Beneficios sociales que resultan de practicar nuestra Fe


Publicado en web el 23 de agosto, 2013

Licenciada Lupita:
Me siento frustrada porque intenté “hacer lío”, como nos pidió el Papa Francisco, pero en este país no se puede. Soy Maestra de una Escuela Primaria de Gobierno, y le diré, sin presumir, que soy muy querida por padres y alumnos. En una Junta de Padres de Familia sugerí que los niños de segundo y tercer grados que quisieran prepararse para recibir su Primera Comunión, podrían hacerlo por las tardes conmigo como Catequista. Eso, obviamente, como una actividad extra-escolar, en la cual sólo se inscribirían los que así lo desearan; lo único que yo pedía a la Escuela fue que nos facilitase el uso de sus instalaciones un día a la semana. Ante esto, la Mesa Directiva me respondió que tal tarea correspondía a las Parroquias.
¿Cómo puede atenderse a esta motivación papal sin estar en contra de nuestro Gobierno?

Rebeca.

Muy querida Rebe:
Equipo ParroquialExiste una profunda confusión cuando nuestras Autoridades equiparan una educación laica con una educación anti-clerical. La esencia del Estado laico no es ausencia de Fe, sino la práctica libre de la Fe. No puede imponerse a nadie una religión particular, por supuesto, pero la Constitución Mexicana defiende nuestro derecho a la libertad de creencias, en su Artículo 24º.
Existe un estudio muy serio, llevado a cabo por Pat Fagan, prestigiado Investigador de Ciencias Sociales de la Fundación Heritage, que arroja resultados claros sobre los beneficios que representa para las personas, matrimonios, familias, instituciones y Sociedad en general, la práctica de una Religión:
•Cuando las madres y sus hijos comparten una misma práctica religiosa, tienen mejores relaciones entre ellos.
•La frecuencia de la asistencia a servicios religiosos por parte de los padres está correlacionada con el grado de compromiso paternal en actividades entre padres e hijos.
•Las parejas son mucho más propensas a permanecer unidas si son religiosas.
•El riesgo de divorcio aumenta a más del doble para las parejas que dejan de practicar su Religión.
•Los hombres que van a servicios religiosos al menos una vez por semana, son un 50% menos propensos a cometer actos violentos contra sus parejas.
•El uso del tabaco y el abuso del alcohol caen de forma significativa entre los jóvenes que son practicantes de su Fe.
•Los jóvenes que no son religiosos en absoluto, se encuentran de dos a tres veces más propensos a tener un hijo fuera del matrimonio.
•El aumento de la práctica religiosa se asocia a una mayor esperanza y a un mayor sentido de tener un propósito de vida.
•La gente que es practicante sufre menos riesgos de caer en depresión y de pensar en el suicidio.
Fue valiente y creativo lo que sugeriste, y en mi muy particular opinión, lo considero legítimo, incluso en este país. Pero aun si no te permiten hacerlo en las instalaciones de la Escuela, estoy segura de que puedes acudir a un parque, a un club, o a un espacio cedido por personas generosas…
¡No te detengas cuando sientas inspiración para ir más allá a anunciar la Buena Nueva!
Eres una lideresa de Cristo; no permitas que un obstáculo te detenga; todo lo contrario, ¡sáltalo y crece!

Lupita Venegas

fuente:Semanario.com.mx

Jesús, toma mi barro y hazme de nuevo


Publicado en web el 17 de agosto, 2013

Querida Lupita:
Quiero dar mi testimonio de las cosas que Dios puede hacer cuando una persona lo deja entrar a su mente y corazón. Estuve en la VI Cruzada Matrimonial y en el IV Encuentro Provincial de Familia; tercera vez que asisto a estos eventos, porque desde hace tres años experimenté un cambio radical, pues estaba sumido en el alcoholismo, y mi familia ya no veía solución. Pero Dios me sanó. En aquella Cruzada le ofrecí mi vida y dejé el vicio para siempre, y desde entonces estoy en mi Grupo y tengo muchos años limpio. Ahora me he entregado al servicio del Señor, y al comprobar el cambio no puedo creerlo yo mismo. Acabaron los golpes y la violencia que yo llevaba a mi casa. Mi esposa y mis hijas ahora sonríen, cuando antes sólo lloraban. En esta ocasión, vi a muchos que, como yo, se entregaron a una vida nueva, pero también vi a algunos que no daban su brazo a torcer: duros de expresión y no participaban. Hubiera querido decirles que estuve así como ellos y que eso no me dejó nada bueno, pero sentí pena. Por eso me atrevo a escribirte, para que, a través de ti, des públicamente mi testimonio y comuniques a mis hermanos de lo que se están perdiendo.

Pedro.

Querido Pedro:
j0431191Me haces recordar una composición de la famosa cantautora chilena (con nacionalidad española), la Hermana Glenda: Dios, el Gran Alfarero, puede tomar nuestro barro y hacernos de nuevo.
Te agradezco infinitamente este testimonio valioso. Con gusto publicaré tu carta, pues sé que sembrarás esperanza en muchas almas. Pero, además, te pido que superes esa “pena” que sentiste y te impidió hablar. El Papa Francisco nos ha dicho, en nombre de Cristo: “No podemos ser cristianos por instantes; debemos serlo de tiempo completo, cada minuto, de cada día”. Y Cristo mismo nos convoca: “Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura” (Mc. 16,15).
Esa buena noticia de que Dios puede hacerte nacer de nuevo, hay que llevarla sin miedo a todas partes. El Papa Benedicto XVI nos pidió ser Testigos de Esperanza, nos dijo que aquéllos que han sido tocados y renovados por Cristo, son ya “Embajadores de la Verdad”. Tú sufriste las consecuencias de tus acciones alejadas de Dios, y hoy experimentaste en tu propia carne las maravillas de ser amado y perdonado por Él. ¡Dios no quiere que se condene el pecador, sino que se salve!
Ahora te toca prepararte para comunicar a Cristo. Comprométete a leer las Sagradas Escrituras, pero también a estudiar el Catecismo de la Iglesia Católica. Atrévete a hablar de las maravillas que Dios ha obrado en ti, recordando que, “devoción sin Doctrina, es fanatismo”.
Los bautizados tenemos una misión, tal como lo postula el Documento Lumen Gentium en su Punto 33: Con el Bautismo, el fiel empieza a participar de la misión del Pueblo de Dios. Esta dimensión apostólica del Bautismo se manifiesta de manera más plena en la Confirmación, que concluye la iniciación cristiana, y en la cual los cristianos «se comprometen mucho más, como auténticos testigos de Cristo, a extender y defender la Fe con sus palabras y sus obras».
Con Fe, el miedo desmerece y, fortalecido en Jesucristo, tú puedes llevar adelante ese Mensaje que transforma vidas: ¡Él puede hacer nuevas todas las cosas!

Lupita Venegas.

Fuente:semanario.com.mx

Sobre los Milagros Eucarísticos


Publicado en web el 8 de agosto, 2013

Querida Lupita:
Me emocioné mucho con el Acontecimiento Eucarístico que ocurrió recientemente aquí en Guadalajara. No sé por qué lo quitaron, pues muchas personas vuelven a hacerse devotas cuando pasan estas cosas sobrenaturales. Por otro lado, me di cuenta de que los Medios de Comunicación le dieron mucha cobertura, pero como para hacer ver que los católicos somos fanáticos y que creemos en cosas absurdas. ¿Cómo puedo explicar a mis conocidos que este fenómeno es algo científicamente comprobable?
Rebeca.

Muy estimada Rebe:
Capilla CuquíoLa Iglesia siempre ha actuado con prudencia frente a los acontecimientos que pueden ser considerados milagrosos, o como tú les llamas, sobrenaturales. Fue por ello que nuestro Arzobispo tomó la sabia decisión de nombrar un Comisión de Especialistas y pedir un plazo para que se estudie rigurosamente este hecho.
Pero, entretanto, tenemos nosotros la oportunidad de reflexionar profundamente en este Sacramento portentoso que es la Eucaristía. Jesús se hace presente realmente en el pan y el vino. Todo Él, su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad están ahí después de la Consagración (durante la Santa Misa), pues Cristo mismo lo dijo: “Yo soy el pan vivo bajado del Cielo. Si alguno come de este pan, vivirá para siempre, y el pan que Yo les daré es mi carne. “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene la vida eterna, y Yo lo resucitaré el último día”. Son palabras duras de entender; los Evangelios mismos así lo señalan, y las personas que las escucharon directamente, aun habiendo sido testigos de los milagros de Jesús, se preguntaban: “¿Quién puede oírlas?”
Los católicos sabemos estas verdades y creemos en ellas porque son revelaciones del mismo Jesucristo. Los Apóstoles predicaron esta Doctrina desde el nacimiento de la Iglesia, y no fue sino hasta el Siglo XI cuando por primera vez se puso en duda la Presencia Real de Jesús Eucaristía, cuando Berengario enseñaba que Cristo sólo había hablado en sentido figurado. Como respuesta a esta herejía, se promovieron tres Concilios, permaneciendo indiscutida la Doctrina de la Presencia Real. Después, en el Siglo XVI, Lutero y el protestantismo insistieron en negar aquella afirmación hecha por el mismo Dios hecho hombre.
El Padre Jorge Loring nos explica que los Milagros Eucarísticos comprobados son pruebas visibles y patentes de la Presencia Real de Jesucristo en las especies sacramentales (pan y vino) para confirmar nuestra Fe en la Eucaristía y aumentar nuestra devoción al Santísimo Sacramento.
Decía San Agustín: “Si quieres que Dios sea tu casa en el Cielo, sé tú su casa en el suelo”.
Hay que entender, pues, esta maravilla del Amor de Dios que se queda entre nosotros. San Juan de la Cruz afirmaba que, a través de la Eucaristía, Cristo nos transforma y nuestra vida se hace más divina que humana. Al comer el Cuerpo de Cristo, Dios nos transforma en Él. Cuando tomo un alimento lo transformo en mí; cuando comulgo, Dios me transforma en Él.
Si comulgamos no es porque seamos estupendas personas, sino que lo hacemos para serlo; no comulgamos porque amamos mucho, sino para amar de verdad.
Las exigencias cristianas no pueden vivirse sin este alimento espiritual. Si queremos mejorar nuestra relación matrimonial y familiar, alimentemos nuestra alma.
Independientemente de que tengamos los Milagros Eucarísticos, que hay muchos científicamente comprobados (el más importante de ellos es el llamado De Lanciano, donde el pan se convirtió en carne, tejido de un corazón humano vivo, y el vino en sangre verdadera, siempre fresca, tipo AB positivo), el milagro que debemos pedir es el de nuestra propia transformación. Una manifestación divina no tiene sentido si no es capaz de llevarnos a dejar nuestra vida de pecado para iniciar, cuanto antes, un camino de conversión.

Lupita Venegas

Fuente: Semanario.com.mx

-Los jóvenes, el Papa y la Virgen-


Publicado en web el 1 de agosto, 2013

María nos alcanza milagros

Lic. Lupita:

Mi hija fue a la Jornada Mundial de la Juventud. Se unió a un grupo de jóvenes que estuvieron realizando actividades para reunir el dinero suficiente y necesario para el viaje. Aquí nos quedamos los padres de familia rezando por ellos y con gran ilusión de que esto les marque una ruta a seguir en sus vidas. Sin embargo, con tantos ataques que recibe la Iglesia y los comentarios negativos que escucho de personas con un gran liderazgo de opinión, a veces me siento desalentada. Parece como si estos muchachos estuvieran viviendo una fantasía o que están luchando ingenuamente en un mundo que ya está de cabeza. ¿Cómo apoyarlos cuando regresen llenos de ilusiones?

María de los Ángeles.

Querida Mary:

Jornada-Mundial-de-la-Juventud-Brasil-2013Este encuentro con el Santo Padre inició con la simbólica visita a un Santuario Mariano: Nuestra Señora de Aparecida. El Papa Francisco, incluso, comenzó su Pontificado haciendo el mismo gesto en Roma, cuando fue a la Basílica de Santa María la Mayor a encomendarse a Ella para llevar adelante su divino ministerio, el de ser el Representante de Cristo en la Tierra.
Su actitud es un modelo para todos nosotros. Si queremos ser de Cristo, hemos de ser marianos.
Cómo quisiera que volvieran aquellos tiempos en que se cantaban las grandezas de María Santísima. Hay incontables ejemplos en el Arte Sacro: pinturas y esculturas valiosísimas que nos refieren la mirada que el hombre colocaba sobre Ella como nuestra Madre y defensora. Quiero detenerme ahora en dos obras literarias extraordinarias: “Milagros de Nuestra Señora”, de Gonzalo de Berceo (Siglo XII) y “Cantigas de Santa María”, del Rey de España Alfonso X (Siglo XIII). Ambas son obras maestras de la lírica religiosa y consisten en bellísimos poemas escritos en honor de la Virgen María. Narran intervenciones de Ella en favor del hombre, y todas son extraídas del conocimiento popular. Los autores virtieron artísticamente lo que la gente contaba una y otra vez sobre el poder intercesor que tiene la Madre de Dios cuando pide algo a nuestro favor.
A veces la encontramos premiando o castigando a sus hijos; en otras ocasiones, procurando nuestro perdón y salvación, evitando que nos condenemos, y también asistiéndonos cuando nos vemos sumidos en verdaderas crisis espirituales y morales.
El Papa, en su primera homilía de esta Jornada, nos convocó a todos, especialmente a los jóvenes, a alimentar tres actitudes. Dijo así:
“Hoy, en vista de la Jornada Mundial de la Juventud que me ha traído a Brasil, también yo vengo a llamar a la puerta de la Casa de María -que amó a Jesús y lo educó- para que nos ayude a todos nosotros, Pastores del Pueblo de Dios, padres y educadores, a transmitir a nuestros jóvenes los valores que los hagan artífices de una Nación y de un mundo más justo, solidario y fraterno. Para ello, quiero señalar tres sencillas actitudes: mantener la esperanza, dejarse sorprender por Dios y vivir con alegría”.
Vamos escuchando la voz de nuestro Pastor, y llenos de esperanza y alegría, ¡dejémonos sorprender por Dios! A pesar de los ataques (que siempre los ha tenido la Iglesia), nosotros mantengamos viva nuestra Fe.
El mundo cambia si yo cambio. No esperaré a que otros vayan en la dirección de Cristo. Emprendo yo, ahora, contra corriente si es necesario, pero en la dirección que Cristo marca: el amor, el servicio, el perdón, la unidad.
Y, para tener esta convicción, nada más poderoso que pedir la intercesión de María Santísima, creyendo, como lo hacían los hombres teocéntricos durante tantos siglos en los que se aceptaba a Dios sin problemas, que Ella es capaz de arrancar los milagros más grandiosos para nuestra verdadera transformación.

fuente:semanario.com.mx

Cinco ideas evangelizadoras para nuestros peques en vacaciones


Publicado en web el 26 de julio, 2013

Licenciada Lupita:

Mi esposo y yo estamos preocupados porque vemos a los niños perdiendo el tiempo frente a la TV. En este período de vacaciones, que nos parece demasiado largo, los niños se descontrolan y los padres de familia no sabemos qué hacer. Muchos de nosotros trabajamos, y los pequeños se quedan solos en casa con estas “niñeras electrónicas” que son los Medios de Comunicación, los aparatos que traen juegos violentos o los programas que nada bueno dejan. ¿Puedes sugerirnos algunas alternativas para las vacaciones a los que no podemos salir a disfrutarlas?

Ana Laura.

Muy estimada Ana:

Cursos de VeranoEn verdad me alegra que te interese ocupar ese don precioso que es el tiempo, de manera constructiva. Aunque no es fácil, voy a hacer cinco sugerencias de actividades que pueden dar color a estos días veraniegos, al mismo tiempo que subrayamos, como padres, lo que en verdad es importante: la formación del corazón de nuestros hijos. “¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo, si pierde su alma?” (Mc. 8, 36).
Aquellos padres que tienen la posibilidad de quedarse en casa y compartir su tiempo de Verano con los hijos, organícense para invitar a otros niños, cuyos padres trabajan, y lleven a cabo conjuntamente las siguientes actividades que podrán nutrir poderosamente su espíritu:
Ofrezcan un Curso de Verano en familia. Preparen con sus hijos una serie de actividades a las que puedan invitar a primos, vecinos y/o amigos. Para diseñar estas actividades acudan a una Librería católica y acérquense a la Sección Infantil y Juvenil. Existen decenas de opciones en juegos, libros, videos y audios súper entretenidos alrededor de temas de formación católica.
La aventura empezará en la Librería y continuará en una Papelería. Ahí obtendrán papel, tijeras, crayones y todo lo necesario para realizar actividades manuales divertidas. Si no quieren o no pueden gastar, utilicen las cosas que hay en casa; sólo basa juntarlas a las de otros amigos para obtener suficiente material para el plan de labores de Verano.
•Jueguen Maratón Bíblico en familia o elijan entre las opciones de juegos de mesa católicos que ya hay en el mercado.
•Vean una y otra vez DVD’s con Historias de Santos en caricaturas. Después de verlas, jueguen un rally que contenga preguntas sobre lo que acaban de ver. Un rally consiste en colocar preguntas en diferentes lugares físicos a los que llamamos “bases”. Cada base tiene una pregunta, una actividad y un reto a vencer. Van por equipos y se acumulan puntos. Se trata de correr de una base a otra y llegar primero con todas las actividades realizadas.
•Dibujen y exhiban en grandes cartulinas imágenes alusivas a los Siete Sacramentos o a los Diez Mandamientos. Otro día puede dedicarse a las Obras de Misericordia corporales; otro, a las espirituales; uno más, a los Dones y Frutos del Espíritu Santo, etc.
•Con lunch en mano, visiten el Museo de Arte Sacro, que se encuentra a espaldas de la Catedral. Interésense por conocer la Historia de los Mártires Mexicanos, y en particular la de José Sánchez del Río, Niño Mártir de Cristo Rey.
•Realicen una actividad económica para dar una limosna especial a la Iglesia, que podría destinarse a la construcción del Santuario de los Mártires o al sostenimiento de los Canales de Radio y TV católicos. Una sugerencia sería el hacer galletas o pastelillos y salir a venderlos con este fin apostólico.
Aprovechen este tiempo para regresar a las buenas costumbres: rezar juntos, ordenar ciertas áreas del hogar que se han descuidado (closets, bodegas, despensa, etc.); realicen actividades creativas con la conciencia de que les corresponde primordialmente, como padres, evangelizar a sus propios hijos; lean la Biblia y coméntela; estudien el Catecismo, etcétera.
Los cristianos vamos contra corriente; ahí donde muchos se quejan porque no saben qué hacer con los niños, nosotros debemos dar ejemplo, organizándonos y proponiendo acciones que transformen vidas en el amor.

Lupita Venegas.

Fuente:semanario.com.mx

Yo he sido infiel


Publicado en web el 11 de julio, 2013

Estimada Lupita:
Me encuentro en una situación de tres años intentando superar la infidelidad que cometí. Y lo que me pregunto es: ¿Cómo dejar de amar a la persona con la que cometiste la infidelidad? ¿Cómo decido amar a mi cónyuge si siento que ya no lo amo, aunque es bueno? Se me han quitado ya las ganas de vivir, de orar, de leer la Biblia de amar a mi Dios y mi Dueño.
Suena sencillo pensar que sólo debo decidir olvidar, pero no sé cómo hacerlo. Como puedes ver, estoy hundida en un abismo que yo misma provoqué y que no he podido superar. Ojalá puedas apoyarme.

Ruth.

Querida hermana mía:
ChicaTristeVentana small1En mi Libro “Despierta, mujer dormida”, cito una frase de Simone Weil que dice: “El Mal, imaginado, es divertido; el Mal, vivido, es el Infierno. El Bien, imaginado, es aburrido; el Bien, vivido, ¡es el Cielo!”.
Dices estar hundida en un abismo que tú misma provocaste. Vamos llevando esta realidad al terreno espiritual y digámoslo así: “Estás hundida en un abismo al que te llevó el tentador”. Satanás, el amo de la mentira y la división, te engañó para caer en el adulterio, y ahora que quieres salir, te engaña para evitar que vuelvas a la luz, diciéndote que “no vas a poder levantarte”. Es así como actúa el enemigo de Dios. Satanás existe, y busca apartar a las almas de su destino eterno.
Más que un desafío emocional, estás enfrentando todo un combate espiritual. Parece que tu alma estaba en manos de Dios hasta que tuviste una tentación que no pudiste dominar; caíste en adulterio con toda la fascinación que esto implica, porque el engañador aparece atractivo siempre. Después, vino la verdad y empezaste a vivir las consecuencias. Decidiste estar bien ante Dios y terminar aquella vida a escondidas; sin embargo, has dejado de rezar, de ir a Misa, y tu alma está hoy sin esperanza; caes en depresión. Todo esto es consecuencia natural del pecado.
¡Cómo me gustaría convencerte de que no hay nada más bello y pleno que la vida de Gracia! Lo que vives al atarte a tu amante es una idolatría; la forma en que deseas verlo y estar con él debiera ser la forma en que quisieras ver a Dios: hablar con Él, abrazarte en Él, buscarlo a Él, confiar en Él.
Tú alimentas tu mente. Si cultivas ideas negativas, actuarás negativamente. Si dices: “No amo a mi esposo, sino a mi amante; estoy sufriendo porque no puedo superarlo”, entonces tus conclusiones, sentimientos y acciones serán resultado de ello. Pero, si alimentas tu espíritu y repites una y otra vez: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Me uní sacramentalmente a mi esposo; existe un vínculo que puso Dios, aunque yo no lo vea. Me he consagrado a un buen hombre y estoy dispuesta a amarlo. Voy a tratarlo con dulzura, lo escucharé, compartiré con él mi vida, haré esto por él porque le encanta”, entonces actuarás y sentirás con orden. ¡Sí puedes!
Lee el libro: “El Combate Espiritual”, de Sálesman, y procura asistir a la próxima Cruzada Matrimonial, del 2 al 4 de agosto.

Lupita Venegas, Valora AC

Fuente:semanario.com.mx

Noviazgos tóxicos, noviazgos sanos


Publicado en web el 4 de julio, 2013

Licenciada Lupita:
Le agradezco su labor en los Medios de Comunicación, con la cual nos ayuda a muchos jóvenes a conocer los valores, la moral y nuestra Fe. Estoy a punto de iniciar un noviazgo y deseo tener un noviazgo santo. Durante muchos años mis relaciones estuvieron basadas en la carne y en el placer. He vivido con conceptos equivocados, pero ahora estoy renovando mi mente, con la Gracia de Dios. Por lo anterior, me ayudarían mucho sus recomendaciones.
Que Dios nuestro Señor la siga bendiciendo

David.

Querido David:

87711762¡Tus palabras alimentan mi esperanza! El Espíritu Santo te habita y hace notar los frutos de su presencia en ti: eres gentil, buscas la verdad, la bondad y la belleza. Esto que te está pasando, “la renovación de tu mente”, es lo que sucede a todo joven que abre su corazón al llamado de Jesucristo.
Enumeraré algunas características de los noviazgos tóxicos y observaremos las diferencias con los noviazgos sanos. La palabra “tóxico” significa “con veneno”. Este tipo de relaciones te lleva a la muerte moral y espiritual (a veces también física); es dañino y peligroso.
Los noviazgos tóxicos se distinguen por:
•Su posesividad
•Celos
•Desconfianza
•Pleitos frecuentes; terminan y regresan varias veces por semana
•Relaciones sexuales
•Mentiras
•Faltas de respeto al dirigirse al otro. Agresividad y violencia
•Problemas con las figuras de autoridad (padres, maestros, jefes, etc.)
Las relaciones sanas son constructivas, pues generan:
•Momentos intensos de crecimiento y ayuda mutua, donde aprenden juntos
•Confianza
•Se dan tiempos y espacios para respetar la individualidad del otro
•Trato tierno y caricias, sin entablar relaciones sexuales
•Tiempo para dialogar y convivir, sin restar calidad en la relación con los propios padres, familiares y amigos
•No hay pleitos agresivos; ante los malos entendidos, se provoca una reconciliación inmediata.

Algunas sugerencias prácticas para vivir un noviazgo cristiano son:
1)Hablen de los temas clave para saber si podrán compartir toda una vida juntos, respondiendo a preguntas como: ¿Para ti, quién es Dios? ¿Cómo es tu relación con Él? ¿Cuál consideras que es tu misión en esta vida? ¿Qué importancia tiene el amor, el matrimonio y la familia? ¿Qué tanto valoras tu cuerpo y tu entrega total? ¿Cuáles son tus sueños? ¿Cómo te imaginas tu vida en el futuro?
2)Escojan en You Tube los temas de amor, noviazgo y familia que les llamen la atención (yo he subido varios); acudan a Retiros y Encuentros de Novios, aunque no planeen casarse aún
3)Diviértanse juntos, pero sanamente. No es necesario beber de más o consumir drogas; tampoco entrar a ambientes donde el ruido y la oscuridad impiden disfrutar de una verdadera convivencia
4)Sean creativos en sus citas. No se reúnan sólo para ver TV. Diseñen actividades, enrólense en Grupos Juveniles, salgan con su ronda de amigos, practiquen un deporte, lleven a cabo una acción social
5)Si alguno tiene problemas con un vicio o con una vida de desintegración familiar, busquen ayuda profesional, y sea uno el mejor amigo del otro.
Ir a Misa juntos y orar con frecuencia, son actividades espirituales con las que sentirán más libertad y alegría en todos los aspectos de su vida.
Jóvenes, ¡apuesten por su ideal! Los Medios han hecho mucho daño en sus corazones; las series juveniles están plagadas de sensualidad e individualismo. Cambien sus ambientes y cambiará su vida. Los que puedan, vayan o sigan la Jornada Mundial de la Juventud. Los invito, asimismo, a la próxima Cruzada Juvenil en Guadalajara, el 2 de agosto.

Lupita Venegas Leiva/Psicóloga www.valoraradio.org Twitter: @lupitavenegasdc Face: Lupita Venegas Oficial

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.833 seguidores