Lectura para la Navidad


Publicado en web el 29 de Noviembre, 2012

Prolífico Escritor y agudo Teólogo
La infancia de Jesús, según Ratzinger

Pbro. Antonio Gutiérrez Montaño

Originalmente escrito en alemán, ha sido publicado el tercer libro de Joseph Ratzinger-Benedicto XVI, sobre la vida de Jesús en sus primeros años.
El Papa ha querido que su autoría se identifique con su nombre, como estudioso de la Teología y, en este caso, desde una Teología histórica, y no como Sumo Pontífice. A este tomo le anteceden otros dos, también de excelente manufactura, que forman un solo título: “Jesús de Nazareth”. Los dos primeros fueron dedicados a la vida pública de Cristo. El primero, del Bautismo a la Transfiguración, y el segundo, de la Entrada a Jerusalén hasta la Resurrección.

Para el hombre contemporáneo

Captura3Es un verdadero regalo para la ya muy próxima Navidad leer este estudio detallado de una época poco conocida de la vida del Salvador. Los Evangelios casi no hablan de lo que sucedió en la mayor parte de su existencia familiar, al lado de José y de María, excepto los relatos de su Nacimiento y lo acontecido a los doce años, en el Templo de Jerusalén. Lo demás ha quedado a la investigación y, a veces, a la especulación de teólogos e historiadores.
En sus tiempos de Cardenal y Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Joseph Ratzinger se propuso abordar la vida de Jesús con lenguaje simple pero riguroso en la exposición de sus planteamientos.
La intención del entonces Cardenal Ratzinger era suscitar un debate, como es su costumbre, para que la verdad no se imponga, sino que se deduzca de planteamientos serios y fundamentados. Analiza los textos del Evangelio e invita al lector a hacerse preguntas cruciales: “¿Es verdad eso que está escrito?; ¿dice algo que me importe? Y si me importa, ¿de qué forma?”.
Benedicto XVI le habla al hombre contemporáneo. Hoy, nos encontramos contemplando al Niño y a su Madre. Hoy vemos a los Magos delante de María y Su recién nacido. Hoy nos interrogamos sobre el sentido de aquellos encuentros y nos preguntamos por qué una mujer le dice a Dios que Sí, confiándose completamente en Él. Así lo expone Rizzoli, la Editorial que imprimió el volumen en primera instancia.

“Sin algún sentimentalismo, podemos imaginar con cuánto amor María fue al encuentro de su hora, y habrá preparado el Nacimiento de su Hijo.

En palabras del mismo Ratzinger

Captura2El Santo Padre le llama al primer tomo, de la infancia del Señor, “antesala”, en referencia a los otros dos textos sobre la figura y el mensaje de Jesús de Nazareth, que él mismo escribió. Señala: “Una intervención justa, según mi convicción, requiere de dos pasos. Por una parte, es necesario preguntarse qué cosa querían decir con su texto los respectivos autores (los Evangelistas Mateo y Lucas) en su momento y contexto histórico… La segunda pregunta del buen exégeta debe ser: ¿Es verdad lo que dicen?”.
Estos cuestionamientos, que escribe en la presentación de su libro Benedicto XVI, buscan encontrar la relación entre el pasado y el presente; asunto que no debe faltar en la interpretación de los relatos de la infancia del Hijo de María y José. Con esto, “la seriedad de la investigación histórica no viene disminuida, sino acrecentada”.
Ratzinger espera que este libro, “no obstante sus límites -así lo dice-, pueda ayudar a muchas personas en su camino hacia y con Jesús”.
Transcribimos dos pasajes del texto:
“Jesús nació en una época determinada con precisión. Lucas ofrece una fecha cuidada y detallada de aquel momento histórico. Era el año décimoquinto del Imperio de Tiberio César. Además, son mencionados el Gobernador romano de aquel año y los Tetrarcas de Galilea, Iturea, Traconítide y de Abilene (Lc 3,1s). Jesús no nació ni se apareció en un impreciso ‘hubo una vez’, del mito. Él pertenece a un tiempo exactamente detallado y a un ambiente geográfico exactamente indicado: lo universal y lo concreto se unen. En Él, el Logos, la Razón creadora de todas las cosas, entró en el mundo. El Logos eterno se hizo hombre”.

Y en otra parte del libro, escribe Benedicto XVI:

Captura“Sin algún sentimentalismo, podemos imaginar con cuánto amor María fue al encuentro de su hora, y habrá preparado el Nacimiento de su Hijo. La tradición de los signos, con base en la Teología de los Santos Padres, ha interpretado el lugar y las sábanas con las que fue cubierto, de una forma teológica. El niño, estrechamente envuelto en las sábanas, aparece como un anticipo de la hora de su Muerte. Jesús es, desde el principio, el inmolado”.

¿Sin bueyes, sin burros ni estrella?
¿Y el Diablo, los ríos y los arbolitos?

the-nativity-story-08Algunos, con afán más mediático que real, han interpretado erróneamente pasajes del más reciente libro de Joseph Ratzinger-Benedicto XVI. Nos referimos, en particular, a elementos que la tradición y la devoción popular han colocado en torno a Jesús, en los así llamados ‘Nacimientos’. El Papa aclara que, históricamente, no hubo presencia de animales el día que el Señor nació en el mundo; pero esto no quiere decir que, de ahora en adelante, esté prohibido colocar más figuras con las que, en los hogares, se adornan los “Nacimientos”.
Si así fuera, tendríamos que quitar, prácticamente, todo, y dejar sólo a Jesús, María y José, y un pequeño tejabán. El acontecimiento histórico no limita su expresión alegórica actual, y ésta no afecta el respeto al origen de su manifestación. El “Nacimiento” que se coloca en muchos hogares y otros espacios es una representación que la devoción popular busca ‘enriquecer’ con diferentes elementos y episodios bíblicos, todos con un significado que, en muchos casos, se convierte en una verdadera catequesis.
En tiempos de la Nueva Evangelización y de una cultura iconográfica, los “Nacimientos” pueden convertirse, deben convertirse, en un verdadero instrumento que ayude a meditar y fortalecer la belleza de nuestra Fe, fuente de Gracia.
Por lo que, lo mejor será leer completo el texto de poco más de 100 páginas, con lenguaje fácil y claro, dedicado a un tema apasionante y controvertido a la vez: La infancia de Cristo. Este período de la vida del Salvador ha despertado grande interés y no menos polémicas en la Historia de la Iglesia, desde los evangelios apócrifos, que se multiplicaron en los primeros años del cristianismo, relatando historias fantásticas del “Niño Dios”, hasta la casi total ignorancia sobre una etapa poco conocida de su vida.

semanario.com.mx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s