Mi papá es infiel


Publicado en web el 30 de mayo, 2013

Lupita:
Quiero saber hasta qué punto puedo exigirle a mi padre el respeto hacia mi madre. Mi hermana y yo nos enteramos de sus infidelidades con una mujer que es más chica que mi hermana menor. Lo hemos espiado, y él pasa mucho tiempo en casa de ella. Mi hermana y yo somos las únicas de la familia que lo sabemos. La pregunta es: ¿Debemos decirle a mi mamá, o exigirle a mi padre que deje de ver a esa mujer?

Ana Paola R.

Estimada Ana Paola:

pam104A lo largo de esta semana he recibido varias cartas de jóvenes como tú, que muestran mayor madurez que sus propios padres. Un joven me decía que la causa de su enojo con su progenitor es que “no respeta la casa, llega con amigas y copas a altas horas de la noche”; otra chica mencionaba el alcoholismo en el que ya ha caído su madre, quien esconde las botellas en el clóset y bebe en secreto, pero sin poder ocultar su aliento alcohólico; un niño de diez años me contaba que él prepara la comida de su hermanita, porque su mamá duerme mucho.
¿Cuándo fue que los papás perdieron la brújula? ¿En qué momento histórico los seres humanos dejaron de lado el tema de convertirse en padres responsables y amorosos, modelos a seguir, héroes dispuestos a darlo todo por sus hijos? Parece ser que lo que impera en muchos hogares es un individualismo rampante, un egoísmo atroz, germen de destrucción personal, familiar y social.
Sé que no pocos de mis lectores señalarán que éste es problema de los padres, y los hijos no deben meterse. Es lo que nos hace pensar en esa mentalidad individualista que ya mencioné; pero se trata de una falacia. El problema NO es de los padres, sino de la familia. Todos están involucrados y afectados por las malas decisiones de uno de los miembros, y todos pueden actuar para complicar o facilitar una salida hacia la madurez.
Sin embargo, es importante no juzgar a sus padres, sino honrarlos con sus palabras y obras. Consideren hablar con ellos al mismo tiempo, no para decirles lo que deben hacer, sino para expresar con sinceridad el dolor que ustedes albergan en su corazón. La situación las afecta a ustedes, pero la solución está totalmente en las manos de la pareja que sufre la traición. Frenen ustedes esta batalla que en realidad no les corresponde; no más espiar y buscar evidencias, sino dedicar el tiempo a orar y a formarse.
Con Fe absoluta recen por él, por su esposa y por su amante; rueguen para que los tres se encuentren con la Misericordia de Dios. Estudien en el Catecismo de la Iglesia Católica el sentido del Matrimonio, sus fines, sus cualidades y las ofensas a esta Institución. Compartan con sus padres este conocimiento y prepárense para no cometer los mismos errores en el futuro. Fortalézcanse en el Amor de Dios.
Los adultos de hoy debemos reflexionar acerca de nuestra responsabilidad y compromiso como esposos y padres. Estamos decidiendo en base a sentimientos pasajeros y tiramos por la borda lo que más vale en esta vida: nuestra familia.
Si tú estás andando la vereda peligrosa del adulterio, ¡sal cuanto antes! Evita romper el corazón de los que más debes amar. No cambies a tu mujer por otra; cambia tú con tu mujer, para que ella se convierta en esa compañera que anhelas a tu lado.

Lupita Venegas

fuente: Semanario.com.mx

Una respuesta

  1. Este artículo en especial me llama la atención, es el mismo caso de los papás de las amigas de mis hijas. voy a poner el enlace en el facebook para que lo lean mis amistades, ya que la mayoría han pasado por la mala situación del adulterio. Gracias por los consejos se me hacen muy atinados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s