Monicion Solemnidad de la Natividad de San Juan Bautista


MONICION PARA LA FIESTA DE LA NATIVIDAD DE SAN JUAN BAUTISTA

Último profeta y primer apóstol

24 de Junio

 

MONICION DE ENTRADA.

(Saludo) Hoy celebramos la Natividad de San Juan Bautista, él es quien tuvo la misión de preparar el camino al Salvador. Pidámosle a Dios que nos ayude a tomarlo de ejemplo para llevar a Jesús a quienes no lo conocen.

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura: Is 49, 1-6

Salmo:138
Segunda Lectura: Hc 13, 22-26

Evangelio: Lc 1, 57-66 . 80

 

MONICION A LAS LECTURAS (única)

Las lecturas de éste día nos evocan al recuerdo del mayor de los profetas Juan el Bautista, escuchemos atentamente éstos relatos que son un excelente testimonio para nosotros.

MONICION A LAS LECTURAS (Individual)

 

Primera Lectura

Esta primera lectura tomada del libro de Isaías nos habla cómo desde antes de nacer el profeta recibe la misión de ser luz para la salvación universal que el Señor ha confiado.

Segunda Lectura

San Pablo nos habla del lugar privilegiado que tuvo Juan Bautista al preparar la venida de Jesús con la predicación de un bautismo de penitencia.

Evangelio

Zacarías anuncia que el nombre de su hijo será Juan, tal y como el Señor lo indicó.

MONICION AL OFERTORIO

Convertidos al amor y la justicia del Reino de Dios predicado por el Bautista, hagámonos ofrenda viva y agradable en el altar del Señor… Él nos librará de nuestros egoísmos y de nuestras infidelidades.

MONICION A LA COMUNIÓN

Con un corazón dispuesto, acerquémonos a participar del banquete eucarístico.

MONICION DE DESPEDIDA

Al igual que Juan el Bautista, hemos recibido la misión de anunciar a Cristo con valentía. Vallamos a dar un claro testimonio de su presencia salvadora entre nosotros

Monición Solemnidad de San Pedro y San Pablo


SAN PEDRO Y SAN PABLO APOSTOLES

La firmeza de dos Testigos insignes

M.R. Pág. 740 [500]  /  Lecc II Pág. 1088

MONICION DE ENTRADA

(Saludo) Este año celebramos en domingo la solemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo, ésta muy antigua fiesta nos brinda la oportunidad de afirmar nuestra comunión en y con la Iglesia y de fortalecer nuestro compromiso cristiano. ¡Que el Señor  aumente nuestra fe para que a ejemplo de los santos que hoy celebramos nos haga ser entusiastas anunciadores de la buena nueva de Cristo!

LITURGIA

Primera Lectura: Hechos 12, 1-11

Salmo 33

Segunda Lectura: 2 Tim 4, 6-8 . 17-18

Evangelio: Mt 16,13-19

MONICION A LAS LECTURAS

Hoy Jesús en su palabra nos dice que debemos estar siempre atentos y trabajar en lo que Dios nos dio como misión para como Pablo un día recibir el premio de estar con Él y como Pedro saberlo reconocer como nuestro Mesías y Salvador

MONICION AL OFERTORIO

Los dones que presentamos al altar en unos momentos serán Cuerpo y Sangre del Señor. ¡Presentémosle gozosos todo nuestro ser para que en Cristo seamos todos transformados y santificados.

MONICION A LA COMUNION

Cristo a quien los apóstoles y los mártires, no dudaron en sacrificar su propia vida, desea alimentarnos con su Cuerpo y Sangre. Que sostenidos por ésta fuerza divina crezcamos en fidelidad a su mensaje de salvación.

MONICION DE DESPEDIDA

La apostolicidad es una de las notas esenciales de la verdadera Iglesia de Jesucristo. Que cimentados en la fe de los apóstoles vayamos a cumplir la misión que el Señor nos ha encomendado.

Monición para el XII domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B


MONICION PARA EL DOMINGO XII DEL TIEMPO ORDINARIO CICLO B

En la vida, nunca navegamos solos….

 

M.R. Pág. 424   /   Lecc II Pág. 125

MONICION DE ENTRADA

(Saludo) Sean bienvenidos a la casa del Señor. No olvidemos que Jesús siempre está con nosotros y nos acompaña en las tribulaciones de cada día. Solo basta creer en Él y en su palabra para sentir su amor y protección. Con fe y confianza iniciamos esta santa misa.

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura:  Jb 38, 1. 8-11

Salmo: 106

Segunda Lectura: 2 Cor 5, 14-17

Evangelio: Mc 4, 35-41

MONICION A LAS LECTURAS (única)

Tener una fe firme en Dios, es saber que Él es el dueño de la creación y toda ella le obedece. Al permanecer unidos a Jesús viajamos seguros y a salvo, el que vive como Cristo pide, se convierte en una creatura nueva.

MONICION A LAS LECTURAS (individual)

 

Primera Lectura

Dios habla a Job  desde la tempestad y le revela la trascendencia de su ser y de sus proyectos… Sólo Él es el dueño de la creación y al hombre no le queda más que acatar con humilde obediencia sus misteriosos designios

Segunda Lectura

La experiencia del encuentro  con Cristo Resucitado ha hecho que Pablo cambie por completo su forma de pensar y de actuar… Desde que fue llamado por Él, ya no se dejará guiar nunca por simples criterios humanos.

Evangelio

La escena de la tempestad calmada mientras Jesús parece desentenderse de sus discípulos, nos recuerda que Él nunca nos abandona… Él prometió guiar la barca de su Iglesia a buen puerto, no obstante las adversidades

MONICION AL OFERTORIO

Ofrecemos  al Señor este pan y  vino,  junto con ellos ponemos en sus manos nuestras debilidades, para que Él nos llene de fortaleza  y de su mano salir triunfante ante toda adversidad.

MONICION A LA COMUNION

Nuestra fuerza radica en la Sagrada Eucaristía, al unimos a Cristo en la comunión,  Él calma nuestras inseguridades y nos ayuda a enfrentar las pruebas que se nos presentan día a día.

MONICION DE DESPEDIDA

Volvamos a nuestros hogares transformados en creaturas nuevas, gracias al poder redentor de Jesucristo que nos renueva y anima a seguir este viaje unidos a Él.

ORACION UNIVERSAL

Elevemos nuestros ojos al Señor, confiado en recibir su pronta ayuda:

A cada invocación responderemos: R. Escúchanos, Señor

1.- Por el santo Padre, el Papa Francisco, por nuestro Obispo José Francisco y por todos los sacerdotes y diáconos de Jesucristo, roguemos al Señor

2.- Por el buen tiempo, por el fruto de las investigaciones de los estudiosos y por la prosperidad del trabajo de todos, roguemos al Señor

 

3.- Por las vírgenes consagradas al Señor y por los religiosos que trabajan en nuestras comunidades, roguemos al Señor

4.- Por todos los que hacen el bien en nuestras parroquias y por los que cuidad de los pobres y de los enfermos, roguemos al Señor

Fortalece, Señor, la fe del pueblo cristiano, para que nunca se enorgullezca ante la prosperidad ni se desanime ante la adversidad, sino que en todo momento sepa reconocer y experimentar que Tú estás cerca de nosotros y nos acompañas en el camino de la vida. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Yo soy la puerta de las ovejas


Yo soy la puerta de las ovejas
Pascua

Juan 10, 1-10. Pascua. Entrar por la puerta de Cristo es encontrar la paz, la alegría, la serenidad, el gozo.
Evangelio del Cuarto Lunes de Pascua ciclo b

Por: P. Miguel Ángel Gómez

Del santo Evangelio según san Juan 10, 1-10
En verdad, en verdad os digo: el que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que escala por otro lado, ése es un ladrón y un salteador; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A éste le abre el portero, y las ovejas escuchan su voz; y a sus ovejas las llama una por una y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas, va delante de ellas, y las ovejas le siguen, porque conocen su voz. Pero no seguirán a un extraño, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños». Jesús les dijo esta parábola, pero ellos no comprendieron lo que les hablaba. Entonces Jesús les dijo de nuevo: «En verdad, en verdad os digo: yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido delante de mí son ladrones y salteadores; pero las ovejas no les escucharon. Yo soy la puerta; si uno entra por mí, estará a salvo; entrará y saldrá y encontrará pasto. El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir. Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia.

Oración preparatoria
Dios mío, ayúdame a escucharte en este rato de oración, porque Tú me das vida, y en abundancia. Concédeme amarte más a Ti que a mí mismo, dame la gracia de saber entrar por la puerta que me señalas y que en definitiva seas Tú realmente el Señor de mi vida entera.

Petición
Jesús, que sepa reconocer tu voz. Y reconocerte en mis hermanos.

Meditación del Papa Francisco

Quisiera decir una última cosa, una última cosa. Aquí hay muchos jóvenes. Jóvenes, queridos jóvenes, ustedes tienen una especial sensibilidad ante la injusticia, pero a menudo se sienten defraudados por los casos de corrupción, por las personas que, en lugar de buscar el bien común, persiguen su propio interés. A ustedes y a todos les repito: nunca se desanimen, no pierdan la confianza, no dejen que la esperanza se apague. La realidad puede cambiar, el hombre puede cambiar. Sean los primeros en tratar de hacer el bien, de no habituarse al mal, sino a vencerlo con el bien. La Iglesia los acompaña ofreciéndoles el don precioso de la fe, de Jesucristo, que ha «venido para que tengan vida y la tengan abundante».

Hoy digo a todos ustedes: No están solos, la Iglesia está con ustedes, el Papa está con ustedes. Llevo a cada uno de ustedes en mi corazón y hago mías las intenciones que albergan en lo más íntimo: la gratitud por las alegrías, las peticiones de ayuda en las dificultades, el deseo de consuelo en los momentos de dolor y sufrimiento. Todo lo encomiendo a la intercesión de Nuestra Señora de Aparecida, la Madre de todos los pobres del Brasil, y con gran afecto les imparto mi Bendición. Gracias. (Cf Homilía de S.S. Francisco, 25 de julio de 2013).

Reflexión
Pronunciar el nombre de Cristo, escucharle y reconocerle en nuestro interior, sólo nace de las almas que verdaderamente han hecho esa experiencia amorosa con Él. Una experiencia que no se reduce a un simple recitar de oraciones, o a un compromiso obligatorio dominical, sino que más bien se eleva a un contacto frecuente e íntimo con el Señor en la oración de todos los días, en el trabajo cotidiano, e incluso, en los sufrimientos que podamos padecer y ofrecer por amor a Él.

Las almas que buscan la verdadera fuente de la felicidad en Cristo, saben que solamente en su interior, donde Dios se hace paz, alegría, serenidad, gozo, se encuentra la verdadera e íntima amistad con Él. Son esas ovejas que entran por la puerta de la renuncia y del sacrificio, que escuchan el llamado personal del Buen Pastor, y que le siguen por los caminos por donde Él las lleva, siempre con la única finalidad y deseo de estar con Él delectándose con su dulce compañía.

Propósito
Renovar mi compromiso de meditar diariamente, para vivir de acuerdo a la Palabra de Dios.

Diálogo con Cristo
La parábola del Buen Pastor me permite recordar que Tú eres quien debe guiar mi vida. Buscas mi bien y por eso me invitas a entrar por la puerta de la fe, para que pueda realmente tener un encuentro personal contigo en la oración y mi vida sacramental. Ayúdame a nunca temer, que me atreva a abrir, entrar y recorrer el camino que me señalas, porque es el camino a la felicidad.

Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio Mc 16, 15-20


Evangelio del tercer sabado de Pascua Ciclo B

Marcos 16, 15-20. Fiesta San Marcos, evangelista. No esperemos más, convirtámonos en esos apóstoles resucitados.
vayan y bauticen

Del santo Evangelio según san Marcos 16, 15-20
En aquel tiempo se apareció Jesús y les dijo: Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará. Estas son las señales que acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios, hablarán en lenguas nuevas, agarrarán serpientes en sus manos y aunque beban veneno no les hará daño; impondrán las manos sobre los enfermos y se pondrán bien. Con esto, el Señor Jesús, después de hablarles, fue elevado al cielo y se sentó a la diestra de Dios. Ellos salieron a predicar por todas partes, colaborando el Señor con ellos y confirmando la Palabra con las señales que la acompañaban.

Oración introductoria
Señor, me llamas a dedicarme a predicar tu Evangelio. ¡Qué privilegio el poder contribuir en la extensión de tu Reino! Para lograrlo, necesito aumentar mi fe y mi caridad, por ello te pido que esta oración sea el medio para fortalecer mi convicción de ser un auténtico discípulo y misionero de tu amor.
Petición
Ayúdame, Señor, a saber corresponder, con mi amor y servicio a los demás, el don de tu redención.

Meditación del Papa Francisco

Al celebrar la canonización de un gran misionero del Evangelio, san José Vaz, al igual que muchos misioneros en la historia de la Iglesia, él respondió́ al mandato del Señor resucitado de hacer discípulos en todas las naciones. Con sus palabras, pero más aún, con el ejemplo de su vida, ha llevado al pueblo de este país a la fe que nos hace partícipes de “la herencia de los santos”. […]

San José Vaz nos da un ejemplo de celo misionero. A pesar de que llegó a Ceilán para ayudar y apoyar a la comunidad católica, en su caridad evangélica llegó a todos. Dejando atrás su hogar, su familia, la comodidad de su entorno familiar, respondió́ a la llamada a salir, a hablar de Cristo dondequiera que fuera. San José Vaz sabía cómo presentar la verdad y la belleza del Evangelio en un contexto multireligioso, con respeto, dedicación, perseverancia y humildad. Éste es también hoy el camino para los que siguen a Jesús. Estamos llamados a salir con el mismo celo, el mismo ardor, de san José Vaz, pero también con su sensibilidad, su respeto por los demás, su deseo de compartir con ellos esa palabra de gracia, que tiene el poder de edificarles. Estamos llamados a ser discípulos misioneros.» (Homilía de S.S. Francisco, 14 de enero de 2015).

Reflexión
Nos encontramos en el Monte de los Olivos, en el mismo lugar donde cuarenta días antes, Jesús era entregado por uno de sus discípulos y donde todos los demás le abandonaron. Pero las cosas han cambiado y ya no son los mismos apóstoles de antes, la Resurrección los ha cambiado. Y Jesús se da cuenta de esto, por eso, les da una nueva misión: predicar el evangelio a todos los hombres, suscitar la fe, transmitir la salvación mediante el bautismo: he aquí la misión de los apóstoles después de la Resurrección. Y nosotros católicos somos hoy en día esos apóstoles resucitados.

Es verdad que en nuestras vidas hemos abandonado a Cristo muchas veces, pero eso a Jesús no le importa. Él nos llama a predicar el evangelio con un ardor de caridad que nos oblige a transmitir a los demás la verdad que hemos encontrado; nos dará la fuerza para ser tanto de palabra como de obra un ferviente testimonio del evangelio. Ahora bien, ¿qué nos diferencia a nosotros de los apóstoles? Tenemos la misma fe, la misma caridad, la misma doctrina, el mismo Dios… Pero nos falta su amor apasionado a Cristo, que les llevó a considerar todo basura y estiércol comparado con Cristo.

Hoy es un día de conversión. No esperemos más, convirtámonos en esos apóstoles resucitados y pidamos esa fe y ese amor que nos convierta también a nosotros en luz y fuego en medio de la oscuridad del mundo.

Propósito
Proclamar el Evangelio con mi testimonio y ayudando a los demás, tomando el ejemplo de San Marcos que celebramos hoy.

Diálogo con Cristo
Señor Jesús, para poder evangelizar necesito tenerte en el centro de mi vida. Y eso, ¿qué implica? Tenerte presente a lo largo de todo el día, en mis diversas actividades, para llegar a ser una persona de oración y de acción, que podrá presentar la belleza de tu amor con naturalidad y alegría, con astucia y constancia, de modo que, sobre todo mi testimonio, sea una ayuda para que otros quieran conocerte, amarte y seguirte.
Por: Noé Patiño

Este es el pan bajado del cielo Juan 6, 52-59


Pascua

Juan 6, 52-59. Pascua. La ternura de Jesús, la ternura eucarística: ese amor tan delicado, tan fraterno, tan puro.

Por: José Noé Patiño | Fuente: Catholic.net

Del santo Evangelio según san Juan 6, 52-59
Discutían entre sí los judíos y decían: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne? Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él. Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí. Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron vuestros padres, y murieron; el que coma este pan vivirá para siempre. Esto lo dijo enseñando en la sinagoga, en Cafarnaúm.

Oración introductoria
Jesús mío, ¡gracias!, por estar presente en la Eucaristía y por darme la posibilidad de poder recibirte en mi interior. Yo solo no puedo corresponder a tanto amor y misericordia, por eso te pido que me muestres, en esta oración, tu voluntad, el camino que he de seguir para poder recibirte dignamente en mi corazón.

Petición
Jesús, no soy digno de que vengas a mí, pero una palabra tuya bastará para sanarme. ¡Ven Señor!

Meditación del Papa Francisco

Esta fe nuestra en la presencia real de Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre, en el pan y en el vino consagrados, es auténtica si nos comprometemos a caminar detrás de Él y con Él. Adorar y caminar: un pueblo que adora es un pueblo que camina. Caminar con Él y detrás de Él, tratando de poner en práctica su mandamiento, el que dio a los discípulos precisamente en la última Cena: “Como yo os he amado, amaos también unos a otros”. El pueblo que adora a Dios en la Eucaristía es el pueblo que camina en la caridad. Adorar a Dios en la Eucaristía, caminar con Dios en la caridad fraterna.

Hoy, como obispo de Roma, estoy aquí para confirmaros no sólo en la fe sino también en la caridad, para acompañaros y alentaros en vuestro camino con Jesús Caridad. […] Os aliento a todos a testimoniar la solidaridad concreta con los hermanos, especialmente los que tienen mayor necesidad de justicia, de esperanza, de ternura. La ternura de Jesús, la ternura eucarística: ese amor tan delicado, tan fraterno, tan puro. Gracias a Dios hay muchas señales de esperanza en vuestras familias, en las parroquias, en las asociaciones, en los movimientos eclesiales. (Homilía de S.S. Francisco, 14 de junio de 2014).

Reflexión
El amor lleva a darse. Cuando se trata de un amor como el de Jesús, se llega hasta los extremos más insospechados, hasta el “invento” de la Eucaristía. Cristo tiene que marcharse de este mundo pero -inventa- el modo de quedarse para siempre entre nosotros verdadera, real y substancialmente.

Todos nosotros hemos tenido alguna vez esa experiencia, tan humana, de una despedida. Y sobre todo, si se trata de dos personas que se quieren, su deseo sería el de continuar juntos sin separarse, pero no se puede.

El amor del hombre, por muy grande que sea es limitado. Pero lo que nosotros no podemos, lo puede Jesucristo. Él, perfecto Dios y perfecto Hombre, se tiene que ir pero al mismo tiempo se queda, se perdura, se eterniza en este mundo.

Cristo sabe que en muchos sagrarios donde él mora estará solo la mayor parte del día, experimentando la soledad. Mas Cristo se ha quedado por nosotros, como prisionero por nuestro amor. Siempre esperando. Te está esperando, me está esperando. Espera a todos y cada uno de los hombres, para demostrarnos y desenmascararnos su amor. ¿Cómo no pagar tanto Amor con amor?

Propósito
Revisar y mejorar mis relaciones con los demás.

Diálogo con Cristo
Padre mío, si realmente conociera lo grande que es el don de la Eucaristía, acudiría con más fervor a recibir este don y trabajaría incansablemente por incrementar el amor a ella en todos los demás, empezando por mi propia familia. Permite, Señor, que sepa compartirte, que mi vida eucarística nunca se centre sólo en mi persona sino que sea el pan que me dé la fuerza para llevar a cabo mi misión.

MONICION PARA EL IV DOMINGO DE PASCUA CICLO B


MONICION PARA EL IV DOMINGO DE PASCUA CICLO B

Seguidores generosos y entregados

Jornada Mundial de la Oración por las vocaciones

MONICION DE ENTRADA

(saludo) Hoy recordamos a Jesús el Buen Pastor, y celebramos en toda la Iglesia la Jornada Mundial de Oración por las vocaciones. Pidamos al Señor que siga llamando a muchos jóvenes a ser pastores en medio de su pueblo.

LITURGIA DE LA PALABRA
1º LECTURA  Hechos 4, 8-12
SALMO  Sal 117
2º LECTURA  1Juan 3, 1-2
EVANGELIO  Jn 10,11-18

MONICION A LAS LECTURAS (UNICA)

Las lecturas  de hoy nos muestran a Jesús presente entre nosotros como el Buen Pastor. Él ha dado la vida por sus ovejas y nosotros prolongamos la alegría de su resurrección.

MONICION A LAS LECTURAS (INDIVIDUAL)

Primera Lectura:

Citando un salmo muy conocido, San Pedro renueva ante las autoridades judías el anuncio de Cristo como Salvador universal. Esta Salvación se realiza por medio de la fe y por la confiada invocación de su Nombre

Segunda Lectura

El gran don de Dios a los hombres se resume en la filiación divina. San Juan insiste en que no se trata de una mera declaración formal, sino de una auténtica realidad, que equivale a participar de su misma vida

Evangelio

Jesús se presenta como el Buen Pastor que dispone libremente de su vida en favor de sus ovejas Él contrapone su conducta a la del mercenario que trabaja a sueldo y no se preocupa de ellas.

MONICION AL OFERTORIO

Presentemos ahora al Padre nuestros dones de pan y vino, que son la ofrenda de nuestra vida. Unidos siempre a nuestro buen pastor, encontraremos la felicidad al entregarnos a Él sin reserva.

MONICION A LA COMUNION

Recibamos a Cristo, nuestro cordero pascual.  Él permanece entre nosotros y se nos da como alimento que nos renueva y nos une más  a Él y a nuestros hermanos, acerquémonos con fe.

MONICION DE SALIDA

Vayamos a nuestros hogares con alegría, recordemos que somos ovejas del amado rebaño de Cristo, escuchemos  su voz y de pongamos en práctica sus enseñanzas.

ORACION UNIVERSAL

1.- Para que los obispos, presbíteros y diáconos apacienten sanamente a los pueblos que tienen encomendados, roguemos al Señor.

2.- Para que la paz que Jesucristo concedió  a los discípulos arraigue con fuerza en nuestro mundo, y se alejen de las naciones el odio y las guerras, roguemos al Señor.

3.- Para que los enfermos, los pobres y todos los que sufren encuentren en Cristo resucitado la luz y la esperanza, roguemos al Señor.

4.- Para que Dios derrame en las familias cristianas el espíritu de piedad y de renuncia a lo mundano, de manera que germinen en ellas abundantes vocaciones al ministerio eclesial, roguemos al Señor.

5.- Por nuestra comunidad para que nos esforcemos a permanecer unidos, y  ayudemos a volver a los que han salido del rebaño, roguemos al Señor

6.- Para que Dios en su infinita misericordia y bondad, bendiga y fortalezca a todos los sacerdotes del mundo, para que sean guía y ejemplo de muchos jóvenes que escuchan el llamado de Dios, roguemos al Señor

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.907 seguidores