Guia de Misa de confirmación con rúbricas y moniciones


Esta misa se dice cuando en la misma celebración eucarística o inmediatamente antes o después de ella, se administra el sacramento de la confirmación

Puede utilizarse cualquier día del año fuera de los domingos de adviento, de cuaresma y de pascua, de las solemnidades, del miércoles de ceniza y de la semana santa.

Color litúrgico Blanco o Rojo

***Monición de Entrada:

Hermanos: nos hemos reunido para celebrar la Confirmación de algunos miembros de nuestra comunidad de bautizados. La Confirmación es uno de los tres sacramentos de la iniciación Cristiana. El Obispo, como representante principal de Jesucristo en la diócesis, preside esta asamblea, en la cual el Espíritu Santo, que ya habita en el corazón de los bautizados, se les infundirá con mayor plenitud, a fin de hacerlos madurar y crecer como cristianos. Renovemos nuestra fe en la presencia del Espíritu del Señor en medio de su asamblea, y dispongámonos a recibir, tanto los que se han de confirmar como los que ya lo estamos, una nueva efusión de sus dones…

Para las lecturas debemos ponernos de acuerdo con el Sr Obispo, porque ellos pueden decidir si se proclamarán las lecturas del Domingo o las del Ritual, en caso que sean las de el ritual la monición a las lecturas que está enseguida es la indicada, si son las de el domingo, se leerán las moniciones al domingo correspondiente.

***Monición de las Lecturas…

Escucharemos que desde el antiguo testamento el Espíritu Santo esta prefigurado en la unción. El Espíritu Santo ha llegado para quedarse, es el que nos impulsa a iniciar y continuar nuestra misión como bautizados. Anunciar la buena nueva con nuestros actos y palabras.

Primera Lectura

Lectura del Libro del Profeta Isaías: 61, 1-3.6.8-9

El espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido y me ha enviado para anunciarla Buenanueva a los pobres, a curar a los de corazón quebrantado, a proclamar el perdón a los cautivos y la libertad  a los prisioneros; a pregonar el año de gracia del Señor, el día de la venganza de nuestro Dios.

El Señor me ha enviado a consolar a los afligidos, los afligidos de Sión, a cambiar su ceniza en diadema, su traje de luto, en perfume de alegría y su abatimiento, en canticos. Vosotros seréis llamados “Sacerdotes del Señor”, “ministros de nuestro Dios” se os llamara.

Salmo 103

Envía Señor tu espíritu a renovar el aspecto de la tierra

Bendice al Señor, alma mía

Señor y Dios mío, inmensa es tu grandeza.

Que numerosas son tus obras, Señor,

Y todas las hiciste con maestría.

La tierra está llena de tus creaturas.

R

Todos los vivientes aguardan

Que les des de comer a su tiempo;

Les da el alimento y lo recogen,

Abres tu mano y se sacian de bienes.

R

Cuando envias tu espíritu, que da diva,

Renuevas el aspecto de la tierra.

Que Dios sea glorificado para siempre

Y se goce en sus creaturas

R

Mientras viva al Señor he de cantarle,

Mientras yo exista alabar{e a mi Dios.

Ojalá que le agraden mis palabras,

Y yo me alegrare en el Señor.

R

Segunda Lectura

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles   8, 1.4.14-17

El mismo día de la muerte de Esteban, se desato una violenta persecución contra la comunidad Cristiana de Jerusalén, y todos, menos los apóstoles, se dispersaron por Judea y por Samaria. Los que se habían dispersado, al pasar de un lugar a otro, iban difundiendo la Buena nueva.

Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén se enteraron de que Samaria había recibido la palabra de Dios, enviaron allá a Pedro y a Juan. Estos, l llegar, oraron por los que se habían convertido, para que recibieran al Espíritu Santo, porque aún no lo habían recibido y solamente habían sido bautizados en el Señor Jesús. Entonces Pedro y Juan impusieron las manos sobre ellos y ellos recibieron al Espíritu Santo.

Aclamación antes del Evangelio

R. Aleluya, aleluya.

El espíritu de verdad dará testimonio de m{I, dice el Señor, y también vosotros seréis mis testigos.

R. Aleluya.

Lectura del Santo Evangelio Según san Juan   14, 23-26

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos:   “El que me ama cumpliría mi palabra, y mi Padre lo amara y haremos en el nuestra morada. El que no me ama, no cumplirá mis palabras. La palabra que estáis oyendo no es mía, sino del padre, que me envió. Os he hablado de esto ahora que estoy con vosotros, pero el Consolador, el Espíritu Santo que mi Padre os enviara en mi nombre, os enseñara todas las cosas y os recordara todo cuanto yo os he dicho.

Después del Evangelio, el párroco, presbítero, diacono o catequista presenta al Obispo a los que han de ser confirmados. Si es posible, cada uno de los confirmandos, es llamado por su nombre, y sube al presbiterio; si los confirmandos son niños, les acompaña uno de los padrinos, o uno de los padres, y se quedan de pie ante el celebrante.

Si los confirmandos son muchos, no es necesario llamar a cada uno de ellos por su nombre, sino que es suficiente que se coloquen en un lugar oportuno ante el obispo.

El párroco o el catequista responsable puede decir estas o semejantes palabras:

Estos niños fueron bautizados con la promesa de que serian “educados en la fe”, y de que “un día recibirían por la confirmación la plenitud del Espíritu Santo”. Ese fue el compromiso que sus papas y padrinos adquirieron en el Bautismo. Como Responsable de la instrucción catequética, tengo la satisfacción de poder decir a toda la comunidad aquí presente (y también a su pastor, nuestro padre y Obispo) que estos niños han recibido la catequesis conveniente a su edad

 

Luego el obispo hace una breve homilía, explicando las lecturas proclamadas, a fin de preparar a los que se van a confirmar, a sus papas  y padrinos y a todos los fieles reunidos para que entiendan más profundamente el significado del sacramento de la confirmación.

REVONVACION DE LAS PROMESAS BAUTISMALES

Renuncia y profesión de fe

El ritual marca cuatro formas distintas de profesión de fe, el obispo decide cual usar.…

Imposición de manos

Monición a la Imposición de Manos

El día de Pentecostés, los apóstoles recibieron una presencia muy especial del Espíritu Santo. Los obispos, sus continuadores, trasmiten desde entonces el Espíritu Santo como un don personal por medio del sacramento de la confirmación, que ahora se va a comenzar con la imposición de manos del Obispo. La imposición de manos es uno de los gestos que aparecen habitualmente en la historia de la salvación y en la liturgia para indicar la trasmisión de un poder o de una fuerza o de unos derechos.

O bien

Después de la profesión de fe de los confirmandos, el Obispo, repitiendo el mismo gesto que usaban los apóstoles, va a imponer sus manos sobre ellos pidiendo al Espíritu Santo que los consagre como piedras vivas de la iglesia. Unámonos a su plegaria y oremos en silencio al Señor.

El obispo (teniendo a ambos lados a los presbíteros que junto con el administraran la confirmación) de pie, con las manos juntas y de cara al pueblo dice:

Oremos, hermanos, a Dios Padre todopoderoso por estos hijos suyos, que renacieron ya a la vida eterna en el bautismo, para que envíe abundantemente sobre ellos al Espíritu Santo, a fin de que este mismo Espíritu los fortalezca con la abundancia de sus dones, los consagre con su unción espiritual y haga de ellos imagen fiel de Jesucristo

Todos oran en silencio unos instantes. Después el obispo (y los presbíteros que junto con el administraran la confirmación) imponen las manos sobre todos los confirmandos. Mientras tanto, solamente el obispo dice:

Dios todo poderoso Padre de nuestro Señor Jesucristo, que has hecho nacer de nuevo a estos hijos tuyos por medio del agua y del Espíritu Santo, librándolos del pecado, escucha nuestra oración y envía sobre ellos al Espíritu Santo consolador: Espíritu de sabiduría y de inteligencia, Espíritu de consejo y de fortaleza, Espíritu de ciencia, de piedad y de su Santo temor. Por Jesucristo nuestro señor.

R. Amen

Crismación

Monición a la crismación

Hemos llegado al momento culminante de la celebración. El Obispo les impondrá la mano y los marcara con la cruz gloriosa de Cristo para significar que son propiedad del Señor. Los ungirá con oleo perfumado. Ser crismado es lo mismo que ser cristo, ser mesías, ser ungido. Y ser mesías y cristo comporta la misma misión que el señor: dar testimonio de la verdad y ser, por el buen olor de las buenas obras, fermento de santidad en el mundo.

 

 

En seguida el diacono presenta el Santo crisma al obispo. Se acercan al obispo los confirmandos  bien el propio obispo, va pasando ante cada un de ellos. El que presenta al confirman do coloca su mano derecha sobre el hombro de éste y dice al obispo el nombre del presentado, a no ser que el mismo confirmando sea quien diga su propio nombre. El obispo moja el dedo pulgar de su mano derecha en el Santo crisma y hace con el mismo la señal de la cruz sobre la frente del confirmando diciendo

(Nombre), recibe por esta señal (señal de la cruz) el don del Espíritu Santo

El confirmando responde

Amen

El obispo añade:

La paz sea contigo

El confirmando Responde:

Y con tu Espíritu

Si ayudan algunos presbíteros a administrar el sacramento de la confirmación, los diáconos o los ministros dan al obispo todos los vasos del Santo crisma a fin de que el obispo entregue personalmente el crisma a cada uno de los presbíteros; así aparece visiblemente que los presbíteros actúan en nombre del obispo.

Los confirmandos se acercan al obispo, o bien a los presbíteros, o bien, si se prefiere, el obispo y los presbíteros van pasando ante cada uno de los confirmandos, los cuales son ungidos del modo que se ha indicado más arriba.

Mientras dura la unción de los confirmandos puede cantarse algún canto apropiado. Terminada la unción, el obispo (y los presbíteros) se lava(n) las manos.

Continúa la oración de los fieles

Terminada la unción de todos los confirmandos se hace la oración de los fieles con el formulario siguiente u otro parecido debidamente aprobado.

 

ORACIÓN UNIVERSAL o DE LOS FIELES

Obispo: Queridos hermanos: Oremos a Dios Padre todopoderoso, unidos en la misma fe, en la misma esperanza, en la misma caridad, que proceden del Espíritu Santo. Todos respondemos después de cada invocación: Te Rogamos, Señor

1.- Por la Iglesiade Dios congregada por el Espíritu Santo para que en comunión con el Papa Benedicto XVI, nuestro obispo (nombre) los obispos auxiliares, en especial el Obispo (Nombre.) que preside esta celebración, se dilate y crezca en la unidad de la fe y del amor hasta que el Señor vuelva

2.- Por nosotros, los que acabamos de ser confirmados, para que el don del Espíritu Santo que nos ha hecho miembros más perfectos del pueblo de Dios, nos arraigue en la fe y nos haga crecer en el amor, y así demos con nuestra vida testimonio de Jesucristo. Roguemos al Señor.

3.- Por nuestros padres y padrinos, para que, con su palabra y ejemplo, nos ayuden a segur a Cristo y a ser fieles a la fe. Roguemos al Señor.

4.- Por todo el mundo, para que los hombres que tienen un mismo creador y padre, se reconozcan hermanos, sin discriminación de raza o de nación, y busquen con un corazón sincero el reino, que es paz y gozo en el Espíritu Santo. Roguemos al Señor

Obispo: Señor, que enviaste a tus apóstoles el Espíritu Santo y quisiste que por medio de ellos y sus sucesores, ese mismo Espíritu fuera comunicado a los demás creyentes: Te rogamos que estos nuevos confirmados puedan difundir en el mundo los mismos frutos que produjo la primera predicación evangélica.

R Amén

Otro formulario de oración de los fieles

Oremos a Dios padre, por mediación de su hijo, Jesucristo, para que conserve su Espíritu en estos confirmandos.  Respondemos Te rogamos Señor

1.- por nosotros los confirmados, para que el sacramento recibido sea en nosotros fuente de santidad, roguemos al Señor

2.- Por nuestros padres, padrinos y catequistas, para que continúen siendo ejemplo, consejo y aliento de nuestra vida cristiana. Roguemos al Señor.

3.- Por la comunidad (nombre), para que el Espíritu Santo sea realmente su corazón, su fuerza y su guía. Roguemos al Señor.

4.- Porla Iglesiaextendida por toda la tierra, para que el Espíritu Santo sea en ella lazo de unión y de caridad, y así pueda dar al mundo luz y testimonio de Cristo. Roguemos al Señor.

5.- Por el mundo entero, para que el Espíritu Santo mueva los corazones de tantos hombre que inculpablemente no le conoce, pero que quieren obrar en la vida con buena voluntad. Roguemos al Señor.

6.- Por todos los hombres que están en pecado para que el Espíritu Santo les haga comprender lo equivocado de su camino, se conviertan y vuelvan a la gracia de Dios. Roguemos al Señor

Dios nuestro, que aumentas siempre tu Iglesia con nuevos hijos, y a los que han nacido del agua del bautismo les das también la plenitud de tu Espíritu: concede a cuantos han completado hoy su iniciación cristiana, y a toda tu familia santa, manifestar en su vida los sacramentos que con la fe han recibido. Por Jesucristo nuestro señor

R Amén.

Otro formulario de oración de los fieles

ORACIÓN UNIVERSAL

Obispo: Queridos hermanos: Oremos a Dios Padre todopoderoso, unidos en la misma fe, en la misma esperanza, en la misma caridad, que proceden del Espíritu Santo. Todos respondemos después de cada invocación: Te Rogamos, Señor

–      Por estos hijos de Dios que han sido confirmados por el Espíritu Santo: Para que arraigados en la fe y edificados en el amor, den verdadero testimonio de Cristo. Roguemos al Señor.

–      Por sus padres y por sus padrinos que se ofrecieron como responsables de su fe: Para que no dejen de animarlos con la palabra y el ejemplo a seguir los pasos de Cristo. Roguemos al Señor.

–      Por la santa iglesia de Dios congregada por el Espíritu Santo, para que en comunión con el papa Benedicto XVI, nuestro obispo Juan y todos los obispos, se dilate crezca en la unidad de la fe y del amor. Roguemos al Señor.

–      Por todo el mundo, para que los hombres que tienen un mismo creador y padre, se reconozcan hermanos, sin discriminación de raza o de nación y busquen con un corazón sincero el reino, que es paz y gozo en el Espíritu Santo. Roguemos al Señor

Obispo: Señor, que enviaste a tus apóstoles el Espíritu Santo y quisiste que por medio de ellos y sus sucesores, ese mismo Espíritu fuera comunicado a los demás creyentes: Te rogamos que estos nuevos confirmados puedan difundir en el mundo los mismos frutos que produjo la primera predicación evangélica.

R Amén

PRESENTACION DE OFRENDAS

Junto con este pan y vino ofrezcamos al Señor el nuestro ser renovado y dispuesto a seguirle en este caminar hacia su reino celestial.

MONICION A LA COMUNION

Llenos de gozo y unidos por un mismo Espíritu acerquémonos a recibir a Cristo que es nuestra fortaleza y camino a la salvación.

MONICION DE DESPEDIDA

La comunidad de la parroquia de (Nombre) agradece al Sr. Obispo (N)  por aceptar la invitación a celebrarla Eucaristíajunto con nosotros.

Vayamos con alegría a dar testimonio de lo que aquí hemos vivido

3 comentarios

  1. Muy buen material para orientar las celebraciones de la Confirmación, gracias por publicarlo.

  2. Muy buena guia, bendiciones amados hermanos

  3. Que buenas moniciones para nuestra auto ayuda como catequistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s