de mis rebeldías.» Y tú absolviste mi culpa, perdonaste mi pecado.
Señor ten piedad.
Seguidamente imploramos a Dios tenga piedad y misericordia de nosotros, esta parte de la Misa esta en:
Salmo 6, 3: Ten piedad de mí, Yahvé, que estoy sin fuerzas.
Salmo 27:7  Escucha, Señor, mi voz que te llama, ten piedad de mí, respóndeme.
Baruc 3:2  Escucha, Señor, ten piedad, porque hemos pecado contra ti.
Lucas 17:13  y alzando la voz, dijeron: Jesús, Maestro, ten piedad de nosotros.
El Gloria.
Cuando glorificamos a Dios, entonamos el himno que los ángeles cantaron la primera nochebuena:
Lucas 2:14  ¡Gloria a Dios en lo alto y en la tierra paz a los hombres que él ama!
Liturgia de la Palabra.
En la liturgia de la Palabra se reproduce aquella escena de Nazaret, cuando Cristo asiste un sábado a la sinagoga: “se levantó para hacer la lectura” de un texto de Isaías; y al terminar, “cerrando el libro, se sentó. Los ojos de cuantos había en la sinagoga estaban fijos en él. Y comenzó a decirles: Hoy se cumple esta escritura que acabáis de oír” (Lc 4:16-21). Con la misma realidad le escuchamos nosotros en la Misa, es Cristo el que nos habla atreves de las lecturas, principalmente cuando el sacerdote lee el Evangelio.
El aleluya.
Antes de que se lee el Evangelio se dice o se cante el Aleluya que es una adaptación de la expresión hebrea hallelú Yah, que significa “alaben ustedes a Yah” o “alabad a Yah”. Esto se encuentra en:
Salmo 135:1  Aleluya ¡Alabad el nombre del Señor, alabadlo, siervos del Señor
Salmo 150:1  ¡Aleluya! Alabad al Señor en su templo, alabadlo en su fuerte firmamento.
Apoc 19:1  Después escuché en el cielo un rumor como de una gran multitud que decía: ¡Aleluya! A nuestro Dios corresponden la victoria y la gloria y el poder,
Apoc 19:3  Y repitieron: ¡Aleluya! El humo de ella asciende por los siglos de los siglos.
La Homilía.
Para la confección de la homilía suelen elegirse varias fuentes privilegiadas como son los textos bíblicos recién leídos, textos de los Padres de la Iglesia o de doctores y santos de la Iglesia católica. Esto se encuentra en:
Hechos 2:42  Eran asiduos en escuchar la enseñanza de los apóstoles…
Profesión de fe, también es bíblico.
Creo en Dios, Padre Todopoderoso,
Gen 17:1  Cuando Abrán tenía noventa y nueve años, se le apareció el Señor y le dijo: Yo soy Dios Todopoderoso. Procede de acuerdo conmigo y sé honrado,
Creador del cielo y de la tierra.
Gen 1,1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
de todo lo visible y lo invisible
Colosenses 1, 16: porque en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, los Tronos, las Dominaciones, los Principados, las Potestades: todo fue creado por él y para él…
Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor,
Jn 3,16 Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna.
Nacido del Padre antes de todos los siglos,
Heb 7:3  Figura sin padre ni madre, sin genealogía, sin principio ni fin de su vida.
Dios de Dios Luz de Luz, Dios verdadero de Dios  verdadero,
Col 1:15 “El es la imagen de Dios invisible”.
Engendrado no creado,
Salmo 2:7  Voy a recitar el decreto del Señor: Me ha dicho: Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy.
De la misma naturaleza del Padre por quien todo fue hecho,
Heb 1:3 Él es el reflejo de su gloria y la representación exacta de su mismo ser..”
que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre,
Lc 1,35 El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios.
Mt 1,22,23 Todo esto sucedió para que se cumpliese el oráculo del Señor por medio del profeta: = Ved que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel, = que traducido significa: «Dios con nosotros.»
padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
Jn 19,1-2 Pilato entonces tomó a Jesús y mandó azotarle. Los soldados trenzaron una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza y le vistieron un manto de púrpura;
fue crucificado, muerto y sepultado,
Jn 19,17-19 y él cargando con su cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario, que en hebreo se llama Gólgota, y allí le crucificaron y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio. Pilato redactó también una inscripción y la puso sobre la cruz. Lo escrito era: «Jesús el Nazareno, el Rey de los judíos.»
Lc 23,46 y Jesús, dando un fuerte grito, dijo: «Padre, = en tus manos pongo mi espíritu» = y, dicho esto, expiró.
Lc 23,53 y, después de descolgarle, le envolvió en una sábana y le puso en un sepulcro excavado en la roca en el que nadie había sido puesto todavía.
descendió a los infiernos,
1Pe 3,18-19 Pues también Cristo, para llevarnos a Dios, murió una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, muerto en la carne, vivificado en el espíritu. En el espíritu fue también a predicar a los espíritus encarcelados,
al tercer día resucitó de entre los muertos,
1Co 15,3-4 Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras;
subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso,
Mc 16,19 Con esto, el Señor Jesús, después de hablarles, fue elevado al cielo y se sentó a la diestra de Dios.
Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos,
Hch 10,42 Y nos mandó que predicásemos al Pueblo, y que diésemos testimonio de que él está constituido por Dios juez de vivos y muertos.
Creo en el Espíritu Santo.
Rom 5,5 y la esperanza no falla, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado.
Como será de importante creer en el Espíritu Santo, que el mismo Jesús nos dice que el único pecado que no será perdonado, ni en este mundo ni en el otro es el pecado contra el Espíritu Santo.
la santa Iglesia católica,
Efe 5,25-27 Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo amó a la Iglesia y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, purificándola mediante el baño del agua, en virtud de la palabra, y presentársela resplandeciente a sí mismo; sin que tenga mancha ni arruga ni cosa parecida, sino que sea santa e inmaculada.
Mt 16,18 Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.
Mt 28,19 Vayan, pues, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,
la comunión de los santos,
Apo 7,9 Después de esto vi un gentío inmenso, imposible de contar, de toda nación y raza, pueblo y lengua, que estaban de pie delante del trono y del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en sus manos,
el perdón de los pecados,
Jn 20,23 a quienes descarguen de sus pecados, serán liberados, y a quienes se los retengan, les serán retenidos.
la resurrección de la carne
Rom 8,11 Y si el Espíritu de Aquel que resucitó a Cristo de entre los muertos está en ustedes, el mismo que resucitó a Jesús de entre los muertos dará también vida a sus cuerpos mortales por medio de su Espíritu, que habita en ustedes.
y la vida eterna.
Apo 22,5 No necesitarán luz de lámpara ni de sol, porque Dios mismo será su luz, y reinarán por los siglos para siempre.
Amén.
Apo 22,20 El que da fe de estas palabras dice: “Sí, vengo pronto. Amén. Ven, Señor Jesús.
Liturgia eucarística. 
El sacerdote se acerca al altar, tras recibir las ofrendas del pan y del vino, de manos de los fieles y dice: “Bendito seas Señor, Dios del universo, por este pan, fruto de la tierra y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; él será para nosotros pan de vida”. Esto esta en las siguientes citas bíblicas: (cf. 1 Crónicas 29:10; Salmo 72:18-19, 119:10; Lucas 1:68; Jn 6,23) “Bendito seas, Señor, Dios del universo por este vino, fruto de la vid y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; él será para nosotros bebida de salvación”. (cf. Lc 22:17-18; Jn 6:55).
Seguidamente el sacerdote se lava las manos, mientras dice en voz baja: “Lava del todo mi delito limpia todo mi pecado”. Las palabras se remontan al Salmo 51,4: “Lávame a fondo de mi culpa, y de mi pecado purifícame.”
Acto seguido el sacerdote dice: “Orad, hermanos, para que este sacrificio mío y vuestro sea agradable a Dios Padre todopoderoso”. Esto esta en:
Oseas 14,2: “Llevad con vosotros palabras de súplica, y volved a Dios, y decidle: Quita toda iniquidad, y acepta el bien, y te ofreceremos la ofrenda de nuestros labios”.
Levítico 22,19: “Y cuando ofrezcáis sacrificio de acción de gracias a Dios, lo sacrificaréis de manera que sea aceptable”.
Santo. 
Tras el prefacio tiene lugar el canto del “Sanctus” esto esta en: Isa 6:3 Y clamaban alternándose: ¡Santo, santo, santo, el Señor Todopoderoso, la tierra está llena de su gloria! Ap 4:8 Cada uno de los seres vivientes tenía seis alas, cubiertas por dentro y en torno de ojos. Ni de día ni de noche descansan diciendo: Santo, santo, santo, Señor Dios Todopoderoso, el que era y es y será.
Consagración. 
La víspera de su pasión tomó el pan en sus santas y venerables manos y levantando los ojos al cielo, a ti, Padre todopoderoso, te dio gracias lo partió lo dio a sus discípulos, diciendo: Tomad esto, todos ustedes, y comed: esto es mi cuerpo que será entregado por vosotros. Esto esta en:
Mat 26:26 Mientras cenaban, Jesús tomó pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio a sus discípulos diciendo: Tomad y comed, esto es mi cuerpo.
1ª Cor 11:23-24 Pues yo recibí del Señor lo que os transmití: que el Señor, la noche que era entregado, tomó pan, dando gracias lo partió y dijo: Esto es mi cuerpo que se entrega por vosotros. Haced esto en memoria mía.
Del mismo modo, acabada la cena, tomó el cáliz una vez más, dándote gracias te bendijo, y la dio a sus discípulos, y dijo: Tomad esto, todos ustedes, y beber de él, porque éste es el cáliz de mi sangre, sangre de la alianza nueva y eterna que será derramada por vosotros y por todos, para que los pecados pueden ser perdonados. Haced esto en memoria mía. Esto esta en:
Mat 26:27-28 Tomando la copa, pronunció la acción de gracias y se la dio diciendo: Bebed todos de ella, porque ésta es mi sangre de la alianza, que se derrama por todos para el perdón de los pecados.
1ªCor 11:25 Lo mismo, después de cenar, tomó la copa y dijo: Esta copa es la nueva alianza sellada con mi sangre. Haced esto cada vez que la bebáis en memoria mía.
Después, oramos a nuestro Padre en las palabras que Nuestro Señor nos dio: (cf. Mt. 6:9-13).
Luego le reconocemos con las palabras de San Juan el Bautista: “He ahí el Cordero de Dios…” (cf. Jn. 1:29,36).
Ósculo de la paz 
“Señor Jesucristo, que dijiste a tus Apóstoles: Mi paz os dejo, mi paz os doy”. Esto esta en:
Juan 14, 27: Mi paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy como la da el mundo.
Comunión. 
Sacerdote: Este es el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo dichosos los invitados a la cena del Señor (Apocalipsis 19:9).
Y antes de recibirlo en la comunión, respondemos con las palabras del centurión: “Señor, no soy digno de que entres en mi casa, mas una palabra tuya, bastará para sanarme.” Esto esta en:
Mateo, 8, 8: “Señor, no soy digno de que entres en mi casa. Di una sola palabra y mi siervo quedará sano.
Rito de conclusión 
El Señor esté con ustedes.
El pueblo responde: Y con tu espíritu.
El sacerdote bendice al pueblo, diciendo: La bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, y descienda sobre ustedes: Esto esta en:
2ª Cor 13:13 La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo esté con todos vosotros.
El pueblo responde: Amén.
Id en la paz de Cristo Congregación: Demos gracias a Dios. Esto esta en:
2ª Cor 9:15 Demos gracias a Dios por su don inefable.
Conclusión: 
Los católicos no llevamos la Biblia a la Misa porque lo que decimos y escuchamos en la Misa nos viene de la Biblia y lo que “hacemos” en la Misa, lo hacemos porque se hacía en la Biblia. Nos arrodillamos (cf. Sal. 95:6; Hech. 21:5) y cantamos himnos (cf. 1 Mac. 10:7, 38; Hech. 16:25); nos ofrecemos la señal de la paz (cfr. 1 Sam. 25:6; 1 Tes. 5:26). Nos juntamos alrededor de un altar (cf. Gen. 12:7; Ex. 24: 4; 2 Sam. 24:25; Apoc. 16:7), con incienso (cf. Jer. 41:5; Apoc. 8:4), servido por sacerdotes (cf. Ex. 28:3-4; Apoc. 20:6). Ofrecemos una acción de gracias con pan y vino (cf. Gen. 14:18; Mt. 26:26-28). Desde la primera señal de la cruz hasta el último amén (cf. Neh. 8:6; 2 Cor. 1:20), la Misa es un tapiz de sonidos y sensaciones, tejido con palabras, acciones y accesorios tomados de la Biblia.
____________________________

Extraído de http://conocetufe.blogspot.com.es

(1) La cena del cordero pg. 28
Sitios web consultados:

El Escapulario (historia)


El escapulario es signo de la Maternidad Espiritual de María y debemos recordar que ella es madre de todos.

Los carmelitas tienen, entre otros, el mérito de haber llevado esta advocación mariana a todos los estratos del pueblo cristiano.

En el siglo XII algunos eremitas se retiraron al Monte Carmelo, con San Simón Stock.

La Virgen Santísima prometió a este santo un auxilio especial en la hora de la muerte a los miembros de la orden carmelitana y a cuantos participaran de su patrocinio llevando su santo escapulario.

Los Carmelitas han sido conocidos por su profunda devoción a la Santísima Virgen. Ellos interpretaron la nube de la visión de Elías (1 Reyes 18, 44) como un símbolo de la Virgen María Inmaculada. Ya en el siglo XIII, cinco siglos antes de la proclamación del dogma, el misal Carmelita contenía una Misa para la Inmaculada Concepción.

La estrella del Mar y los Carmelitas

Los marineros, antes de la edad de la electrónica, dependían de las estrellas para marcar su rumbo en el inmenso océano. De aquí la analogía con La Virgen María quien como, estrella del mar, nos guía por las aguas difíciles de la vida hacia el puerto seguro que es Cristo.

Por la invasión de los sarracenos, los Carmelitas se vieron obligados a abandonar el Monte Carmelo. Una antigua tradición nos dice que antes de partir se les apareció la Virgen mientras cantaban el Salve Regina y ella prometió ser para ellos su Estrella del Mar. Por ese bello nombre conocían también a la Virgen porque el Monte Carmelo se alza como una estrella junto al mar.

Los Carmelitas y la Virgen del Carmen se difunden por Europa

La Virgen Inmaculada, Estrella del Mar, es la Virgen del Carmen, es decir a la que desde tiempos remotos allí se venera. Ella acompañó a los Carmelitas a medida que la orden se propagó por el mundo. A los Carmelitas se les conoce por su devoción a la Madre de Dios, ya que en ella ven el cumplimiento del ideal de Elías. Incluso se le llamó: “Los hermanos de Nuestra Señora del Monte Carmelo”. En su profesión religiosa se consagraban a Dios y a María, y tomaban el hábito en honor ella, como un recordatorio de que sus vidas le pertenecían a ella, y por ella, a Cristo.

¿Qué es el Escapulario carmelita?

Los seres humanos nos comunicamos por símbolos. Así como tenemos banderas, escudos y también uniformes que nos identifican. Las comunidades religiosas llevan su hábito como signo de su consagración a Dios.

Los laicos no pueden llevar hábito, pero los que desean asociarse a los religiosos en su búsqueda de la santidad pueden usar el escapulario. La Virgen dio a los Carmelitas el escapulario como un hábito miniatura que todos los devotos pueden llevar para significar su consagración a ella. Consiste en un cordón que se lleva al cuello con dos piezas pequeñas de tela color café, una sobre el pecho y la otra sobre la espalda. Se usa bajo la ropa. Junto con el rosario y la medalla milagrosa, el escapulario es uno de los mas importantes sacramentales marianos.

Dice San Alfonso Ligorio, doctor de la Iglesia: “Así como los hombres se enorgullecen de que otros usen su uniforme, así Nuestra Señora Madre María está satisfecha cuando sus servidores usan su escapulario como prueba de que se han dedicado a su servicio, y son miembros de la familia de la Madre de Dios.”

El escapulario es un sacramental

Un sacramental es un objeto religioso que la Iglesia haya aprobado como signo que nos ayuda a vivir santamente y a aumentar nuestra devoción. Los sacramentales deben mover nuestros corazones a renunciar a todo pecado, incluso al venial.

El escapulario, al ser un sacramental, no nos comunica gracias como hacen los sacramentos. Las gracias nos vienen por nuestra respuesta de amor a Dios y de verdadera contrición del pecado, lo cual el sacramental debe motivar.

¿Cómo surgió el escapulario?

La palabra escapulario viene del Latín “scapulae” que significa “hombros”. Originalmente era un vestido superpuesto que cae de los hombros y lo llevaban los monjes durante su trabajo. Con el tiempo se le dio el sentido de ser la cruz de cada día que, como discípulos de Cristo llevamos sobre nuestros hombros. Para los Carmelitas particularmente, pasó a expresar la dedicación especial a la Virgen Santísima y el deseo de imitar su vida de entrega a Cristo y a los demás.

La Virgen María entrega el escapulario el 16 de julio de 1251.

En el año 1246 nombraron a San Simón Stock general de la Orden Carmelita. Este comprendió que, sin una intervención de la Virgen, a la orden le quedaba poco tiempo. Simón recurrió a María poniendo la orden bajo su amparo, ya que ellos le pertenecían. En su oración la llamó “La flor del Carmelo” y la “Estrella del Mar” y le suplicó la protección para toda la comunidad.

En respuesta a esta ferviente oración, el 16 de julio de 1251 se le aparece la Virgen a San Simón Stock y le da el escapulario para la orden con la siguiente promesa:

“Este debe ser un signo y privilegio para ti y para todos los Carmelitas: quien muera usando el escapulario no sufrirá el fuego eterno”

Aunque el escapulario fue dado a los Carmelitas, muchos laicos con el tiempo fueron sintiendo el llamado de vivir una vida mas comprometida con la espiritualidad carmelita y así se comenzó la cofradía del escapulario, donde se agregaban muchos laicos por medio de la devoción a la Virgen y al uso del escapulario. La Iglesia ha extendido el privilegio del escapulario a los laicos.

Explicación de la Promesa:

Muchos Papas, santos como San Alfonso Ligorio, San Juan Bosco, San Claudio de la Colombiere, y San Pedro Poveda, tenían una especial devoción a la Virgen del Carmen y llevaban el escapulario. Santos y teólogos católicos han explicado que, según esta promesa, quien tenga la devoción al escapulario y lo use, recibirá de María Santísima a la hora de la muerte, la gracia de la perseverancia en el estado de gracia (sin pecado mortal) o la gracia de la contrición (arrepentimiento). Por parte del devoto, el escapulario es una señal de su compromiso a vivir la vida cristiana siguiendo el ejemplo perfecto de la Virgen Santísima.

El escapulario tiene 3 significados:

El amor y la protección maternal de María: El signo es una tela o manto pequeño. Vemos como María cuando nace Jesús lo envuelve en un manto. La Madre siempre trata de cobijar a sus hijos.

Envolver en su manto es una señal muy maternal de protección y cuidado. Señal de que nos envuelve en su amor maternal. Nos hace suyos. Nos cubre de la ignominia de nuestra desnudes espiritual.

Vemos en la Biblia:

– Dios cubrió con un manto a Adán y Eva después de que pecaron. (manto – signo de perdón)

– Jonás le dio su manto a David: símbolo de amistad -Elías dio su manto a Eliseo y lo llenó de su espíritu en su partida.

– S. Pablo: revístanse de Cristo: vestirnos con el manto de sus virtudes.

Pertenencia a María: Llevamos una marca que nos distingue como sus hijos escogidos. El escapulario se convierte en el símbolo de nuestra consagración a María.

Consagración: “pertenecer a María” es reconocer su misión maternal sobre nosotros y entregarnos a ella para dejarnos guiar, enseñar, moldear por Ella y en su corazón. Así podremos ser usados por Ella para la extensión del Reino de su Hijo.

– En 1950 Papa Pío XII escribió acerca del escapulario: “que el escapulario sea tu signo de consagración al Inmaculado Corazón de María, lo cual estamos particularmente necesitando en estos tiempos tan peligrosos”. Quien usa el escapulario debe ser consciente de su consagración a Dios y a la Virgen y ser consecuente en sus pensamientos, palabras y obras. Dice Jesús: “Cargad con mi yugo y aprended de mi, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera”. (Mt 11:29). El escapulario simboliza ese yugo que Jesús nos invita a cargar, pero que María nos ayuda a llevar. El escapulario es un signo de nuestra identidad como cristianos, vinculados íntimamente a la Virgen María con el propósito de vivir plenamente nuestro bautismo. Representa nuestra decisión de seguir a Jesús por María en el espíritu de los religiosos pero adaptado a la propia vocación, lo que exige que seamos pobres, castos y obedientes por amor.

Al usar el escapulario constantemente estamos haciendo silenciosa petición de asistencia a la Madre, y ella nos enseña e intercede para conseguirnos las gracias para vivir como ella, abiertos de corazón al Señor, escuchando su Palabra, orando, descubriendo a Dios en la vida diaria y cercanos a las necesidades de nuestros hermanos, y nos está recordando que nuestra meta es el cielo y que todo lo de este mundo pasa. En la tentación, tomamos el escapulario en nuestras manos e invocamos la asistencia de la Madre. Kilian Lynch, antiguo general de la Orden dice: “No lleguemos a la conclusión de que el escapulario está dotado de alguna clase de poder sobrenatural que nos salvará a pesar a pesar de lo que hagamos o de cuanto pequemos…Una voluntad pecadora y perversa puede derrotar la omnipotencia suplicante de la Madre de la Misericordia.”

El suave yugo de Cristo: “Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mi, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana”. (Mt 11:29-30)

– El escapulario simboliza ese yugo que Jesús nos invita a cargar pero que María nos ayuda a llevar.

Quién lleva el escapulario debe identificarse como católico sin temor a los rechazos y dificultades que ese yugo le traiga.

Se debe vivir lo que significa

El escapulario es un signo de nuestra identidad como católicos, vinculados de íntimamente a la Virgen María con el propósito de vivir plenamente según nuestro bautismo. Representa nuestra decisión de seguir a Jesús por María en el espíritu de los religiosos pero adaptado a la propia vocación. Esto requiere que seamos pobres (un estilo de vida sencillo sin apegos materiales), castos y obedientes por amor a Dios.

En momentos de tentación, tomamos el escapulario en nuestras manos e invocamos la asistencia de la Madre, resueltos a ser fieles al Señor.

Ella nos dirige hacia el Sagrado Corazón de su Hijo Divino y el demonio es forzado a retroceder vencido.

Imposición del Escapulario:

El primer escapulario debe ser bendecido por un sacerdote e impuesto por él mientras dice:

“Recibe este escapulario bendito y pide a la Virgen Santísima que por sus méritos, lo lleves sin ninguna mancha de pecado y que te proteja de todo mal y te lleve a la vida eterna”

¿Puede darse el escapulario a quien no es católico?

Sí. El escapulario es signo de la Maternidad Espiritual de María y debemos recordar que ella es madre de todos. Muchos milagros de conversión se han realizado en favor de buenos no-católicos que se han decidido a practicar la devoción al escapulario.

Conversiones

Un anciano fue llevado al Hospital de San Simón Stock en la ciudad de Nueva York, inconsciente y moribundo. La enfermera al ver al paciente con el Escapulario Carmelita llamó a un sacerdote. Mientras rezada las oraciones por el moribundo, éste recobró el conocimiento y dijo: “Padre, yo no soy católico”. “¿Entonces, ¿por qué está usando el Escapulario Carmelita?”, preguntó el sacerdote. “He prometido a mis amigos usarlo”, explicó el paciente. “Además rezo un Ave María diariamente.” “Usted se está muriendo” replicó el sacerdote. “¿Quiere hacerse católico?” ´Toda mi vida lo he deseado”, contestó el moribundo. Fue bautizado, recibió la Unción de los Enfermos antes de fallecer en paz.

Alerta contra abusos:

El escapulario NO salva por sí solo como si fuera algo mágico o de buena suerte, ni es una excusa para evadir las exigencias de la vida cristiana. Mons. Kilian Lynch, antiguo general de la Orden Carmelita nos dice: “No lleguemos a la conclusión que el escapulario está dotado de alguna clase de poder sobrenatural que nos salvará a pesar a pesar de lo que hagamos o de cuanto pequemos… Una voluntad pecadora y perversa puede derrotar la “omnipotencia suplicante” de la madre de la misericordia.”

Los Papas y Santos han muchas veces alertado acerca de no abusar de la promesa de nuestra madre como si nos pudiéramos salvar llevando el escapulario sin conversión. El Papa Pío XI nos advierte: “aunque es cierto que la Virgen María ama de manera especial a quienes son devotos de ella, aquellos que desean tenerla como auxilio a la hora de la muerte, deben en vida ganarse dicho privilegio con una vida de rechazo al pecado y viviendo para darle honor.”

Vivir en pecado y usar el escapulario como ancla de salvación es cometer pecado de presunción ya que la fe y la fidelidad a los mandamientos es necesaria para todos los que buscan el amor y la protección de Nuestra Señora.

San Claude de la Colombiere advierte: “Tu preguntas: ¿y si yo quisiera morir con mis pecados?, yo te respondo, entonces morirás en pecado, pero no morirás con tu escapulario.”