El Adviento es recordatorio y espera


Publicado en web el 29 de Noviembre, 2012

Comienza el Adviento
¡Dios está aquí!

Como señalara el Papa Benedicto XVI al inicio del Adviento de 2009, al comienzo del Año litúrgico vale la pena recordar que “Dios no se ha retirado del mundo, no nos ha dejado solos. Aunque no podamos verlo o tocarlo, como sucede con las realidades sensibles, Él está aquí y viene a visitarnos de múltiples maneras”. Debemos estar preparados, pues, para su venida.

Sonia Gabriela Ceja Ramírez

Imagen principal

¿Qué es el Adviento?

RELOJ de BOLSILLO R-AR-010501El Adviento es el inicio del Año Litúrgico; empieza el domingo más próximo al 30 de noviembre, en este caso el domingo 2 de diciembre, y termina el día 24, Día de la Nochebuena. Son los cuatro domingos anteriores a la Fiesta de la Natividad de Jesús, y forman una unidad con la Navidad y la Epifanía.
El término “Adviento” viene del latín adventus, que significa venida, llegada.
El color usado en la Liturgia de la Iglesia durante este tiempo es el morado. Con el Adviento comienza un Nuevo Año Litúrgico en la Iglesia.
El sentido del Adviento es avivar en los creyentes la espera del Señor.
Las Lecturas bíblicas de este período están tomadas, sobre todo, del Profeta Isaías (Primera Lectura), aunque también se recogen los pasajes más proféticos del Antiguo Testamento, señalando la llegada del Mesías. Isaías, Juan Bautista y María de Nazareth son los modelos de creyentes que la Iglesia ofrece a los fieles para preparar la venida del Señor Jesús.
Se puede hablar de dos partes del Adviento: Desde el primer domingo al día 16 de diciembre, con marcado carácter escatológico, mirando a la venida del Señor al final de los tiempos. Del 17 al 24 de diciembre es la llamada “Semana Santa” de la Navidad, y se orienta a preparar más explícitamente la venida de Jesucristo en la Historia.

Los personajes del Adviento: Esperanza, Conversión y Fe

Las grandes figuras del Adviento son: Isaías, Juan el Bautista y María. Isaías nos llena de esperanza en la venida de Cristo, que nos traerá la Paz y la Salvación. San Juan Bautista nos invita a la penitencia y al cambio de vida para poder recibir en el alma, ya purificada y limpia, al Salvador. Y María, que espera, prepara y realiza el Adviento, y es para nosotros ejemplo de esa Fe, Esperanza y disponibilidad al Plan de Dios en la vida.

Recordar, vivir y preparar

La finalidad del Adviento tiene una temporalidad muy marcada:
– Recordar el pasado: Celebrar y contemplar el Nacimiento de Jesús en Belén. Ésta fue su venida en la carne, lleno de humildad y pobreza. Fue su primera venida.
– Vivir el presente: Se trata de vivir, en el día a día, la “presencia de Jesucristo” en nosotros y, por nosotros, en el mundo. Vivir siempre vigilantes, caminando por los caminos del Señor, en la justicia y en el amor.
– Preparar el futuro: Se trata de prepararnos para la Parusía o segunda venida de Jesucristo “en la Majestad de su Gloria”. Entonces vendrá como Señor y como Juez de todas las Naciones, y premiará con el Cielo a los que han creído en Él. Esperamos su venida gloriosa, que nos traerá la salvación y la vida eterna sin sufrimientos.
En el Evangelio, varias veces nos habla Jesucristo de la Parusía y nos dice que nadie sabe el día ni la hora. Por esta razón, la Iglesia nos invita en el Adviento a prepararnos para este momento.
Revisión: Aprovechando este tiempo para pensar en qué tan buenos hemos sido hasta ahora y lo que vamos a hacer para ser mejores que antes. Es importante saber hacer un Alto en la vida para reflexionar acerca de nuestra vida espiritual y nuestra relación con Dios y con el prójimo. Todos los días podemos y debemos ser mejores.
Proyección: Durante el Adviento debemos hacer un plan para que no sólo seamos buenos en esta temporada, sino siempre. Analizar qué es lo que más trabajo nos cuesta y formular serios propósitos para evitar caer de nuevo en lo mismo.

La Virgen de la espera

Adviento es el tiempo litúrgico mariano por excelencia.

Virgen expectacionHistóricamente, la Memoria de María en la Liturgia ha surgido con la lectura del Evangelio de La Anunciación antes de la Navidad, en el que, con razón, ha sido llamado el “domingo mariano prenatalicio”.
Hoy, el Adviento ha recuperado de lleno este sentido con una serie de elementos marianos de la Liturgia, que podemos sintetizar de la siguiente manera:
– Desde los primeros días del Adviento, hay elementos que recuerdan la espera y la acogida del Misterio de Cristo por parte de la Virgen de Nazareth.
– La Solemnidad de La Inmaculada Concepción (8 de diciembre) se celebra como “preparación radical a la venida del Salvador y feliz principio de la Iglesia, sin mancha ni arruga (“Marialis Cultus”, 3).
– En las Ferias del 17 al 24, el protagonismo litúrgico de la Virgen es muy característico en las Lecturas bíblicas.
En su ejemplaridad hacia la Iglesia, María es plenamente la Virgen del Adviento en la doble dimensión que tiene siempre en la Liturgia su Memoria: presencia y ejemplaridad. Presencia litúrgica en la palabra y en la oración, para una memoria grata de Aquélla que ha transformado la espera en presencia, la promesa en don. Memoria de ejemplaridad para una Iglesia que quiere vivir, como María, la nueva presencia de Cristo con el Adviento y la Navidad en el mundo de hoy.

Un buen Libro para preparar la Navidad

Recuadro 1El martes 20 de noviembre fue presentado, en Roma, “La Infancia de Jesús”, el más reciente Libro de la autoría del Papa Benedicto XVI, último de la trilogía “La vida de Jesús”.
El Cardenal Gianfranco Ravasi, Presidente del Consejo Pontificio para la Cultura, explicó que se basa, ante todo, en 180 Versículos de los Evangelios de San Mateo y de San Lucas.
La obra, detalló el purpurado, tiene varios hilos conductores: los binomios de la Historia y Fe; Historia y Profecía, así como autor y lector; claridad y humildad.
Subrayó que el texto es particularmente accesible y puede ser leído por todos. Y, “no porque se trata de un Niño, quiere decir que es retórica sentimental”.
La Teóloga brasileña María Clara Bingemer, consideró que este Tomo es un don para los creyentes y no creyentes, pues “el Papa, a través de su Libro, nos invita a abrir un espacio preparándonos para celebrar la gran Fiesta de la Navidad”, de manera que el Salvador pueda nacer y manifestarse en un mundo como el nuestro, que tiene tanta necesidad de su Evangelio”.
Los evangelistas Mateo y Lucas narran, al inicio de los Evangelios, la infancia de Jesús, ante lo que el Pontífice se pregunta: “¿Es verdad lo que ha sido escrito? ¿Quién es Jesús? ¿De dónde viene?; o sea, ¿qué querían decir?, y ¿en qué modo me atañe?
En algunos trascendidos del Libro, que cubre la vida desde el Nacimiento de Jesús hasta su comparecencia en el Templo a los 12 años, el Santo Padre, en el apartado “Virgen María, ¿mito o verdad histórica?, reivindica que Jesús nació de una mujer virgen, lo que es una verdad inequívoca de la Fe.
A lo largo de sus páginas explica, además, que no se trata de un mito: “Jesús nació en una época determinada con precisión. Al inicio de la actividad pública de Jesús, Lucas ofrece, una vez más, una fecha detallada y cuidada de aquel momento: es el 15º año del Imperio de Tiberio César”. (ZENIT).

El Adviento, en palabras del Papa

Recuadro 2El Adviento, este tiempo litúrgico fuerte que estamos comenzando, nos convida a detenernos, en silencio, para captar una presencia. Es una invitación a comprender que los acontecimientos de cada día son gestos que Dios nos dirige, signos de su atención por cada uno de nosotros. ¡Cuán a menudo nos hace percibir Dios un poco de su Amor! Escribir -por decirlo así- un “diario interior” de este Amor, sería una tarea hermosa y saludable para nuestra vida.
El Adviento nos invita y nos estimula a contemplar al Señor presente. La certeza de su presencia, ¿no debería ayudarnos a ver el mundo de otra manera?, ¿no debería ayudarnos a considerar toda nuestra existencia como “visita”, como un modo en que Él puede venir a nosotros y estar cerca de nosotros, en cualquier situación? (BENEDICTO XVI, 28 de noviembre de 2009).
El significado de la expresión “Adviento” comprende también el de visitatio, que simplemente quiere decir “visita”. En este caso, se trata de una visita de Dios: Él entra en mi vida y quiere dirigirse a mí. En la vida cotidiana, todos experimentamos que tenemos poco tiempo para el Señor y también poco tiempo para nosotros. Acabamos dejándonos absorber por el “hacer”. ¿No es verdad que con frecuencia es precisamente la actividad lo que nos domina; la Sociedad con sus múltiples intereses lo que monopoliza nuestra atención? ¿No es verdad que se dedica mucho tiempo al ocio y a todo tipo de diversiones? A veces, las cosas nos “arrollan” (BENEDICTO XVI, 28 de noviembre de 2009).

SE ACERCA LA NAVIDAD

¡Ven, Jesús!

ColumnaLa tentación que tengo ahora es pedirte que vengas:
a embrocar a los violentos, a tumbar a los poderosos,
a pisotear a los corruptos,
a cortarles las manos a los que roban,
a ponerles nariz de Pinocho a quienes mienten,
a llevar, hacinados en un tren,
a los que trafican con migrantes y con blancas,
a sabotear los planes de quienes envenenan
el ambiente de nuestro Planeta Azul,
a ventanear a quienes usan los Medios de Comunicación
para socavar los santuarios de la vida…
a desbarrancar a los injustos,
a quemar en el fuego de la duda a los engreídos incrédulos…
a desparramar la ambición
de los que arrejuntan para sí todos los derechos de los pobres…
a quitarles la máscara a los hipócritas,
a echar al mar, con una piedra de molino al cuello,
a los que, con el sexo y las drogas,
inducen al Mal a tus pequeños…

Pero no…
Yo sé que nunca me cumples mis deseos.
Tú vienes a encarnarte,
a asumir nuestra debilidad,
nuestra inconsistencia y levedad,
a traspasar la frágil línea de tu esencia divina
para vestirte de humildad,
a sembrar en nosotros semillas de esperanza
para que florezca una nueva Humanidad.
Por eso, por todo eso, ven, pues.
¡Ven pronto; ven, Jesús,
en esta Navidad!

Pbro. Cándido Ojeda Robles.

 

semanario.com.mx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s