Moniciones Domingo 14 del Tiempo Ordinario Ciclo C


Domingo 14º Tiempo Ordinario Ciclo C

MR Pág. 242

Lec II Pág. 236

MONICION DE ENTRADA

Este domingo estamos invitados a continuar buscando a Dios. Todos somos enviados por el Señor a dar testimonio de su amor y misericordia en nuestras actividades cotidianas.  Como portadores de paz celebremos llenos de alegría esta santa misa.

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura: Is 66,10-14

Salmo: 65

Segunda Lectura: Gal 6, 14-18

Evangelio: Lc 10, 1-12.17-20

MONICIÓN A LAS LECTURAS(Unica)

Las lecturas enfatizan la misión de la iglesia. Todos somos misioneros que traemos paz a los otros y la Buena Nueva: que el Reino de Dios ya comienza entre nosotros

MONICION A LAS LECTURAS (Individual)

Primera Lectura

Isaías compara a Jerusalén con una madre fecunda. La ciudad ha sufrido mucho, pero Dios la colmara de alegría y la hara florecer.

Salmo

Este salmo es una invitación a admirar la grandeza de Dios en las obras maravillosas que realiza diariamente en su creación. Por eso con gusto y al unisono respondemos todos: Las obras del Señor son admirables

Segunda Lectura

San Pablo nos invita reconocer a Cristo como nuestra norma de vida. Nos recuerda que solo por la Cruz, y con Cristo, llegaremos a la resurrección con Él.

Evangelio

Como miembros de la Iglesia debemos salir a servir al hermano, a proclamar la buena nueva de la pas que nos trae Jesús.

ORACION DE LOS FIELES

Pidamos hermanos al Señor que escuche nuestras suplicas y acoja nuestras peticiones: Respondemos todos: Escuchanos Padre

1.- Oremos a Dios Padre por el Papa Benedicto XVI, por nuestro obispo (Nombre), y por todos aquellos a los que se han confiado nuestras almas; que nuestro Señor les dé fuerza y sabiduría para dirigir y gobernar santamente las comunidades que les han sido encomendadas y puedan así dar buena cuenta cuando se les pida. Oremos

2.- Oremos también para que Dios nos conceda la paz; que él, que es la verdadera paz y el origen de toda concordia, transmita la paz del cielo a la tierra, la paz espiritual para nuestras almas y la paz temporal para nuestros días. Oremos

3.- Pidamos por los que se esfuerzan en seguir las sendas del Evangelio, para que nuestro Señor los mantenga en ente santo propósito hasta el fin de sus días; oremos también por los que viven en pecado, para que nuestro Señor les dé la gracia de convertirse, hacer penitencia y purificarse en el sacramento del perdón y alcanzar así la salvación eterna. Oremos

4.- Oremos, finalmente, a Dios nuestro Señor por los fieles difuntos, que han salido ya  de este mundo, especialmente por nuestros familiares, amigos y bienhechores, para que el Señor, por su gran misericordia, los reciba en su gloria y los coloque entre los santos elegidos.

Dios nuestro, que al darnos la vocación cristiana nos pides estar siempre dispuestos a anunciar el Evangelio por todo el mundo, escucha nuestras oraciones y concédenos aquella valentía y libertad apostólicas que son necesarias para hacer presente en el mundo tu palabra de amor y tu mensaje de paz, por Jesucristo, nuestro Señor.

PRESENTACION DE OFRENDAS

Junto con estos dones de pan y vino, ofrezcamos al Señor nuestras vidas dispuestas siempre a seguirlo, Él nos dará la alegría para continuar evangelizando.

MONICION A LA COMUNION

Llenos de alegría por ser hijos de Dios, acerquémonos a recibir a Cristo en el sacramento de la Eucaristía.

PARA DESPUES DE COMULGAR

Agradezcamos al Señor por toda su obra creadora, por este alimento perfecto que hoy hemos recibido. Desde el interior de nuestro corazón, con alegría y sinceridad digámosle:

AQUÍ ESTAMOS, SEÑOR

Para ser reflejo de tu amor y de tu paz

Llevando al mundo esperanza

e ilusiones a los hombres que no la tienen

Aportando coraje donde exista debilidad

y caridad donde surja la pobreza

Tu Reino, donde reine la injusticia

y tu vida, donde hable demasiado la muerte

AQUÍ ESTAMOS, SEÑOR

MONICION DE DESPEDIDA

El Señor nos envía con la fuerza de la Eucaristía y nos confía una misión. A nosotros corresponde el trabajo y la dedicación para que se cumpla en el mundo el plan de Dios Padre. Somos enviados como Él fue enviado; vivamos como Él vivió.

Monicion para la Solemnidad de la Santisima Trinidad Ciclo C


SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD. CICLO C

MONICION DE ENTRADA

Bienvenidos a esta Solemnidad de la Santísima Trinidad, en la que celebramos el gran misterio de vida y de amor que está siempre presente en la fe y en la liturgia. Como bautizados, hemos sido llamados a participar de este amor íntimo del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Celebremos a nuestro Dios, celebremos su presencia en medio de su pueblo.

o

(Saludo) Hoy la liturgia nos invita a contemplar el gran misterio de la Santísima Trinidad. Al Padre que nos ha creado, al Hijo que nos ha redimido y al Espíritu Santo que nos santifica día con día. Con el gozo de saber que Dios siempre nos acompaña demos inicio a esta gran celebración.

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura: Prov 8, 22-31

Salmo 8

Segunda Lectura Rom 5, 1-5

Evangelio Jn 16, 12-15

Monicion a lãs Lecturas (Única)

Dios es el Padre que con sabiduría ha creado y dirige el universo,  se ha hecho cercano al hombre para liberarlo del pecado por medio de Jesucristo y lleva al cumplimiento la redención mediante la presencia del Espíritu que nos guía hacia la verdad plena..

Monicion a las Lecturas (Individual)

Primera Lectura:

Escucharemos que la Sabiduria ha estado presente desde la creación del mundo, unida al Dios único que tiene poder sobre todos. La Sabiduría es la Palabra decisiva del Padre que nos ha revelado todo.

o

En el pasaje de los proverbios nos encontramos con la personificación de la sabiduría divina, figura de Cristo. Él es el Verbo encarnado en el que Dios verdaderamente se complace.

Salmo

Glorifiquemos juntos a Dios al igual que los primeros cristianos respondiendo con gozo a este himno así: ¡Que Admirable, Señor, es tu poder!

Segunda Lectura

Por Cristo hemos sido justificados y tenemos ya la paz de Dios, su amor  está en nuestros corazones por el Espíritu Santo que se nos ha dado y ha hecho que sintamos en nosotros la cercanía del amor de Dios Padre.

o

A la luz de la revelación trinitaria, San Pablo nos invita a adoptar una actitud confiada. Aun en medio de los sufrimientos podemos mantener firme nuestra esperanza.

Evangelio

Escucharemos que El Espíritu Santo prometido, nos guia en nuestro caminar y nos hace comprender el plan de salvación del Padre en Cristo.

o

La misión del Espíritu de la verdad no es la de proponernos una nueva o diferente revelación. Su tarea es la de conducirnos a una más profunda comprensión del designio de salvación revelado en Cristo.

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos, hermanos, a Dios, Padre entrañable, que por Jesucristo nos ha revelado su amor y que escucha complacido los gemidos inefables con que el Espíritu intercede por nosotros:

1.- Para que Dios Padre, Creador todopoderoso del universo, lleve el mundo a su plenitud y haga nacer aquel cielo nuevo y aquella tierra nueva que nos ha prometido, en la que la humanidad entera encontrará la felicidad y podrá contemplar su rostro glorioso, Roguemos al Señor

2.- Para que el Hijo Unigénito de Dios, que se hizo hombre para desposarse con la Iglesia, infunda en ella un amor semejante al suyo, como corresponde a su condición de esposa amada, Roguemos al Señor

3.- Para que el Espíritu del Señor, que enriquece al mundo con sus dones, sea padre para los pobres, consuelo para los tristes, salud para los enfermos y fuerza para los decaídos, Roguemos al Señor

4.- Para que los que conocemos el misterio de la vida íntima de Dios, uno en tres personas, tengamos celo para anunciarlo a quienes lo desconocen, a fin de que también ellos encuentren gozo y descanso en Dios, que se nos ha revelado como Padre, Hijo y Espíritu Santo, Roguemos al Señor

Que te glorifique. Dios nuestro, tu Iglesia, al contemplar el misterio de tu sabiduría con la que has creado y configurado el mundo; tú que, por medio de Jesucristo, nos has justificado y en tu Espíritu Santo nos has santificado, escucha la oración de tu pueblo y haz que alcancemos el conocimiento de la verdad plena y te adoremos a ti, que eres amor, verdad y vida. Por Jesucristo nuestro Señor.

PRESENTACION DE OFRENDAS

Agradecemos: a Dios Padre, creador, que nos envía estos dones, de pan y vino; a Dios Hijo Redentor, que nos mandó celebrar estos misterios y a Dios Espíritu Santo, que con su poder quedan santificadas estas ofrendas para convertirse en Cuerpo y Sangre de Cristo.

o

Esta gran fiesta nos recuerda una verdad fundamental, es decir, que Dios es amor. Que sea el amor limpio y desinteresado el que nos impulse a llevar nuestros dones al altar

MONICION A LA COMUNION

Jesús con su amor y bondad se entrega para nuestra salvación. Acerquémonos a recibirlo dignamente y con verdadera devoción.

o

Al ser bautizados en el nombre de la Trinidad Santa, fuimos engendrados a una vida nueva. Que la recepción de esta Santa Comunión nos impulse a vivir en paz con Dios y con nuestros hermanos

MONICION PARA DESPUES DE COMULGAR

Aprovechemos estos momentos de intimidad con Dios, alabémosle y bendigámosle porque nadie nos ama como Él y digamos juntos:

Gracias, Padre, por el amor que en Cristo nos manifestaste;
y gracias también, porque abriendo el círculo trinitario,
nos admites en tu familia como hijos de adopción por Cristo
y por el Espíritu que nos impulsa a llamarte con verdad: ¡Padre!

Haz, Señor, que guiados por tu Espíritu, nos conduzcamos
como hijos tuyos que viven gozosos la conciencia de serlo,
y con nuestra vida te demos culto y alabanza por siempre.

Amén.

DESPEDIDA

Hoy Jesús, nos ha revelado el misterio más sublime de nuestra fe: La unidad de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. Llevemos a nuestros ambientes la alegría de ser hijos de Dios y seamos mensajeros de  paz y  amor, como fruto de haber escuchado la Palabra de Dios y de participar en el misterio eucarístico.

o

Sigamos gozándonos en la contemplación de la grandeza y de la bondad de nuestro Dios. En est fiesta de la Trinidad Santa, glorifiquemos a Dios con nuestra vida

 

actualizado el 22 de mayo del 2013

Monicion para la Solemnidad de la Ascension del Señor Ciclo C


SOLEMNIDAD LA ASCENCION DEL SEÑOR CICLO C

MONICION DE ENTRADA

Hoy celebramos la Ascensión de Jesús al Cielo, ahora glorificado, está junto al Padre. Ahora nosotros como sus discípulos, debemos ejercer nuestra misión de testigos, con la fuerza del Espíritu Santo.

LITURGIA DE LA PALABRA

1º Lectura   Hech 1,1-ll
Salmo        Sal 46,2-3.6-9
2º Lectura   Hb 9,24-28; 10,19-23
Evangelio    Lc 24, 46-53

MONICION A LAS LECTURAS (unica)

Las lecturas que vamos a escuchar nos acercan al Misterio de la Ascensión del Señor. Su misión, la sigue llevando adelante su cuerpo visible que es la Iglesia. Hoy, Jesús, sube al cielo: ha cumplido, ha vencido, ha ganado y, ahora, va camino del abrazo del Padre. Escuchemos con atención.

MONICION A LAS LECTURAS (Individual)

Primera Lectura

Escuchemos la narración de la Ascensión del Señor al cielo, y su promesa del envío Espíritu Santo sobre todos nosotros.

Salmo

En este salmo 46 aclamamos con gozo al rey supremo que asciende a su trono, Respondamos todos: Entre voces de Júbilo, Dios asciende a su trono, Aleluya

Segunda Lectura

San Pablo expone el fundamento teológico del misterio del triunfo de Cristo en su plenitud del que participa también la Iglesia. La Ascensión debe ser punto de partida para renovar nuestra decisión de ser testigos del mensaje de Cristo.

o

La carta a los Hebreos nos recuerda que Cristo es el único y verdadero Sacerdote. Él es el Hombre Nuevo que nos restituye a una nueva dignidad y a una nueva esperanza

Evangelio

Jesús asciende al cielo y nos invita a continuar su misión en el mundo. Por el poder del Espíritu Santo todos somos sus testigos.

o

Para bien de su Iglesia, Jesús, antes de subir a los cielos, indica a sus apóstoles el programa y  la misión que los han de guiar a lo largo de toda su existencia. Para ello les asegura la presencia viva de su Espíritu Santo

ORACIÓN UNIVERSAL

Pongamos, hermanos, nuestra mirada en Jesús, nuestro gran sacerdote, que ha atravesado el cielo para interceder por nosotros, y pidámosle por las necesidades de todos los hombres.

Respondamos todos: Rey vencedor, Escúchanos

1.- Para que Cristo, desde le trono de su gloria, venga en ayuda de su Iglesia, que lucha en medio de las dificultades del mundo, y no permita que sus fieles se dejen cautivar por los bienes de la tierra, Roguemos al Señor.

2.- Para que Jesús, el Señor, que prometió que, al ser elevado sobre la tierra, atraería a todos hacia sí, revele su nombre a los hombres que aún no lo conocen, Roguemos al Señor.

3.- Para que el Señor, que con su triunfo  ha glorificado nuestra carne colocándola cerca de Dios Padre, llene de esperanza a los que sufren enfermedades en el cuerpo o angustias en el Espíritu, Roguemos al Señor.

4.- Para que el Señor, elevado al cielo, nos envíe el Espíritu Santo, para que nos enseñe a amar los bienes de arriba y a no dejarnos cautivar por las cosas de la tierra, Roguemos al Señor.

Dios, padre todopoderoso, que has resucitado a Cristo, tu Hijo, y lo has hecho Señor del universo, reconoce la vez de tu amado en las oraciones de la Iglesia y concédenos lo que, con fe,  te hemos pedido. Por Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina, inmortal y glorioso, por los siglos de los siglos.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS
Acercamos al altar los dones eucarísticos que nos servirán de alimento, junto al compromiso de hacer presente al Señor en nuestra vida cotidiana, desde el servicio hasta el testimonio, siendo así verdaderos testigos suyos.

o

El Señor no se ha ido para desentenderse de los suyos o para dejarlos huérfanos. El está presente con nosotros hasta el fin de los tiempos sobre todo en el pan y en el vino, prenda de nuestra redención

COMUNIÓN
Llenos de gozo acerquémonos a recibir a Cristo glorificado en su cuerpo y en su sangre, que son para nosotros fuerza y vida.

o

Recibamos con devoción a Cristo que se nos ofrece como verdadero Pan de vida eterna, Vengamos a gustar del Cuerpo y de la Sangre del Señor en esta sagrada Eucaristía

MONICIÓN PARA DESPUES DE LA COMUNION

Hemos recibido a Cristo en nuestro corazón, alabémoslo y glorifiquémoslo siempre, no solo de palabra sino también con nuestras obras. Pidámosle que nos deje la puerta abierta para actuar conforme a su voluntad, Repitan todos:

¡DEJANOS LA PUERTA ABIERTA, SEÑOR!

Que no la cierre el viento del camino fácil

Que no la empuje nuestra falta de fe

Que no la obstruya nuestro afán de tener aquí

¡DEJANOS LA PUERTA ABIERTA, SEÑOR!

Para vivir y morar contigo

Para amar y vivir junto a Dios

Para sentir el soplo eterno del Espíritu

Para gozar en el regazo de María Virgen

¡NO NOS CIERRES LA PUERTA DEL CIELO, SEÑOR!

MONICION DE DESPEDIDA

Salgamos felices de nuestra celebración. Jesús, nuestro Maestro, nos impregna con su paz y con su amor. Asciende a los cielos, pero se queda con nosotros en el Sagrario. Ojalá seamos capaces de transmitir a todo nuestro entorno la sublime doctrina de Jesús de Nazaret.

o

Para el creyente, el futuro está asegurado, porque el futuro ya  está entre nosotros por medio de la vida que Cristo nos ha compartido. Vivamos de esta certeza gozosa todos los momentos de nuestra vida

 

actualizada: 30-abr-2013

Monicion para el V Domingo de Pascua Ciclo C


QUINTO DOMINGO DE PASCUA CICLO C

02 DE MAYO DEL 2010

MONICION DE ENTRADA

Hermanos: Estamos celebrando el quinto domingo de Pascua, tiempo de alegría en el Señor. Cada domingo renovamos nuestro compromiso de amor a Dios y a los hermanos. Pidámosle al Señor en esta Eucaristía que nos ayude a amar a nuestros hermanos como Él nos ama.

o

(Saludo) Jesús son da la vida por medio del Espíritu Santo y nos sostiene para que podamos glorificarlo en el mundo con nuestras obras. Llenos de gozo iniciemos esta santa misa y pidamos a Dios nos enseñe a amar a nuestro prójimo así como El nos ama.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura: Hc 14, 21-27

Salmo: 144

Segunda Lectura: Ap 21, 1-5

Evangélico: Jn 13, 31-33.34-35

MONICION A LAS LECTURAS (Única)

Escucharemos en las lecturas que no debemos rendirnos ante las tribulaciones y ataques de quienes no aceptan a Dios, debemos permanecer firmes en la fe, amándonos unos a otros, y un día llegaremos a gozar de la presencia de Cristo en una tierra nueva.

MONICION A LAS LECTURAS (Individual)

PRIMERA LECTURA

La comunidad cristiana de Antioquia envía a Pablo y Bernabé a misionar y por eso regresan a ella para informarle de la obra que Dios ha hecho con ellos.

o

Al regreso de su primer viaje misionero, Pablo y Bernabé se empeñan en fortalecer la fe de las primitivas comunidades. Bajo sus cuidados se designan responsables para la celebracion de los santos misterios

SALMO

Este Salmo es  un himno de alabanza. Alabemos todos al Señor nuestro Dios amoroso, reconociendo su grandeza. Respondemos todos: Bendeciré al Señor eternamente, Aleluya

SEGUNDA LECTURA

El inicio y el final de la historia de la salvación se asemejan. En el paraíso primordial y en la ciudad santa que desciende del cielo, los hombres viven unidos a Dios.

o

El libero del apocalipsis orienta nuestra esperanza hacia un cielo nuevo y una tierra nueva, en donde reine la justicia. Solo esta certeza podra sostenernos en medio de las pruebas en nuestro camino a la patria eterna

EVANGELIO

Los Discípulos de Jesús se distinguen por una actitud esencial: La vivencia del amor fraterno. Cada cristiano reconoce a Dios en las necesidades de sus hermanos.

o

Al despedirse de sus apóstoles, Jesús les confía el mandamiento nuevo. Es el mandamiento del amor fraterno, por el cual los hombres podrán reconocerlos como sus verdaderos discípulos

ORACIÓN UNIVERSAL

Invoquemos a Cristo, camino, verdad y vida, y, como pueblo sacerdotal, pidámosle por las necesidades de todo el mundo. Respondemos todos: Dios misericordioso, Escúchanos

1.- Para que Cristo, esposo de la Iglesia, llene de alegría pascual a todos los que se han consagrado a la extensión de su reino, Roguemos al Señor.

2.- Para que Cristo, piedra angular del edificio, ilumine con el anuncio evangélico a los pueblos que aún desconocen la buena nueva de la resurrección, Roguemos al Señor.

3.- Para que Cristo, estrella luciente de la mañana, seque las lágrimas de los que lloran y aleje el dolo y las penas de los que sufren, Roguemos al Señor.

4.- Para que Cristo, testigo fidedigno y veraz, nos conceda ser, con nuestra alegría evangélica, sal y luz para los hombres que desconocen la victoria de la resurrección, Roguemos al Señor.

Dios nuestro, que, en tu hijo Jesucristo, has hecho que todo sea nuevo, escucha nuestra oración y haz que asumamos, como distintivo de nuestra vida, el mandamiento del amor, y que te amemos a ti y a los hermanos como tú nos has amado, para que el mundo te conozca a ti y a tu hijo Jesucristo. El, que vive y reina, inmortal y glorioso, por los siglos de los siglos.

PRESENTACION DE OFRENDAS

Hermanos: Después de celebrar la Palabra de Dios, preparamos la mesa de la Eucaristía. Junto al pan y al vino, presentamos al Señor los esfuerzos por producir frutos de caridad.

o

Reunidos alrededor de la mesa de los hijos, entreguémosle al Señor junto con nuestros dones, lo mejor de nosotros mismos, Que Él nos sostenga con su gracia para que podamos ser más generosos

COMUNION

La mesa con el banquete celestial esta servida, abramos nuestro corazón para recibir a Cristo amoroso y permitámosle que viva y trabaje en nosotros.

o

Nos acercamos al banquete festivo de la Eucaristía, deseosos de unirnos intimamente a nuestro redentor. Que Él nos conceda crecer en la caridad para que logremos dar los frutos abundantes que espera de nosotros.

 

MONICIÓN PARA DESPUES DE COMULGAR

En  estos bellos momentos de intimidad con Cristo pidamosle nos llene el corazón de amor y nos permita verle y reconocerle en nuestros hermanos. Digamos juntos esta oración.

POR TI, SEÑOR

Amaremos, aún no siendo amados

Y, en medida rebosante y sin cuenta,

colmaremos y calmaremos

los corazones que necesitan paz

las almas que se han tornado en tibias

los pies que se resisten a caminar

los ojos que se han quedado en el vacío

POR TI, SEÑOR

Mantendremos, eternamente nuevo,

el mandamiento que Tú nos dejaste:

amar, sin mirar a quién

amar, sin contar las horas

amar, con corazón y desde el corazón

amar, buscando el bien del contrario

amar, buscándote en el hermano

POR TI, SEÑOR

MONICIÓN DE DESPEDIDA

Vayamos alegres a continuar nuestras labores diarias. Demostremos a todos que nos hemos encontrado con Dios y su infinito amor. Como verdaderos cristianos cumplamos ese mandato que Él nos ha dejado, amarnos unos a otros.

o

Si nos amamos los unos a los otros, no excluyendo a nuestros enemigos, Jesús seguirá, de verdad, presente entre nosotros, Vayamos a hacer vida la bella doctrina que hoy hemos escuchado

 

actualizado: 27/abr/2013

 

Monicion para el Tercer Domingo de Pascua Ciclo C


III Domingo de Pascua Ciclo C
Un amor que cura las heridas

MONICIÓN DE ENTRADA

En este Tercer Domingo de Pascua, la alegría de la promesa de un futuro de gloria, paz y amor, debe llenar nuestras vidas. La Eucaristía es la gran plegaria de la Iglesia para fortalecer la fe. Iniciemos, con alegría nuestra celebración.

o

Convocados por el gozo de la Pascua, venimos a compartir los dones que nos ofrece en abundancia Jesús Resucitado.Como familia de hijos de Dios que somos, participemos de esta santa misa.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura: Hechos 5, 27-32 . 40-41

Salmo: 29

Segunda Lectura: Apocalipsis 5, 11-14

Evangelio: Juan 21, 1-19

MONICION A LAS LECTURAS (Unica)

Las lecturas nos revelan la realidad de la iglesia. Hay oposición para la predicación del Evangelio. Nuestra fuerza está en Cristo resucitado que siempre nos ayuda y fortalece nuestra confianza.

MONICION A LAS LECTURAS (Individual)

Primera lectura.

Esta lectura nos recuerda que siempre debemos anteponer a Dios sobre los hombres. Obedezcamos a aquel nos da la vida y la salvación. Debemos ser vivo testimonio de Dios al igual que Jesús y hacer lo que Él espera de nosotros, sin importar lo que diga el mundo.

o

Frente a las amenazas de las autoridades judías, los apóstoles deciden obedecer a Dios antes que a los hombres. Convirtiendose asi en testigos de la resurrección y en portadores del Espiritu Santo.
Segunda lectura.

La lectura es un claro ejemplo de que Jesús el Cordero inmolado es y debe ser alabado y bendecido en el cielo, en la tierra y en todo lugar, por todos nosotros unidos a toda la corte celestial.

o

En el apocalipsis se nos describe una escena impresionante dentro de la liturgia celestial. El cordero degollado figura de Cristo muerto y resucitado, es adorado por toda la creación y por la humanidad entera

Evangelio

Al igual que con sus discípulos, Jesús está siempre con nosotros, aunque muchas veces no lo reconocemos, esta ahí trabajando, aconsejándonos pero no lo escuchamos. Tomemos el ejemplo de los discípulos que con humildad obedecen al maestro.

o

La lectura evangelica nos presenta tres cuadros complementarios en torno al Resucitado. Una pesca milagrosa extraordinaria, una simbólica comida fraterna y un dialogo de enorme trascendencia entre Jesús y Pedro.

ORACIÓN UNIVERSAL

Invoquemos, amados hermanos, a Cristo, triunfador sobre el pecado y  la muerte, que siempre intercede por nosotros:

Respondamos: Cristo vencedor, Escuchanos

1.- Para que Cristo, el Señor, atraiga hacia sí el corazón de los fieles y fortalezca sus voluntades, de manera que busquen los bienes de allá arriba, donde él está sentado a la derecha de Dios, roguemos al Señor

2.- Para que Cristo, amo supremo de la creación, haga que todos los pueblos gocen abundantemente de la paz que en sus apariciones otorgó a los discípulos, roguemos al Señor

3.- Para que Cristo, el destructor de la muerte y el médico de toda enfermedad, se compadezca de los débiles y desdichados y aleje del mundo el hambre, las guerras y todos los males, roguemos al Señor

4.- Para que Cristo, el Señor, salve y bendiga nuestra parroquia (comunidad), y conceda la paz, la alegría y el descanso en las fatigas a los que hoy nos hemos reunido aquí para celebrar su triunfo, roguemos al Señor

Acrecienta, en nosotros, Padre misericordioso, la luz de la fe, para que en los signos sacramentales sepamos reconocer siempre a tu Hijo, que se manifiesta constantemente a nosotros, sus discípulos, y haz que, llenos del Espíritu Santo, proclamemos con valentía ante los hombre que Cristo es el Señor. Él, que vive y reina, inmortal y glorioso, por los siglos de los siglos.

PRESENTACION DE OFRENDAS

Ofrecemos al Señor el vino y el pan, que serán convertidos en su cuerpo y su sangre; el mejor alimento y fortaleza para nuestra alma.

o

Presentemos ahora, llenos de gratitud y confianza, nuestros dones al Padre Celestial, Aceptemos la invitación que ÉL nos hace para participar una vez en las bodas del Cordero

 

MONICION A LA COMUNION

Jesús nos prepara el alimento que nos fortalece para que seamos misioneros en este mundo con nuestro testimonio de vida. Acerquémonos a recibirlo

o

Que la santa comunión que nos disponemos a recibir, aumente en nuestras almas la vida nueva en Cristo. Y que la gracia de su Espiritu haga madurar abundantes frutos de salvación en nuestros corazones.

COMENTARIO PARA DESPUES DE LA COMUNION

Este es el momento indicado para alabar y bendecir a Cristo resucitado que hemos recibido. Unámonos a Él en el silencio de la oración.

 

MONICION DE DESPEDIDA

Salgamos al camino y vivamos nuestra propia vida, con sus alegrías y tristezas, sabiendo que Jesús el cordero inmolado esta con nosotros. Abramos nuestro corazón para reconocerlo y obedecerlo!

o

Siguiendo el ejemplo de los Apostoles, vayamos a dar ante todos los que nos rodean un testimonio valiente y decidido de nuestra fe. Mantengamonos firmes en nuestra adhesión a Cristo y en nuestra fidelidad a su santa Iglesia

 

Actualización: 13/abr/2013

Monicion para la celebracion del segundo domingo de Pascua: La misericordia del Señor


DOMINGO II DE PASCUA C

LA MISERICORDIA DEL SEÑOR

MONICIÓN DE ENTRADA

La resurrección de Jesucristo es para nosotros un nuevo nacimiento. Junto con Él, hemos resucitado a una vida nueva, a una mayor entrega. Hoy Jesús Resucitado, se hace de nuevo presente entre nosotros y nos da su paz. Como comunidad unida por el amor misericordioso del Señor, participemos con fe en esta Eucaristía.

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura: Hechos (5, 12-16)

Salmo: 117

Segunda lectura: Ap. 1: 9-11ª. 12-13. 17-19

Evangelio: Jn 20, 19-31
MONICIÓN A LAS LECTURAS (unica)

Escuchemos el anuncio de vida y fuerza que el Señor resucitado nos trae. Contemplaremos a Jesús vivo y glorificado. Recordamos la primera comunidad cristiana guiada por el Espíritu Santo, siempre unida, llena de paz, amor y fe.

MONICION A LAS LECTURAS (INDIVIDUAL)

Primera lectura: Hc 5, 12-16 (Y todos se curaban)
Guiados por el  Espíritu Santo los primeros cristianos dieron testimonio apostólico sobre la resurrección y vivieron juntos en comunidad. Escuchemos atentamente.

Segunda lectura: Ap. 1: 9-11ª. 12-13. 17-19 (Lo que veas escríbelo en un libro)
Juan, nos da a entender que la vida cristiana tiene sentido cuando está dirigida con Cristo, por Cristo y hacia Cristo. Escuchemos

Tercera lectura: Jn 20, 19-31 (A los ocho días llegó Jesús de nuevo)
Jesucristo resucitado se presenta a los Apóstoles. El primer don que Jesús les regala es la paz. También les da la facultad para perdonar los pecados. Pero, a la vez, les exige fe en la resurrección. De pie por favor.

ORACIÓN UNIVERSAL

Llenos de gozo por la santa resurrección del Señor, purificados nuestros sentimientos y renovado nuestro Espíritu, supliquemos con insistencia al Señor, diciendo: Rey Vencedor, Escúchanos.

R. Rey vencedor, Escúchanos

1.- A Cristo, que con su gloriosa resurrección ha vencido la muerte y ha destruido el pecado, pidámosle que todos los cristianos sean siempre fieles a las promesas del bautismo que renovaron en la noche santa de pascua. Oremos

2.- A Cristo, que con su santa resurrección ha otorgado el perdón y la paz a los pecadores, supliquémosle que quienes han regresado al camino de la vida conserven íntegramente los dones que la misericordia del Padre les ha restituido. Oremos

3.- A Cristo, que con su santa resurrección ha dado al mundo la vida verdadera y ha renovado toda la creación, pidámosle por los que por no creer en su triunfo, viven sin esperanza. Oremos

4.- A Cristo, que con su santa resurrección ha colmado de alegría a los pueblos, los ha enriquecido con sus dones y ha hecho vibrar de gozo nuestros corazones, pidámosle que renueve la esperanza de los que sufren y lloran. Oremos

5.- A Cristo, que con su gloriosa resurrección anunció la alegría a las mujeres, y por medio de las mujeres a los apóstoles, y por medio de los apóstoles al mundo entero, pidámosle que por los que nos hemos reunido para celebrar su triunfo. Oremos.

Señor, Dios eterno, que cada domingo reúnes a tu pueblo para que celebre el triunfo de tu Hijo, el primero y el último, el que estaba muerto y ahora vive por los siglos de los siglos, escucha nuestra oración y danos la fuerza de tu Espíritu, para que, destruidas las fuerzas del mal, te ofrezcamos, juntamente con nuestro amor, el obsequio de nuestra obediencia libre. Por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina, inmortal y glorioso, por los siglos de los siglos.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

El pan y el vino que acercamos hasta el altar se convertirán en el cuerpo y sangre de Cristo resucitado, que se hace presente entre nosotros. Ofrezcamos nuestros deseos y esfuerzos por compartir el gozo de la pascua con nuestros hermanos.

MONICION A LA COMUNION:

Jesús resucitado y glorificado viene a nuestro encuentro, atraves de este banquete celestial. Que este alimento fortalezca nuestra fe y esperanza en El. Acerquemonos a recibirlo

MONICION DE DESPEDIDA:

El Señor Jesús Resucitado se ha hecho presente entre nosotros esta Pascua. Seamos apóstoles de Cristo en nuestro ambiente y expresemos a todos nuestra alegría.

Monicion del Quinto Domingo de Cuaresma Ciclo C


DOMINGO QUINTO DE CUARESMA CICLO C
21 de Marzo 2010

 

 

 

MONICIÓN DE ENTRADA

Hoy es el día del seminario. La Iglesia nos invita a solidarizarnos con los seminaristas, orar por ellos y apoyar al Seminario para que, como María, los futuros sacerdotes, estén siempre disponibles a colaborar en la salvación de Jesucristo.  (monicion para el dia del seminario unicamente)

o

(Saludo) Estamos ya en el quinto domingo de cuaresma y venimos a celebrar juntos esta santa eucaristía, consientes  de que todos somos pecadores, dejemos de juzgar con dureza a los demás y pidamos un sincero arrepentimiento de nuestras faltas. demos inicio a esta santa misa.

LITURGIA DE LA PALABRA

1.lectura (Isaías 43,16-21)

Salmo: 125

2. lectura (Filipenses3, 7-14)

Evangelio: (San Juan 8, 1-11)

MONICION A LAS LECTURAS (UNICA)

Las lecturas de este domingo nos recuerdan que quien confía en Dios no debe preocuparse, sino más bien mirar hacia delante, fijarse una meta: Jesucristo y la vida eterna. Nos recuerdan también que tenemos un padre misericordioso que siempre perdona y olvida el pasado.

MONICION A LAS LECTURAS

Primera Lectura

Escuchemos la voz de Dios que nos invita no preocuparnos por el pasado, a ver siempre hacia delante y disfrutar de las maravillosas obras que hace en nosotros.

Segunda Lectura

Nuestro objetivo en la vida debe ser unirnos a Jesucristo, olvidar las ofensas del pasado y seguirlo con la plena seguridad de la resurrección que solo el nos puede dar.

 

Evangelio

Cuando nos acercamos a Jesús sinceramente en busca de proteccion, el nos recibe con amor y ternura, nos perdona y nos invita a no volver a pecar. Escuchemos este hermoso pasaje.

ORACION UNIVERSAL

 

Presentemos al Padre nuestra oración, por nosotros y por todos, y de un modo especial por los que sufren a causa de la pobreza y el hambre.

Por tu misericordia, Señor, escúchanos.

- Por toda la Iglesia y por todos los cristianos; para que vivamos con intensidad este tiempo de conversión y con nuestra forma de actuar seamos portadores del amor de Dios hacia los que sufren. Oremos

- Por todos los que trabajan por hacer un mundo más justo, más humano y más fraternal, para que el Señor les dé fuerzas para seguir adelante. Oremos

- Por todas aquellas personas que aun sin conocer a Dios van por el mundo haciendo el bien y ayudando a los más necesitados. Oremos.

- Para que nuestros adolescentes y jóvenes pueden descubrir la llamada de Dios a la vida religiosa y sacerdotal, Oremos.

- Por todos los seminaristas, sacerdotes y religiosos para que Dios los conserve en la lucha, les de fortaleza y los lleve a la santidad. Oremos.

PRESENTACIÓN DE OFRENDAS

Con el pan y el vino para la Misa, ofrezcamos al Señor una nueva postura frente a los demás: de respeto, comprensión y amor.

COMUNIÓN

Por la comunión nos unimos más a Jesús y a los hermanos. Formamos un pueblo peregrino, en busca de perdón, para caminar con alegría hacia la Pascua.

MONICION DE DESPEDIDA

Busquemos el perdón de Jesús, no solo para nosotros mismos, sino también para darlo a los demas. No debemos olvidar que solo Él nos puede juzgar, a nosotros nos corresponde comprender, perdonar, amar en la misma medida que Jesús lo hace con nosotros

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.843 seguidores