La Fe y el Amor se necesitan mutuamente


La Fe y el Amor se necesitan mutuamente

Publicado en web el 6 de Septiembre, 2012

Lupita:
Estoy atravesando una situación difícil. Amo a un hombre que ha sido amigo desde hace muchos años; pero está casado y su matrimonio no va bien. Esta persona lleva ocho años con su esposa (dos hijos), y yo acabo de divorciarme, con 10 años de matrimonio (dos hijas). Él despertó en mí la pasión; me sentí muy bien con las cosas que me decía. Me trataba con cariño, cosa contraria a lo que me daba mi esposo: sólo malos tratos.
Yo creo en el matrimonio y soy católica. Pero mi esposo no me demostraba su amor. Ahora que me separé, yo quiero casarme con esta persona; pero él no ha roto su relación, y sólo me dice que está confundido. Me siento decepcionada, pues no es capaz de dejar a su mujer; cosa que yo sí hice por él. ¿Será que él me ama? Me siento engañada, sola, triste.
María.

Querida María:
aislamientoReconozco tu sincero deseo de amar y ser amada. ¡Todos hemos sido creados para ello! Sin embargo, experimentas un gran vacío porque no has comprendido a ciencia cierta lo que es el amor. No es compatible decir: soy católica y quiero estar bien con mi amante. Cristo mismo habla del adulterio como una conducta que aleja al hombre de la voluntad de Dios y es germen de amargura.
Ser católico implica una renuncia gozosa de nuestros impulsos, para dar paso al amor verdadero, ese amor que quiere y promueve el bien objetivo del ser amado. La capacidad para amar de esta forma, nos la brinda la fe.
El papa Benedicto XVI ha publicado la Carta Apostólica “Porta Fidei”, con la que convoca a vivir el “Año de la Fe”. Será a partir del próximo 11 de octubre al 24 de noviembre de 2013. En ella nos dice: “La fe sin la caridad (el amor) no da fruto, y la caridad sin fe sería un sentimiento constantemente a merced de la duda. La fe y el amor se necesitan mutuamente”.
Te invito a leer con fe el Pasaje de la Samaritana (Jn. 4, 5-42). Una mujer que había vivido de forma pagana, se encontraba sedienta y cansada. Al hablar con Jesucristo, siente su Amor y escucha el llamado a saciar su sed en Él. Entonces lo reconoce como Señor, transforma su vida y se convierte en una gran evangelizadora, y su anuncio alcanza a muchos otros que vivían sin conocer el don de Dios.
No dudes de que lo mejor para tus hijos es la unidad de sus padres. Deja que quien es tu amante cumpla su promesa de amor con su esposa e hijos, y haz tú lo mismo. Amar no es una pasión pasajera; es una pasión por Cristo, que quiere que te esfuerces y cumplas tu promesa esponsal. Tú sabes lo que ha fallado en tu relación; corrígelo. Una mujer de fe, sabe obtener lo mejor de su hombre, brindando ella lo mejor de sí misma.
Dos son las cosas de Dios, decía Mahatma Gandhi -que convocaba a los cristianos a imitar a Cristo-: la verdad y el amor. La verdad es el fin, y el amor es el camino.

Lupita Venegas

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.837 seguidores