El que tiene un porqué, encuentra cualquier cómo


Publicado en web el 21 de marzo, 2013

Hola, Lupita:

Pido tu ayuda urgentemente. Las cosas en mi familia están muy mal en todos los ámbitos. En la relación de pareja ya ni siquiera hay lugar para un acuerdo, y en el aspecto económico la situación está más que complicada. Sé que lo primero es lo espiritual, pero tengo la cabeza, las emociones y el físico tan cansados, que ha llegado a mí la desesperanza. Y, tratando de encontrar una solución, he pensado incluso en el suicidio o en buscar un respuesta con videntes, creyendo que alguien nos ha hecho alguna brujería. Sin embargo, hoy que mi mente está más clara, acudo a ti porque sé que tú puedes ayudarme y que lo harás mediante la Palabra de Dios.

Marissa.

Querida Marís:

Aunque no coincido con el pensamiento existencialista de Friedrich Nietzsche, él acuñó algunas frases que me parecen luminosas; una de ellas es la que presento como título de este Artículo: “Quien tiene un porqué, encontrará cualquier cómo”.
Cuando no sabemos por qué o para qué vivimos, nos sucede lo que estás experimentando: Ante las dificultades nos sentimos inmersos en un torbellino del que no podemos salir. Estás viendo un problema sobre otro, y te evalúas pequeña frente a ellos. Es momento, pues, de que te detengas para poner cimientos. Deberás construir sobre ruinas, y esto es posible si pones tu confianza en Dios.
Dice Su Palabra: “Todo el que venga a Mí y oiga mis palabras y las ponga en práctica, es semejante a un hombre que, al edificar una casa, cavó profundamente y puso los cimientos sobre roca. Al sobrevenir una inundación, rompió el torrente contra aquella casa, pero no pudo destruirla por estar bien edificada. Pero el que las haya oído y no las haya puesto en práctica, es semejante a un hombre que edificó una casa sobre tierra, sin cimientos, contra la que rompió el torrente y al instante se desplomó, y fue grande la ruina de aquella casa” (Lc. 6, 47-49).
En esta Lectura encontramos tres instrucciones:
a) Ven a Mí. b) Oye mis palabras. c) Ponlas en práctica.
Cuando tenemos crisis, el enemigo de tu alma te tienta con el cansancio, la desconfianza y la desesperación. No alimentes estos sentimientos; por el contrario, detente, toma un descanso, confía y prepárate a actuar con esperanza, sabiendo que las cosas siempre acaban bien si nos dejamos guiar por la Verdad revelada.
Edifica tu presente y tu futuro sobre roca. Busca al Señor tu Dios en un encuentro con Él; lee, estudia y haz vida su Palabra. Su voz te dice ahora: “Vengan a Mí todos los que están cansados y cargados, y Yo los haré descansar” (Mt. 11, 28).
Prepárate para resolver uno a uno tus conflictos. ¿Hay mala comunicación?; escucha el CD “Acaba con tus problemas, no con tu matrimonio”. ¿Hay pésimo manejo económico?; escucha el CD de Francisco González sobre “Libertad financiera”. ¿Quieres que alguien te muestre los pasos concretos para seguir adelante?; el libro de Gabriel Herrán “¿Cómo le hago?”, tiene muchas respuestas.
Nuestra Bendita Iglesia ofrece fabulosos medios y recursos: Cruzadas Matrimoniales, Encuentros con Cristo, Cursillos de Cristiandad, Esposas Cristianas (organismos católicos); Retiros de Sanación Espiritual, Grupos de Oración, Congresos Marianos…
Sólo considera por qué vives. Dios te ha dado una misión, y siendo esposa y madre, es fácil deducir que estás llamada a realizar actos heroicos por amor a Dios y a tu familia. Eres constructora de paz, eres solucionadora de conflictos, ¡eres mujer para la eternidad!

Cartones de Hocio 059

Fuente: semanario.com.mx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s