Monición para el segundo domingo de Pascua Ciclo B


MONICION PARA EL SEGUNDO DOMINGO DE PACUA CICLO B

Una paz que supera todo temor…

M.R. Pág. 180  /  Lecc. I Pág. 212

 

MONICION DE ENTRADA

(Saludo) Éste segundo domingo de la Pascua, venimos a vivir el Día del Señor, reconfortados con la alegría de su resurrección. Demos inicio a ésta celebración pidiéndole a Dios nos ayude a vivirla intensamente.

Ó

Hermanos, iluminados por la luz de la noche pascual, la iglesia nos invita a continuar viviendo en la alegría y en la paz de la pascua. Con renovada fe en Jesús resucitado, comenzamos la santa misa.

o

(Saludo) En éste segundo domingo de Pascua, seguimos reconfortados con la alegría de la Resurrección del Señor  y celebramos el día de su Divina Misericordia; dirijamos nuestra fe y confianza a su amor misericordioso. Iniciemos esta celebración

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura: Hc 4, 32-35

Salmo:117

Segunda Lectura: 1 Jn 5, 1-6

Evangelio Jn 20, 19-31

MONICION A LAS LECTURAS (única)

La fe, el amor y la paz son algunos de los dones que Dios nos regala, es nuestro deber como seguidores de Cristo ser testigos de su misericordia compartiendo con todos estos mismos dones que Él nos da gratuitamente.

o

Jesús el Rey vencedor nos dice que somos dichosos al creer en Él sin haberlo visto. Y ésta dicha de ser discípulos suyos, la manifestamos al confiar en su divina misericordia y compartiendo con todos las gracias que gratuitamente de Él hemos recibido.

MONICION A LAS LECTURAS (Individual)

Primera Lectura:

El texto de los Hechos de los Apóstoles nos recuerda que una fe auténtica nos llevará necesariamente a la comunión y a la fraternidad.

Segunda Lectura:

El objeto fundamental de nuestra fe es la adhesión vital a Jesucristo. La fe y el amor a Cristo se demuestra cumpliendo los mandamientos y siendo testimonio de su resurrección

Evangelio:

Dichoso el que cree sin haber visto, es lo que nos dice Jesús en su evangelio, recordándonos que la fe es un don divino. Jesús vino a dejarnos su paz para que la vivamos y llevemos a todos.

MONICION AL OFERTORIO

Al presentar estos dones de pan y vino, manifestamos nuestra fe en que por la consagración se convertirán en el cuerpo y sangre de Cristo alimento que nos salva y nos da la paz

Ó

Nos presentamos ante Dios con estas ofrendas que son nuestra alabanza. Pan y vino que simbolizan nuestros deseos y esfuerzos por compartir el gozo de la Pascua.

MONICION A LA COMUNION

Cristo resucitado se hace presente con todo su amor a través de la fuerza renovadora de los sacramentos, sobre todo ahora en la comunión, por eso con un corazón limpio y agradecido acerquémonos a recibirle.

MONICION DE DESPEDIDA

El padre de la misericordia ha renovado en nosotros la luz de la fe, de la alegría y del perdón. Vayamos a nuestros hogares a compartir con nuestros hermanos lo que de Dios hoy hemos recibido.

ORACION DE LOS FIELES

Llenos de gozo por la santa resurrección de Señor supliquemos al Señor, diciendo: Rey vencedor, escúchanos

1.- A Cristo, que ha vencido la muerte y ha destruido el pecado, pidámosle que todos los cristianos sean siempre fieles a las promesas del Bautismo que renovaron en la noche santa de Pascua. Roguemos al Señor

2.- A Cristo, que ha otorgado el perdón y la paz a los pecadores, supliquémosle que quienes han regresado al camino de la vida conserven los dones que la misericordia del Padre les ha restituido. Roguemos al Señor

3.- A Cristo, que  ha dado al mundo la vida verdadera y ha renovado toda la creación, pidámosle por los que, por no creer en su triunfo, viven sin esperanza. Roguemos al Señor

4.- A Cristo, que ha colmado de alegría a los pueblos y los ha enriquecido con sus dones, pidámosle que renueve la esperanza de los que sufren y lloran. Roguemos al Señor

5.- A Cristo, que anunció la alegría a las mujeres, y por medio de las mujeres a los apóstoles, pidámosle por los que nos hemos reunido para celebrar su triunfo. Roguemos al Señor

Señor, Dios nuestro, que en tu gran misericordia nos has hecho nacer de nuevo para una esperanza viva, escucha nuestra oración y acrecienta en nosotros la fe, para que consigamos la salvación de nuestras almas. Por Jesucristo, nuestro Señor, que vive y reina, por los siglos de los siglos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s