¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras?


Autor: Ma. Esther De Ariño | Fuente: Catholic.net
¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras?
No te cansas, no abandonas, no te rindes. Porque quieres que te abramos y puedas entrar para entregarnos tu Corazón lleno de amor.
¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras?

Una vez más estoy ante ti, Señor, Jesús Sacramentado. Ante el milagro y misterio de tu gran amor por todos los seres de este mundo sin distinción de clases sociales, de colores, razas y credos.

Tu amor abarca a todas las criaturas, santos y pecadores…. ¡Qué misterio tan profundo y qué poco pensamos en él!.

Con ese amor, con ese deseo de ser correspondido, llamas a nuestra puerta, a la puerta de nuestro corazón para que te abramos, y llamas siempre a lo largo de todo el día, en todos los instantes, en los momentos que menos podemos imaginar… siempre llamas, siempre estás. No te cansas, no abandonas, no te rindes. Porque lo único que persigues es que te abramos y puedas entrar para entregarnos tu Corazón lleno de amor.

¿Y qué nos pasa?. Tal vez tenemos miedo de que si te “dejamos entrar” nos vas a pedir que cambiemos nuestro modo de vivir, que nos apartemos de esa persona que…., que dejemos ese rencor que hasta nos parece que lo necesitamos para así, no perdonar…, que nos vas a “obligar” a cosas que… ¡nos cuestan tanto!

Somos cobardes, Jesús, cobardes y acomodaticios. Tal vez nos asusta ese amor tuyo tan inmenso, tan desbordado, tan auténtico, ¡tan loco, casi diría yo, porque entregaste tu vida y te quedaste encerrado en ese “trocito de pan y en ese vino” para ser nuestro alimento!. El Papa Juan Pablo II nos decía siempre: “¡No tengaís miedo, abirdle las puertas a Cristo!”.

Y pensando en estas cosas, ahora que estoy frente a Ti, mi Señor, voy recordando las palabras del gran poeta Lope De Vega, en su verso que hace que el corazón duela porque habla de nuestra ingratitud para ese tu gran AMOR, por todos,…por mi.

Deja que te lo diga, Señor, de rodillas y con el corazón contrito porque esas palabras son mi verdad….

“Qué tengo yo, que mi amistad procuras?
¿Qué interés se te sigue, Jesús mío
que a mi puerta, cubierto de rocío
pasas las noches del invierno oscuras?

¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras,
pues no te abrí!
¡Qué extraño desvarío si de mi ingratitud el hielo frío secó las llagas de tus plantas puras!

Cuántas veces el ángel me decía:
“Alma, asómate ahora a la ventana;
verás con cuánto amor llamar porfía”
Y cuántas, hermosura soberana,
“Mañana le abriremos”, respondía
para lo mismo responder mañana!”. 

Si, Jesús, “mañana”… porque hoy estoy muy ocupada…
Porque hoy … así como que “no me late”.
Porque… no se lo que me vas a pedir…
Porque la verdad es que me asusta un poco ese TU AMOR POR MI y yo …no se querer así…

Bueno…tal vez mañana… si, mañana si.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s