Mamá: vales mucho en casa


Publicado en web el 3 de enero, 2013

Licenciada Lupita:

Tengo una duda que me quita el sueño. Estoy comprometida y me caso el próximo año. Pero hace unos días tuve una conversación con mi novio que creo que puede cambiar mi decisión. Hablamos sobre los hijos. Él quiere tener por lo menos cuatro y me pide que me dedique a ellos, que no trabaje. Yo hice una carrera profesional y no quiero quedarme metida en mi casa, además no considero tener paciencia como para más de dos niños. Cuando mi novio me pidió esto me hizo sentir fatal, como una mujer dejada, sin aspiraciones y metida en su casa. Yo no quiero casarme con esas condiciones. Te escribo porque te veo a ti que eres una profesionista, también tienes familia y eres una buena católica. ¿Qué me aconsejas?

María Fernanda

Querida Mary Fer:

mom-and-baby1Me parece que eres una joven talentosa y con un gran potencial. Quieres ser feliz y estás proyectando tu futuro de la forma más exitosa que, de acuerdo a tus criterios modernos, existe. Nuestros días se caracterizan por un secularismo acuciante; importa todo lo material: Tener dinero, competir académica y laboralmente, cuidar el físico, obtener placer (y es mejor si se consigue sin ningún esfuerzo)… la vida se desliza de modo individualista y superficial.
Aquellos grandes ideales por los que los jóvenes daban la vida han desaparecido. Se aspiraba a lograr soluciones científicas para diversos tipos de enfermedades, a erradicar la pobreza, a gobernar para servir, a dar la vida por la patria si era necesario, a consagrar la vida a los hijos, a entregarla a Dios a través de la donación total en la vida religiosa, a tener hijos y educarlos para convertirlos en ciudadanos responsables y en buenos siervos de Dios. Era un mundo integrado por personas más conscientes de su esencia como creaturas y seres religiosos.
Al perder nuestra relación con Dios, hemos perdido la altura de miras. Apreciamos lo poco y nos quedamos ahí, cómodamente instalados. A través de los medios de comunicación se nos ha convencido de que los valores trascendentales (altruistas), no pueden vivirse y por tanto hay que desdeñarlos. Ya no reconocemos los dones de Dios como lo que son y los etiquetamos negativamente, uno de ellos, el don de la maternidad.
Amiga joven, la verdadera felicidad y el éxito más cierto no se encuentran en la búsqueda del bien y la comodidad propias, sino en la salida de nosotras mismas para darnos plenamente a los demás. Esto no significa, como han insistido tanto los autores modernos, que una mujer deba “recluirse” como una empleada más dentro de casa para hacer los quehaceres y aguantar malos tratos. Esta idea tiene más que ver con la claridad de una misión bellísima que tenemos como mujeres, ser apoyo y estímulo para nuestros hombres, verdaderas compañeras de vida y desarrollar nuestro máximo potencial creativo como madres.
Me indicas en tu carta que quieres lograrlo todo, ser de Dios, ser esposa feliz, mamá paciente y trabajar en tu especialidad. Todo es posible, pero todo en su momento. Las mujeres que elegimos casarnos debemos tener muy claro que lo hacemos para “hacer familia”. Si ese no es tu propósito no te cases, cometerás un grave error. Si das un sí a un hombre para compartir el resto de tu vida a su lado, has de tener esto en mente: “Realizaré todas mis aspiraciones al formar una familia con él, si es voluntad y don grandísimo de Dios que la tengamos”. Todo lo demás es secundario.

Lupita Venegas Leiva/Psicóloga www.valoraradio.org Twitter: @lupitavenegasdc Face: Lupita Venegas Oficial

2 comentarios

  1. La verdad me dejó sin palabras este comentario, eso significa que las mujeres somos creadas para estar en casa???

    • Somos personas (mujeres) a través de las cuales Dios manifiesta su amor a los seres humanos…

      Porque sólo una mujer puede amar con tal intensidad a una persona sin siquiera conocerla

      Dios se vale de las mujeres para hacer y dar vida.

      Estar en casa o no, en estos tiempos es una decisión de cada quien, pero lo que no se debe olvidar nunca es que nuestros hijos nos necesitan siempre asi tengan 60, 80 años….

      mi humilde opinion 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s