Aparta de tu pecado tu vista


Autor: P. Fernando Pascual LC | Fuente: Catholic.net
Aparta de tu pecado tu vista
El pasado ha quedado atrás, como pasado, y no debe atarnos ni impedir el inicio de nuevos vuelos.
Aparta de tu pecado tu vista

En el Salmo 51 le pedimos a Dios: “aparta de mi pecado tu vista”. Se lo pedimos de corazón, pero no hemos de olvidar que también es posible que Dios nos susurre lleno de cariño: “aparta de tu pecado tu vista”.

Duele haber cometido un pecado. Duele de un modo muy intenso cuando además hemos heridos a otros: a un familiar, a un amigo, a una persona que confió en nosotros.

Duele, porque cada pecado implica debilidad, cobardía, soberbia, pereza, esa autosuficiencia maldita que nos hizo olvidar nuestra pequeñez y nuestra bajeza. Duele especialmente porque hemos ofendido a un Dios tan bueno, tan cercano, que es Creador y, sobre todo, que es Padre.

Duele… y deja una herida profunda. Parecía que era fácil resistir, nos sentíamos tan seguros, nunca lo habíamos hecho antes. De repente, por sorpresa o poco a poco, llegó la caída, pecamos. Y creció en nosotros la pena, la rabia, la pesadez. Descubrimos la flaqueza de nuestra carne, la cobardía de nuestro espíritu. No somos ángeles: el pecado pone al descubierto toda la miseria humana.

Es cierto que Dios nos ha dado fuerzas para pedir perdón. Hemos buscado a un sacerdote, con humildad, y le presentamos el pecado. Desde entonces, sabemos que Dios nos perdona, que tras la absolución la vida empieza de nuevo. Pero…

Pero quedaba allá dentro una pena, volvíamos una y otra vez al recuerdo de aquella falta. Un extraño gusanillo interior nos carcomía, nos dejaba intranquilos. Si no hubiésemos pecado, si hubiésemos sido un poco más enérgicos…

Es entonces cuando miramos a Dios y le decimos: “aparta de mi pecado tu vista”. Pero también es cuando Dios nos quisiera decir: “si ya te he perdonado, si ya te he dicho lo mucho que te quiero. ¿Por qué sufres, por qué abres la herida, por qué estás tanto tiempo recordando algo que Yo he olvidado? Te quiero mucho, no lo olvides. Recuerda que soy Dios y Padre, que amo a cada uno de mis hijos”.

Sí, tenemos que abrir el corazón para escuchar, serenamente, con alegría, que Dios no lleva un registro indeleble en el que fije para siempre nuestras faltas. El pasado ha quedado atrás, como pasado, y no debe atarnos ni impedir el inicio de nuevos vuelos. Vivimos en un presente magnífico, en el tiempo de la misericordia.

“No te condeno”, nos repite Cristo como le dijo a la mujer adúltera. “No te condeno. No mires tu pecado. Fíjate, más bien, en mi corazón amante, que te quiere con locura, que te desea paz y alegría, vida verdadera, misericordia eterna. Que te quiere en casa, en fiesta, como hijo amado”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s