Para los que creen en “la santa muerte”


Publicado en web el 4 de abril, 2013

Querida Lupita:

No sé cómo hablarle a mi cuñado a fin de que deje de buscar a “la santa muerte” para pedirle cosas. Mi esposo se quedó sin trabajo hace seis meses, y ya se dejó convencer. Lo único que veo es que, en vez de mejorar, ellos están raros. No pueden dormir, escuchan ruidos que no hay, se han vuelto mucho más agresivos y desesperados, han caído en el vicio del alcohol. Yo me siento también desesperada porque veo que todo el ambiente de la familia se aleja de Dios. Yo les digo que eso no es bueno, pero ellos dicen que es una “santa” y que también se encomiendan a la Virgen de Guadalupe.

Alba H.

Querida Alba:

la-santa-muerteSon muchos los casos de personas que acuden a buscar ayuda a la así llamada “santa muerte” y que luego experimentan los síntomas que puntualmente enumeras:
· Insomnio
· Violencia
· Alucinaciones auditivas y visuales
· Incremento en los vicios
· Depresión (a veces, acompañada de ideas suicidas).
Y es que, de alguna manera, están invocando a la muerte, a la oscuridad, al vicio, al Mal, a Satanás. Se sabe que entre los que le solicitan favores, buscan hacer el Mal a sus enemigos y pagan cantidades más fuertes, de acuerdo al tamaño del favor que piden.
Obviamente, todo esto es contrario a nuestra Fe Católica. No importa si lo asocian con otros Santos y devociones debidamente avalados por la Iglesia. Esto es un sincretismo religioso en el que caen los ignorantes de la Fe, quienes tienen poco o nulo conocimiento de las Sagradas Escrituras, de la Tradición y el Magisterio.
La muerte no es una persona, sino un acontecimiento, y un Santo no es un milagrero, sino un hombre o una mujer que supo vivir heroicamente las virtudes cristianas, y al cual queremos imitar para conseguir estar en presencia de Dios, tanto en esta vida como en la eterna.
Nuestra realidad, vivida al margen de los criterios de Cristo, nos hace ateos prácticos; es decir, que aunque decimos creer en Dios, no vivimos en concordancia con sus enseñanzas. Estamos entrampados en vicios que son producto de los pecados capitales: gula, lujuria, soberbia, pereza, ira, envidia y avaricia. Las consecuencias son dolorosas, pero en vez de buscar soluciones en la vivencia de las virtudes (templanza, castidad, humildad, diligencia, paciencia, caridad y generosidad), buscamos soluciones rápidas acudiendo a lo que sea. Chesterton sostenía: «Lo malo de que los hombres hayan dejado de creer en Dios no es que ya no crean en nada, sino que están dispuestos a creer en todo».
No podemos ser católicos y “venerar”, al mismo tiempo, a “la santa muerte” y a otros “santos” falsos, como Jesús Malverde, “la santa niña blanca” o “la flaquita”, etc. El Padre Luis Butera, Fundador de los Misioneros Servidores de la Palabra, nos enseña una oración para liberarnos de ella:
“Señor Jesucristo, te doy gracias por haberme permitido descubrir el engaño en que me tenía el enemigo. Hoy renuncio conscientemente a Satanás y a todas sus obras. Renuncio al culto satánico de ‘la santa muerte’ y me propongo ayudar a otros a liberarse de ese yugo. Acepto, Jesús mío, tu Evangelio y todo lo que la Iglesia Católica me enseña. Virgen del Magníficat, con tu intercesión ayúdame a vivir cristianamente. Amén”
Si quieres solucionar tus problemas, sé fiel a tu Dios y Señor. Crece en virtud y confía en su Palabra.

Lupita Venegas Leiva/Psicóloga www.valoraradio.org Twitter: @lupitavenegasdc Face: Lupita Venegas Oficial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s