Fiesta de la Santísima Trinidad


Puede extrañar que se haya instituido una fiesta específica en honor de la Santísima Trinidad. Hay peligro de que esta fiesta parezca una abstracción. En efecto, la teología latina presenta la Trinidad de un modo bastante metafísico, precisando los conceptos de Persona y Naturaleza. Tres personas distintas con una personalidad completa, pero una sola naturaleza divina. Por muchos esfuerzos que se haga, esto sigue siendo muy abstracto. Pues bien, la liturgia, lo mismo la latina que la oriental, no cesa de mostrar la actividad de las Tres Personas divinas en la obra de la salvación y la reconstrucción del mundo. Pero la teología griega tiene la prerrogativa de exponer de una manera vital lo que es la Trinidad.

De tal modo ama el Padre al mundo que, para salvarlo, envía a su Hijo que da su vida por nosotros, resucita, sube al cielo y envía al Espíritu. El Padre traza en nosotros la imagen de su Hijo, de manera que al vernos, ve en nosotros a su propio Hijo. Esta visión de la Trinidad, denominada “económica”, nos permite situar mejor la Trinidad y situarnos mejor nosotros con respecto a ella, haciendo que entendamos mejor cómo el bautismo y toda nuestra actividad cristiana nos insertan en esta Trinidad que no es una mera abstracción.

La misma prerrogativa tiene la liturgia: mostrarnos la actividad de las Personas divinas. Tanto la liturgia sacramental como la eucológica, ya desde los primeros tiempos de la Iglesia, hacen hincapié en la actividad de la Trinidad o en nuestra alabanza en su honor. Así lo hacen las doxologías, como el Gloria Patri…, algunos himnos antiguos tales como el Gloria in excelsis, el Te Deum, etc. Aunque en el siglo IX encontramos iglesias dedicadas a la Trinidad, como en el caso del monasterio de san Benito de Aniano, aunque se tiene un oficio debido a Esteban, obispo de Lieja (+920), que compuso un oficio votivo en honor de la Trinidad, nada encontramos acerca de la institución de una fiesta. Sin embargo, en el año 1030 encontramos establecida una fiesta de la Trinidad, el primer domingo después de Pentecostés, que no tarda en extenderse. El que conozcamos el hecho mejor que sus orígenes, se debe a la oposición con que tropieza, hasta llegar a oponerse a dicha fiesta el propio Papa Alejandro II (+1181). A pesar de todo, la fiesta sigue celebrándose y gusta cada vez más a los fieles, tanto que el Papa Juan XXII la aprueba en 1334 y extiende su celebración a la Iglesia universal, quedando fijada en el domingo después de Pentecostés.

Cabría pensar que, al cerrar con Pentecostés las solemnidades pascuales con la celebración del envío del Espíritu, se ha querido sintetizar la obra de las Tres Personas divinas después de haber venido celebrando su actividad de modo particular. Sin embargo, no todas las iglesias mantuvieron la fecha indicada, celebrando algunas de ellas esta fiesta el último domingo después de Pentecostés.

Hay que reconocer que una celebración de este género sólo podría tener cierto éxito en el momento en que se acentuaban la vida de la liturgia y la pérdida del sentido bíblico. Pues un estrecho contacto con la Escritura proclamada en Iglesia y con la liturgia, toda ella impregnada de la Trinidad y que a cada momento expresa la actividad de las Tres Personas, no habría provocado el deseo de una celebración que, por otro lado, no podía por menos de resultar grata a la mentalidad teológica de la época en que dicha celebración se universalizó. Sin embargo esta fiesta puede atraer nuestra atención durante todo el año sobre la Trinidad operante en toda celebración.

 

ADRIEN NOCENT

EL AÑO LITURGICO:

CELEBRAR A JC 5 TIEMPO ORDINARIO

SAL TERRAE SANTANDER 1982, p. 61 s.

*****************************************

Domingo de la Santísima Trinidad

El domingo después de pentecostés se dedica a la Santísima Trinidad. Es el lugar más apropiado del año litúrgico para esta celebración. El papa san León, en sus sermones de pentecostés, gustaba detenerse a considerar la Trinidad. Y es lógico, puesto que por el Espíritu Santo llegamos a creer y a reconocer la trinidad de personas en el único Dios. Habiendo celebrado todos los misterios de Cristo, la Iglesia echa una mirada retrospectiva de agradecimiento a la obra completa de la redención. Desde la contemplación de las obras maravillosas de Dios nos volvemos a considerar la vida interna de la Divinidad.

Historia de la fiesta

Comenzó a celebrarse esta fiesta hacia el año 1000, tal vez un poco antes. Parece ser que fueron los monjes los que asignaron el domingo después de pentecostés para su celebración. Anteriormente existía misa votiva y oficio en honor de la Trinidad, pero no día de su fiesta como tal. Las iglesias diocesanas comenzaron a seguir el ejemplo de los benedictinos y los cistercienses, y, en los dos siglos siguientes, la celebración se extendió por toda Europa. Roma, siempre tan conservadora en cuestión de liturgia, tardó en admitir la nueva fiesta. Por fin, en 1334, el papa Juan XXII la introdujo como fiesta de la Iglesia universal.

El domingo de la Santísima Trinidad es de institución relativamente tardía, pero fue precedido por siglos de devoción al misterio que celebra. Tal devoción arranca del mismo Nuevo Testamento; pero lo que le dio especial impulso fue la lucha de la Iglesia contra las herejías de los siglos IV y V. El arrianismo negaba la divinidad de Cristo. En 325, el concilio de Nicea afirmó que Cristo es coeterno y consustancial con el Padre, y así condenó el arrianismo. Esto fue reafirmado en el concilio de Constantinopla, en 381, que declaró además que el Espíritu Santo es distinto del Padre y del Hijo, pero consustancial, igual y coeterno con ellos.

Significado de la fiesta

El objeto de la fiesta no es una realidad abstracta. Lo que adoramos es el Dios vivo, el Dios en que vivimos, nos movemos y existimos. Las personas divinas de la Trinidad no son extrañas. Por el bautismo participamos en la vida de Dios; entramos en relación personal con el Dios uno y trino. La gracia bautismal nos incorpora a Cristo, nos llena con su Espíritu, nos hace hijos de Dios. En una meditación sobre la Trinidad, santo Tomás de Aquino afirma que por la gracia no sólo el Hijo, sino también el Padre y el Espíritu Santo vienen a morar en la mente y el corazón. El Padre viene fortaleciéndonos con su poder; el Hijo, iluminándonos con su sabiduría; el Espíritu Santo, con su bondad llena de amor nuestros corazones.

La Santísima Trinidad es ciertamente un misterio, pero un misterio en el cual nosotros estamos inmersos. Es un océano que no podemos esperar abarcar en esta vida. Incluso la eternidad entera será insuficiente para agotar sus riquezas. A la luz de la gloria veremos a Dios cara a cara; pero no será una visión estática, sino una exploración sin fin.

¿De qué manera hemos de aproximarnos a este misterio? ¿Comenzaremos por la unidad de naturaleza o por la trinidad de personas? Probablemente nos inclinaremos a comenzar por lo primero. Durante siglos la enseñanza de la Iglesia ha acentuado la unidad del ser. Así se hacía también en la catequesis popular. Una oración popular irlandesa, traducida por Tomás Kinsella, ilustra esta idea:

Tres pliegues en una sola tela,

pero no hay más que una tela.

Tres falanges en un dedo,

pero no hay más que un dedo.

Tres hojas en un trébol,

pero no hay más que un trébol.

Escarcha, nieve, hielo…,

los tres son agua.

Tres personas en Dios

son asimismo un solo Dios.

En contraste con esta idea podemos considerar el famoso icono ruso de la Trinidad pintado por Rublev. Representa la escena descrita en Gén 18,1-18 en la que Yavé se aparece a Abrahán bajo la forma de tres ángeles. Es éste un hermoso retrato místico de la Trinidad, en el que la distinción de las personas y sus relaciones mutuas se transmiten utilizando gran delicadeza de colores y formas.

El padre Cipriano Vagaggini, en su gran obra Las dimensiones teológicas de la liturgia, sostiene esta última aproximación, que, según él, es más escriturística y tradicional. Se comienza, dice, por la trinidad de personas. Así se encuentra básicamente en la liturgia, como se desprende de la Escritura y de los más antiguos padres de la Iglesia. Las polémicas antiarrianas de lo s siglos IV y V cambiaron este punto de vista, ya que se juzgó sumamente necesario acentuar más y más la unidad de naturaleza de la Divinidad. Esto tuvo como resultado que la distinción de personas retrocediera, en cierta medida, a un segundo término de la consciencia cristiana. En su nueva forma, la fiesta de la Santísima Trinidad tiende, en cierto modo, a restablecer un equilibrio.

Según el punto de vista escriturístico y litúrgico, el centro del interés no es tanto la Santísima Trinidad en sí misma cuanto en sus relaciones con el mundo y la historia sagrada. Se intenta determinar cuál es el papel específico de cada una de las personas divinas en la historia de la salvación. Esa historia abraza la vida de cada uno de nosotros. El padre Vagaggini ha pergeñado una fórmula para expresar la forma en que el Dios uno y trino actúa fuera de sí mismo:

 

Todo bien nos viene del Padre, por mediación de su Hijo encarnado, Jesucristo, por medio de la presencia del Espíritu Santo en nosotros; y del mismo modo, por la presencia en nosotros del Espíritu Santo, a través de la mediación del Hijo de Dios encarnado, Jesucristo, todo retorna al Padre.

 

Este modo de considerar la Trinidad puede decirse más dinámico, comparado con el otro, que era más estático. Es como un proceso de vida y movimiento. La Trinidad no es una realidad remota y abstracta, algo que está “ahí fuera”. Está mucho más aquí, abrazando y penetrando mi vida. Para san Pablo y los otros escritores del Nuevo Testamento, la vida cristiana y moral es profundamente trinitaria hasta la médula. Todo cuanto tenemos lo recibimos del Padre, que es la fuente de nuestro ser; pero lo recibimos por Jesucristo, nuestro mediador. El Espíritu Santo es quien nos une a Cristo, y sin él no podemos acercarnos al Padre ni volver a él como a nuestro fin último.

 

La liturgia

Consideremos ante todo la Liturgia de las horas. El texto escriturístico del oficio de lecturas es de la primera carta de san Pablo a los Corintios (2,1-16). Bien elegido para introducirnos en el meollo de esta celebración, san Pablo habla de “una sabiduría divina, misteriosa, escondida”, que se le ha encomendado impartir. Nos insinúa cosas que Dios nos ha revelado a través del Espíritu, “pues el Espíritu lo escudriña todo, aun las profundidades divinas”.

Podemos recordar aquí nuestra analogía del océano. La naturaleza divina es como un mar profundo, insondable para la mente humana. Pero el Espíritu Santo, que está en nosotros, es como un buceador que penetra las profundidades y nos revela sus misterios. Por la luz del Espíritu Santo y por la revelación de Jesús se nos da un indicio del misterio, porque, como dice el Apóstol concluyendo este pasaje, “nosotros tenemos la mente de Cristo”.

La lectura patrística es de san Atanasio. Este padre de la Iglesia es un testigo auténtico de la fe católica. Defendió la ortodoxia católica contra el arrianismo y otros errores, y jugó un papel preponderante en los concilios que definieron las doctrinas verdaderas de la encarnación y la trinidad. Sufrió persecución y exilio por su fe. En esta lectura, el santo describe la luz, esplendor y gracia en la Trinidad y desde la Trinidad. Por eso nos dice: “Como la gracia se nos da por el Padre, a través del Hijo, así también no podemos recibir ningún don si no es en el Espíritu Santo, ya que, hechos partícipes del mismo, poseemos el amor del Padre, la gracia del Hijo y la comunión del Espíritu Santo”. En términos similares exclama una de las antífonas: “El Padre es amor, el Hijo es gracia, el Espíritu Santo es comunión, oh santa Trinidad”. El responsorio de la primera lectura contiene la oración de san Pablo del capítulo primero a los Efesios: “El Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, nos dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo”. Nada hay tan misterioso como la Trinidad; y, sin embargo, no estamos completamente a oscuras. Tenemos la revelación de Jesús, la luz del Espíritu Santo y el magisterio de la Iglesia. Con fe y humildad podemos también investigar este misterio.

Los textos de la misa declaran no lo que Dios ha ocultado al hombre, sino lo que le ha revelado. A través de las Escrituras aprendemos quién es Dios. Es un Dios de amor. En la lectura del Antiguo Testamento para el ciclo A tenemos la maravillosa revelación a Moisés en el monte Sinaí: “Señor, Señor, Dios compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia y lealtad”. En el evangelio de san Juan para el mismo ciclo, Jesús dice a Nicodemo: “Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna”.

La vida de la comunidad cristiana debería ser un reflejo de la comunidad de vida de la Santísima Trinidad. En la segunda lectura del ciclo A, san Pablo exhorta a los corintios: “Tened un mismo sentir y vivid en paz, y el Dios del amor y de la paz estará con vosotros”. Se da testimonio de Dios y se lo reconoce en las comunidades donde hay unidad de mente y corazón y se practica la tolerancia. San Pablo cierra su exhortación con una bendición hermosa: “La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo esté siempre con todos vosotros”.

También se encuentra en la misa el tema de la revelación. La oración colecta nos indica que por Jesucristo y por su Espíritu se nos da la capacidad de conocer los misterios de la vida de Dios. El prefacio, que es la fórmula más antigua de esta misa (del siglo V o del VI), declara: “Lo que creemos de tu gloria, porque tú lo revelaste, lo afirmamos también de tu Hijo y también del Espíritu Santo”.

Creemos en un Dios, pero nuestro Dios no es solitario ni aislado. Es un Dios que desea compartir su vida; es pura bondad, y la propiedad de la bondad es comunicarse. El creó el universo e hizo al hombre a su imagen y semejanza. Entró en diálogo con sus criaturas, eligió a Israel y estableció con él una alianza. Por eso Moisés pregunta en la lectura del Deuteronomio (ciclo B): “¿Hay algún pueblo que haya oído, como tú has oído, la voz del Dios vivo…? ¿Algún dios intentó jamás venir a buscarse una nación entre las otras?”

No, no es un Dios remoto. En la lectura del libro de los Proverbios (ciclo C), la sabiduría personificada grita: “Yo estaba junto a él, como aprendiz, yo era su encanto cotidiano, todo el tiempo jugaba en \\’su presencia: jugaba con la bola de la tierra, gozaba con los hijos de los hombres”. Dios está tan cerca de nosotros, por su Espíritu, que bien podemos gritar: “Abba, Padre” (lectura segunda, ciclo B); su amor ha sido derramado en nuestros corazones por ese mismo Espíritu (lectura de la carta a los Romanos, ciclo C).

Vincent Ryan

Pascua, Fiestas del Señor

Paulinas, Madrid-1987, págs. 98-105

http://www.mercaba.org

***************************************

Para la oración Litúrgica

SANTÍSIMA TRINIDAD

La solemnidad de la Santísima Trinidad nos remonta a la intimidad de Dios a partir de la historia de la salvación. La exclamación de quien ha vivido la Pascua paso a paso sólo puede ser esta: «Bendito sea Dios Padre, y su Hijo Unigénito, y el Espíritu Santo, porque ha tenido misericordia de nosotros». Es desde la realidad del obrar amoroso de Dios que necesitamos decir cordialmente: «Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo».

Pensar que uno está simplemente ante un misterio alambicado supone una visión equivocada teológicamente. En realidad, el discurso teológico debe encajar perfectamente con la contemplación y la acción de gracias. Leo que «el origen de esta confesión no son especulaciones ajenas al mundo. Al contrario, procede de la experiencia de Jesucristo y de su Espíritu, que sigue actuando en la Iglesia. El mismo mandato del bautismo, en boca del Señor resucitado, recoge la revelación de Dios Trino: «Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» (Mt 28, 19)». Y en otro lugar: «En definitiva, la confesión de un Dios trino no es más que un desarrollo de la expresión: «Dios es amor» (1 Jn 4, 8. 16b)».

Admirable misterio

La oración colecta describe así el itinerario de la salvación: «Dios, Padre todopoderoso, que has enviado al mundo la Palabra de la verdad y el Espíritu de la santificación para revelar a los hombres tu admirable misterio». La petición es esta: «concédenos profesar la fe verdadera, conocer la gloria de la eterna Trinidad y adorar su unidad todopoderosa».

Sitúese hoy la meditación ante el misterio. Misterio implica las intervenciones de Dios en la instauración de su reino, su sabiduría escondida pero manifestada en Cristo. Misterio revelado que es la amistad de Dios comunicándonos su intimidad. Por ello adoramos el misterio y lo sentimos vivo en nosotros, hechos hijos de Dios en el bautismo que recibimos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. La Iglesia, en efecto, ha conocido la Trinidad a través de la economía de la salvación. Por la revelación clarísima del mismo Cristo que transparentaba en su vida la vivencia de esta realidad.

Este misterio es llamada a los hombres para participar en él. Se lee en el catecismo del episcopado francés: «El Dios Trinidad se revela para comunicarse. Dios nos introduce en su propia vida de comunión. El amor es la razón esencial y el cumplimiento total de nuestra existencia humana. Así es la salvación. Dios Padre engendra a su Hijo que, tomando carne de la Virgen María, le permite darse hijos; envía también el Espíritu de amor para hacernos vivir su propia vida. Por el bautismo, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, devenimos hijos adoptivos del Padre (cf. Rm 8,1 S), hermanos del Hijo (cf. Rm 8, 29) y templos del Espíritu Santo (cf.1 Co 6,19). Lo que vale para cada uno de nosotros vale para la Iglesia entera, «pueblo que saca su unidad de la unidad del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo» (LG 4, citando a san Cipriano). Por esta razón la liturgia hacer remontar la plegaria al Padre, por el Hijo en el Espíritu».

La petición de la colecta merece ser considerada. No es poco pedir el profesar la verdadera fe. La fe es verdad. Por ello mismo debe ser una fe correcta, ortodoxa, garantizada. ¡No faltaría más! Una fe no correcta es mucho más difícil y aleja del verdadero Dios. Debe ser así porque la fe, estallando en la visión del Dios verdadero, debe brindar coherencia total y absoluta con lo que es el mismo Dios. Profesar la fe verdadera es un don y al mismo tiempo debe ser la dinámica de nuestra inteligencia en la búsqueda de esta fe.

Hay también la demanda de conocer la gloria de la eterna Trinidad. La gloria de Dios es Dios mismo en tanto que se manifiesta. Miremos la espléndida manifestación recapitulada en esta solemnidad. Gloria que está también en nosotros. Nosotros somos gloria de Dios. Lo reconocemos. Y la cantamos con una conciencia agradecida y comprometida. Porque la gloria suscita una respuesta de oración y de vida.

La tercera realidad suplicada es adorar la unidad todopoderosa. Es nuestro deber. Hay que hacerlo en espíritu y en verdad. Es el preámbulo de lo que será el quehacer siempre nuevo en el cielo. Implica el total sometimiento al querer de Dios.

El salmo responsorial -sirva aquí de inclusión- hace cantar. «¡Señor, dueño nuestro, que admirable es tu nombre en toda la tierra!»

 

El camino hacia Dios

La marcha hacia Dios, en expresión paulina, la hacemos por «medio de Cristo, en el amor derramado en nuestros corazones por el Espíritu». Asoma aquí el tema de la justificación por la fe y se muestra como, por Cristo, tenemos la paz con Dios. Hay gracia del Señor y una gran esperanza desde nuestra filiación divina. Un hijo no puede hacer otra cosa que esperarlo todo del Padre. Con verdadera razón, si uno tiene bien grabada en el alma que la obra de la salvación ha sido el actuar del corazón de Dios todopoderoso. Siendo esto así, somos capaces de acoger las tribulaciones con la seguridad de que son engendradoras de constancia, la cual a su vez es causa de verdadera virtud por el mismo hecho de ser probada. El Espíritu nos asegura que la esperanza cristiana no defrauda, sino que es la mejor áncora para sostenerse en medio del mar de la vida.

Jesús, en el evangelio, habla del misterio trinitario en términos muy vitales. La comunión del Padre, del Hijo y del Espíritu es plena. Es de tal modo, que la Trinidad deviene modelo de la misma Iglesia. En efecto, su misterio se enraíza en el de la Santísima Trinidad. El lenguaje sobre Dios trino manifiesta como esta verdad es verdad de vida. Y llega a conmovernos, puesto que nos hace valorar el fundamento vital de nuestra existencia cristiana como hijos de Dios en la Iglesia.

Una plegaria

Recitar pausadamente el «Gloria al Padre» o el «Gloria a Dios en el cielo» o el «Credo».

 

J. GUITERAS

ORACIÓN DE LAS HORAS 1992, 5. Pág. 149 ss.

http://www.mercaba.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s