Monición para el Domingo de Ramos Ciclo B


MONICIONES PARA EL DOMINGO DE RAMOS CICLO B

 

Monición en punto de reunión:

Hermanos, nos hemos reunido éste día para recordar aquella entrada de Jesús a Jerusalén.  Hoy, nosotros aclamaremos a Cristo, nuestro Rey y Redentor, igual que los hebreos, con palmas y ramos, símbolo de vida y de victoria; que nuestra alabanza sea una profesión de fe y un compromiso para seguir al Señor en su camino hacia la cruz a través de ella hacia el triunfo definitivo.

Monición antes de la lectura del Evangelio (En el punto de reunión)

Escucharemos ahora la proclamación solemne del hecho histórico de la entrada de Jesús en Jerusalén. En el entusiasmo de la alegría, no olvidemos que el Reino de Cristo no es de este mundo.

Monición a la bendición de Ramos

Ha llegado el momento de la bendición de las palmas y ramos para conmemorar la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén. Levantemos nuestras palmas y escuchemos atentamente la oración del sacerdote.

Monición a la procesión:

Iniciaremos nuestra procesión acompañando a Jesús en su caminar, Que esta procesión nos haga comprender lo que debe ser nuestra vida de bautizados; aclamar al Señor nuestro Salvador, por una vida dedicada a su servicio, siguiéndolo fielmente, paso a paso.

MONICION PARA EL DOMINGO DE RAMOS CICLO B

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos a esta celebración con la que iniciamos la semana santa. El Domingo de Ramos, venimos a recordar y a renovar la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén. Expresemos  nuestra sincera adhesión al Rey, que nos da la vida eterna.

MONICION A LAS LECTURAS

Escucharemos el anuncio y cumplimiento de la Pasión y muerte de Jesucristo. Nos hablaran de la entrega total de Jesús, de su padecimiento y su destacada obediencia silenciosa y pacífica.

PRESENTACION DE OFRENDAS

Ofrezcamos al Señor el pan y el vino junto un firme propósito de fidelidad, acompañándolo en cada uno de nuestro prójimo.

MONICIÓN A LA COMUNION

Jesús nos invita a la mesa. Celebremos su llegada triunfal agradecidos por el banquete de salvación que Él  mismo nos prepara.

MONICION DE DESPEDIDA

Hemos comenzado la Semana Santa Dispongámonos a vivir estos días con intensidad. No olvidemos que acompañar a Cristo en su Pasión y vivamos plenamente su resurrección en la celebración de la Vigilia Pascual.

ORACION DE LOS FIELES

29 de Marzo del 2015

1.- Para que el Señor tenga piedad de los fieles que han caído en el pecado, les dé valor para recurrir al sacramento de la penitencia y les conceda el gozo del perdón y de la paz, Roguemos al Señor

2.- Para que la Sangre de Jesús que habla más favorablemente que la de Abel, reconcilie con Dios a los que aún están lejos a causa de la ignorancia, la indiferencia o las propias pasiones, Roguemos al Señor

3.- Para que el Señor, que en la cruz experimentó la amargura de sentirse triste y abandonado se apiada de los enfermos y los oprimidos, a fin que los conforte en su aflicción, Roguemos al Señor

4.- Para que el Señor, que recibió en su Reino al ladrón arrepentido, se apiade de nosotros y nos admita, después de la muerte, en su paraíso, Roguemos al Señor

5.- Por todos los sacerdotes del mundo, especialmente  para que esta Semana Santa que hoy inicia, Dios los llene de fortaleza, amor y sabiduría. Roguemos al Señor

6.- Por todas las familias de Nuestra Comunidad, para Dios nos dé la gracia de vivir con fe las celebraciones de esta semana y sean para nosotros medio de conversión. Roguemos al Señor

MONICION PARA LA FESTIVIDAD DE EL BAUTISMO DEL SEÑOR CICLO B


MONICION PARA LA FIESTA DE EL BAUTISMO DEL SEÑOR CICLO B

El padre nos manifiesta la misión del Hijo

M.R. Pág. 188  /  Lecc I Pág. 148

MONICION DE ENTRADA

Hermanos: Celebramos hoy la fiesta del Bautismo del Señor, hecho que Manifiesta la identidad Divina de Jesús y señala su misión. Nosotros también, en virtud de nuestro Bautismo, estamos llamados a continuar la misión de Cristo en el mundo de hoy.

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA:  Is 42,1-4 . 6-7
SALMO   28
SEGUNDA LECTURA  Hc 10, 34-38
EVANGELIO  Lc 3, 15-16 . 21-22

MONICION A LAS LECTURAS (UNICA)

En las Lecturas escucharemos una revelación más de Jesús como Mesías. Aquel que ha venido a salvarnos inicia su misión de darnos a conocer a Dios como nuestro Padre. Escuchemos

MONICION A LAS LECTURAS (INDIVIDUAL)

PRIMERA LECTURA

Escucharemos el Cantico del Siervo de Yahve, que tendran su cumplimiento en Jesús

SEGUNDA LECTURA

San Pedro nos da una síntesis de la fe en Jesucristo, el Ungido de Dios con la fuerza del ser para todos, sin distinción de personas

EVANGELIO

Jesús se acerca a Juan Bautista que está en el Jordan para ser bautizado. Ahí recibe la confirmación de su misión profética por medio de la voz del Padre y la presencia visible del Espíritu Santo

ORACION DE LOS FIELES  /  ORACION UNIVERSAL

Oremos a nuestro Salvador, que quiso ser bautizado para santificar nuestro bautismo y pidámosle que se compadezca de quienes ha querido que fueran sus hermanos:

1.- Para que Cristo, en quien el Padre se complace, mire con amor a todos los que se preparan para el bautismo o la confirmación o preparan el bautismo de sus hijos, Roguemos al Señor

2.- Para que Cristo ilumine a los que busquen a Dios con sinceridad de corazón y les haga oir la voz del Padre que los llama a escuchar a su Hijo amado, y los conduzca hacia el baño de regeneración, roguemos al Señor

3.- Para que Cristo el enviado del Padre, que no quiebra la caña resquebrajada ni apaga la mecha que aun humea, conceda la salud a los que viven oprimidos por los poderes del enemigo malo, roguemos al Señor

4.- Para que Cristo el Hijo amado, que quiso ser bautizado en el Jordán, nos haga descubrir y amar la grandeza del bautismo cristiano, don del amor de Dios a los hombres, roguemos al Señor

Padre todopoderoso, que haces resonar tu voz magnifica en las aguas del bautismo y en la unción de la confirmación, escucha nuestras oraciones, y concede a los renacidos del agua y del espiritu ser testigos valientes de la fe que profesan, por Jesucristo, nuestro Señor

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

Junto al pan y al vino, ofrezcamos a Dios nuestros deseos de llevar coherentemente nuestra vida cristiana

COMUNION

El Cuerpo de Cristo es alimento espiritual que renueva nuestras fuerzas en el camino hacia el Padre.

MONICION DE DESPEDIDA

Recordando el día de nuestro bautismo, abramos nuestro espiritu para escuchar siempre al Hijo muy amado del Padre. Gocémonos de vivir en plena comunion con la Trinidad Santa

Monición para la fiesta de la Sagrada Familia Ciclo B


MONICION PARA LA FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA

CICLO B

MR Pag 165  /  Lec I Pag 141

MONICION DE ENTRADA

(Saludo) En este tiempo de Navidad, ponemos nuestra mirada en la Sagrada Familia.  Jesús, María y José son un claro ejemplo de vida y obediencia a Dios, ellos son modelo a seguir para todas nuestras familias. Nos disponemos a participar dignamente de ésta celebración.

 

MONICION A LAS LECTURAS

Escucharemos en las lecturas que el Señor siempre cumple sus promesas. Solo basta tener fe en Él. Jesús, José y María son guía para  toda familia cristiana. Escuchemos con atención lo que El Señor nos pide en su mensaje.

LITURGIA DE LA PALABRA 

Primera Lectura: Gen 15, 1-6; 21, 1-3

Salmo: 104

Segunda Lectura: Heb 11, 8.11-12.17-19

Evangelio: Lc 2, 22. 39-40

MONICION A LAS LECTURAS (Individual)

Primera Lectura: Abraham es presentado como el gran antepasado del pueblo de Israel y como el padre y modelo de todos los creyentes. Su confianza firme en las promesas de Dios va más allá de todas las envidias

Segunda Lectura: El pasaje de la Carta a los hebreos nos habla de la importancia de la fe en la vida de los creyentes. Un ejemplo acabado de esta virtud lo encontramos en la actuación de Abraham y de su esposa Sara.

Evangelio: nos dice Lucas que Jesus niño iba creciendo  y se llenaba de sabiduria.

MONICION DE OFERTORIO

Ofrecemos al Padre celestial el pan y el vino para que por el sacrificio de Cristo, nuestras familias se edifiquen siempre en las virtudes del amor y de la mutua comprensión.

O

Al presentar los dones de pan y vino pongamos en manos del Señor nuestra familia unida a nuestras intenciones para que Dios nos transforme y fortalezca

O

Ofrezcamos al Padre Celestial nuestras humildes ofrendas. Que por intercesión de María y José, nuestras familias se edifiquen siempre en la mutua comprensión.

MONICION DE COMUNION

Unidos por el amor de Jesús, María y José, recibamos el alimento para nuestra alma, pidiéndole a Dios que llene a todas las familias cristianas de su amor y su paz.

O

Llenos de alegría, nos preparamos ahora para recibir a Cristo. Vayamos a su encuentro en verdadero recogimiento, fe y amor.

MONICION DE DESPEDIDA

Volvamos a nuestros hogares a llevar una verdadera  vida de familia,  bajo la mirada amorosa de nuestro Padre del cielo. Vayamos a cumplir nuestros deberes y ayudarnos unos a otros.

ORACION DE LOS FIELES

Oremos a Jesucristo, el Señor que, para santificar la familia, quiso compartir la vida de un hogar humano:

1.- Para que el Señor que quiso participar de la vida de familia en el hogar de María y José  mantenga en paz y armonía a todas las familias cristianas, roguemos al Señor.

2.- Para que los novios sientan la presencia de Dios en la vivencia de su amor mutuo y se preparen santamente para su matrimonio, roguemos al Señor

3.- Para que Dios ilumine a las familias desunidas, a los esposos que han de vivir separados por causa del trabajo, a los hijos de los divorciados, a los hogares sin hijos, roguemos al Señor

4.- Para que  nos esforcemos por vivir en paz y armonía con los miembros de nuestra comunidad, superando con caridad  fraterna nuestras mutuas desavenencias, roguemos al Señor

Señor, Dios nuestro, que has querido que tu Hijo engendrado antes de todos los siglos, fuer miembro de una familia humana, haz que los padres y madres de familia participen de la fecundidad de tu amor, y que sus hijos crezcan en sabiduría y gracia ante ti y ante los hombres. Por Jesucristo Nuestro Señor.

Homilia del Santo Padre Francisco en la Solemnidad de la Natividad del Señor 24 dic 2014


SANTA MISA DE NOCHEBUENA

SOLEMNIDAD DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR

HOMILÍA DEL SANTO PADRE FRANCISCO

Basílica Vaticana
Miércoles 24 de diciembre de 2014

[Multimedia]


«El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaban tierras de sombras y una luz les brilló» (Is 9,1). «Un ángel del Señor se les presentó [a los pastores]: la gloria del Señor los envolvió de claridad» (Lc 2,9). De este modo, la liturgia de la santa noche de Navidad nos presenta el nacimiento del Salvador como luz que irrumpe y disipa la más densa oscuridad. La presencia del Señor en medio de su pueblo libera del peso de la derrota y de la tristeza de la esclavitud, e instaura el gozo y la alegría.

También nosotros, en esta noche bendita, hemos venido a la casa de Dios atravesando las tinieblas que envuelven la tierra, guiados por la llama de la fe que ilumina nuestros pasos y animados por la esperanza de encontrar la «luz grande». Abriendo nuestro corazón, tenemos también nosotros la posibilidad de contemplar el milagro de ese niño-sol que, viniendo de lo alto, ilumina el horizonte.

El origen de las tinieblas que envuelven al mundo se pierde en la noche de los tiempos. Pensemos en aquel oscuro momento en que fue cometido el primer crimen de la humanidad, cuando la mano de Caín, cegado por la envidia, hirió de muerte a su hermano Abel (cf. Gn 4,8). También el curso de los siglos ha estado marcado por la violencia, las guerras, el odio, la opresión. Pero Dios, que había puesto sus esperanzas en el hombre hecho a su imagen y semejanza, aguardaba pacientemente. Dios esperaba. Esperó durante tanto tiempo, que quizás en un cierto momento hubiera tenido que renunciar. En cambio, no podía renunciar, no podía negarse a sí mismo (cf. 2 Tm 2,13). Por eso ha seguido esperando con paciencia frente a la corrupción de los hombres y de los pueblos. La paciencia de Dios. Qué difícil es entender esto: la paciencia de Dios con nosotros.

A lo largo del camino de la historia, la luz que disipa la oscuridad nos revela que Dios es Padre y que su paciente fidelidad es más fuerte que las tinieblas y que la corrupción. En esto consiste el anuncio de la noche de Navidad. Dios no conoce los arrebatos de ira y la impaciencia; está siempre ahí, como el padre de la parábola del hijo pródigo, esperando atisbar a lo lejos el retorno del hijo perdido; y todos los días, pacientemente. La paciencia de Dios.

La profecía de Isaías anuncia  la aparición de una gran luz que disipa la oscuridad. Esa luz nació en Belén y fue recibida por las manos tiernas de María, por el cariño de José, por el asombro de los pastores. Cuando los ángeles anunciaron a los pastores el nacimiento del Redentor, lo hicieron con estas palabras: «Y aquí tenéis la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre» (Lc 2,12). La «señal» es precisamente la humildad de Dios, la humildad de Dios llevada hasta el extremo; es el amor con el que, aquella noche, asumió nuestra fragilidad, nuestros sufrimientos, nuestras angustias, nuestros anhelos y nuestras limitaciones. El mensaje que todos esperaban, que buscaban en lo más profundo de su alma, no era otro que la ternura de Dios: Dios que nos mira con ojos llenos de afecto, que acepta nuestra miseria, Dios enamorado de nuestra pequeñez.

Esta noche santa, en la que contemplamos al Niño Jesús apenas nacido y acostado en un pesebre, nos invita a reflexionar. ¿Cómo acogemos la ternura de Dios? ¿Me dejo alcanzar por él, me dejo abrazar por él, o le impido que se acerque? «Pero si yo busco al Señor» –podríamos responder–. Sin embargo, lo más importante no es buscarlo, sino dejar que sea él quien me busque, quien me encuentre y me acaricie con cariño. Ésta es la pregunta que el Niño nos hace con su sola presencia: ¿permito a Dios que me quiera?

Y más aún: ¿tenemos el coraje de acoger con ternura las situaciones difíciles y los problemas de quien está a nuestro lado, o bien preferimos soluciones impersonales, quizás eficaces pero sin el calor del Evangelio? ¡Cuánta necesidad de ternura tiene el mundo de hoy! Paciencia de Dios, cercanía de Dios, ternura de Dios.

La respuesta del cristiano no puede ser más que aquella que Dios da a nuestra pequeñez. La vida tiene que ser vivida con bondad, con mansedumbre. Cuando nos damos cuenta de que Dios está enamorado de nuestra pequeñez, que él mismo se hace pequeño para propiciar el encuentro con nosotros, no podemos no abrirle nuestro corazón y suplicarle: «Señor, ayúdame a ser como tú, dame la gracia de la ternura en las circunstancias más duras de la vida, concédeme la gracia de la cercanía en las necesidades de los demás, de la humildad en cualquier conflicto».

Queridos hermanos y hermanas, en esta noche santa contemplemos el misterio: allí «el pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande» (Is 9,1). La vio la gente sencilla, dispuesta a acoger el don de Dios. En cambio, no la vieron los arrogantes, los soberbios, los que establecen las leyes según sus propios criterios personales, los que adoptan actitudes de cerrazón. Miremos al misterio y recemos, pidiendo a la Virgen Madre: «María, muéstranos a Jesús».


© Copyright – Libreria Editrice Vaticana

fuente:w2.vatican.va

Moniciones Dominicales Ciclo B


Hola amigos. Espero que todos estén bien. Esta entrada es para poner a su disposición todas las moniciones dominicales del ciclo B. Ya están todas en la página solo es cuestión de saberlas encontrar. Pero para mayor facilidad y comodidad para todos aquí les dejo la lista y así tengan mejor acceso a ellas….Guardenla les servirá todo el año… Faltan algunas que en su tiempo las iré subiendo.

Las voy a ir actualizado conforme vayan pasando los días, pero por lo pronto aquí están:

TIEMPO DE ADVIENTO

Primer Domingo 

Segundo Domingo

Tercer Domingo

Cuarto Domingo

TIEMPO DE NAVIDAD

Misa de Noche Buena

Misa del 25 de Diciembre

Fiesta de la Sagrada Familia

Solemnidad de Santa María Madre de Dios

Misa de Acción de Gracias de Fin de Año

La Epifanía del Señor

Fiesta del Bautismo del Señor

TIEMPO ORDINARIO

Domingo II

Domingo III

La Presentación del Señor 02 de Febrero

Domingo IV

Domingo V

Domingo VI

Domingo VII

Domingo VIII

Domingo IX

Domingo X

Domingo XI

Domingo XII

Domingo XIII

Solemnidad de San Pedro y San Pablo

Domingo XIV

Domingo XV

Domingo XVI

Domingo XVII

Domingo XVIII

Domingo XIX

Domingo XX

Domingo XXI

Domingo XXII

Domingo XXIII

Domingo XXIV

Domingo XXV

Domingo XXVI

Domingo XXVII

Domingo XXVIII

Domingo XXIX

Jornada Mundial de las Misiones ()

Domingo XXX

Domingo XXXI

Domingo XXXII

Domingo XXXIII

TIEMPO DE CUARESMA

Primer Domingo

Segundo Domingo

Tercer Domingo

Cuarto Domingo

Quinto Domingo

SEMANA SANTA

Domingo de Ramos Ciclo B

Celebración Jueves Santo (institución de la Eucaristía)

Celebración Viernes Santo (La Pasión del Señor)

Celebración de la Vigilia Pascual (Sabado Santo)

PASCUA

Domingo de La Resurrección del Señor (Primer Domingo)

Segundo Domingo

Tercer Domingo

Cuarto Domingo

Quinto Domingo

Sexto Domingo

FIESTAS

Solemnidad de la Ascención del Señor

Vispera de Pentecostés

Solemnidad de Pentecostés

Solemnidad de la Santisima Trinidad

Solemnidad de Corpus Christi

 Solemnidad de Cristo Rey del Universo

Solemnidad de todos los santos  01 de noviembre

Conmemoración de Todos los difuntos  02 de noviembre

Solemnidad de Nuestra Señora de Guadalupe (12-Dic)

MONICIÓN PARA LA CONMEMORACIÓN DE TODOS LOS FIELES DIFUNTOS


MONICION PARA LA CONMEMORACION DE TODOS LOS FIELES DIFUNTOS

Pensar en la muerte desde la victoria de Cristo…

M.R. Pág. 824-827 [573-576]  /  Lecc II Pág 1149-1160

INDULGENCIA PLENARIA EN FAVOR DE LOS FIELES DIFUNTOS

a) Quiénes visitan el cementerio y oran por los difuntos en los dias del 1 al 8 de Noviembre

b) Quienes visitan una Iglesia u oratorio y rezan el Padre Nuestro o el Creo en el dia de la conmemoración de todos los difuntos

(El, N 29).

MONICION DE ENTRADA

(Saludo) Hoy conmemoramos a todos los fieles difuntos, amigos, parientes, familiares y bienhechores que han partido de este mundo a la presencia del Señor. Unámonos todos en oración y pidamos a Dios que les permita gozar de su compañía en el Reino de los Cielos.

  • Nota: el Sacerdote puede utilizar cualquiera de los siguientes esquemas

LITURGIA DE LA PALABRA

Esquema uno

Primera Lectura: Sab 3, 1-9

Salmo: 26

Segunda Lectura: 1Jn 3, 14-16

Evangelio: Mt 25, 31.46

Esquema dos

Primera Lectura: Is 25, 6 . 7-9

Salmo: 129

Segunda Lectura: Tes 4, 13-14 . 17-18

Evangelio: Jn 6, 51-58

Esquema tres

Primera Lectura: 12, 43-46

Salmo: 102

Segunda Lectura: Cor 15, 20-24 . 25-28

Evangelio: Lc 23, 44-46 . 50 52-53; 1-6

MONICION A LAS LECTURAS (UNICA)

Sólo Dios tiene palabras de vida eterna, preparemos nuestra mente y nuestro corazón para recibir su mensaje, porque en él nos transmite esperanza, amor, paz, serenidad y consuelo. Escuchemos con fe y atención.

MONICION DE OFERTORIO

Al acercar estos dones de pan y vino al altar, confiados en su divina misericordia pongamos en manos de Dios a todos nuestros hermanos difuntos para que Él les permita gozar de su presencia eternamente.

MONICION A LA COMUNION

Sabiéndonos hijos de Dios por la gracia del bautismo. Acerquémonos a recibir a Cristo que se hace presente en este milagro de amor eucarístico. Él es nuestra fortaleza y nuestra salvación.

MONICION DE SALIDA

Hemos recordado en esta celebración a quienes se nos han adelantado en el camino. Tenemos la confianza y la fe puesta en Dios de que un día permitirá que nos reunamos con ellos nuevamente y compartir esta salvación que Cristo ofrece a todo el que creé en Él.

ORACION UNIVERSAL

O2 DE NOVIEMBRE

Oremos confiadamente al Padre de la misericordia y pidámosle el descanso eterno de nuestros hermanos que han muerto en l Señor:

1.- Para que Cristo, que con su muerte destruyó la muerte y con su gloriosa Resurrección dio la vida al mundo entero, conceda el lugar de la luz y la felicidad eternas a nuestros hermanos difuntos. Roguemos al Señor

2.- Para que les perdone todas las faltas que cometieron de pensamiento, palabra obra y omisión. Roguemos al Señor

3.- Para que el único que no cometió pecado se compadezca de la debilidad de los que eran frágiles y pecadores. Roguemos al Señor

4.- Para que el Señor santifique a su Iglesia, llene al mundo de bienes y se compadezca de los que sufren. Roguemos al Señor

5.- Por todas las familias de nuestra comunidad para que Dios nos de a todos la gracia de la conversión. Roguemos al Señor

SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS 01 NOVIEMBRE


MONICION PARA LA SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS

Por el camino de las “Bienaventuranzas!…

M.R. Pág. 822 [571]  /  Lecc. II Pág. 1132

 

MONICION DE ENTRADA

(Saludo) En esta solemnidad de todos los santos se nos presenta visualmente a todos los que por Cristo ya han sido redimidos y nos revela que nosotros también seremos redimidos al seguir el ejemplo de aquellos que ya están con Dios. Dispongámonos a participar de esta Eucaristía con fe y confianza.

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura: Ap 7, 2-4 . 9-14

Salmo: 23

Segunda Lectura: 1Jn 3,1-3

Evangelio: Mt 5,1-2

MONICION A LAS LECTURAS (Única)

Bienaventuradas todas las naciones y razas, gente de todos los pueblos y lenguas. Porque aquel de corazón limpio que cumple la voluntad de Dios verá el reino de los cielos. Escuchemos

MONICION A LAS LECTURAS(Individual)

Primera Lectura: San Juan nos narra que en una de sus visiones vio una muchedumbre tan grande imposible de contar. Era gente de todas razas, naciones, pueblos y lenguas vestidos de blanco cantando y alabando al Cordero

Segunda Lectura: La primera carta del apóstol San Juan nos recuerda que todo aquel que tenga en Dios su esperanza será purificado y podrá ver a Dios en todo su esplendor.

Evangelio: Escucharemos a Cristo que nos dice que hemos de ser dichosos porque nuestra verdadera recompensa será grande en los Cielos.

MONICION AL OFERTORIO

Al ofrecer estos dones de pan y vino llevemos al altar nuestra vida el Señor con su bondad y poder la purificará y dará una nueva infusión de amor a nuestro ser.

MONICION A LA COMUNION

Cristo nos espera en el sacramento de la comunión. Acerquémonos con fe y confianza a recibirlo, ya que Él es quien nos salva y nos lleva a la vida eterna. Y Démosle gracias por el don de sí mismo en la eucaristía.

MONICION DE SALIDA

Hemos recordado a todos los santos, aquellos que ya están con Dios y son para nosotros ejemplo de vida. Vayamos a nuestros hogares sin olvidar que todos estamos llamados a llegar al reino de los cielos.

ORACION UNIVERSAL

01 de noviembre

Iluminados con el ejemplo de los santos, que fueron en su vida sal de la tierra y luz del mundo, y uniendo nuestra oración a la de la inmensa multitud de los que ya están en presencia del Señor, oremos confiadamente al Señor:

1.- Para que el Señor suscite en su Iglesia ejemplos de un santidad heroica que atraiga a los no creyentes a Cristo y conceda a todos los bautizados redescubrir que Dios los llama a la santidad. Roguemos al Señor

2.- Para que nuestros hermanos que no conocen la luz y la hermosura del Evangelio de Cristo sean liberados de las tinieblas, entren en el Reino de la luz y compartan la herencia de los santos. Roguemos al Señor.

3.- Para que el ejemplo de los santos, que experimentaron que para entrar en el Reino de Dios hay que sufrir muchas tribulaciones, fortalezca a los que sufren y se tambalean en su combate. Roguemos al Señor.

4.- Para que quienes hoy nos hemos reunido para celebrar la solemnidad de todos los santos nos encontremos también con nuestros familiares y amigos difuntos en el Reino glorioso de Jesucristo. Roguemos al Señor.

Señor, Padre santo, que has glorificado en tu Reino a los siervos fieles que han velado esperando la llegada del Esposo, escucha nuestra oración y no permitas que se apaguen nuestra lámparas, y asi merezcamos entrar en el banquete de tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.876 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: